sábado, febrero 26, 2011

NOAM CHOMSKY: LA MANIPULACIÓN MEDIÁTICA (Para pensar...)

El reconocido y siempre crítico lingüista del MIT, Noam Chomsky, no me sedujo en mis tiempos de universitario joven con su “gramática generativa”, pero como pensador me gusta muchísimo más. Es una de las voces clásicas de la disidencia intelectual durante la última década y ha recopilado una lista con las diez estrategias más comunes y efectivas a las que recurren las agendas “ocultas” para establecer una manipulación de la población a través de los medios de comunicación. (Quizá ya conozcáis este documento que corre por ahí, pero por si alguien lo ignora, aquí está:) 


1- La estrategia de la distracción

El elemento primordial del control social es la estrategia de la distracción que consiste en desviar la atención del público de los problemas importantes y de los cambios decididos por las elites políticas y económicas, mediante la técnica del diluvio o inundación de continuas distracciones y de informaciones insignificantes. La estrategia de la distracción es igualmente indispensable para impedir al público interesarse por los conocimientos esenciales, en el área de la ciencia, la economía, la psicología, la neurobiología y la cibernética. “Mantener la Atención del público distraída, lejos de los verdaderos problemas sociales, cautivada por temas sin importancia real. Mantener al público ocupado, ocupado, ocupado, sin ningún tiempo para pensar; de vuelta a granja como los otros animales (cita del texto Armas silenciosas para guerras tranquilas)”. 

2- Crear problemas, después ofrecer soluciones.

Este método también es llamado “problema-reacción-solución”. Se crea un problema, una “situación” prevista para causar cierta reacción en el público, a fin de que éste sea el mandante de las medidas que se desea hacer aceptar. Por ejemplo: dejar que se desenvuelva o se intensifique la violencia urbana, u organizar atentados sangrientos, a fin de que el público sea el demandante de leyes de seguridad y políticas en perjuicio de la libertad. O también: crear una crisis económica para hacer aceptar como un mal necesario el retroceso de los derechos sociales y el desmantelamiento de los servicios públicos. 

3- La estrategia de la gradualidad.

Para hacer que se acepte una medida inaceptable, basta aplicarla gradualmente, a cuentagotas, por años consecutivos. Es de esa manera que condiciones socioeconómicas radicalmente nuevas (neoliberalismo) fueron impuestas durante las décadas de 1980 y 1990: Estado mínimo, privatizaciones, precariedad, flexibilidad, desempleo en masa, salarios que ya no aseguran ingresos decentes, tantos cambios que hubieran provocado una revolución si hubiesen sido aplicadas de una sola vez. 

4- La estrategia de diferir. 

Otra manera de hacer aceptar una decisión impopular es la de presentarla como “dolorosa y necesaria”, obteniendo la aceptación pública, en el momento, para una aplicación futura. Es más fácil aceptar un sacrificio futuro que un sacrificio inmediato. Primero, porque el esfuerzo no es empleado inmediatamente. Luego, porque el público, la masa, tiene siempre la tendencia a esperar ingenuamente que “todo irá mejorar mañana” y que el sacrificio exigido podrá ser evitado. Esto da más tiempo al público para acostumbrarse a la idea del cambio y de aceptarla con resignación cuando llegue el momento. 

5- Dirigirse al público como criaturas de poca edad. 

La mayoría de la publicidad dirigida al gran público utiliza discurso, argumentos, personajes y entonación particularmente infantiles, muchas veces próximos a la debilidad, como si el espectador fuese una criatura de poca edad o un deficiente mental. Cuanto más se intente buscar engañar al espectador, más se tiende a adoptar un tono infantilizante. ¿Por qué? “Si uno se dirige a una persona como si ella tuviese la edad de 12 años o menos, entonces, en razón de la sugestionabilidad, ella tenderá, con cierta probabilidad, a una respuesta o reacción también desprovista de un sentido crítico como la de una persona de 12 años o menos de edad (ver Armas silenciosas para guerras tranquilas)”. 

6- Utilizar el aspecto emocional mucho más que la reflexión.

