lunes, febrero 23, 2009

EL CALENDARIO ESCOLAR A DEBATE


Recibo este correo de un buen amigo y quiero someterlo a vuestra consideración. Tengo bastante clara la opinión que me merece, pero la pospongo para no condicionar a nadie...

“Compañeros o reaccionamos un poco o nos vemos con un solo mes de vacaciones dentro de nada, os mando la dirección para que votéis que no os parece bien que adelanten el comienzo del curso escolar.

http://www.elpais.com/encuestas/encuesta.html?id=11923

Por cierto, pasadlo por ahí a la gente que sepáis que va a votar que no les parece bien.

Y es por una simple razón, a los de "El País" y a otros medios ahora les da por distraer a la gente de los problemas verdaderos (léase paro) con el rollo de que los profesores tenemos muchas vacaciones (aunque dicen que son los alumnos).

Creo que nos ha tocado la china, es una simple maniobra de distracción de la opinión pública, un falso debate.

Creo que debemos reaccionar ya”.

27 comentarios:

  1. Es por no soportar tantos días seguidos a sus criaturas.

    ResponderEliminar
  2. Tema peliagudo, como todos aquellos en los que se enfrentan los intereses de la escuela con los de la familia y las empresas.
    Yo siempre he creído que los intereses educativos de los niños y niñas son los que han de primar por encima de cualquier otro.
    Pienso que el tiempo de desconexión de la escuela, es imprescindible tanto para profes como para alumn@s.
    también creo que hay mucha hipocresía en el argumento de “es un parón muy largo” y aquí cabría preguntarse, ¿para quién?, si es para nosotr@s como padres y madres o es para los niños y niñas que disfrutan del verano y del tiempo libre. De hecho la alternativa de adelantar una semana a cambio de añadir otra parada en febrero, es aceptada, por determinados sectores, a cambio de que se pongan más actividades extraescolares donde seguir manteniendo al niño o niña sometido al mismo ritmo hiperactivo que esta sociedad nos marca los adultos.
    Yo creo que en vez de abrir debate, una vez más sobre cuestiones como esta, que como bien dice el mail que te han enviado sólo sirve para distraer, habría que reflexionar sobre el tipo de vida que llevamos y sobre las interminables jornadas a las que sometemos a nuestros hijos e hijas. ¿Por qué no nos planteamos como padres y madres qué estamos haciendo con nuestros niños-as? Y ¿por qué no se le exige al gobierno que adopte más medidas para que las empresas ayuden en ese manido, y parece ser que ajeno a ellas, argumento de la conciliación de la vida familiar y laboral?, Ahhhhh, claro que eso supone menos ingresos a las empresas, y ahhhh claro como es la economía la que manda, ¡¡que tonta!!.
    Uf, menudo rollo tengo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  3. Un tema complicado, querido Luís. Yo siempre os he envidiado, la verdad. Esas vacaciones de verano que no se las salta un gitano... pero a medida que mis hijos se van haciendo mayores y voy viendo lo difícil que es manejarlos, me pongo en la piel de sus profesores y pensar en aguantar durante 4/5 horas a como mínimo 25 como ellos, la verdad es que me asusta.
    Pero claro, hay profesores y profesores, igual que hay médicos y médicos o abogados y abogados... O en cualquier profesión, aunque en este tipo de trabajos creo que la vocación es imprescindible... Y hay profesores que se implican muchísimo con los alumnos y se desgastan en consecuencia por lo que me parece normal el tiempo de "recuperación" y hay otros que pasan olímpicamente y que no necesitarían tanto descanso...
    Pero como esto debe ser objetivo y se habla en general, me parece que no es tan excesivo, siempre que se racionalice y no se pongan días no lectivos a lo loco, porque los padres también tenemos que adaptarnos a esas cosas, y también contamos, digo yo...
    Pero en lo que más de acuerdo estoy contigo es en que ya no saben qué temas sacar a la arena para distraer nuestra atención de lo que realmente es la lacra del país, que es la tasa de desempleo galopante que no para de aumentar. Eso sí es un problema y no que los maestros tengan más o menos vacaciones.

