sábado, junio 13, 2009

POBRECITOS: LA CONDICIÓN DE SER CAZADORES LES CONFUNDE Y LES ESPANTA

Para bastantes, y no lo entiendo, las vacaciones son un problema porque consideran que hay que llenar de contenido el tiempo vacío. Están acostumbrados a tener un horario programado y ahora que pueden “hacer de su capa un sayo” se sienten incapaces de tomar las tijeras y "cortar por lo sano". Dudan de si podrán resistir tantos días abandonados a su propia suerte. Abren la agenda por el mes de julio, el de agosto, ambos o el que sea, y se sienten desolados ante tanta página desértica de arenas blancas. Para ellos, la libertad de tomar decisiones tiene riesgos escondidos. Tan alienados, tan programados, tan sedentarios, tan adictos al trabajo... Y ahora que viene el momento de romper la baraja de la cotidianidad y de decir a grito pelado: “por fin haré lo que me pase por....” (sí, justo lo que estás pensando), se sienten desvalidos, asustados, solos, sin fuerzas para decidir por sí mismos. La rutina les ha ido envileciendo poco a poco. Ignoran la grandeza de poder volver a ser nómadas. O al menos, intentarlo. Tan acostumbrados a ser obreros, subordinados, sometidos, sin apenas capacidad de decisión propia que la posibilidad de recobrar, aunque sea temporalmente, la condición de cazadores, les confunde y les espanta. Pobres. Me dan mucha pena. Ni siquiera les levanta el ánimo la perspectiva de poder hacer lo que les venga en gana...Hasta ese grado de pobreza espiritual han llegado. Y me da coraje, la verdad. No sé hasta qué punto son responsables o víctimas de estar cerebral y físicamente tan castrados. Si al menos manifestaran que son felices trabajando... Pero tampoco es así. Me gustaría ayudarles, pero no se dejan... Algunos, insultando a la inteligencia, hasta manifiestan el deseo de que pasen pronto. Las vacaciones.

Afortunadamente, la crisis de impotencia ante la perspectiva de tiempo de ocio no me afecta...Y de las otras, mejor me callo.

25 comentarios:

  1. Hola soy Andrés de Argentina, buen blog, viva Messi. doynoticias.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Yo no tengo ese problemón ni de lejos...
    Bueno, lo de la agenda en blanco por dos meses.... ni lo comento eh?? Porque yo tengo 2 semanas de vacas en Julio (las que yo he elegido) y una en Agosto (porque lo decide la empresa), así que no tengo ni la mitad de esos que tu dices....
    Y aunque tuviera esas 8 semanas, no tendría problemas en saber cómo llenarlas....Haciendo nada. Eso es lo que haría. Nada que no me apeteciese, nada que no fuera urgente o casi vital... Nada.
    Cuando me voy de vacaciones no me llevo ni el reloj... Abro el ojo cuando oigo a los pájaros cantar, como cuando tengo hambre y duermo cuando tengo sueño... Y punto. Ahí terminan todas mis responsabilidades. Lástima que sólo pueda hacer esto 2 semanas al año...

    Me dan pena esos que describes Luis. Pena y rabia, porque no se merecen lo que tienen.

    Un beso y buen finde, Luis (K)

    ResponderEliminar
  3. Tengo la inmensa fortuna de no adorar tanto el trabajo. Sí que son dignos de lástima los que sin su trabajo no son nada. Que deben de ser nada ya que ellos mismos así dan a entender.
    Ignoran que todos los trabajadores, absolutamente todos, somos sustituibles, desde el más humilde peón hasta el arquitecto más costoso y renombrado.

    ResponderEliminar
  4. El tiempo es el único regalo. Tiempo para "perderlo" en actividades y pensamientos que nos hagan humanos, en el sentido estricto de la palabra.
    Recuperar el placer de la lentitud, de la meteorología, nada como un atardecer, un amanecer o una buena tormente. De la conversación inteligente. Pensar en como preparar una buena reunión con la gente que de verdad nos apetece estar. Leer hasta el amanecer, e ir a buscar croissants y pastas para cuando se levanten los demás, mientras duermo placidamente.
    Mojarme los pies con mis perros en una playa vacía. Perderme en el bosque de mi niñez y comer debajo de aquel roble y esperar la noche estrellada para contar las fugaces. Ni siquiera hace falta estar de vaciones oficialmente. Pero lo que no se hace normalmente, cuesta hacerlo porque esté estipulado. Una tristeza.
    Pero muchos pensarán que soy yo la que está equivocada.
    Un abrazo Luis Antonio.