Hacer uso del aspecto emocional es una técnica clásica para causar un corto circuito en el análisis racional, y finalmente al sentido crítico de los individuos. Por otra parte, la utilización del registro emocional permite abrir la puerta de acceso al inconsciente para implantar o injertar ideas, deseos, miedos y temores, compulsiones, o inducir comportamientos… 

7- Mantener al público en la ignorancia y la mediocridad.

Hacer que el público sea incapaz de comprender las tecnologías y los métodos utilizados para su control y su esclavitud. “La calidad de la educación dada a las clases sociales inferiores debe ser la más pobre y mediocre posible, de forma que la distancia de la ignorancia que planea entre las clases inferiores y las clases sociales superiores sea y permanezca imposibles de alcanzar para las clases inferiores (ver ‘Armas silenciosas para guerras tranquilas)”. 

8- Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad. 

Promover al público a creer que es moda el hecho de ser estúpido, vulgar e inculto… 

9- Reforzar la autoculpabilidad. 

Hacer creer al individuo que es solamente él el culpable por su propia desgracia, por causa de la insuficiencia de su inteligencia, de sus capacidades, o de sus esfuerzos. Así, en lugar de rebelarse contra el sistema económico, el individuo se autodesvalida y se culpa, lo que genera un estado depresivo, uno de cuyos efectos es la inhibición de su acción. ¡Y, sin acción, no hay revolución! 

10- Conocer a los individuos mejor de lo que ellos mismos se conocen. 

En el transcurso de los últimos 50 años, los avances acelerados de la ciencia han generado una creciente brecha entre los conocimientos del público y aquellos poseídas y utilizados por las elites dominantes. Gracias a la biología, la neurobiología y la psicología aplicada, el “sistema” ha disfrutado de un conocimiento avanzado del ser humano, tanto de forma física como psicológicamente. El sistema ha conseguido conocer mejor al individuo común de lo que él se conoce a sí mismo. Esto significa que, en la mayoría de los casos, el sistema ejerce un control mayor y un gran poder sobre los individuos, mayor que el de los individuos sobre sí mismos.

20 comentarios:

  1. Respeito muito Noam e acho extraordinário o seu livro "De la PRopagande", que comprei em Paris.

    Sabe que estão a decorrer manifestações enormes nos EUA ? Aqui em POrtugal nenhuma cobertura televisiva houve.

    Mas eu tenho um vídeo no "SÃO."

    Bom fim de semana

    ResponderEliminar
  2. Conocía el decálogo chomskiano. Es tan real, y lo vemos tan de actualidad en la práctica que ejerce el poder sobre nosotros de una manera tan eficaz, que veo muy difícil defenderse de ello. Los blogs son un medio de expresarse el ciudadano medio ante la avalancha mediática que sufre, pero me temo que ni siquiera en este mundo existe la posibilidad de independencia. ¿Cuál es la realidad? ¿Cuáles son los problemas reales sobre los que el poder quiere distraernos? Yo no hago sino pensar en ello y no consigo aclararme en la vorágine brutal de informaciones contradictorias que experimento. Pongo por caso: cambio climático, el islam, el poder de China, la educación al servicio de qué o de quién, la energía, la inmigración, los dictadores útiles, el poder de los mass media... No queda sino un desarrollo del propio pensamiento que no quedará indemne de todo lo que se escribe y publica. Nadie es independiente. Yo no sé por dónde va la realidad, ni quién me engaña o quien no. Saludos.

    ResponderEliminar
  3. Es una autoridad en la materia, un conocedor riguroso de las tramas del poder mediático y de cómo funciona la "quinta libertad". Supo anticiparse a las pautas que calculadamente modelan el pensamiento y lo adaptan a las lógicas de quienes desean ponerlo a su servicio. Ya no resulta, sin embargo, tan innovador, porque los mecanismos de manipulación son tan patentes que no pillan desprevenido a quienes permanece alerta a los sesgos deliberados de la información, aunque de hecho sea una minoría dentro de la sociedad. La cuestión está en averiguar hasta qué punto los mecanismos de la manipulación de que habla Chomsky mantienen su poder omnímodo en el contexto de la sociedad informacional, tan bien analizada por Manuel Castells. Pues no cabe duda de que hoy la información se ha hecho mucho más difusa, más errática incluso, más abrumadora...pero quizá también más controlable por sus destinatarios, que pueden ser sortear el efecto de los instrumentos convencionales por otros que matizan bastante las conclusiones del gran maestro que es escuchado con veneración en el MIT. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Es evidente que esos mecanismos de manipulación que denunció Chomsky, son ignorados por la mayor parte de la población a la que se distrae, se les crea necesidades triviales, y se la mantiene en la más absoluta ignorancia.

