miércoles, febrero 11, 2009

ANHELOS: ! TODOS ¡


Un amigo virtual, al que tengo en gran estima y alta consideración, comenta la entrada de otra amiga común con estas palabras:

“Voy a ser el de siempre, no creo que la busca de los anhelos absolutos nos proporcione la felicidad y sí una continua frustración. La solución no es vivir sin anhelos, cosa tonta por otro lado, sino en relativizarlos, humanizarlos, hacerlos más cercanos, más pequeños.
.
Quizás no podamos aspirar a una media naranja, pero sí a una mandarina entera”.

Yo creo que no hay que renunciar a todos los anhelos, esperanzas e ilusiones del mundo. La experiencia de vivir con ellos es única e irrepetible y no hay que abdicar de ella aunque la realidad acabe imponiendo su ley, la de las "rebajas"...Por eso tengo la convicción de que para conseguir algo, hay que aspirar a mucho más o puedes quedarte hasta sin..."mandarina"

Porque creo en la bodad de los sueños, dedico este haikú, el 2º que saco a la luz pública, a este buen amigo
:

Las esperanzas:
por no dejarlas solas,
las hago mías

(Utilizo la palabra “esperanzas” en lugar de “anhelos” para cumplir con la métrica reglamentaria)

36 comentarios:

  1. El haikú bueno, los anhelos y esperanzas lícitos.

    ResponderEliminar
  2. P. Vázquez "Orientador": Lícitos y hasta necesarios, ¿no?
    Saludos

    ResponderEliminar
  3. 5-7-5 Coarta a la hora de componer la idea... pero queda expresada... y bien expresada...
    Mandarina, naranja, melón... cada uno a por su propio sueño... pero que no lo dibujen los demás...

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Borraeso: Tienes razón, los sueños los tenemos que diseñar nosotros mismos, suponiendo que se dejen o que se tengan...

    ResponderEliminar
  5. Aspiro al aroma de todos los azhares y los frutos que darán.

    Precioso Haikú Luis

    Mil besos.

    ResponderEliminar
  6. Me encanta este Haiku. Esperanza, anhelo, ¿qué es la vida si no los tenemos en el horizonte, incluso en el caso de que ese horizonte nos quede lejano? De ilusión también se vive, y si ha salido un sol radiante como hoy, mejor que mejor.
    Un beso, Luis haikuquero.

    ResponderEliminar
  7. bueno, dicen que lo ultimo que se pierde en esta vida es la esperanza. Por otra parte, creo que sentarse a esperar tampoco es bueno, y que hay que ser un poco ambicioso y salir en su busca.

    ResponderEliminar
  8. Querido Luis Antonio, agradecerte que un comentario mio haya servido para una reflexión e incluso para un haiku de lso tuyos.
    ¿Quién te iba a decir que ibas a tener una musa con bata y ojos parpadeantes?
    Pero lamentablemente debo hacerte una objeción.
    Yo hablaba de los anhelos absolutos y totalizadores y no cuestionaba por supuesto la validez y necedidad de los anhelos. Hablaba de los anhelos a vida o muerte. Los anhelos que justifican y ningunean a los pequeños deseos del día día. Los anhelos radicales que subordinan los anhelos menores a su propia dinámica totalitaria. Los anhelos que justifican una vida, que sacrifican la propia vida a su férreos intereses.
    En mi comentario intentaba dejar claro que esta clase de anhelos en su grandeza generan grandes frustraciones y como tal prefiero los otros que en su humildad. me dan mejores respuestas a las preguntas del día al día.
    Quizás los de mi generación estamos embriagados de discursos ampulosos y soberbios y como el Cándido del gran Voltaire -ese gran sabio escéptico- después de dar vueltas por las alturas prefiramos algo más sencillo, más humilde y quizás más cordial. Quziás prefiramos como el mismo Cándido, cultivar nuestro pequeño jardín y dejar las grandes vanidades del mundo para aquellos que necesitan espacios abisales para ser felices.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Llevo muchísimo retraso en tu casa, Luís. Tienes que perdonarme por esto.... entre la mudanza, los nervios y que ahora tengo muchísimo trabajo, no puedo pasarme a visitaros todo lo a menudo que me gustaría... Espero que lleguen tiempo mejores.
    Respecto a tu post, que me suena un montón el tema jajjajajaj, pues sigo pensando lo mismo. Después del comentario de mi querido Krapp, creo que la clave está en la palabra "absoluto"... En eso estoy de acuerdo en él. Lo grande, lo absoluto, normalmente inaccesible, nos conduce normalmente a las grandes frustraciones... Pero en lo cotidiano, en lo accesible... yo me inclino siempre por los anhelos y las ilusiones. Yo no podría vivir sin eso.