    ResponderEliminar
  5. Uhhhhh…qué enojado estás hoy, Luis.
    A mí no sólo que no me afecta, sino que me gustaría tener una de esas crisis, tal vez significaría que me sobra tiempo de ocio…aunque nunca me alcanza.

    Ahhh…no escuchar el despertador, hacer fiaca, pensar A ver, ¿cuáles de las cosas que me gustan puedo hacer hoy? O poder decir Hoy tengo ganas de hacer nada. Tengo tanta necesidad de ellas que me resultan cortas las vacaciones…y dos o tres días antes de volver, ya siento esa inquietud de su final. Claro, que como dice CristalOOk, luego no queda más remedio que pasar los días poniendo lo mejor de uno, y buscar ese tiempo libre entre vacaciones para aprovecharlo como nos venga en ganas.

    Tampoco entiendo yo a esas personas que cumplido su ciclo laboral, temen dejarlo o se deprimen. A mi trabajo lo elegí (soy privilegiada) y siempre me ha gustado. Pero ahora las condiciones han cambiado tanto que ya no lo disfruto igual, y además nunca lo hice el centro alrededor del cual girara mi vida. Por eso, en cuanto el sistema me lo permita lo dejaré.
    Hoy no me quiero alterar con este tema, pues he pasado un día muy relajada, en una reposera, bajo el sol invernal pero brillante…con amigos, mate, libro y también ojos cerrados y mente casi en blanco…Ay, qué lindo, fin de semana largo.

    No sé lo que has callado, pero por la forma parece grave, y añadido al rojo, suena fuerte.

    Besitos litoraleños y ociosos, Luis.

    ResponderEliminar
  6. Yo creo que ese es un sentimiento que suele embargar al personal docente por lo menos en España y les comprendo, tener más de dos meses de vacaciones sería aterrador para cualquier otro currito de a pie, de esos que tenemos como máximo un mes y contemplamos como en este período se no escurre de las manos el tiempo de una forma tan prodigiosa.
    Habría que preguntarles a los prejubilados de todos los ERES posibles cuando con 50 años sus empresas les firman el finiquito por viejos y las vacaciones realmente si se les hacen eternas.

    ResponderEliminar
  7. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  8. Se supone que las vacaciones son para relajarse, pero a veces uno necesita volver a trabajar para descansar.
    Yo soy un tipo que al tener tantos hobbies, siempre tengo cosas para hacer y con eso me relajo. Si voy de viaje duro dos o tres días y me quiero ir.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Luis Antonio, veo que lo tuyo del fútbol es serio, serísimo, ¿qué es eso que has puesto allí arriba ahora? Que sepas que mi Internet va mal, ya he tarifado con los del ADSL, y por chillar creo que ahora va peor todavía (si ya me digo, sé amable, nena, que te va mejor... pero cuando me ha dicho "ahora se va a estar calladita y me va a escuchar" no he podido evitar interrumpirle y me ha cortado, y encima me ha quitado la incidencia). O sea que la página se abre mal y me desespero...
    Bueno, al tema. Lo de las vacaciones son pocas, la verdad, porque si piensas que en verano los profes nos reciclamos, que según la LOE la formación debe ser permanente y para toda la vida, pues haz cuentas, yo que me voy al extranjero, que me parece el chollo de los chollos, pues no me queda nada para playa y montaña. Hay que replantearse esto de las vacaciones, que yo veo que hay mucho funcionario por ahí que tiene más que yo, y además se va cuando le da la gana y no a piñón fijo como los docentes.
    Para mí el reto estaría en estar un año sin trabajar...eso sí sería un buen reto, porque no he estado un año sin tiza en la mano, y la verdad tengo ganas de probarlo...por ver qué pasa... y por viajar más, por eso también.
    Resumo, si a mí me quitan los dos meses de vacaciones, me retiro de la enseñanza.
    Siento si me he desviado al principio un poco del tema, pero tampoco he podido evitarlo hoy, si quieres regañarme te escucho.
    Besos.