    Un beso, Luís

    ResponderEliminar
  4. Para empezar, vaya profesor que no sabe que después del "compañeros" debe ir una coma o dos puntos.

    Para continuar, no sé por qué los profesores no van a tener un mes de vacaciones como todo el mundo; ¿cuántas horas a la semana trabajan? Sí, incluyendo tutorías y correciones de exámenes y tal.

    Además, están las vacaciones de Semana Santa, Navidad y no sé cuántas semanas blancas de esas más, que el resto de los trabajadores en activo no disfrutan (ni siendo licenciados, no).

    Y por último, sé muy bien que es una profesión denostada y además estresante, pero... ¡cuántas hay así! Creo que es por eso por lo que hay que luchar, y no por tener más vacaciones.

    Lo siento, Luis, pero yo, que por cierto, una temporada de mi vida fui profesora y conozco algo el tema, no estoy de acuerdo y lo digo claramente, espero que no te moleste que exprese mi opinión; si tal, lo borras, ya sabes; yo no voy a borrarla, obviamente.

    ResponderEliminar
  5. Orientador, a lo mejor los que no aguantan a las criaturas son los profesores...

    ResponderEliminar
  6. En parte estoy de acuerdo con Fauve, pero de verdad, yo pienso que el problema en la educación y la causa del tremendo fracaso escolar no es las vacaciones más o menos largas de los profesores y de los críos... No hace mucho escribí un post sobre ese tema, no recuerdo como lo titulé, y hubo cantidad de opiniones diversas e interesantes. Lástima que se quedaran todos los comentarios en el otro blog....

    Nada, que me voy ya.
    Un beso y feliz tarde a todo el que se asome

    ResponderEliminar
  7. Aqui en Irlanda funciona de un modo similar al quei quieren implantar ahi, pero con distinciones: terminan a finales de junio y comienzan el 1 de septiembre, pero luego durante el curso tienen varias "semanas blancas" para compensar ese mes del verano. Pero como ni tengo hijos ni vivo ahi en España, me seria dificil dar mi opinion. desde mis tiempos de estudiante, era una dulzura tener 3 meses de asueto, pero claro, mi madre no trabajaba...

    ResponderEliminar
  8. Por qué la sociedad se ensaña siempre con los profesores. Hablo de cómo es aquí. Que cuántas horas trabajan? qué cuántas vacaciones? Qué cuánto ganan? Todos piensan que porque los niños no están en la escuela los profesores no trabajan. En Argentina las clases de recuperación terminan antes de la Navidad y los docentes quedan en las escuelas hasta el último día hábil de dciembre. Cada uno tiene los días que le corresponden por su antigüedad (de 25 a 45). Por lo tanto a fines de enero hay profesores en las escuelas y a mediados de febrero ya están otra vez las clases de recuperación y se comienza a planificar el trabajo para el comienzo del Año Lectivo el 1º de marzo. Son tan extensas las vacaciones? Lo que sucede es que las escuelas se han transformado en guarderías, a nadie le importa cuánto aprenden los niños cuando están en la escuela, sino cuánto tiempo pasan fuera de ella. Calidad y cantidad no son directamente proporcionales.
    Nadie contempla las condiciones de trabajo, ni las condiciones edilicias...quisiera yo que alguna de esas personas pasara un día en una escuela con 40º de temperatura. Y ya no hablo del trabajador sino de los niños, que sufren descompensaciones, y con qué ganas van a aprender algo agobiados por el calor. No quiero hablar de los salarios de los profesores porque ya sería salirme del contexto, pero aquí hay que tener doble o triple jornada para poder subsistir.
    Por qué siempre hay que nivelar para abajo? Por qué no se lucha para que todos los trabajadores tengan condiciones, vacaciones y salarios dignos, en vez de considerar a los profesores como unos privilegiados? Acá las enfermedades profesionales entre los docentes son una epidemia y no son consideradas. El estrés, las fobias, la fatiga, afectan a más del 50% de los docentes que son la caja de resonancia del deterioro social. Es ése profesor el que queremos para nuestros hijos?...ay no sigo, no sigo porque ya me pongo pesada.

