miércoles, junio 10, 2009

¡YO NO LO SOY...! ¿Y TÚ?


Hay que ser
férreo en demasía,
orate cándido,
intrépido altanero,
yesca empavesada
y filántropo de espíritu


¡YO NO LO SOY...!

para sobrellevar
con templanza
y abrazar con donaire
la carga inconmensurable
de una pasión auténtica.

38 comentarios:

  1. Es que las pasiones auténticas tienen un peso considerable, en realidad. Estupendo texto, Luis Antonio. Me gusta la ironía de mezclar la filantropía de espíritu con el amor.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Las pasiones , menos mal que somos muy fuertes...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. No te quepa la menor duda, todo lo que suponga pasión auténtica supone entrega, y me da la sensación de que no vienen bien los tiempos para entrega y compromiso. Malos tiempos para la lírica, Luís Antonio. Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Todos los tiempos son buenos para todo... también para la pasión.

    ResponderEliminar
  5. Uhhh…yo tampoco.

    Gracias. Ahora sé el porqué sobrellevo así la insensatez de ir por la vida pretendiendo transportar cargas inconmensurables.

    Tu bella y sabia gragea me lo ha aclarado todo.

    Un beso litoraleño

    ResponderEliminar
  6. La pasión Luis Antonio te puede llevar a límites inimaginables. ¿Pero que es la vida bien vivida?, un cúmulo de pasiones que algunas veces manejamos bien y otras mal.
    Un saludo cordial,

    ResponderEliminar
  7. No, yo tampoco lo soy; y a veces tengo dudas tan siquiera de si soy.

    ResponderEliminar
  8. Sólo hay que sentirla, sin más! amigo. Incluso a veces, muy a pesar nuestro...
    Un abrazo Maestro.

    ResponderEliminar
  9. YO NO SE SI SOY O NO SOY.... O VICEVERSA.
    SALUD.

    ResponderEliminar
  10. Las pasiones auténticas son territorio de naúfragos. Lo malo es que por cada naúfrago auténtico hay miles de ensoñadores de naufragios tomando el sol en tumbonas de confortables trasatlánticos.
    Hermoso texto Luis.

    ResponderEliminar
  11. Es que quien no es capaz de bajarse, o de caer, de ese pedestal de mármol a la hora de amar, para mí no es persona y no me merece la más mínima admiración.
    Me ha encantado, Luis

    ResponderEliminar
  12. Uy, ya se porque las pasiones siempre me pueden, me desbordan, me deshacen y al final me son inalcanzables.

    Por fin lo compredi todo.

    Un abrazo desde el tumulo

    ResponderEliminar
  13. La pasión significa intensidad y la mayoría de seres humanos estamos diseñados para lo light, lo llevadero, lo doméstico, lo cotidiano, lo manejable, para tener el control.

    Por eso las pasiones auténticas -del tipo que sean: amorosas, vocacionales, artísticas, viajeras, aventureras... - son para una minoría, para aquellos que optan (a veces inconscientemente) por la calidad en lugar de la cantidad.

    Vivir mucho e intensamente es muy difícil.

    La gente lo confunde casi siempre, y dicen que sí que han vivido intensamente, pero no pueden saberlo, porque desconocen la altura a la que puede llegar el termómetro de la intensidad. Seguramente se quedan en rayitas muy modestas e ignoran (mejor así) las cotas a las que llegan otros: los intensos, los pasionales.

    Porque la pasión no tiene nada que ver con “hacer cosas” sino con “sentirlas” de una forma diferente, única y exclusiva.

    Entre contemplar el Sena con mirada divulgativa, a contemplarlo con mirada apasionada y arrebatada dominado por una extraña e indominable falta de voluntad, hay un abismo mágico, que deja un poso impagable en ese contemplador apasionado. Es solo un ejemplo poco afortunado que se me acaba de ocurrir, para establecer la fínísima línea que separa la pasión de una emoción cualquiera.

    Muy bello el texto, ya que le da la opción al lector de calibrar ese peso excesivo para la mayoría de los mortales.

    ResponderEliminar
  14. Yo tampoco estoy preparada, Luis Antonio, se necesita un máster para alcanzar los requisitos que dices ahí arriba.
    La verdadera pasión tiene el aroma del buen perfume cuando se mezcla con la piel y adquiere identidad propia.

    Hay términos que al pronunciarlos hablan por sí mismos: me pasa con pasión, cristal, arena...

    Tienes un pico de oro, me encanta cómo lo has dicho, eres todo un poeta.

    Para romper pasiones: acabo de terminar de corregir 201 exámenes de selectividad. ¡Olé! Te diré que me he encontrado dos redacciones, que contaban la historia de un espejo roto, sencillamente magníficas. No te las cuento porque me extendería mucho. He puesto varios dieces.
    Un beso, querido Luis, o más.
    ¿Debo algún peaje?

    ResponderEliminar
  15. Luis, haces que me pregunte: ¿La pasión pesa o te arrastra?...

    Besos!