    ResponderEliminar
  10. ¿VACACIONES? ¿ESO QUE ES LO QUE ES?
    LOS AUTONOMOS NO TENEMOS DE ESO.
    BESOS.

    ResponderEliminar
  11. Bueno, Luís Antonio, parece que anda un poco removido el patio. Se acercan las vacaciones, qué maravilla...si no fuera porque se me enfadan los que no son del gremio, te diría que se me pasan volando, que los dos meses no me llegan para poder hacer todo lo que me gusta. Pero sólo pensar en no oír el despertador por la mañana, y dejar que el tiempo se vaya deslizando en mis manos para poder hacer en cada momento lo que me plazca, con no más de dos o tres obligaciones por día, se me alegra el día. Sobre la marcha iré haciendo planes, aunque el mejor plan es sin duda el TIEMPO LIBRE. Qué no, que no me agobian las vacaciones, y como tú lo siento mucho por los que no saben qué hacer con ellas. A lo mejor es verdad que el mundo está dividido entre cigarras y hormigas. Yo desde luego soy cigarra. Un beso.

    ResponderEliminar
  12. A ALM1983:
    Viva Messi y saludos cordiales

    A NOVICIA DALILA:
    Que los docentes hablemos de las vacaciones es una osadía. Procuraré ser más discreto en el futuro...Sabía que tú tienes sobrados recursos para llenar de contenido el periodo vacacional. Besos

    A FERMÍN GÁMEZ:
    Que sean felices con su trabajo es una suerte, pero que no sepan serlo sin él, es grave.
    Saludos cordiales,

    A CRISTAL00K:
    No estás equivocada, sino todo lo contrario. Lo que no acabo de entender es esta frase tuya:
    “e ir a buscar croissants y pastas para cuando se levanten los demás, mientras duermo placidamente”
    Un abrazo, Cristal

    A MARACUYÁ:
    No estoy enojado, pero una persona conocida me ha hecho ese comentario que, en principio me ha dejado estupefacto, pero luego he reaccionado escribiendo esta entrada. Nada más...
    Existen personas ya jubiladas que no acaban de adaptarse a esa situación y hasta dicen angustiarse. Yo les recomiendo que inicien un “Blog”....
    Lo que he callado es un secreto a voces: la crisis laboral, la política, la injusticia social, el problema de la educación...Lo de siempre, más o menos.
    Besos guapos

    AL DR. KRAPP:
    ¿Por qué cuando se habla de los docentes, sólo se les envidan las vacaciones? Y de lo demás, ¿qué? El “pack” incluye más cosas, ¿no? Creo que no hace falta citarlas.
    Del drama de esas personas afectadas por esos ERES tengo pleno conocimiento. No lo dudes
    ¿Te gustaría ser docente? Con tantos doctorados, no creo que tengas problemas.
    Saludos, “refunfuñón”...

    A GAMAR:
    Deduzco, por lo que dices, que no tienes ese problema...
    Saludos cordiales

    A ANGIE:
    Lo que he puesto allá arriba es el escudo del Real Zaragoza Club de Fútbol, recién ascendido a 1ª
    Con la amabilidad y la capacidad de seducción que te atribuyo conseguirás mejores dividendos, Angie
    No todo el mundo se recicla, pero tienes razón. No obstante, reconozco que hablar de dos meses de vacaciones es provocar... Ha sido una torpeza por mi parte. Todo esto solivianta los ánimos.
    En la enseñanza pública os podéis permitir el lujo de hacer algún año sabático, ¿no?
    No tengo por qué regañarte por este tema. Ya lo he hecho por el que tú sabes...
    Besos, Angie

    A GROUCHO:
    No tendrás vacaciones pero tiempo inmemorial para renovar casi diariamente tus bitácoras sí que tienes, ¿no? Y deseo que lo sigas teniendo para gloria tuya y disfrute de tus incondicionales...
    Yo, como soy un anticuado, sólo te mando abrazos

