domingo, septiembre 20, 2009

Desde Cuba: "Decadencia" (“Escuadrón Patriota”)





ALGO ESTÁ CAMBIANDO EN CUBA...

Aunque ya lo sepas, porque los medios se han hecho eco de la noticia, es bueno hacer hincapié en ello: Juan Carlos González Marco, alias “Pánfilo”, condenado a dos años de cárcel por protestar y pedir comida ante unas cámaras de televisión ha sido excarcelado e internado en una clínica psiquiátrica. Tener hambre en Cuba es delito o síntoma de estar loco... Lo de sustituir la cárcel por el psiquiátrico, arguyendo que se trata de un alcohólico, se debe, sin duda, a la presión interna e internacional que ha suscitado tan torpe, injusta y arbitraria decisión.

Otra noticia que llega de Cuba es que el grupo de rap “Escuadrón Patriota” ha grabado un vídeo, “Decadencia”, colgado recientemente en Youtube, y que está teniendo una considerable repercusión. Yo lo descubrí en la bitácora de una amigo cubano, residente en Madrid, al que tengo que agradecer que me mantenga en estrecha comunión con lo que acontece en su país, que también considero como propio.

El vídeo presenta una especie de “collage” de imágenes en ruinas que se combina con una letra que denuncia la falta de libertades y de ilusiones que asfixian cada vez más a los cubanos, hartos ya de la represión del régimen.

Y pensar que un día, ya muy lejano y perdido en el tiempo, uno se quedó prendado de este proyecto de revolución...lamentablemente fallido y transformado en una dictadura que por más que se catalogue de izquierdas, como si hubiese dictaduras buenas y malas, no deja de ser una dictadura.... de la peor calaña.

20 comentarios:

  1. Durante demasiado tiempo la revolución cubana transformada en algo así como una aventura del Capitán Trueno, alimentó con sus disfraces caquis y sus barbas pobladas los sueños de la progresía occidental. Había una realidad conocida por muchos, pero era mejor mirar hacia otra parte y seguir soñando. En Latinoamérica si cabe la cosa fue mucho peor. El papelón que hicieron y hacen algunos intelectuales defendiendo esa siniestra dictadura es realmente bochornoso. García Márquez, Cortazar, Benedetti, Galeano y un largo etcétera de intelectuales han alimentado a la bestia quizás pensando que como era una bestia propia era mejor que la otra, la del norte. Un grave error que se paga ahora con esa caterva de populistas totalitarios que asola el continente una vez más.

    ResponderEliminar
  2. Me quedo con el último párrafo, tan buen resumen.

    Coincidí a primeros de año con los cubanos manifestándose en la Puerta del Sol, en Madrid. Era el aniversario de Castro en el poder, de su dictadura. Nevaba pero allí estuvieron, de pie, cantando y coreando proclamas todo el tiempo.
    Yo pensaba en la impotencia de esa gente, voceando, sujetando pancartas, lanzando gritos -quizá inútiles- en la calle, tan lejos de su Cuba.

    ResponderEliminar
  3. Como Tesa , me quedo con tú último párrafo , y como tú habrán millones de desencantados .


    besos

    ResponderEliminar
  4. Luis, el video me ha estremecido y entristecido. Años atrás me negaba a pisotear el sueño de la Revolución Cubana. Las dictaduras son dictaduras, de izquierda, derecha, militares o haciéndonos creer que tenemos voz y voto.

    Sin negar las características especiales del régimen totalitario impuesto en Cuba, determinadas por su interminable continuidad, hay que reconocer que Cuba no es una isla en la realidad latinoamericana, y que lo que se ve en ese video puede aplicarse a casi todos los países desde México hacia el sur en este continente. Con su tradición histórica de caudillismo, heredada de las luchas por la independencia, la realidad aquí es que el poder personalista, con máscara de ideología ha sumido a esta región en la pobreza, la marginación y la ignorancia. Y así vamos de dictadura en dictadura, tratando de romper con el orden que impuso la anterior, entregándonos a promesas de un cambio que nunca ocurrió, en manos de propietarios del poder que siguen acumulándolo, quitándoselo a sus adversarios para entregarlo a sus partidarios y así, asegurando su permanencia. El ansia de poder hace que el dictador recurra a cualquier medio para perpetuarse, hasta el engaño de permitir que algunas cosas cambien, mientras cocina negociados con el poder económico, utilizando al pueblo que se debate entre la ignorancia y la intolerancia de las ideologías, con una oposición política dividida e incompetente.