    ResponderEliminar
  16. ¿Ahora los profesores de Secundaria corrigen los exámenes de selectividad?
    ¿Y 201 de una sola tirada?
    Eso si que es pasion auténtica e inconmensurable y lo de los demás apenas un leve sonrojo.

    ResponderEliminar
  17. A FERMÍN:
    A decir verdad, todo lo referente al peso desmesurado de las pasiones, me lo imagino, porque no he tenido oportunidad – o quizás he huido de ella – de verificarlo. El amor también exige mucha filantropía, ¿no? Saludos

    A CARLOTA:
    No todos somos tan fuertes...Yo me excluyo, la verdad. Y bien que lo siento
    Besos

    A CRISTAL:
    Te quiero más positiva, más animada y con más ilusión, ¿vale? Piensa que las vacaciones están a la vuelta de la esquina. Seguro que ya has hecho planes. ¿Me los contarás?
    Otro fuerte abrazo

    A P. Vázquez “ORIENTADOR”:
    Así me gusta, que seas optimista. A ver si se me contagia

    ResponderEliminar
  18. A MARACUYÁ:
    No sé por qué, pero casi tengo la certeza de que te sobran agallas y coraje para sobrellevar una carga tan pesada, pero tan sugestiva, ¿no?
    Un beso mediterráneo y ya veraniego

    A HÉCTOR AGUILERA:
    Lo mío, hasta la fecha, como mucho han sido pasioncillas...y, así y todo, me ha provocado alguna que otra tendinitis...
    Cordiales saludos

    AL CORSARIO SIN PATENTE:
    Sólo dudan los sabios. Los que presumen de lo contrario son, como mínimo, unos presuntuosos

    ResponderEliminar
  19. a Mustafa Şenalp

    Anahtar kelime için teşekkür ederiz. İstanbul ve Efes, ben çok sevdim biliyorum. Ben birgün, ülkenize dönmek için umuyoruz.
    Saygılarımla

    ResponderEliminar
  20. A CRISTAL00K:
    Quizás la inexperiencia me hace divagar en “demasía”...Si tuviera tu e-mail, te contaría una anécdota...
    Otro abrazo y recuerdos a Líli...

    A GROUCHO:
    TÚ ERES MUCHO Y LO SABES, PERO TE PUEDE LA MODESTIA

    AL DR. KRAPP:
    Sin duda, después de escucharte, ya sé lo que soy: “un ensoñador de naufragios, pero sólo en la arena”
    Gracias amigo Krapp

    A NOVICIA DALILA:
    Si ser persona, es ser débil, no tengo la menor duda de serlo.
    Besos, Novicia

    A TUMULARIO:
    Tú eres de los míos...
    Otro abrazo

    ResponderEliminar
  21. A VALERIA:
    Muchísimas gracias por tu comentario profundo, analítico y claro. Coincido totalmente con lo que manifiestas sobre la pasión y el peso que conlleva su intensidad.
    No acabo de entender, cuando hablas del Sena, qué es eso de la “mirada divulgativa”...Sigo, con mucho interés, los comentarios que plasmas en otras bitácoras. Un cordial saludo.

    A ANGIE:
    Gracias por tus gentiles palabras.
    Corregir 201 exámenes de Selectividad es un trabajo ímprobo. Te lo dice quin también lo sabe. Encontrar exámenes merecedores de la nota de excelencia hace de ese trabajo tan ingrato que sea hasta placentero. Muchos alumnos ignoran la felicidad que siente el corrector cuando pone un “10”
    Me considero bien pagado con tu presencia y lo del peaje extra lo dejo en tus manos.
    Otro beso

    A BORRAESO:
    A mí me pesa sólo de imaginarla...
    Besos

    AL DR. KRAPP:
    Supongo que Angie tendrá la gentileza de contestarte.
    Si corregir cantidades ingentes de exámenes a costa de robar horas al sueño es PASIÓN, yo, aunque lo ignoraba hasta ahora, he tenido muchas noches de PASIÓN ENLOQUECIDA...

    ResponderEliminar
  22. Mi apreciado profesor: creo que, o bien no me he expresado bien, o no me has entendido. No estaba hablando de mí. Como decía Antonio Machado: "Más recibí las flechas que me asignó Cupido y amé cuanto ellas puedan tener de hospitalario". Estaba hablando sobre cómo ven las cosas las nuevas generaciones, mucho más racionales, individualistas y poco dados a la entrega y el compromiso. Aunque esto último no deja de ser también una generalización barata.
    Por otro lado, me encuentro ahora muy bien, con muchas ganas de vacaciones, pero todavía sin planes. No suelo hacerlos para más allá de una semana. ¿Me he explicado mejor? Besos profe.

    ResponderEliminar
  23. A CRISTAL:
    Pues yo, en esta gragea, sí que hablo de mí. La verdad, Cristal, es que acostumbras a expresarte con claridad meridiana. Por lo tanto, toda la culpa para mis espesas entendederas. Sobre las actuales generaciones pienso lo mismo que tú, pero procuro no exteriorizarlo mucho, no sea que se note demasiado que esa manera de pensar pertenezca ya a otra generación... caduca y un tanto trasnochada...
    Me alegro mucho de que estés en plena forma, de verdad. Feliz fin de semana.