    Un beso a tí y a todos

    ResponderEliminar
  10. Paloma soñadora:
    Me ha costado identificarte con este nombre que tú misma sugeriste, hasta que he caído en la cuenta...
    Otros mil besos, Mara y Cuyá

    ResponderEliminar
  11. Angie:
    Me gusta que seas sensible con el sol exterior. Eso dice mucho y bueno de tu alma. Y lo del beso “haikuquero” me ha colmado de felicidad aunque no tengo muy claro en qué consiste. Espero detalles...Angie

    ResponderEliminar
  12. Candela: Estoy de acuerdo con lo de poner los medios para que llegue eso que tanto espereamos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Estimado Dr. Krapp:
    Como hace mucho tiempo que ya renuncié a esos anhelos absolutos y trascendentes, pensaba que los vuelos eran más bajos... Y luego está la metáfora de la “mandarina” que también me llevó a una interpretación errónea. No pasa nada y todo está aclarado. La cuestión es que sigues teniendo ilusiones, más humildes pero más factibles de colmar, ¿no?
    La verdad es que ayer no tenía muy claro de qué escribir y tu comentario me vino de perlas. Y el tema...se las trae.
    Saludos cordiales y gracias por aclarar las cosas. Me quedo más tranquilo pues compruebo que estamos más o menos en la misma órbita anhelante.

    ResponderEliminar
  14. Estimada Novicia: Entre tu comentario y el de nuestro amigo Dr. Krapp ya está todo más que aclarado. Nos limitaremos a anhelos de vuelo más rasante, pero más accesibles. Pero de estos que no nos falten, ¿eh?
    Un abrazo y no te agobies con llegar a todos. Bastante tienes con el nuevo y renovado Convento.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  15. Las mandarinas son a menudo más dulces y sabrosas que las naranjas. Su piel es tersa y su aroma saludable, a la vez que provocativo. Hacerse con una de ellas no es poca cosa siempre que se sepa disfrutar, pues satisfacciones depara. Lo mismo sucede con los anhelos, con los deseos, con las ilusiones.... con las esperanzas. No se puede prescindir de ellas, porque, sin esperanzas, ¿qué nos quedaría?. Nos mantienen alerta, nos avisan de que no podemos desfallecer, de que debemos esforzarnos para no perderlas... nos hacen jóvenes y entusiastas, a la par que nos permiten vencer al tiempo. Bellísimo kaiku, al que me adhiero plenamente.

    ResponderEliminar
  16. Todo un placer para la vista leerte. Todo un placer perder (aunque se acaban ganando) un par de minutos en tu blog, y más si acabas saliendo con una sonrisa de oreja a oreja. Si no hay media naranja, una mandarina como bien se ha dicho. Y si tampoco la hay, se va uno al mercado y se compra una para comer, que son baratas y muy ricas. A falta de pan, buenas son tortas. Hay que sacarle la punta al lápiz para todo, sobre todo si se saca con el sacapuntas adecuado.

    Un abrazo, amigo :-)

    ResponderEliminar
  17. ¿Qué sería de nosotros si no tuvieramos anhelos, o esperanzas, o sueños, o como queramos llamarlos?
    Creo que la vida entonces sería muy aburrida y no merecería la pena ni levantarse por la mañana. La cuestión es tener anhelos y deseos de andar por casa, y otros más elevados, o a conseguir a largo plazo, para estar entretenidos y tener razones para que nuestra vida sea más plena y nos encontremos mejor con nosotros mismos, que es de lo que se trata.
    ¿O no? Besos, Luís Antonio.

