lunes, enero 03, 2011

AÑO NUEVO: LA INCERTIDUMBRE QUE LO CARACTERIZA ES LA MAYOR DE LAS CERTIDUMBRES

El mero hecho de comenzar un año nuevo, sin saber a ciencia cierta por qué, nos abre un sinfín de posibilidades  y nos despierta  ilusiones renovadas, más o menos contenidas, según caracteres y circunstancias personales. Las campanadas de medianoche marcan un antes y un después. Al “antes” lo queremos soterrar en un menguado espacio del disco frágil de la memoria, aunque no pocos supervivientes, un pelín papanatas, digamos miméticos aquello de que el peor de los años sea como el recién finiquitado... Al “después” lo consideramos generador de todas las esperanzas precisamente porque la incertidumbre que lo caracteriza es la mayor de las certidumbres y no andamos sobrados de estas últimas... Quizás ahí está el fundamento de la expectación que despierta. O tal vez sea cuestión de magia. No sé. Todo son parabienes expresados con estéticas, mayoritariamente cibernéticas,  deslumbrantes, espectaculares, singulares, aunque muy impersonales. Todas, sin embargo,  artificiosas o naturales, están cargadas de buena voluntad. En lo que a mí respecta, hay una que me ha impactado porque pocas manifestaciones de deseos y anhelos expresan tanto en tan  escaso espacio. Dice así: :

¡ Feliz Vida ¡

Nada más y nada menos...Yo también me conformo con eso. Para los míos, y saltándome la jerarquía de las buenas maneras,  para mí y también para los demás.

Dejémonos contagiar por ese espíritu sin pensar en su vigencia...ni en su hipotética candidez.


27 comentarios:

  1. Anónimo7:26 p. m.

    Mientras siga en La Moncloa el de la ceja aquí no va a haber feliz vida ni nada que se le parezca.


    Señor P.

    ResponderEliminar
  2. Demasiado simple para que dependa de la ceja para ser feliz. No obstante no hay por que preocuparse. Nos queda año y medio para las elecciones. Veremos que da de si "la alegría de la huerta". ¿Conseguiremos el éxtasis?.

    ResponderEliminar
  3. Pues a mí me gusta la incertidumbre.

    ResponderEliminar
  4. Es una de tus mejores entradas Luis Antonio. Lo malo ya llegará, entretanto seamos positivos.
    Besos amigo

    ResponderEliminar
  5. Luis, a mi me encanta la certidumbre de
    "llegar hasta el final"
    Ese final que en tu blog
    tiene premio,
    en forma de
    "hipotética candidez",
    toda belleza.
    O hecha poesía
    "Mientras el espejo de la verdad
    ...
    Sólo entonces,
    y aunque efímeras,
    habrá certezas"
    Un abrazo, Luis

    ResponderEliminar
  6. Pues sí, yo espero con incertidumbre lo que me deparará el 2011, pero mientras tanto la verdad es que venía flechada a ver a los bomberos, porque te he leído en el correo y rápido he pensado que sería interesante ( a ver si me habilito este año y puedo dejar el catálogo, es que estoy pensando en hacer también calendario, con lo que tengo y un poco más creo que lo bordo)
    Lo que no sé es si lo encontraré. No importa tengo tiempo, he tapeao con mi cuñada unas bravas en Espoz y Mina así que no voy a cenar.
    Venga, no se hable más, los busco.

    ResponderEliminar
  7. He pinchado en el carro y no están. Sólo hay unos playmóvil. Y ya.

    ResponderEliminar
  8. Aint got no cash, aint got no style,
    aint got no gal to make you smile
    but don't worry, be happy.

    Don't worry be happy, Luis.

    ResponderEliminar
  9. Tranquilo, Luis Antonio. Nos están apretando, pero no nos aplastarán. Y además sólo tú diriges tu vida. Nadie va a meterse en ella a llenarla de incertidumbre.

    Tú sigue haciendo la gimnasia. :)

    ResponderEliminar
  10. Pues a mí a veces me provoca incertidumbre, a veces directamente me acojona.... Y a veces, las menos, me hace tener esperanzas. No sé. Es que por más que quiero pensar en positivo, cada vez me quedan menos clavos ardiendo a los que agarrarme....

    Un beso Luis. Te deseo un montón de cosas buenas este año y todos los sucesivos.

    ResponderEliminar
  11. la incertidumbre es esencial para la vida. ¿Qué sería de nosotros si solo tuviéramos certezas?
    Hago mío lo de Feliz Vida, creo que no se puede expresar mejor: para ti, para mí, para todos...

    ResponderEliminar
  12. Ese "traspaso" que aunque acostumbra a ser sólo mental... y que de forma curiosa, muchos, perciben como un cambio, siempre provoca esa sensación de incertidumbre, incluso de pérdida de un "vago" status, que dependiendo de nuestra circunstancia vital, no sabemos muy bien si queremos, o no, mantener...

    De ahí que los ¡virgencita que me quede como estoy! aunque la situación no esté para echar cohetes sean más una costumbre que un deseo fetén... (ole palabro!)

    En fin, Luis A., como sea que, eso, que ¡FELIZ VIDA!!!


    P.D.: Oiga, buen hombre,que no encuentro el calendario por ningún lado. ¡Vaya timo! Sieejjjjqueeee

    ResponderEliminar
  13. Bonito deseo, Luis. ¿Cuál mejor que ése? No se me ocurre.

