lunes, octubre 11, 2010

¿EQUIDAD = IGUALDAD? (Y un jamón con chorreras...)

A raíz de una de mis recientes entradas, un amigo me envió un e-mail en el que me reprochaba – con todo el cariño del mundo, claro – mi falta de equidad  al abordar dicho tema (Sarkozy-gitanos rumanos). Le respondí en estos términos:

“La equidad es un concepto muy respetable y bonito, pero puede encerrar alguna trampa: no se puede tratar de igual manera al grande que al pequeño, al opresor que al oprimido, al que bombardea que al bombardeado, al invasor que al invadido... Cuando las desigualdades son tan manifiestas, la equidad, entendida como igualdad, es una injusticia. 


La  definición de equidad, que sí hago mía, es la que dice que hay que dar a cada uno lo que se merece. Muy por encima de la igualdad, entendida como sinónimo de equidad,  están los valores éticos y morales, tales como  la sinceridad, la comprensión y la solidaridad con los más débiles. 


No entro en  el otro significado de equidad: impartir justicia con imparcialidad porque esa función compete a los jueces..."


A veces, una misma palabra tiene significados claramente diferenciados y los sinónimos no suelen ser perfectos. Es el caso de la palabra a la que me estoy refiriendo. De ahí la necesidad imperiosa de hacer las matizaciones pertinentes para evitar equívocos  



21 comentarios:

  1. Hola, Luis Antonio, como siempre, ilustrándome con tus entradas.
    A mi modo de ver, equidad e igualdad son dos principios relacionados pero distintos. La equidad nos obliga a plantearnos los objetivos que debemos conseguir para avanzar hacia una sociedad más justa. Una sociedad que aplique la igualdad de manera absoluta será una sociedad injusta, ya que no tiene en cuenta las diferencias existentes entre personas y grupos. Y, al mismo tiempo, una sociedad donde las personas no se reconocen como iguales, tampoco podrá ser justa.
    Te dejo un beso con el cariño de siempre.♥

    ResponderEliminar
  2. Tienes toda la razón. La igualdad es un concepto cuantitativo, que parte de premisas utópicas, ya que las diferencias entre las sociedades son estructurales y dificilmente se pueden resolver mediante políticas que nivelen realidades y situaciones que siempre tenderán al contraste. La equidad significa, en cambio, la aplicación de medidas que faciliten el acceso a los miembros de una sociedad de los bienes y servicios que hagan posible unas condiciones dignas de vida. Podría entenderse no como igualdad de rentas sino como igualdad de oportunidades. En eso se basa el Estado del bienestar, ese modelo que dignifica la historia europea de postguerra y que hoy se trata de desmantelar a pasos agigantados, poniendo en peligro la justicia social, es decir, la equidad en el tratamiento de una sociedad repleta de contrastes y diferencias. Un abrazo, Luis

    ResponderEliminar
  3. Visto así, tienes más razón que un santo...

    Un beso, Luis.

    ResponderEliminar
  4. En efecto, a veces el uso de valores democráticos por los poderes es perverso desde el planteamiento hasta el desarrollo.

    ResponderEliminar
  5. No hay nada que objetar totalmente de acuerdo.La pena es que siempre tengamos que estar matizando para según quienes, es una opinión.
    Besos querido Luis

    ResponderEliminar
  6. Luis cuando quieras te pasas por el lateral de Lisebe LA VITRINA DE VUESTRAS CARICIAS allá hay dos cositas para tí si las quieres.

    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Anónimo6:17 p. m.

    La comentarista Marysol ha hecho un comentario fetén, pero lo ha copiado de cabo a rabo. El corta y pega está a la orden del día y permite quedar de pelicula. El problema es que se descubre. Echen un ojeo a:


    http://www.bantaba.ehu.es/obs/ocont/eq/

    ResponderEliminar
  8. Hola, Luis Antonio.
    Efectivamente, "la equidad es un concepto respetable y bonito", tal y como dices, pero adolece de un error, y es que en absoluto somos todos iguales, sino muy diferentes, a pesar de la aparente igualdad. Cada ser humano, dependiendo de su circunstancia personal, es un mundo aparte.
    Tratar por igual a maltratados y a maltratadores es una injusticia, por supuesto. El opresor y el oprimido viven en el mismo mundo, pero en niveles muy distintos. Así que habría que tamizar, que filtrar y equilibrar y, sobre todo, personalizar.
    Este mundo es un caos, y parece que muchos no se han enterado, o les da igual.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Luis, Luis Antonio, después de oir la jotica de la sinfonía turolense y leer jamón, ¿cómo quieres que sea equanime o igual? No pue ser,maño.

    ResponderEliminar
  10. A MARYSOL:

    Me alegra muchísimo recibir tu visita. Te la devolveré en cuanto pueda. Mientra tanto, ahí va un fuerte abrazo lleno de afecto.

    ResponderEliminar
  11. A FERNANDO MANERO:

    Como tú bien dices, hay que luchar porque la "igualdad de oportunidades" mejore para allanar las injustas diferencias que aún existen en nuestra sociedad. Y que la crisis, lamentablemente, acrecienta...

    Un abrazo, Fernando

    ResponderEliminar
  12. A NOVICIA DALILA:

    ¿Y quién te ha dicho a ti que los santos tienen mucha razón?

    Es broma. Ya sé que es una frase...

    Besazos, Novicia

    ResponderEliminar
  13. A Pedro Ojeda Escudero:

    Estoy totalmente de acuerdo contigo. Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  14. A LISEBE:

    Te agradezco el regalo, pero sobre todo las palabras que me dedicas. Las guardaré en lo más profundo de mi corazón y en el disco no dañado de la memoria.

    Mil besos, Lisebe

    ResponderEliminar
  15. A Anónimo:

    To también copio la mayoría de las fotografías que expongo en esta bitácora. En un par de ocasiones cité la procedencia y resultó que tampoco respondía a la realidad...

    Tampoco me agradan las denuncias que se hacen desde el anonimato, pero este mundo virtual es así... No hay que renunciar a hacer las cosas bien, y en ello estamos, pero quizás tengamos que empezar por nosotros mismos, ¿no?

    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. A ANTONIO H. MARTÍN:

    Mi acuerdo con tus palabras es total. Gracias.

    Un cordial abrazo y mucho ánimo, Antonio

    ResponderEliminar
  17. A P. VÁZQUEZ "ORIENTADOR"

    Gracias por tu visita, gaditano, y un cordial abrazo

    ResponderEliminar
  18. Al DOCTOR VITAMORTE.

    Gracias por tus cálidas palabras, maño. Pásatelo bien y después nos lo cuentas, ¿vale?

    ¿Qué es eso de "leer jamón"?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Por eso determinadas medidas como conceder a todo el mundo ayudas por el nacimiento de un hijo, no hacen más que ahondar en la injusticia y en la falta de igualdad, pues todos sabemos que a los que tienen rentas más altas no necesitan esas clases de ayudas.

    Por supuesto que igualdad y equidad no son lo mismo, Luís Antonio.

    Un abrazo fuerte.

    ResponderEliminar
  20. ¿Y quién decide lo que nos merecemos?
    ¿cómo decidirlo, con arrreglo a que baremos?
    ¿es la igualdad "lo mismo" en todas partes?
    Complejillo el asunto.
    En fin... Abrazos

    ResponderEliminar