    ResponderEliminar
  18. Son los motores, ¿no?, los anhelos, las esperanzas, las ilusiones, digo.
    El deseo en definitiva, es lo que nos empuja a seguir, son esa línea utópica, en ocasiones, que nos hace caminar hacia lugares que, puede que consigamos alcanzar o no, pero nos dan vida, y eso es lo que importa. Estar viv@s es movimiento, dinamismo, cambio.....tiempo de estar quietecita ya tendré.
    Besos.

    ResponderEliminar
  19. Vaya y a mí que Novicia me invitaba a viajar a Valencia donde estaban todas las medias naranjas, y que cuando encontrase alguna le dijera donde para que viniera ella!

    Ahora sí que ya no sé que pensar !!
    si en los grandes anhelos y esperanzas o en las humildes y alcanzables mandarinas.

    Claro que yo creo que no hay tanto abismo de un concepto al otro, el hecho de esperar o tener esperanza abarca la posibilidad de encontar una naranja entera, media, o una mandarina, todo lo dispuesto que este uno a esperar o no???

    El creerse vencido es lo que hace inalcanzable cualquier sueño por pequeño o grande que sea.

    Al menos es eso lo que yo opino.

    Besitos mi querido Luis

    ResponderEliminar
  20. Segundo haikú que publicas y segundo haikú que aplaudo.
    Y lo de segundo en ambos casos sin que tenga más que ver con el orden o la prelación que la mera temporalidad.

    Me gusta mucho.

    ResponderEliminar
  21. Pues yo creo que un beso haikuquero tiene que rimar con algo pero todavía no sé con qué.

    ResponderEliminar
  22. No era la idea esconderme amigo. Solamente vestirme para la ocasión y agasajar tus bellos escritos.

    Si ves a paloma dile que es azahares

    ResponderEliminar
  23. Fernando:
    Es un honor que honres está bitácora con tu “sabiduría cítrica” y tu visión vitalista y esperanzada de la vida. Gracias y un cordial abrazo.

    ResponderEliminar
  24. Caronte:
    Gracias por tus palabras y enhorabuena por esa vitalidad que estás volcando en tu bitácora. Que te dure la ilusión.
    Otro abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  25. Rosa:
    Me encanta tu vitalidad y espero que el tiempo para estar quietecita tarde mucho en llamar a tu puerta.
    Muchos besos

    ResponderEliminar
  26. Lisebe:
    La verdad es que tanto la naranja como la mandarina son metáforas de cualquier anhelo sea confesable o no. Espero que la búsqueda de esa “media naranja” se traduzca en un hallazgo que esté a tu altura. Te lo mereces.
    Besos, siempre estimada Lisebe

    ResponderEliminar
  27. Fermín:
    La verdad es que a la papelera han ido a parar unos cuantos...hasta que ha salido algo presentable. Tus palabras me animan mucho. De verdad

    ResponderEliminar
  28. Angie: No te preocupes por la rima y describe el beso de esa guisa... ¿Vale?

    ResponderEliminar
  29. Mara y Cuyá:
    Es un detallazo por tu parte que agradezco en el alma. Cuando vea una paloma te recordaré. Y en Barcelona las hay en cantidades ingentes.
    Besos

    ResponderEliminar
  30. Cristal: Me encanta que tengamos tantas cosas en común y que te manifiestas tan esperanzada y vital. Un fuerte abrazo y que algunos de nuestros anhelos se dejen atrapar, ¿no?

    Besos, mil

    ResponderEliminar
  31. ¡¡¡Definitivamente voy a poner una frutería¡¡¡ :P

    ResponderEliminar
  32. Novicia; Cuenta con un cliente asiduo...

    ResponderEliminar
  33. Lo importante es considerarse naranja entera y no media, ¡ni que estuviésemos amputados! Somos personas, enteras, únicas, unas; y si aparece otra naranja o mandarina, bienvenida sea.

    ResponderEliminar
  34. A Fauve: Gracias por tu presencia y aplauso

    ResponderEliminar
  35. Mis esperanzas
    para no estar conmigo
    se suicidaron.

    Besos

    ResponderEliminar