    Gracias a estos mecanismos el poder se perpetúa y lo único que preocupa en la calle son los problemas de los famosos y si el Madrid ganará o no al Barcelona.

    Te felicito por esta entrada.

    Un abrazo fuerte, Luís Antonio.

    ResponderEliminar
  5. Con sus ochenta y tantos, todo un referente "revolucionario" el Maestro Chomsky. Debería ser de obligado estudio en épocas más tempranas de los programas de enseñanza, pero claro, eso sería "corromper" el sistema que tan bien explicas en tu post.

    Desde Skinner y los conductistas, era de suponer, que los "poderes de facto" los visibles y los que no lo son tanto... y que de hecho son mucho más reales, iban a utilizar tan poderosísima arma, para conseguir arrimar el áscua a su sardina...

    Nada me parece más perverso que utilizar la Ciencia en beneficio de unos pocos, o ponerla al servicio de una "ideología" interesada en quien sabe que oscuros fines, que siempre tienen que ver con "poder" para llenar el bolsillo de unos cuantos... algo irracional de todo punto, pero que como "valor" parece imposible de subvertir, ¿verdad?. Me pregunto ¿hasta cuándo eso será así? y si seremos capaces de cambiarlo...

    Pero ¿sabes? cuando era más joven (mucho más... jeje) y leía un post como este, o escuchaba a gente mas madura" esta Teoría de la Conspiración" pensaba que la gente, en algunos casos, con los años, se tornaba un tanto paranoica. Hoy, a la vista de lo que estamos viviendo, se hace evidente que esos intuitivos "adelantados" se quedaban cortos. Sólo me genera esperanza, el darme cuenta de que hoy, a la gente joven, también se le hace evidente la situación.

    De distinta forma, pero creo que hablamos de lo mismo en nuestros post's. Tú de las causas y yo de alguno de sus efectos.

    Muy buena entrada, amigo.

    ResponderEliminar
  6. Lo conocía ya. Hace poco lo leí en el blog de una amiga...
    Es increíble lo bien que nos conocen y lo fácilmente manipulables que somos con sólo tocar las teclas oportunas... Son generalidades tan obvias que, de una manera o de otra, cualquiera de nosotros nos ajustamos como un guante a alguna de las opciones.

    Un beso, Luis

    ResponderEliminar
  7. Nunca he leido a Chomsky, soy palurdo, pero siempre he pensado en que nos manipulan, sobre todo con la prensa...
    Prometo leerlo.

    ResponderEliminar
  8. Es el ABC de la manipulación y sigue siendo actual como lo fue 600 años atrás por poner un caso en las cortes italianas, cuando Maquiavelo o incluso en China con la dinastía Han. Es cierto que la sofisticación permite mayor sutileza pero el espíritu sigue siendo el mismo. Solo modificaría un poco el punto 8 y le añadiría un matiz. Algo así como: Estimular al público a ser complaciente con la mediocridad y a rechazar por pesada y aburrida todo lo que sea o parezca intelectual
    Grande siempre Chomsky, un verdadero espíritu libertario.

    ResponderEliminar
  9. A SÄO:

    Obrigado pela sua visita. Saudações de Barcelona

    ResponderEliminar
  10. Este decálogo no lo conocía, pero me parece muy lúcido y acertado. Es verdad. Todo son estrategias para que el que gobierne, gobierne a su antojo y sin una verdadera oposición. Muy bueno e post.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  11. Aunque no soy un entusiasta de Chomsky, comparto tu opinión sobre él.
    Hay algo que se escapa en estos pensamientos: la sutil cadena con la que atamos nuestra voluntad y nos vendemos a cambio de falsa seguridad y comodidad. De eso, somos responsables todos y cada uno. Por eso nos soprende que haya gente que luche por su propia libertad.

