lunes, septiembre 27, 2010

¿MEJOR EN DOS CAMAS...?




El sexo como costumbre es un acto degradado. Que la pareja duerma en la misma cama sistemáticamente facilita la rutina. Algunos van más lejos y proponen dormir en habitaciones diferentes, si se dispone de espacio, claro.  Kundera, en representación de los hombres, dice que "hacer el amor con una mujer y dormir con una mujer son dos pasiones contradictorias". 


Lo ideal es el sexo como comunicación y redescubrimiento. Sí, ya lo sé, cada pareja es un mundo...










16 comentarios:

  1. Me atengo a lo que dice Krahe en una de sus canciones...:

    "Y era lo del sexo harina de otro costal,
    nos daban las orgías con polvos de corral.
    Aquellos caliqueños serían de garrafón,
    pero te corrías de un golpe de riñón.

    Ahora el erotismo ya es parte del ajuar:
    látigos, vibradores, ¡sabe Dios lo que hay que usar!
    Varios amigos míos practican el coito anual
    porque va de cráneo su vida sexual.

    Yo también he probado,
    sabe a desesperado.
    No me extraña que,
    tanto ojete esté,
    a la virulé."
    (curiosamente acabo de postear sobre este último tema...)

    ResponderEliminar
  2. Después de Krahe poco se puede decir.
    El problema no es la costumbre, es una costumbre bien sana, si no la tediosa rutina con su sarta atroz de certidumbres.

    ResponderEliminar
  3. El aburrimiento en el sexo no viene por problemas de la cama o la habitación, igual q el amor no se acaba por repetir varios días la misma ropa para vestir.
    Simplemente cuando la rutina entra por la puerta, tanto el amor como el sexo salen por la ventana.
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. La rutina lo mata todo.
    No hay nada mejor a mi parecer, que cada uno tenga su espacio, casas diferentes y reencuentros únicos y especiales, preparar encuentros imagínativos .. es la única manera de no matar la pareja.. Unos dias de vacaciones juntos, pero cada uno en su casa..
    Igual no es lo más habitual pero es lo mejor... te lo puedo asegurar

    ResponderEliminar
  5. No hay reglas generales, modelos únicos, esquemas preconcebidos. Cada cual es cada cual y organiza su vida y sus hazañas como quiere. Me imagino que hay ejemplos para todos los gustos, pero lo que sí es cierto es que la convivencia hay que construirla cada día, tratando de hacer de las experiencias más intimas un descubrimiento permanente. Si no es así, todo se agota, pues nada sobrevive a la rutina y al silencio cuando nada se tiene que decir.

    ResponderEliminar
  6. Depende.
    Yo, por ahora, en la misma.

    ResponderEliminar
  7. Sí, sí, sin duda, mejor en dos camas. Primero en la suya y luego en la mía.

    O no era esto?

    Besos.

    ResponderEliminar
  8. Una cama si hay una mesa.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  9. ME GUSTA ABRIR LOS OJOS Y VERLA A ELLA A MI LADO DURMIENDO, ESTIRAR LA MANO Y TOCARLA,OIR SU RESPIRACIÓN A OSCURAS O APARTAR EL LIBRO -CLAVADO EN MI ESPALDA- QUE LEIA ANOCHE, ME GUSTA DORMIR CON ELLA CADA NOCHE EN LA MISMA CAMA... TE ASEGURO QUE NO ES NADA RUTINARIO... A CADA NUEVA NOCHE LE SIGUE UN DIA PREÑADO DE AVENTURAS Y ADIVINANZAS AL QUE SEGUIRA OTRA NOCHE QUE A PESAR DE SER REPETIDA SERA NUEVA.

    ResponderEliminar
  10. Hoy por hoy me pasa como a Groucho. Me gusta sentirle a mi lado por la noche, abrazarme a su cuerpo me calma, me relaja.

    Intento vivir cada día, cada noche como si fuera el primero, como si fuera el último.

    No quiero habitaciones, ni casas separadas.

    Un abrazo fuerte, Luís antonio.

    ResponderEliminar
  11. Para dormir bien, lo mejor son las camas separadas.
    Cuando hay pasión y ganas, se hace el amor frecuentemente incluso viviendo en casas distintas.

    ResponderEliminar
  12. Se, Luis Antonio, que lo que voy a decir no tendrá muchos apoyos.

    Sexo es todo, sexo es cuando, al acostarme, ella apoya la cabeza sobre mi hombro y se acurruca junto a mí mientras mi brazo la rodea, sexo es cuando mas tarde soy yo el que me giro y con piernas y brazos la envuelvo, sexo es cuando yo no me puedo dormir y la oigo respirar mientras duerme, sexo es cuando estoy medio dormido y ella empieza a juga con mi apéndice sexual, sexo es cuando me despierto por la noche y la veo a mi lado, sexo es todo


    .......


    o quizas nada de esto sea sexo y sea otra cosa


    .....


    Y entonces lo que yo quiero es esa otra cosa.

    Un abrazo desde el túmulo.

    P.D. No fué que nos fuimos, solo nos apartamos un poco porque el corazón manda.

    ResponderEliminar
  13. Mejor en dos camas… mejor en una… mejor en ninguna… mejor en la hierba… mejor a la orilla del mar… mejor en un bosque… mejor con la luna llena… mejor en el suelo… mejor en el vagón de un tren… mejor con frio… mejor con calor… mejor junto a la chimenea… mejor en el coche… mejor en la habitación de un hotel… mejor en el agua… mejor con la misma pareja… mejor con distinta… mejor en vacaciones… mejor a la hora de comer… mejor en la siesta… mejor en tu casa… mejor en la mía…mejor deprisa…mejor despacio…

    Mejor…mejor…si hay ganas, porque entonces, da igual todo…

    Un beso

    ResponderEliminar
  14. Después de leer los variados puntos de vista sobre la cuestión planteada, parece que hay acuerdo generalizado en considerar a la rutina como el enemigo público nº 1 tanto del amor, como del sexo, como...de casi todo. Y, lógicamente, hay que combatirla sin menospreciarla.

    En lo que no hay coincidencia, afortunadamente, es en lo de si es mejor una cama que dos, una o dos habitaciones, una o dos casas...El pluralismo se impone, “cada uno es cada quien y cada quien es cada cual” y sabe lo que le hace feliz y lo que no. Décadas atrás, felizmente superadas, había más uniformidad sobre este asunto...

    Personalmente, prefiero dos camas, pero juntitas...

    Un abrazote generalizado

    ResponderEliminar
  15. Yo, aunque parezca una contrariedad, diré que el amor no tiene mucho que ver con la cama. Sexo es sexo. Y nada más. Si el sexo es sano, el lugar no importa, y las camas o la cama, tampoco.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Yo soy de una sola cama. Me parece un buen sitio para la comunicación. Y también para el sexo, por supuesto.

    Un beso, Luis

    ResponderEliminar