viernes, enero 07, 2011

ARCADI OLIVERES : “Estamos en manos de delincuentes” (Guinea Ecuatorial, Marruecos, España...)


Arcadi Oliveres es presidente de “Justicia y Paz”, catedrático de Economía Aplicada de la Universidad Autónoma de Barcelona.  Es autor de distintas publicaciones sobre relaciones Norte-Sur, deuda externa, comercio internacional, economía de la defensa, gasto militar y cooperación al desarrollo. En sus conferencias se caracteriza por hacer durísimas críticas del sistema capitalista. No tiene pelos en la lengua y cuenta la verdad descarnada. Dice cosas que ya sabíamos o sospechábamos, mas no por ello dejan de ser verdades como puños. Él las expone con una sencillez y contundencia escalofriantes, como si las dijera un niño; como si estuviese cantando "un globo, dos globos, tres globos". Ojalá cunda el ejemplo...


El primer conocimiento que tuve de  Arcadi Oliveres fue escuchar una entrevista sobre la Crisis Financiera   hace un par de años. Hoy  un amigo me ha enviado este vídeo que recoge un fragmento de una conferencia del Sr. Oliveres sobre “El origen de las migraciones” y me parece interesante divulgarlo.  Trata de un informe del Senado americano sobre  Guinea Ecuatorial y dice que si el dinero que paga  la principal compañía petrolífera a este país se repartiera entre los ciudadanos de Guinea Ecuatorial, cada uno podría vivir con 35.000 dólares al año y no con 500 como viven. La diferencia se la queda su presidente, sus ministros y familiares que la depositan en el Banco de Santander. También denuncia el expolio que sufre Marruecos por parte de su monarca, la permisividad del Gobierno de España con los defraudadores fiscales, la venta de armas al Tercer Mundo, etc.

13 comentarios:

  1. Conocía a Arcadi Oliveres por referencias, aunque no he tenido ocasión de verlo en persona en ninguna conferencia. No me cabe duda de que es un hombre íntegro, sensible y luchador, de los que luchan toda la vida, de los que no se rinden a la ideología conservadora que expresa la idea de que el mundo es así y no hay quien lo cambie. A veces me invade la angustia o algo parecido cuando me veo asaltado por esa convicción: la de que el hombre es necesariamente corrupto si tiene ocasión. Los casos que analiza y que tú recoges: Guinea Ecuatorial, Marruecos, España, sólo son una parte del panorama (la que él se ha detenido a investigar). África se hunde en la desolación por pecados ajenos pero también por pecados propios. He tenido ocasión de escuchar a ilustres sociólogos como Ferran Iniesta (no sé si lo conoces) que defienden la antimodernidad de África. Pero esa dificultad extrema de conciliar lo genuino con la modernidad lleva a esa ideología que permite a unos sátrapas usurpar el poder sin ningún control (Teodoro Obiang, Mohamed VI). El caso del España es como el de cualquier país occidental (el corazón en un lado y al otro la cartera). Estamos divididos. Queremos justicia y paz en el mundo, pero sin que nos cueste nada a nuestra cartera. Querríamos que el mundo fuera feliz (no en vano nos gustan las campañas de Coca Cola), pero sin que nos costara nada. Estos dictadores, en el fondo, son hijos de puta, pero son "nuestros hijos de puta". Bien por Arcadi Oliveres. Al menos tiene ese elemento que se llama decencia.

    ResponderEliminar
  2. Me ilustras amigo Luis Antonio porque desconocía este tema y al escritor en cuestión. Un tema que deberíamos conocer.
    Y me ha encantado esa fotografía de cabecera. ¿Qué lugar es ese?
    Besos amigo.

    ResponderEliminar
  3. Personas como Arcadi Oliveres son necesarias en este mundo globalizado que es permisivo con la corrupción.
    Mucha gente lucha por extender la internacionalización para beneficio de la humanidad, con propuestas de economías sostenibles que den oportunidades a los países emergentes y en desarrollo, frenando los desaforados excesos de los países del llamado primer mundo.
    Gracias Luis Antonio.