    A CRISTAL:
    Yo también me siento cigarra. Ahora te diré una cosa entre paréntesis para que no se entere nadie (en realidad sumando a los dos meses de verano las vacaciones de Navidad y de Seamana Santa, son un total de 3 meses, ¿no? Si alguien entra en este paréntesis y manifiesta algo así como envidia tiñosa, le remitiré a una entrada que hice sobre dicho tema... Como ves, hoy estoy un poco provocador...)
    Muchos besos, Cristal

    ResponderEliminar
  13. Ay...qué envidia me dan los docentes españoles.
    Yo tengo el máximo para un docente aquí, 45 días, de los cuales por mi función sólo me puedo tomar 30. Del resto, con suerte, 6 ó 7 días durante el año...y lo demás desaparece en el agujero negro del Ministerio de Educación, ni paga, ni nada.
    Estaré a tiempo de conseguir un cargo allí? Sólo por el tiempo que me falta para irme a casita, eh, que eso no lo pienso rechazar.

    El problema lo tenemos, Luis Antonio, los que hemos iniciado un blog sin aún habernos jubilado.

    besos lindos.

    ResponderEliminar
  14. Ahhh, Luis, Viva Messi has dicho a mi compatriota?

    mmmmmmmmmmmm, dímelo a mí. Viva Messi, Viva Maradona, Viva tévez y Viva Agüero...Grita conmigo, a ver si escuchan. Grrrrrrrrr

    Más besos lindos

    ResponderEliminar
  15. A MARACUYÁ:
    Tú no tienes problemas para llenar de contenido el tiempo. Hasta serías capaz de hacerlo aunque los días tuviesen 36 h. ¿Verdad? Para venir a ejercer la docencia en Cataluña tendrás que aplicarte con el catalán...porque currículum te sobra.

    Vivan todos los que has dicho, pero no sé si Maradona va a funcionar como seleccionador nacional. Ojalá me equivoque

    Besos

    ResponderEliminar
  16. Me ha hecho mucha gracia que compare el tiempo libre, vacacional, o de ocio, con la condición de ser cazadores.

    El tiempo es nuestro enemigo, porque es quien decide todo: acorta o alarga momentos siempre al margen de nuestra necesidad o voluntad, por eso tenemos ese afán de llenarlo de contenido, un poco (o más bien mucho) por miedo a perderlo, y por otro lado para intentar tener un papel activo sobre él, en lugar del pasivo como sucede la mayoría de veces.

    Si todo está programado, en el engranaje de la rutina de subsistencia, el miedo al tiempo desaparece, no pueden acusarse de perderlo, están haciendo “lo que toca”, su obligación. Eso alivia muchísimo.

    Cuando les conceden esas cotas “limitadas” de libertad, sienten terror al desperdicio, y ahí no pueden acusar a nadie, ni al trabajo, ni a la rutina, ni tener que mantener una familia... entonces son ellos culpables de no lograr enriquecer ni enriquecerse, de no lograr divertir ni divertirse...

    La libertad y el ocio no tienen nada que ver con hacer cosas (ya lo dije en otra ocasión) sino que esas cosas “llenen”. Y para algunas personas no siempre es tan fácil encontrar esa plenitud, ni en las cosas, ni en los lugares, ni en las actividades, ni en las personas...

    Existe el peligro de trasladar la rutina laboral a la rutina vacacional. De hecho, si tenemos que hacer caso a las estadísticas, en el período vacacional es cuando aumentan los fracasos de convivencia familiar. Y a la vuelta se deciden muchas rupturas.

    Es un tema complejo. De condición y conducta. De desconocimiento propio y ajeno.

    ResponderEliminar
  17. A VALERIA:
    Para mí, "cazador" es el que sale a la ventura con la intención de pasarlo bien en busca de alguna presa, pero sin la rigidez de una programación y con la incógnita de lo que pasará

    Estoy convencido que lo de trasladar "la rutina laboral a la vacacional" es la causa de que algunos miren las vacaciones con cierta resignación.

    Muchas gracias, Valeria, y un cordial saludo

    ResponderEliminar
  18. ¿Puedo decirle algo a Mara? Gracias.
    Mara, de docente vente mejor para Madrid, que no tienes que hacer prueba de Catalán y tenemos año sabático.