    ResponderEliminar
  12. A JOSELU:

    Estoy de acuerdo con lo que comentas y participo de esa desorientación que manifiestas al final del mismo. Por cierto, un de los últimos libros que he leído de Chomsky es el titulado “La deseducación”.Se trata de una colección de artículos en torno al papel que los sistemas educativos tienen en relación a la formación social y política de los ciudadanos. Critica duramente el actual sistema de enseñanza. Básicamente se refiere al sistema educativo norteamericano y dice que frente a la idea de que en las escuelas se enseñan los valores democráticos, lo que realmente existe es un modelo colonial de enseñanza diseñado primordialmente para formar profesores cuya dimensión intelectual quede devaluada y sea sustituida por un complejo de procedimientos y técnicas; un modelo que impide el pensamiento crítico e independiente, que no permite razonar sobre lo que se oculta tras las explicaciones y que, por ello mismo, fija estas explicaciones como las únicas posibles.

    "...el sistema educativo en los Estados Unidos no fomenta el pensamiento crítico e independiente; antes al contrario, nuestras llamadas escuelas democráticas se basan en un enfoque instrumental y acumulativo, que normalmente impide el desarrollo de la clase de razonamiento con la cual se pueda leer el mundo críticamente y comprender los motivos y relaciones que subyacen a los hechos" (Prólogo)

    A veces me pregunto para qué o para quién educamos aquí...¿Para integrarlos en el sistema? ¿Qué sistema?

    Saludos

    ResponderEliminar
  13. A FERNANDO MANERO:

    Gracias por tu comentario, siempre enriquecedor. De Chomsky me interesa, sobre todo, lo que piensa de la educación y como le decía a Joselu, lo aborda en uno de sus libros en el que se pregunta por el papel de los profesores en la enseñaza norteamericana y dice que raras veces los profesores piden a los alumnos que analicen las estructuras políticas y sociales que informan sus vidas. Raramente se insta a los estudiantes a que descubran la verdad por sí mismos. Dice cosas como ésta:

    "Como intelectuales genuinos, en suma, los maestros tienen que hacer suyo un lenguaje crítico que denuncie la hipocresía, la injusticia social y las situaciones de miseria" (p.21)

    Lógicamente, dicho libro – La deseducación - ha generado otro, publicado por el mismo en 2005, que todavía no he leído y que lleva por título: La educación. La mejor herramienta para formar personas libres y con criterio. Habrá que consultarlo. A lo mejor lo conoces tú.

    Un abrazo, Fernando

    ResponderEliminar
  14. A CRISTAL:

    Bueno, tengo que decirte, y acepto tu reproche, que me interesa mucho si el Madrid gana o no al Barcelona...

    Que estamos manipulados es una obviedad como una casa, pero quién mueve los hilos queda más difuso y eso nos impide responder con precisión a quien corresponde. También es cierto que lo más cómodo es ignorar estas evidencias y hacer caso omiso. Pero muchos no podemos, ¿verdad?

    Un fuerte abrazo, estimada Cristal

    ResponderEliminar
  15. A cristal00k:

    Cada vez quedan menos pensadores críticos de categoría internacional. Me temo que, a este paso, pronto nos vamos a quedar “huérfanos” de esas luces que acostumbran a despertarnos del letargo que caracteriza al adocenamiento social que se viene consolidando en la civilización occidental...
    Tu elogio a la entrada es totalmente inmerecido. Mi papel es la de ser un mero intermediario...
    Un abrazo, amiga del alma

    ResponderEliminar
  16. A NOVICIA DALILA:

    Mientras no tengamos asumida la manipulación de que somos objeto difícilmente podemos arbitrar una respuesta.
    Besos, Novicia

    ResponderEliminar
  17. A Vázquez ORIENTADOR:

    Una persona puede haber leído a Chomsky y ser palurda que, como bien sabes, equivale a ser tosca, grosera, etc.

    ResponderEliminar
  18. AL DR. KRAPP:

    Gracias por las aportaciones históricas que nos has ofrecido. Buena matización la que haces del punto 8. Seguro que la aceptaría el mismo Chomsky...si tuviese conocimiento.

    ResponderEliminar
  19. A Miguel:

    Si sólo fuera el gobierno el que nos manipula... Pero, además, están los que tiran la piedra y esconden la mano
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  20. A Pedro Ojeda Escudero:

    Todos somos responsable, pero la mayoría necesitamos de guías y revulsivos que agiten nuestras acomodas conciencias...

    ResponderEliminar