    Todos admitimos que la salida de Cuba de este régimen es absolutamente necesaria, pero a mí me da miedo porque no veo clara la opción. La experiencia que vivimos los argentinos pesa mucho en este pesimismo, todos estos caudillos disfrazados de demócratas han llevado a un peligroso descreimiento en la democracia y sus instituciones. Entonces, otra vez, muchos sectores reclaman la presencia de un dictador que imponga orden. Una cadena sin fin.

    Toda mi solidaridad para con los hermanos cubanos, y mis deseos de que ojalá, esta vez, Cuba ponga en la esperanza de los latinoamericanos el milagro de un sueño posible.

    Besitos que no quieren dejar de ilusionarse.

    ResponderEliminar
  5. Reconozco, que en esto de la interacción he leído y visto “casi” de todo. Y siempre pienso que la gente es mucho más interesante cuando escribe, que en la realidad. O a lo peor, yo no he tenido suerte y no he sido capaz de ver o de “sacar” eso que anida en cada interior y que lo hace tan sugestivo, tan único, tan especial.

    Siempre he tenido la sensación de que la gente detestaba la hondura hasta la aversión. Por su inutilidad (tenemos que admitir que la hondura es inútil) por su aburrida -y a veces lenta y a veces dispersa- puesta en escena.

    Sólo hay un recinto verbal en el que la hondura alcanza categoría, elevación, casi perfección, y es a través de la poesía. Pero la poesía es muy compleja, sin la técnica queda deslucida, y realmente le es dado el don de componerla con maestría a muy pocos. La poesía es la obra Mayor por excelencia, y precisamente por ello es tan inalcanzable para la mayoría. Todo el mundo puede escribir lo que siente, pero lamentablemente no todo el mundo puede hacerlo bien.

    Sin embargo, a veces, -y hoy para mí es el caso- una prosa sobria, sin florituras, sin hipérboles innecesarias, llega al receptor con tal carga de hondura, que parece que al leerla toque todos los filamentos a los que es sensible el espíritu.

    Eso me ha provocado a mí este párrafo, que me atrevo a copiar, escrito por Maracuyá:

    “Con su tradición histórica de caudillismo, heredada de las luchas por la independencia, la realidad aquí es que el poder personalista, con máscara de ideología ha sumido a esta región en la pobreza, la marginación y la ignorancia. Y así vamos de dictadura en dictadura, tratando de romper con el orden que impuso la anterior, entregándonos a promesas de un cambio que nunca ocurrió, en manos de propietarios del poder que siguen acumulándolo, quitándoselo a sus adversarios para entregarlo a sus partidarios y así, asegurando su permanencia. El ansia de poder hace que el dictador recurra a cualquier medio para perpetuarse, hasta el engaño de permitir que algunas cosas cambien, mientras cocina negociados con el poder económico, utilizando al pueblo que se debate entre la ignorancia y la intolerancia de las ideologías, con una oposición política dividida e incompetente”

    Se desprende de su lectura tal desencanto reflexivo y doliente, tal resignación -que sin embargo parece guardar dentro una pequeña brizna de ilusión- tal decepción surgida de un desapasionado y realista análisis de la situación desde el pasado hasta hoy, que es imposible no quedar tocado después de esa lectura.

    Toda la maldición de un continente, expresada en pocas palabras. Toda la repetición de una infamia histórica, descrita con brillante desnudez, tanta que resulta desgarradora.

    Un continente hermano, con el que se supone tenemos una deuda moral, autodestruyéndose constantemente al estar siempre en manos de esos salvadores chalados e inmorales, que siempre logran vender ese populismo, con programas de paja, a una población siempre necesitada de promesas y esperanzas de cambio.