    Besos, estimada "SEÑU"

    ResponderEliminar
  24. No creo que una pasión auténtica exija tanto. Pasiones ha habido en la historia que se han sobrellevado con pasión y nunca sabremos qué hubieran hecho los que las tuvieron de no haberlas tenido. Todos necesitamos en algún momento de la vida apasionarnos con alguien y por algo. Es la identificación, la complicidad, el intercambio, el reconocimiento del valor del otro, la sensación de que somos mucho más que dos... ¿no es grato todo eso?, ¿no nos hace más humanos?. Aunque se disimule, aunque no se reconozca, aunque se aparente fortaleza... siempre nos quedará, tras una pasión auténtica, la grata sensación de haberla tenido. ¿De qué nos acordariamos en el tramo avanzado de la vida si no de las pasiones que en aquellos años inolvidables nos pusieron las endorfinas a cien mientras la vida nos parecía digna de ser vivida?.

    ResponderEliminar
  25. Luis Antonio, no he dicho pesada, dije inconmensurable.

    No sé si me sobran agallas o es exceso de arrojo, lo que no quiere decir inconsciencia.

    Otra vez quiero felicitar a Fernando Manero, por su excelente comentario, aunque creo que la vida es digna de ser vivida, en todos sus tramos.

    Otro beso litoraleño, casi invernal, esperando la primavera que sin duda traerá experiencias muy gratas.

    ResponderEliminar
  26. A FERNANDO MANERO:
    Mi concepto de pasión debe mucho a las grandes novelas europeas del siglo XIX y a los sueños. Por eso se me hace tan sumamente difícil saber asumirla en toda su desmesura. Me conformo con las de intensidad media, sin despreciar las pasioncillas que son las más frecuentes y reales.

    Coincido, sin embargo, con Maracuyá, en la valoración de tu comentario. Gracias, una vez más, por aportar estos “toques” tan convincentes

    A MARACUYÁ:
    Buena matización: no es lo mismo pesada que inconmensurable y el valor no tiene por qué ser inconsciente. Está bien esto de las precisiones léxico-semánticas...
    Lo que para ti es primavera, para mí es otoño, pero ambas estaciones son las mejores, ¿no?
    Besos de los que más te gusten

    ResponderEliminar
  27. si la encuentras, si aparece en tu vida no puedes escapar a ella y si logras sobrevivir será una GRAN experiencia

    B7s

    ResponderEliminar
  28. Corregir exámenes no es nada apasionante. Los de selectividad los corrigen profes de secundaria y de la universidad. De vez en cuando viene bien para ver el nivel general.

    ResponderEliminar
  29. Luis Antonio, lo que quería expresar con la mirada divulgativa sería la de aquel/la que sólo ve en cualquier paisaje o lugar: geografía, datos, realidades tangibles... recuerdo especialmente el aburrimiento expresado por algunos escritores de guías de viaje al tener que dar datos sobre las contemplaciones y viajes, algunos contaban que era un trabajo latoso a veces, de pura divulgación, conocimientos generales, orientativos y poco profundos, sin ninguna emoción personal.

    El apasionado en una contemplación ve siempre alianzas, señales, complicidad con su estado ánimo... Puede ver el cielo o el infierno donde otros sólo ven agua.

    La pintura supo reflejar muy bien ese paisaje subjetivo e intenso.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. A DANANN:
    A lo mejor es la inexperiencia la que me hace expresarme de esta guisa...

    A ANGIE:
    Yo me refería al placer que deparan los exámenes brillantes...

    A VALERIA:

    Aclarado lo de la "mirada divulgativa" quiero añadir que es un lujo tenerte de comentarista.
    Saludos

    ResponderEliminar
  31. de pasiones... territorio de náufragos como dice el Dr Krapp, y tarde o temprano "arrastrando" una bitácora de sueños rotos.

    Pasión o... Amor? Ambas, excluyentes?... tengo tantas dudas mi querido Luis, no busco respuestas, sólo navego a la deriva.

    ( entre bocao y bocao a mis pastelitos, un beso)

    ResponderEliminar
  32. A ANDREA:
    No concibo la vida sin dudas, sin misterios,sin sorpresas...

    Que aproveche, Andrea y otro beso

    ResponderEliminar
  33. Tú no lo eres... ¿o no ejerces...? :)

    ResponderEliminar
  34. Posiblemente no ejerza....¿Y tú?

    ResponderEliminar
  35. Quizá por eso es tan venerada y casi tan utópica para la mayoría, "soportar" y disfrutar de una pasión es una tarea titánica, en estos tiempos que corren que estamos acostumbrándonos a lo leve, rápido y fácil cada día se hace tarea más lejana y ardua.
    Uffff cuanto tiempo sin venir a visitarte, no recordaba la frescura de leerte. Bs

    ResponderEliminar
  36. Danann:
    Qué sorpresa tan agradable reencontrarte por este espacio despuès de ...varios años
    Gracias y besos sin abreviaturas

    ResponderEliminar