martes, septiembre 14, 2010

LA RELIGIÓN DE MODA: EL ESCEPTICISMO FUNDAMENTALISTA

Nos han contado tantas mentiras que las pocas verdades que aún quedan – espero - casi no se encuentran. Si hay algo que me caracteriza es dudar sobre muchas cosas. Los que me conocen y deambulan por este espacio tienen sobradas evidencias de ello. Estas dudas, a veces agónicas y puntuales, no están reñidas con la esperanza de que un mundo mejor aún es factible, que aún quedan políticos honestos y que hay más gente buena que de la otra. Sé que hablar de estas cosas, sumidos como estamos en la negrura de los tiempos que nos embargan, puede interpretarse como propio de adolescentes románticamente trasnochados que ignoran la evidencia y “mean fuera de tiesto”... Lo sé, pero me resisto a que impongan su voz todos esos   acólitos  de esa guisa de religión fundamentalista y escéptica, tan de moda, que no vacilan en anatemizar a los que osamos esbozar alguna que otra tímida sonrisa barnizada de un hálito de esperanza... Los partidarios de esta “filosofía” están de vuelta de todo. No hay absolutamente nada que hacer y todo es irremediablemente como tiene que ser. Su lenguaje es el de los dogmáticos y autoritarios de siempre. El escéptico fundamentalista moderno no sólo es incrédulo y receloso como el  clásico, sino que además hace suya la posesión de la verdad absoluta que venía caracterizando a los dogmáticos autoritarios de siempre. ¡Ahí es nada! Hoy, el escepticismo a “secas” está en alza porque las circunstancias lo retroalimentan, pero de ahí al “fundamentalista” hay un trecho... Y los matices no son menospreciables. Que conste.

17 comentarios:

  1. Hoy, el escepticismo a “secas” está en alza porque las circunstancias lo retroalimentan, pero de ahí al “fundamentalista” hay un trecho...

    ¿Las circunstancias? ¿Qué circunstancias? No sé, yo no puedo creer por querer. No es que no quiera, es que no puedo y lo pienso una suerte. De igual forma no que existan los dogmas. De ningún tipo.

    Personalmente y en general, me gusta pensar que aunque somos problema, también somos solución. Pero no siempre lo consigo porque tengo ojos, y veo cosas que no entiendo, así que a días me pregunto si, sí, lo que es es lo que es y no puede cambiarse por mucho que uno se emperre. Con buenos pensamientos y buenas intenciones, no basta, si eso no se traduce en acciones que beneficien al de enfrente, que es justamente donde está la solución. En esa acción. Pero no se suele pensar de ése modo. Con dogmas o sin ellos, lo que primas el ande yo caliente que es algo que sea como fuere, siempre, siempre, rebota y nos explota en las narices. Y así nos va.

    Besos, y cuídate mucho.

    ResponderEliminar
  2. Ufff estoy muy de acuerdo contigo Luis.. no estoy ni a favor ni en contra de las religiones que profesan una actitud totalmente negativa de la vida..
    Soy optimista por naturaleza a pesar de todo lo que conlleva mi vida que no es para tirar cohetes.. Pero estoy tan harta de pensar negativamente que sin esfuerzo abro puertas a la esperanza..
    Quizá es lo último que tenemos aferrarnos a un clavo ardiendo.. esperando reducir el sufrimiento y los pesares..
    Estoy harta de tanta falacia, de tanta política que no nos lleva a nada.. Estoy harta de sentir que estamos en crisis.. si ya lo sabemos..!!!
    Estoy harta de tanta hipocresia donde la religión católica da rienda suelta a sus más impuros deseos... la iglesia de Belgica donde la pederastia ha sido con bebes de 2 años..
    Estoy harta de sentir que todo cambia.. cuando no vewmos ni un ápice de lo dicho..

    Por eso estoy contigo AGNOSTICA total..y absoluta hasta que no me demuestren lo contrario.. mal que me pese no llego a ser atea porque aún creo en el SER HUMANO..

    Besos mi muy querido Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No debemos poner la mirada en el hombre corruptible y en la vanagloria del mundo, las religiones son creaciones del hombre, pero Dios es creador del hombre.
      Cada quien sera finalmente juzgado por sus actos, cada quien debe preocuparse por los propios.

      Eliminar
  3. Donde había una verdad, una duda.

    Son tiempo extraños.