    ResponderEliminar
  6. Triste, Luis Antonio, muy triste. Tengo una amiga cubana, fue profesora de la Universidad de La Habana durante 20 años. Vino a España huyendo del régimen cubano, buscando una vida mejor, y allí dejó a su única hija, hasta que pudiera traerla. Vió la boda de su hija en un vídeo que ella le envió. Es una mujer alucinante. Su hija ya está aquí con ella.
    ¡Qué historias de vida! ¡Qué difícil! ¡Qué coraje!

    ResponderEliminar
  7. Atalaya, muchas gracias por la apreciación que haces de mi texto. Aunque sólo te conozco por los comentarios en blogs amigos, pienso que debes ser una persona con una afinada sensibilidad para que lo comprendas y valores de esta manera.

    El triste destino de mi continente ha sido y es un motivo preocupante. Por eso me apasiona encontrar sus causas. Podría contarte sobre ellas aún más atrás del período que he mencionado, quizás desde antes de la conquista europea. Es una larga historia de desunión, traiciones, acuerdos a espaldas del pueblo, que llega hasta la actualidad, y que ha facilitado la dependencia y la opresión que ella conlleva. La Maldición de Malinche vino para quedarse por los siglos de los siglos, (aunque considero que Malintzin fue víctima de las circunstancias y nunca tuvo intenciones de traición, si lees sobre ella verás que es así; Cortés se aprovechó de sus ansias por ver a las comunidades originarias unidas y su desazón por los sacrificios que los jefes imponían a sus pueblos, sin embargo ahí quedó ella, como símbolo de la traición a la que hacen honor todos nuestros gobernantes).

    Vos me dirás que los gobernantes no nacen de un repollo, lo cual es cierto. Pero los hechos que nos han traído hasta aquí y sus nefastas consecuencias son, para mí y para muchos, de una aplastante irreversibilidad. Entre éstos, no puedo dejar de mencionar las sangrientas dictaduras militares que exterminaron generaciones y pusieron mordazas que todavía cuesta quitar, desarmando toda posiblidad de participación ciudadana…y creo que en esta última está la clave. Pero una parte del pueblo está lleno de apatía y desencanto y la otra, acostumbrada al asistencialismo que el gobierno reparte como migajas para acallarla y utilizarla como votante.

    Las estructuras del poder son muy fuertes y casi imposibles de desarticular, con mayoría parlamentaria que les otorga facultades extraordinarias. Aquí se reforman Constituciones y leyes, a gusto y piacere del partido en el gobierno (décadas el mismo, porque cuando llega uno de la oposición lo desestabilizan antes de terminar el mandato, fijate cuánto poder).

    Te dejo unos párrafos de una nota, La República Feudal, escrita hace unos años por el periodista Carlos March, para el diario La Nación, totalmente vigente. Si te interesa completa, éste es el enlace.

    Cuando las sociedades aspiran opresión, exhalan miedo. Cuando el Estado no construye ciudadanía, fomenta ignorancia cívica. Cuando la política deja de ser una ciencia social, la democracia se convierte en una ciencia ficción. Cuando los gobernantes se perpetúan en el poder, las casas de gobierno se convierten en palacios feudales....

    ...En las democracias anoréxicas, el Estado anula o bastardea las herramientas y los espacios que posibilitan la participación ciudadana en las instancias de control de gestión y definición de políticas públicas, reduciendo la actividad del ciudadano al voto....

    ...Sin alternancia en el poder y sin espacios para la participación en las provincias, intentar cambiar la democracia en el nivel nacional será como aumentarle la anestesia a un muerto.
    .

    Por último quiero decirte, que nunca perderé la esperanza en el cambio, y que desde mi humilde lugar lucho con los medios a mi alcance por hacer realidad ese sueño de una auténtica democracia, íntegra, honrada y cuya derivación sea la justicia social que este pueblo necesita imperiosamente.

    Mis saludos cordiales.

    ResponderEliminar
  8. Atalaya, discúlpame. La sorpresa que me provocaron tus apreciadas palabras, no me permitió decirte a tiempo lo esencial...te agradezco muchísimo, no ya por lo que dices del texto - aunque también-, sino porque has comprendido en su exacto sentido una expresión de sentimientos nacidos desde una profunda herida y de un dolor inmenso, que muchas veces destila impotencia y desaliento...y otras, se despiertan en medio de una locura de fe y optimismo desesperados. Lo viste cuando dices que descubres una brizna de ilusión.