    Ilusión :)

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  14. Me encanta el lema, Luis.
    Feliz año y FELIZ VIDA.
    Un abrazo desde Zaragoza,
    José María

    ResponderEliminar
  15. Qué suerte tienen determinadas convenciones para cambiar, diría casi, trastornar nuestro pensamiento. La idea de "año nuevo, vida nueva" es un placebo que nuestra conciencia necesita para rearmarnos ante las contingencias de la vida corriente. Quien lo inventó, mucho antes del célebre Papa Gregorio, sabía fehacientemente que esa era la forma más adecuada para que el ser humano no se abandonase al paso insoportable de los días. Las celebraciones son pequeños oasis en este desierto interminable al que estamos condenados, y nosotros, sabiendo en el fondo la superchería que hay detrás, las vivimos intensamente como si realmente fueran reales. Sí, feliz vida ¿pero acaso se nos permite tener otra cosa?

    ResponderEliminar
  16. Me parece que has acertado con tu deseo. Esto es lo mejor que se puede desear. Y pienso que nuestra vida puede llegar a ser feliz independientemente de muchas cosas.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. Al Señor P.:
    Atribuir al de “la ceja”, al de “la alegría de la fiesta” o a cualquier otro político el hecho de que seamos o no felices es darles una relevancia que no tienen ni deben tener...

    A Benjamín:
    Me encanta tu fina ironía y tu sentido del humor.
    Un abrazo

    A Pedro Ojeda Escudero:
    La incertidumbre permite imaginar, soñar, dudar... Las certezas con harta frecuencia causan desencanto, ¿no?

    ResponderEliminar
  18. A ROSALÍA:

    Eres muy generosa. Como bien dices, ser positivo es lo que procede en tiempos de niebla.
    Besos, guapísima

    Al doctorvitamorte:

    Recreas mis palabras de forma tan “maja” con tu “personal aliño” que las haces tuyas y me gustan.
    Un abrazo, maño

    A Angie:

    Veo que no has seguido el itinerario seguido para encontrar a los bomberos del calendario 2011, pero si te rindes, te mando la dirección exacta

    En Barcelona, para comer bravas únicas hay que ir a “Casa Tomás” en Sarriá.

    Besos

    ResponderEliminar
  19. A desaste manifiesto:

    He tenido que recurrir al traductor, porque no sé inglés, pero te agradezco tus palabras, “teacher”
    Un cordial saludo

    A Yuria:

    Si fuésemos conscientes de que nosotros somos los auténticos responsables de nuestra vida, sin ignorar las circunstancias, el victimismo quedaria bastante erradicado.
    Un abrazo, Yuria.

    A Novicia Dalila:

    Así es la vida normal, una suerte de altibajos y variopintos estados de ánimo. Los otros dos extremos no son deseables
    Besos, Novicia

    ResponderEliminar
  20. A Sujari Bejarive:

    Veo que estamos de acuerdo.
    Un abrazo, maño de Zaragoza

    A Cristal00k:

    Estás en forma. Ingeniosa, divertida, aguda... Como siempre. “Sieejjjjqueeee”
    Hasta has descubierto el “timo” del calendario. Sé de alguien que todavía lo está buscando...
    Un abrazo, Cristal

    A V (de Vero):

    Otro abrazo para ti, Verónica

    ResponderEliminar
  21. A JOSEMARCO:

    Pues eso, FELIZ VIDA
    Otro abrazo para ti, José Mª, desde BCN y mucho ánimo que ya está remontando el Real Zaragoza

    Al Dr. Krapp:

    Estás que te sales, amigo Krapp. Tu reflexión es inteligente y certera. Gracias al cambio de un año a otro retomamos oxígeno para ir “tirando”...Que no es poco.
    Un abrazo, amigo

    A Miguel:

    Tener deseos acertados no es difícil. El problema es que se cumplan...
    Un abrazo, colega de Castellón

    ResponderEliminar
  22. Luis Antonio, en mi primera entrada a tu estupendo blog, me atrevo a comentar también. Un deseo complementario: ¡¡Feliz presente!!
    El fallecido cardenal F.H. Nguyen van Thuan (vietnamita)en su retiro obligado en 1975 (encarcelado)no quiso quedarse esperando su liberación y decidió "Vivir el momento presente colmándolo de amor". Me apunto.
    Feliz 2011 y gracias Luis Antonio por este espacio.

    ResponderEliminar
  23. A Jota Mate:

    Bienvenido a este espacio,Jota Mate. Sin duda no hay nada más real como el presente y no es cuestión de ignorarlo, sino de dedicarle la más plena de las atenciones.

    Gracias a ti, por tu visita.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  24. Sólo cuando se está ante la incertidumbre se tiene conciencia de que hay que afrontarla con la sagacidad necesaria. Vivir de certezas no ayuda a avanzar, porque crea conformismo y resignación. Por eso, cuando observamos lo que se nos viene encima se impone la necesidad de unir esfuerzos para, entre otros, lograr que lo incierto no resulte irreversible. Y es este convencimiento de que la unión es necesaria lo que me lleva a desearte lo mejor en los tiempos de incógnitas recurrentes que nos ha tocado vivir. Un abrazo, Luis

    ResponderEliminar
  25. Querido Luis Antonio:
    ¡Bendita incertidumbre!
    Aprenderemos a dejar de ser tan individualistas para ser más cercanos, más personas, los unos con los otros.
    Por eso, estoy contigo: FELIZ VIDA, te la deseo de corazón.
    Un fuerte abrazo con cariño,

    Marga

    ResponderEliminar
  26. A Marga Fuentes.

    ¡Qué alegría saber de ti! Voy raudo a tu casa a escuchar tus bellas canciones.

    Un abrazo cálido

    ResponderEliminar
  27. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar