domingo, febrero 08, 2009

"QUISIERA FUNDIR EN MI PERSONA..."


Quisiera fundir en mi persona
todas las bondades
materiales,
estéticas,
intelectuales
y morales
del mundo

Para poder sucumbir
a tus encantos
con el mayor y
más sonoro de los

!!! ESTRUENDOS
¡¡¡

27 comentarios:

  1. ¡Que bonita gragea !!!

    Que sensible y bella, para quien se la hayas dedicado.Dichosa sea.

    Besitos mi querido Luis Antonio

    ResponderEliminar
  2. Bueno y bueno, la verdad es que si consigues fundir eso que deseas no sé quién sucumbirá a quién.
    Bonito, bonito.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Cómo me gustaría que me dijeran esas cosas. No digo que mi marido no lo pueda sentir,lo contrario, pero el no encuentra las palabras para expresarlo. Para eso están los poetas como tú, para sentirte identificado. Carmen.

    ResponderEliminar
  4. En esta ocasión has sido tú el que ha sabido resumir en pocas palabras un deseo vital fuerte y apasionado. Bella entrada Luís Antonio. Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Muy buenas, Luis Antonio. Llevo algun tiempo leyendo en su blog aunque hasta ahora no haya dejado comentario alguno. Es cosa que me suele suceder: me gusta leer y disfruto de lo que leo. Me recreo en ello y muy rara vez hago comentario alguno por no perturbar ese momento. Sólo de vez en cuando hago alguna pequeña intromisión con el único propósito de que sepan que sigo ahí leyéndoles cada día.


    Su entrada, realmente extraordinaria.

    ResponderEliminar
  6. La verdad, cualquiera sucumbe al leer estos versos...
    Cariños, querido amigo

    ResponderEliminar
  7. ¿Una estridente fondue turolense? Hummmmm..muy sugerente.
    Felicidades, maestro.

    ResponderEliminar
  8. vaya...qué mujer no quisiera escuchar eso y dichosa sucumbir en ese estruendo. Fundirse en esa entrega que has expresado maravillosamente y saborear todas las bondades del mundo y del cielo.

    Para leer mil veces esta gragea Luis.

    Besos

    ResponderEliminar
  9. ¡Qué fuego más apasionado! Saluda a tu yo grageático; espero que no se queme.

    ResponderEliminar
  10. Enamorados andamos...
    Besotes

    ResponderEliminar
  11. ¡Uauh! A quien vaya dedicado puede sentirse bien satisfecha.

    Saludos!

    ResponderEliminar
  12. ¡¡¡Gragea nuclear!!! Por fin un uso amatorio del poder del átomo.

    ResponderEliminar
  13. A Lisebe, Rosa, Carmen, Cristal, Marysol, Mara y Cuyá, Angie, Cristal00k e Inga Luv:

    Vuestros respectivos comentarios son tan similares que me permito la licencia de
    contestaros en bloque para no repetirme incesantemente.

    Ya lo sabéis de sobras, pero quiero recordaros que hasta el siglo XIX, con la aparición del Romanticismo, el autor no proyectaba su intimidad personal en sus obras. El estilo artístico personal no debe confundirse con la proyección del propio “yo”. Por lo tanto, pensar que Quevedo proyecta su propio yo en ese soneto maravilloso titulado "Amor constante más allá de la muerte" es gratuito. Sin embargo el Romanticismo sí pondrá de moda el egocentrismo: el Yo es la única realidad existente, pues "no hay más objetos que aquellos de los cuales tienes conciencia. Tú mismo eres tu propio objeto". Por tanto sólo el Yo es real, es el absoluto, y la poesía permite hacer sensible y comunicativa esta experiencia en tanto que es representación del alma y representación del mundo interior en su totalidad.

    Pero el Romanticismo tuvo una vida efímera, luego vinieron otros movimientos que lo pusieron en cuarentena y ahora estamos en eso que viene a llamarse la Postmodernidad, difícil de definir, pero sin duda es una nueva forma de ver la estética, un nuevo orden de interpretar valores, una nueva forma de relacionarse, intermediadas muchas veces por los factores postindustriales; todas éstas y muchas otras son características de este modo de pensar.
    ¿A dónde quiero ir a parar con todo este rollo? Pues a deciros que el autor no siempre se proyecta en lo que expresa y que el lector está –vosotras lo estáis- en su derecho de recrear el texto como le venga en gana siempre y cuando distinga la realidad prosaica de la ficción literaria....

    Besitos a todas y gracias por hacer una interpretación tan gratificante, de verdad.

    ResponderEliminar
  14. A "Corsario sin patente": Gracias por tu comentario y cuenta con la devolución de la visita. Saludos

    ResponderEliminar
  15. Al Dr. Krapp: Gracias, pero prefiero el jamón de Teruel D.O. y el queso de Tronchón (que ya citó Cervantes en El Quijote)

    ResponderEliminar
  16. Al Dr. Krapp: Gracias, pero prefiero el jamón de Teruel D.O. y el queso de Tronchón (que ya citó Cervantes en El Quijote)

    ResponderEliminar
  17. A Fermín Gámez: Como bien dices, no hay que temer nada a este uso de la energía nuclear o hipérbole desmesurada...

    ResponderEliminar
  18. Luis
    Gracias por tan interesante explicación. Pero en mi derecho de recrear el texto no he pensado si era realidad o ficción. Simplemente he sentido lo maravilloso que sería poder expresar al ser amado la entrega total y el deseo con esas palabras, y también ser el objeto de las mismas.
    Vuelvo a felicitarte.

    Mil besos

    ResponderEliminar
  19. Poder de síntesis.
    Puntería en las palabras.
    Tacto.
    ¿Para que mas Luis?
    Felicitaciones y saludos desde el otro lado

    ResponderEliminar
  20. Mara y Cuyá: No sólo tienes el derecho sino la obligación de ejercerlo porque enriqueces la propuesta...

    Otros mil besos

    ResponderEliminar
  21. Gamar: Muchas gracias y enhorabuena por esa remoledación de tu bitácora (lo de "blog" no acaba de gustarme...)

    Saludos afectuosos

    ResponderEliminar
  22. Anónimo11:19 p. m.

    Por muchas explicaciones que quieras darnos....
    Estoy en la línea de todas las señoras, que han hecho su comentario.Sea el "yo" real o el ficticio, es lo que a toda mujer, le gustaría ser, la destinataria de tu precioso poema.
    Felicidades y un abrazo, Luis.
    Etel.

    ResponderEliminar
  23. Etel:

    Me habéis convencido y como prueba de gratitud, os lo dedico a todas, sin exclusión. Os lo merecéis

    ResponderEliminar
  24. Pues yo, según el momento, me puedo decantar por algo hasta escandaloso o por el absoluto silencio....
    Es muy bonito, Luís. Gracias por compartirlo.

    ResponderEliminar
  25. Novicia: Gracias a ti por tu siempre grato comentario.

    ResponderEliminar
  26. Novicia: Gracias a ti por tu siempre grato comentario.

    ResponderEliminar
  27. Novicia: Gracias a ti por tu siempre grato comentario.

    ResponderEliminar