    Gracias por entenderlo.

    ResponderEliminar
  9. Leo sobre el concierto por la paz de Juanes and company en la Plaza de la Revolución de La Habana, Cuba,
    y me quedo en un mar de dudas...

    Anduve mirando por aquí: BBC Mundo.

    "...Las figuras del exilio hablando contra el concierto...
    ...Los presos políticos firmando una carta respaldando la iniciativa de Juanes...
    ...A mitad del concierto, el cantante Juanes aseguró que la asistencia superó el millón de personas...


    Me temo que hay tantas realidades diferentes como cachitos de cristal cuando explota un vaso duralex...

    Un beso!!!

    P.D.: Quizá debería dejar en blanco mi comentario, que poco es en semejante debate pero...

    ResponderEliminar
  10. Voy a pedir un favor -sin el permiso del dueño- que nadie le conceda importancia al “nivel”,si lo hubiera, de un comentario, hasta el punto que pudiera resultar disuasorio para cualquiera.

    Para mí, las opiniones no tienen “nivel”, para buscar eso asistiría a una conferencia, (de hecho esta tarde voy a una) o buscaría páginas didácticas, o instructivas que las hay a montones, rigurosas y variadas.

    Para mí, lo más valioso de una opinión, es la honestidad con la que se escribe. La autenticidad. El impulso personal que ha movido a un “opinad@r” a participar en un tema.

    Ese ha sido el caso del comentario de Maracuyá. No sólo estaba dignísimamente escrito -según mi humilde opinión- sino que rezumaba sentimiento y sinceridad en todas sus líneas.

    No sé a los demás, pero a través de esa lectura , he sentido como propia toda esa lúcida decepción. Incluso, debe ser muy doloroso, para muchos ciudadanos, sentir como una especie de culpabilidad no verbalizada por repetirse en sus países, una y otra vez, esa clase de gobernantes.

    Le suena a alguien la infame frase: ¡Cada cual tiene lo que se merece!

    ¿Alguien tendría autoridad moral para acusar a los ciudadanos de ese continente de ser culpables por tener esos dirigentes?

    No es lo mismo leer un artículo de un periodista, aséptico, sin ninguna implicación, que lo hace desde una obligación de ser objetivo -o intentarlo, al menos- que la de una ciudadana, como en este caso, que sufre como propia toda la tropelía cometida en su país, de igual forma que la sufrieron, y la sufren, otros países vecinos y hermanos.

    Aquí en España, se nos acusó de merecer el franquismo durante 40 años. Se nos acusó de cobardía, de comodidad, de no tener agallas para barrer ese régimen infame de un plumazo.

    Muchos éramos demasiado jóvenes para tener conciencia de que un régimen así era una anomalía, un esperpento, un fraude para una convivencia en libertad y respeto. Sin libertad y respeto, no merece la pena vivir. La libertad es el bien más preciado, y el respeto es el segundo pues es casi un acto de correspondencia y obligación, si quieres que respeten tu libertad, no queda otra posibilidad que no sea la de respetar la del otro.

    Lo que leí sobre la dictadura argentina, me ocasionó muchas noches de insomnio, pues tengo la desgracia de visualizar la situación. Y no sólo eso, sino que la visualizo con su tempo y todo. Era capaz de imaginar a esas bellísimas estudiantes, que esperaban un hijo, esperando en su cautiverio, simplemente para ser meras incubadoras para que después sus hijos fueran donados a los infértiles matrimonios adeptos al régimen. La historia de Azucena Villaflor me pareció la de una heroína, que sin preparación, sin recursos, fue capaz de levantarle las vergüenzas a un régimen, que se demostró incapaz de ningunearla con argumentos y se valió del recurso más ruin ante tal valentía y dignidad; el de la aniquilación y desaparición.

    Sería largo el tema, y tampoco dispongo de una información exhaustiva, que no viene al caso.

    Todo esto para puntualizar, que cuando se habla de dolor, de decepción, o de falta de libertad, no hay nivel que valga, sino honestidad y sinceridad.

