jueves, septiembre 16, 2010

AMAZING SPEECH BY WAR VETERAN.- Asombroso discurso de un Veterano (Subtitulado)





Me llega este vídeo por e-mail con este texto:

“UNA DENUNCIA DE ALGO QUE TODOS CONOCEMOS, PERO MUCHAS VECES NOS HACEMOS LOS IGNORANTES. OTROS NO SE HACEN, LO SON

Espero que lleguen a ver este vídeo antes de que la censura lo quite”

y no he podido resistir la tentación de colgarlo.


9 comentarios:

  1. Durísimo, desde luego, pero nada que no supiéramos ya, Luis.
    El imperialismo es el culpable aquí. Más que el racismo. Aunque desde luego, los USA deben ver el cielo abierto cuando se enrolan tantos latinos y negros... Pero esto es lógico... (digo que haya tantos no-blancos en el ejército). Es la oportunidad de ganar más dinero y lo que les permite sentirse "americanos de pleno derecho". Por ese espacio de tiempo se sienten héroes, sienten la admiración de su país, cosa que no conseguirían si siguieran en sus trabajos habituales.
    Por otro lado, las bajas que se produzcan serán mayoritariamente de esta gente. Es como matar dos pájaros de un tiro.... Quizás este racismo encubierto sí es peor que el declarado abiertamente.

    Un beso, Luis

    ResponderEliminar
  2. Todo se descubre, a pesar de la censura.
    Abrazos.
    Alicia

    ResponderEliminar
  3. Sin palabras me he quedado!
    Es la primera vez que veo un soldado valiente.
    Besos.

    ResponderEliminar
  4. Todos los perros tienen capacidad de morder. Así como cuando un perro te muerde, más grave será la herida, cuanto más grande sea el perro: es más peligrosa y evidente la acción bélica que ejerza USA sobre otros países. Porque son los más fuertes.
    Pero, es inherente al hombre hacer la guerra, conquistar, poseer, vencer, ganar territorios y bienes.
    Unos pueblos lo hacen con misiles, otros con palos y piedras, pero todos tienen/tenemos ese instinto.
    Tengo el convencimiento de que, aunque los más fuertes se comprometieran a no volver a involucrarse en un conflicto bélico, siempre habría países más débiles dispuestos a fortalecerse mediante la guerra.

    Con este comentario no quiero quitarle gravedad al asunto ni restarle valor a la declaración de ese soldado.
    No tenemos remedio.

    También quiero decirle a Vanessa que todos esos chicos que tenemos destinados en Afganistan, como los que estuvieron en Bosnia ayudando a la gente tras la guerra, me parecen muy valientes.

    Saludos, Luis Antonio.

    ResponderEliminar
  5. Ya lo había visto el vídeo, pero lo he vuelto a ver.

    Y sigo sin entender...

    No la entiendo. No entiendo la razón de la sinrazón.

    Lo que debe sentir alguien que ha ido, ha vuelto, y le ha alcanzado para dar un discurso como ése, debe ser... brutal. Yo no creo que lo soportase. No creo que fuese capaz. No puedo saberlo porque no estoy ni estuve en el lugar, pero... creo que no podría. De veras que no.

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Dichoso pueblo el nortamericano que deja decir a su gente la verdades, las obvias, las necesarias, las imprescindibles. Dichoso pueblo el norteamericano y que pena que en muchos de esos países que dicen combatir su imperialismo no dejen hablar así de sus propias gobiernos ya que las voces críticas son acalladas con censura, dolor, sangre o muerte.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por tus palabras, Luis Antonio. Un vídeo indispensable el que has puesto hoy, sin duda.

    ResponderEliminar
  8. Estuve visitando el cementerio nacional ARLINGTON en el año 1998. Está situado en las proximidades del Pentágono (Washington, D.C.) Veteranos de todas las guerras están enterrados en este cementerio, desde la Revolución Americana hasta las acciones militares en Afganistán e Irak. Más de 300.000 personas están enterradas aquí en 624 hectáreas. Nos impresionó el Memorial donde constan los nombres de todos los muertos en la guerra de Vietnam. Predominaban los nombres de apellidos hispanos y, según nos explicó el guía, entre los otros nobres, abundaban los pertenecientes a personas de raza negra. Todos, “carne de cañón”, al fin y al cabo...

    ResponderEliminar