    Y tú qué opinas? Besitos Luis

    ResponderEliminar
  9. Como estoy completamente de acuerdo con Rosa y Mara Cuya, no voy a repetir sus argumentos. Como docente no estoy nada de acuerdo con reducir las vacaciones. Por otro lado eso no impide que los colegios puedan estar abiertos todos los días del año para atender las necesidades de los padres que no pueden hacerse cargo de sus hijos. Sólo los que afrontamos día a día este trabajo, podemos comprender la válvula de escape que suponen las vacaciones del verano. En el caso de que se reduzcan estos periodos, la lista de desertores de las aulas irá aumentando sin lugar a dudas, y si no, al tiempo...Besos Luís Antonio.

    ResponderEliminar
  10. Yo disfrutaba de mis largas vacaciones cuando iba al colegio, al instituto, a la facultad... por tanto hablo como alumna... sería una pena quitarles este tiempo a los niños, adolescentes, jóvenes...
    Pero esta sociedad ha creado un problema muy, muy serio, los papás que pueden trabajan y las mamás también, muchos de los abuelos están lejos o de vacaciones con el Inserso y se plantea el problema de dónde se guardan los niños o cuánto cuesta guardarlos... y ahí surgen las actividades extraescolares que a veces se regala y muchas veces se impone a los niños... ¡qué no sabréis vosotros de todo esto si echáis un vistazo por doquier!...
    Los profes instalados, unos privilegiados, con sus vacaciones y días festivos...
    pero les dejo a los profes sus vacaciones, sólo les pido a cambio que hagan bien su función de educar/enseñar que aunque no debiera ser así muchas veces deben suplir a un entorno familiar en condiciones... lo malo es que también en los centros escolares encontramos de todo, supongo de ahí algunos problemas añadidos...

    Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  11. A P. Vázquez “ORIENTADOR”:
    El sentido del humor siempre será bienvenido.

    A Rosa:
    Estoy totalmente de acuerdo con esta frase tuya: “Yo siempre he creído que los intereses educativos de los niños y niñas son los que han de primar por encima de cualquier otro”
    Tu comentario, que no tiene nada de “rollo”, es muy sensato y lo comparto.
    Besos, Rosa

    A Novicia Dalila:
    Por supuesto que los padres también contáis, pero los alumnos más que nadie. Por lo demás, estoy totalmente de acuerdo con tu comentario y comprendo tus dudas.
    Besos, Dalila

    A Fauve:
    Respeto totalmente tu opinión, al margen de que la comparta o no. Y aprovecho para decirte que no acostumbro a borrar opiniones por discrepantes que sean. Una vez lo hice, tú lo sabes, y pedí permiso para ello. Contrastar criterios diferentes es enriquecedor para todos. Ah, se me olvidaba, a veces he borrado comentarios repetidos por error, como todo el mundo.

    A Candela:
    Aquí se pretende disminuir las vacaciones tan prolongadas de los alumnos durante el verano y, como compensación, intercalar algún descanso en el segundo trimestre. De hecho, como bien dices, en Europa acostumbran a hacerlo así, aunque el factor climático también cuenta como rasgo diferenciador...