    ResponderEliminar
  4. Oliveres forma parte de ese reducido y riguroso núcleo de economistas del desarrollo que no se pliegan al pensamiento único, al que obedece ciegamente al paradigma neoliberal que domina en este mundo de desigualdades y corrupciones toleradas. Ha mantenido una coherencia impecable a lo largo de su vida profesional y nunca ha abandonado una metodologia analítica que profundiza en el conocimiento de los problemas sin concesión alguna a la banalidad.

    ResponderEliminar
  5. Es tremendo sobre el montón de excrementos que estamos edificando nuestra aparente impoluta sociedad, todo esto nos pillará tarde o temprano y acabará engulliendo esta sociedad basada en el individualismo y el capitalismo salvaje que menosprecia al ser humano. EL ser humano no aprande de sus propios errores, Roma, la civilización más parecida a esta nuestra actual sucumbió por la terrible pérdida en la que cayó....y nosotros vamos por el mismo camino.

    Muchas gracias por ilustrarnos con tus post.

    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  6. Lo vi el otro día en el programa del Follonero. Me hizo recordar a José Luis Sampedro. Ya tenemos una idea aproximada de los resortes con los que se maneja el mundo. Algunos ya los conocíamos, otros lo sospechábamos, otros ni siquiere los podemos imaginar aunque tengamos una perspectiva general de por donde van las cosas. ¿Ahora que se hace? ¿Nos rasgamos las vestiduras y luego seguimos en lo de siempre?

    ResponderEliminar
  7. Lacras sociales con las que nos hemos acostumbrado a vivir... Nos escandalizamos, sí, pero no movemos un dedo por intentar solucionar nada si no nos salpica directamente y de manera casi letal. Somos tan cómodos¡¡¡¡
    Se agradece que haya quienes hablan tan claro. No nos deja ni una posibilidad de aludir desconocimiento...

    Un beso, Luis.

    ResponderEliminar
  8. Me asquea esta clase de personas que predican una cosa y hacen otra. Es muy bonito y muy fácil decir lo que hay que hacer, pero que lo hagan otros, yo no muevo un dedo. Este consentimiento del status quo de este mundo donde a algunos les ha tocado estar en la parte de los ricos y a otros en la parte de los pobres, es uno de los pecados que comete a diario esta sociedad occidental nuestra. Por eso, no está nada mal que haya gente que de vez en cuando ponga el dedo en la llaga.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. A JOSELU:

    Además de aplaudir tu comentario hago mía tu última frase.

    “Bien por Arcadi Oliveres. Al menos tiene ese elemento que se llama decencia”.

    Personas de esta categoría son tan escasas que, como mínimo, merecen todo nuestro reconocimiento.

    A ROSALÍA:

    Se trata de una fotografía de Aliaga (Teruel), pueblo que significa mucho para mí.
    Besos, amiga de Lleida

    A JUAN MATE:

    Gracias a ti por el comentario y por participar del reconocimiento que merecen personas que hablan claro y sin dobleces.
    Un cordial saludo.

    ResponderEliminar
  10. A FERNANDO MANERO:

    Me alegra saber que conoces a esta persona y que coincides en valorar la actividad profesional que desempeña y lo que publica y expone “sin concesión alguna a la banalidad”

    Una abrazo, Fernando

    A ACRÓBATA:

    El ejemplo que traes a colación de Roma viene a cuento de lo que nos llevamos entre manos. Esperemos que, si no todos, algunos – que puedan encauzarnos - sepan recrear el pasado para que no se vuelva a reincidir en los mismos errores...

    Un abrazo y gracias por tu comentario

    ResponderEliminar
  11. AL DR. KRAPP:

    No sé qué responder a los interrogantes que planteas. Atisbar la verdad de lo que acaece en el mundo es fundamental, pero quedarse ahí no conduce más que a tomar conciencia de nuestra impotencia y de nuestra...¿cobardía? Quizás sería mejor estar “en la luna de Valencia”

    A NOVICIA DALILA:

    La comodidad y el conformismo nos hacen dóciles, vulnerables y pone de manifiesto la incoherencia generalizada en que nos movemos. Realmente, penoso.
    Besos, Novicia

    A MIGUEL:

    Al menos estas personas, aunque escasas, nos reconcilian con la condición humana.
    Una abrazo

    ResponderEliminar
  12. Mil gracias por este descubrimiento.

    ResponderEliminar
  13. A Pedro Ojeda Escudero:

    No hay de qué

    ResponderEliminar