    Besos

    ResponderEliminar
  4. Yo soy escéptico. Por eso mismo, cada día me levanto decidido a que me engañen lo menos posible. Esos sí: dispuesto a que no puedan conmigo y mi escepticismo constuya.

    ResponderEliminar
  5. ¿Crees que la gente elige su forma de pensar como quien elige un traje? Si la gente es escéptica será por algo.
    No se puede confundir las creencias con las modas. El escepticismo existe desde que existe el pensamiento en tanto en cuanto es una respuesta a las ideologías oficiales que intentan domesticar a la población. Las escuelas presocráticas, pasando por el pensamiento taoísta hasta llegar a Descartes o la Ilustración. ¿Hay algo más escéptico que el Cándido de Voltaire?
    Vivimos tiempos en que las utopías han demostrado su verdadera naturaleza criminal: llámense Auschwitz, Camboya o Siberia, es lógico que la gente se refugie en su individualidad y renuncie a los experimentos sociales y sus sucedáneos.

    ResponderEliminar
  6. A V.:

    Las circunstancias actuales de índole económico, social y el descrédito de los gobernantes que incumplen sus promesas ayudan al incremento del escepticismo, ¿no?
    Prima, como bien dices, el “ande yo caliente”, pero también los hay – pocos – que confían, que confiamos en que actuando con compromiso y confiando en conseguirlo, las condiciones de vida digna vayan abarcando un espacio social más amplio...

    Me cuido y te mando besos, Verónica

    ResponderEliminar
  7. A LISEBE:

    Yo también, aun siendo escéptico, también estoy harto de la negatividad absoluta que manifiestan no pocos y a la que yo califico de “fundamentalista”. Pero mi ánimo aún está en la
    creencia de que algo se puede conseguir si se lucha con fe.

    Muchos besos, Lisebe

    ResponderEliminar
  8. Ojalá cambien las cosas para mejor, pero hasta hoy día soy escéptica. Cada uno barre para su casa.
    Besos!

    ResponderEliminar
  9. A ATHENA:

    Supongo que todos los tiempos tienen sus peros...¿no?

    Besos

    ResponderEliminar
  10. A PEDRO OJEDA ESCUDERO:

    A esa modalidad de escepticismo también me apunto yo

    ResponderEliminar
  11. AL DR. KRAPP:

    Lo que no creo es que estemos programados para se como somos.

    El escepticismo es una filosofía que existe, como bien dices, desde hace siglos. Pero esta modalidad de escepticismo negativa y fundamentalista es relativamente moderna.

    Te recomiendo que eches un vistazo a:

    http://visitante59.blogspot.com/2010/09/creer-para-ver-o-ver-para-creer-he-ahi.html

    Se trata de un vídeo de media hora de duración en el que un experto en escepticismo activo da una charla muy divertida. Espero que te guste.

    No todas las utopías tienen naturaleza criminal. No tendría sentido la vida aunque algunos piensen aquello de “mejor nazis que muertos”

    ResponderEliminar
  12. A VANESSA:

    Ahí estamos todos, pero con matices muy significativos que marcan las diferencias.

    Besos

    ResponderEliminar
  13. Me conformo con ser básicamente escéptica... Nos damos de cara con demasiadas causas perdidas. La historia habla por sí misma...

    Pero ese hechicero rayito de esperanza tampoco puede cesar...

    Como bien apuntas todo sentimiento definido es una simplificación...

    Un millón de besos!!!

    ResponderEliminar
  14. A BORRAESO:

    Ahí, más o menos, me encuentro yo, con sombras y luces, claro...

    Un millón de besos son más de 102, ¿no?

    ResponderEliminar
  15. Que sepas que pertenezco, sin dudas, al grupo de los "adolescentes románticamente trasnochados" y supongo que a estas alturas, y ano cambiaré. Eso, sí, lo que tengo claro, es que si el mundo ha de cambiar, será por transformaciones interiores de las propias personas, porque exista una evolución humana que destierre ciertos comportamientos y ciertos valores. No creo en la transformación de mundo mediante revoluciones, guerras y salvadores de pacotilla en todos los aspectos. Algo hemos de aprender de la historia...

    ResponderEliminar
  16. A SUJARI BEJARIVE¨:

    Es gratificante verificar que uno no está solo. Hago mías tus palabras de esperanza, amigo.

    ResponderEliminar