    ResponderEliminar
  12. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  13. A Mara y Cuyá:

    Por lo que dices de tu país deduzco que en España los alumnos disfrutan de más vacaciones (casi tres meses en verano y otro mes sumando las vacaciones de Navidad con las de Semana Santa y dos días festivos de libre disposición)
    Los profesores vendrían a tener, sumando los tres bloques –verano, Navidad y Semana Santa- unos tres meses.
    Lo que se está debatiendo ahora es la posibilidad de restar una semana de las vacaciones de verano y colocarla en el mes de febrero.
    Esta “nimiedad” está provocando alarmismo en algunos docentes y sobre todo en las familias, además de todo un debate...De hecho, en el resto de Europa las vacaciones están más repartidas a lo largo del año, aunque el clima también debe tenerse en consideración.
    Lo que explicas de Argentina nos convierte a los docentes de aquí en unos privilegiados, aunque las bajas por estrés y depresión también abundan, sobre todo en la enseñanza pública.
    Gracias por tu extraordinario comentario y cuenta con mi solidaridad y comprensión, aunque sea papel mojado

    Besos

    ResponderEliminar
  14. A Cristal:
    Estoy de acuerdo con lo que expresas, Cristal.
    Un abrazo

    A Borraeso:
    Comprendo el problema familiar porque también he tenido tres hijos y el derecho que tienes a exigir competencia profesional al profesorado, pero no te olvides de que la labor de educar y controlar a los alumnos también compete a los padres...y mucho.
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Gracias, Luis. Yo sí estoy de acuerdo contigo en que la educación es mucho más que el colegio y los profesores, ¡faltaría más! y que hay mucho padre que lo que quiere es librarse del hijo (pero cuidado con ese tema que generalizar es muy peligroso y como te dije también se puede pensar que los profesores quieren librarse de los alumnos); pero no me negarás que habría que diferenciar enseñanza pública de privada, y ya no entro en las subvenciones o en los concertados y tal; porque yo, a un funcionario al que pago por su trabajo con sus impuestos, le exijo que cumpla con su trabajo como los demás, y sois que yo sepa el único gremio que trabaja tan pocas horas y tiene tantos meses de vacaciones remuneradas con el dinero de los contribuyentes.
    ¿Que es estresante? Por supuesto, pero como decía Mara y Cuyá, que nos den también tres meses de vacaciones y 18 horas de trabajo semanales (no cuento las otras porque lss demás también las tenemos) a los demás, ¡a ver de dónde salía ese dinero!
    Y yo estoy harta de pagar impuestos.

    ResponderEliminar
  16. También se podría reducir las horas de clase para que los padres se impliquen más y reducir por lo tanto el número de profesores y, por supuesto, no remunerarles el tiempo que no trabajen (exceptuando su mes de vacaciones como todo el mundo, por supuesto). Así nadie tendría estrés y el mundo iría mejor, y todos pagaríamos menos impuestos...
    (Es una idea :P )

    ResponderEliminar
  17. Fauve: Sé que no todos lo hacen, pero una gran mayoría de profesores se llevan a casa cantidad de trabajos para corregir. Te aseguro que las horas de clase que se imparten generan horas de preparación y corrección que no están contempladas en la jornada laboral. Si has ejerecido la enseñanza, seguro que lo sabes...

    ResponderEliminar
  18. Sí, Luis, pero... ¿crees que los profesores son los únicos que tienen que llevarse trabajo a casa, o quedarse más tiempo en el chollo sin cobrar horas extras?
    Si yo lo que digo es que sois unos privilegiados llorando, así lo veo yo, y como sabes, conozco bien el asunto. No es oro todo lo que reluce, pero desde luego no es el peor trabajo del mundo...
    Seguro que no te cambiabas por el del padre o la madre que quiere dejar al hijo más tiempo, jajajaj.

    ResponderEliminar
  19. COMENTARIO DEL TEXTO DE LA ENTRADA:

    Me ha sorprendido que los comentarios han girado exclusivamente en torno al título de la entrada: “El calendario escolar a debate” y ha pasado por alto el contenido del correo al que utilizo como pretexto para debatir sobre tema tan controvertido...