    ResponderEliminar
  19. Luis, por cierto, ¿dices que me has regañado? ¿Me lo puedes regañar otra vez, por favor, que no me acuerdo?

    ResponderEliminar
  20. A ANGIE:

    Mientras no tengas casa propia, ya sabes que ésta es la tuya. Espero que Maracuyá se entere de la oferta que le haces, pero me consta que a ella le encanta el catalán - no como a otras...- y la playa...En cualquier caso, es cosa suya.

    Creo que no te he regañado nunca aunque ganas no me han faltado...en contadas ocasiones. Por ejemplo, ¿qué pasa con el peaje?

    ResponderEliminar
  21. Gracias Luis, pero creo que lo interesante sería aprender a vaciarlo un poco, no?

    Angie. Gracias. Va una casi respuesta en el comentario que dejé en la última entrada.
    Es cierto lo del año sabático?
    Bueno, ya que parece que a vos siempre te reclaman peaje, podemos conversar en mi casa, está abierta.

    Besos a ambos.

    ResponderEliminar
  22. Gracias Mara. Me acercaré a verte y a tomar un poco de mate cuando menos te lo esperes. Lo del año sabático es verdad, pero es complicado. ¿En Argentina también?
    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. No, en Argentina no, Angie. Puedes tomarte hasta seis meses, en forma alternada con cinco años de trabajo contnuo. Por supuesto, sin sueldo y sin cómputo de antigüedad.

    Me gustaría saber a qué te refieres con complicado, ¿podría ser?.

    Un beso

    ResponderEliminar
  24. Mara, lo del año sabático aquí se conoce como Licencias por Estudios. Hay un baremo que incluye valoración del proyecto o los estudios a realizar, méritos docentes, méritos académicos y valoración de la inspección. ësta última es altamente subjetiva, pasa por la información del director y el jefe del departamento, además de asistir a alguna de tus clases. Si la valoración de la inspección no es demasiado buena no hay nada que hacer a no ser que puedas compensarlo con bastantes otros méritos. Tambien se requiere una antigüedad determinada. Si has sido de la dirección o te llevas bastante bien con ella es mucho más fácil conseguirla o eso es lo que he visto hasta ahora. Es totalmente remunerada y puede ser cuatrimestral o anual.
    Este año, además, han convocado otras: te descuentan el 20% del sueldo durante 4 años y disfrutas de Licencia el 5ª, en este caso sólo te financian el 20% porque el resto ya se lo has pagado por adelantado. Estas no son de estudios y sé que las tienen en otras comunidades autónomas.
    Creo que a Luis le vamos a tener que pagar un buen peaje, pero ahora debe de estar dormido.
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  25. Gracias Angie. Veo que es complicado, igual más ventajoso que aquí. Las licencias por estudio con sueldo extienden hasta 7 días por examen, no pudiendo acumular más de 21 anuales. Luego puedes solicitar hasta dos años, por cursados en el país o en el exterior, pero es sin goce de sueldo y sin cómputo de antigüedad. Por supuesto, con estas características, no hay condiciones, sólo el certificado de estudios.
    En mi provincia, ya hace muchos años que el director no califica a los docentes...y me parece muy bien. Solamente hacemos un seguimiento que queda registrado en un legajo. Por mi parte, casi lo hago únicamente para estímulo, y lo demás lo dejo asentado como "observación oral". Tienen que ser muy graves las cuestiones para que las deje por escrito. Afortunadamente tuve que hacerlo una sola vez. Con un buen diálogo y fundamento, las sugerencias se aceptan. No me siento capacitada para calificar a nadie, y recuerdo la competencia y los conflictos que se generaban en aquella época.
    Me gusta eso del "ahorro previo". Si estuviera aquí, me adheriría.
    La situación no es fácil, no tenemos cargos administrativos y toda la organización de la escuela pasa por los directores. Tampoco tenemos reemplazo hasta después de los treinta días de licencia. Así que imagínate. Hoy me voy a trabajar sin dormir, cuando tengo aún una deuda de 15 días de mis vacaciones anuales y podría usufructuarlas.

    Muchas gracias por la respuesta.

    Un beso a vos y otro al dueño del espacio.

    ResponderEliminar