    Maracuyá, gracias por el enlace, por tus palabras, y por tu lucidez. Mi sensibilidad, por desgracia, la llevo siempre muy camuflada, y sólo la saco cuando algo me impresiona. No son buenos tiempos -si alguna vez lo fueron- para la sensibilidad.

    Todo el texto que has resaltado en negrita sobre ese artículo, es fabuloso. Copiaré de nuevo el último, por ser tal vez el más demoledor.

    “Sin alternancia en el poder y sin espacios para la participación en las provincias, intentar cambiar la democracia en el nivel nacional será como aumentarle la anestesia a un muerto..”

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Hace tiempo que la revolución cubana dejó de ser una esperanza para convertirse en una trágica realidad. El pais se cae a trozos, salvo el islote de la Habana vieja para uso turístico, los bienes básicos escasean como han escaseado desde hace décadas y el dicurso paranoico ha perdido interés para convertirse en una tediosa cantinela. Pasear por la Habana es sentirse asediado por los que quieren algo, lo que sea, que les permita comer siquiera sea una vez al día. Poco más se puede decir ante una realidad repleta de ejemplos y experiencias que provocan tristeza, rabia e impotencia. Es un pais bello pero gris, donde ya pocos cantan porque no tienen motivos para ello. La cúpula del régimen se deteriora a la par que envejece, mientras la ciudadanía mira al horizonte allende el Malecón pensando en el dia en que empezará a respirar y a sentirse libre. Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Muchas gracias Atalaya, por sacar en esta ocasión tu sensibilidad, comprendiste en profundidad mis breves palabras.

    El debate sobre los tiempos y la sensibilidad, lo dejamos para otra ocasión, ¿querés?.

    Acuerdo totalmente con lo que decís sobre el nivel y el valor de las opiniones.

    Me gustaría contarte que la desaparición, tortura y asesinato de personas, en la última dictadura, ha afectado directamente a mi familia...que aún, pasadas más de tres décadas es difícil y duele hablar de aquello.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. A TODOS:

    Me da cierto rubor decirlo, pero es que a una entrada simple de poco más mérito que el de "copiar y pegar", habéis respondido con unos comentarios que me han enseñado mucho y bueno. A todos, sin excepción, MUCHAS GRACIAS y perdonar que, por esta vez, no personalice más la respuesta.

    ResponderEliminar
  14. A GROUCHO:
    Visité alguna de esas tiendas, donde se expende el racionamientoi, y la mayoría estaban sin apenas género. Deprimían, la verdad...

    ResponderEliminar
  15. Luis Antonio, tu entrada excelente y los comentarios que ha suscitado brillantísimos.
    Besos.
    Etel.

    ResponderEliminar
  16. A ETEL:
    Gracias por tus palabras. Te echaba de menos.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. Gracias Luis por ayudarnos a dar a conocer este vídeo y generar tan sabias opiniones en su blog y que se extiendan fuera del mio que es bastante monótono por el aquello de la temática cerrada que llevo desde hace mucho tiempo. Debo contarle a manera de noticia agradable que las personas que comentan en el y son bastante "extremistas" hemos llegado a un acuerdo sabiendo el porque de los puntos de vista de cada cual y las razones y nos hemos entendido positivamente tanto es así que incluso están colaborando conmigo en próximas entradas mandando informaciones y datos para ser lo mas exactos posibles en el micro intento periodístico que se está haciendo en los espacios abiertos dedicados a Cuba por la imposibilidad de poder acudir a un sitio serio para recabar información de cualquier hecho. Muchas gracias en nombre de todos los cubanos de aquí y de allá.

    ResponderEliminar
  18. A YOYI:
    Es gratificane lo que me cuentas Yoyi. Sólo el diálogo, sin renunciar a las propias convinciones, hará posible que saquéis a ese país del pozo en que se halla. Y eso requiere mucho esfuerzo colectivo y en la misma dirección,
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. Anónimo3:45 a. m.

    muy buen argumento, sintentizado con la musica rap., es una verdadera protesta, buen mensaje de desobediencia y rebeldía, creo que ya se está haciendo un lugar común, pues si encontramos algún parecido con lo que sucede en venezuela, no es pura coincidencia...

    ResponderEliminar