    A mí no me ha gustado el contenido de dicho correo porque peca de CORPORATIVISMO, ESTÁ POLITIZADO (hacer referencia a “El País” es harto sintomático... y lo mismo diría si se hiciera referencia a “El Mundo” o “El Avui”...), es INMOVILISTA (¿acaso en los demás países que redistribuyen las vacaciones a lo largo del año están todos equivocados y nosotros tenemos la verdad absoluta?), es ALARMISTA (creo que de manera infundada), NO MENCIONA A LOS ALUMNOS COMO POSIBLES BENEFICIARIOS DE ESE CAMBIO DE CALENDARIO y, a los demás no lo sé, pero a mí no me distrae para nada de los demás conflictos...

    De verdad, el texto del correo mencionado me resulta bastante deplorable y creo que da una imagen negativa del cuerpo docente. Comparto la preocupación, no sé si fundada o no, de que se quiera disminuir las vacaciones, pero esta manera de luchar porque no ocurra me parece bastante penosa. Creo que no nos faltan argumentos sólidos como para tener que recurrir a estas frivolidades...

    Yo estoy a favor de cualquier modificación del calendario escolar, de las leyes de educación, de la Biblia –si hay necesidad de ello- y de todo lo que haga falta, siempre y cuando beneficie a los alumnos y contribuya a que los docentes nos sintamos reconocidos por la sociedad porque desempeñamos una función educativa útil y digna. Pero también tengo más que claro que, si todo va a seguir igual y los resultados van a seguir brillando pos su ausencia, mejor no cambiar nada...

    ResponderEliminar
  20. Luis
    quiero aclarar que acá no hay vacaciones de Navidad y que el feriado de Semana Santa se reduce a jueves y viernes santo. Los alumnos tiene un receso escolar de 15 días en julio, recién comenzado el invierno. Tampoco hay "puente" entre feriados y fines de semana, como sé que ocurre en algunos países. Entiendo que las vacaciones de los chicos podrían estar más repartidas, pero realmente el clima aquí, en verano, es insoportable y las escuelas públicas muchas veces no tienen ni ventiladores. Además, en mis muchos años de docencia, el 99% de los cambios que se introducen en el sistema educativo no contemplan los intereses de los alumnos, sino más bien la reducción del presupuesto asignado a la educación. De las vacaciones de los directivos mejor ni hablar, de mis 45 días este año solamente tuve 21...y el resto? La demanda de la escuela hace casi imposible que pueda tomarlos a todos durante el año, los pierdo, los perdemos porque a todos nos pasa igual. Si acá las escuelas siguen dando clases "normalmente" es gracias al enorme esfuerzo de los docentes. Como tú estoy abierta a cualquier cambio que beneficie a los chicos, pero que esos cambios sean profundos, no una mera cuestión de forma. Y en 30 años no he visto ninguno de aquéllos, y si los hay nacen en el mismo seno de las escuelas, impulsados por maestros entusiastas y enamorados de su profesión, que los hay y muchos.
    Tengo también que reconocer que el gobierno de mi provincia, de otro color político del que tuvimos durante 25 años, ha hecho más en un año que el otro en un cuarto de siglo. Pero no alcanza para reparar tanta destrucción e inacción...como siempre los maestros tendremos paciencia y seguiremos adelante, porque por algo lo somos y porque creemos que vale la pena. Pero duele la crítica maliciosa de quienes no conocen ni reconocen la tarea.

    Luis, he leído tu opinión sobre el correo y también reniego del corporativismo y la politización que muchas veces desmerece una lucha justa. Traer el tema a tu bitácora creo que ha originado un debate interesante, conocer un poco más nuestras realidades y escuchar la opinión respetable de otros sectores...felicitaciones.

    Besitos charletas.

    ResponderEliminar
  21. Mara y Cuyá: Tu último comentario me ha impresionado. La situación aquí es muy distinta y, comparándola con la vuestra, privilegiada. Si observas los comentarios, nadie se ha quejado de salarios. Los temas que nos preocupan a muchos son los niveles educativos de nuestros alumnos (el informe PISA que se aplica en la Unión Europea lo pone en evidencia) que deja bastante que desear, las leyes educativas que uno y otro gobierno sacan sin consensuar con la oposición –se trata de un tema de Estado- y sin la participación de los expertos. También es conflictiva la división en enseñanza pública – que asumen la mayor parte del alumnado supuestamente conflictivo- y la concertada que, como no recibe el 100% de la subvención que necesita se ve obligada a cobrar unas cuotas que la hacen inaccesible para muchas familias. La privada elitista es muy escasa.
    Luego están los problemas más comunes: el conflicto padres/escuela, etc.
    Me ha encantado tu participación tan seria y profunda en este modesto foro. Gracias y besos

    ResponderEliminar
  22. La cuestión es complicada porque se mezclan, o estamos mezclando, o yo mezclo varios temas: por una parte el del calendario escolar entendido como el lectivo para los chavales; por otra el del convenio de los profesores; por otra el tema de la conciliación de la vida familiar con la laboral, en estos tiempos que tanto han cambiado y, como decía Candela, yo también recuerdo aquellas maravillosas vacaciones de tres meses (siempre he ido a colegios privados, con lo que acababa más tarde y empezaba antes) que parecían tres años, desde la óptica de la medición del tiempo para un chaval (una chavalita, en mi caso, claro); también está el tema de que hoy en día ninguna pareja que trabaje puede de ninguna manera tener tres meses libres ni cogiendo las vacaciones separadas (que es lo que terminan haciendo el 90 por ciento de las parejas) y por otra que no todo es educación; de hecho en la enseñanza pública es más bien contenido de materias que educación en sí misma, que esa se aprende en casa, y también hay otras actividades que se podrían realizar u otros medios que se podrían poner al alcance; ¡también ha bajado la edad para entrar en la enseñanza obligatoria y aumentado la edad para "salir!! pero nos topamos con lo de siempre: la resistencia al cambio...
    Los profesores no quieren trabajar más, los padres no quieren tener a los hijos sin nadie que los cuide, los hijos no quieren ir al cole en verano, y los poderes no quieren apoquinar para tener otros medios que permitiesen actividades de tipo más lúdico o bien de recuperacón, como en los privados (que se suele ir también en el mes de julio y agosto a clase para "recuperar" los alumnos que no hayan ido bien durante el curso...
    En fin, no quiero ser la mala de la peli, sólo dar una opinión un poco menos cerrada y ver desde otros ángulos el tema, y dejar claro que yo ni tengo hijos siquiera, ¡el caso es discutir! :P

    ResponderEliminar
  23. Fauve:
    Este último comentario pone las cosas en su sitio y es un ejemplo de ponderación y sentido común. Pero los anteriores.... Sin embargo, y te lo he dicho en otras ocasiones, eres una auténtica animadora de estos debates que, a veces, pecan de edulcurantes, ¿no?
    Besitos

    ResponderEliminar
  24. Bueno, no llevo la contraria por sistema; simplemente digo lo que pienso aunque intento ser educada y respetuosa; otra cosa es si al hablar de un gremio en general algún individuo se da por aludido en particular; yo no lo hago cuando generalizan con el mío porque sé cuánta razón llevan aunque yo no me considere así...

    Polemizar o discutir creo que es muy bueno; cuando salen ideas contrarias es cuando uno se puede formar realmente la suya, o tener en cuenta cosas que no había considerado. No digo que yo las aporte, sino que mi visión suele diferir de la general, no sé por qué; será que soy rarita.

    Y el hecho de que no estemos de acuerdo no significa que no tenga razón yo :P

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  25. Y el pecado no está en el edulcorante, que no engorda, sino en el almibarado excesivo :-)))

    ResponderEliminar
  26. Fauve: Vuelvo a estar de acuerdo contigo. ¿Qué te pasa?

    ResponderEliminar
  27. Yo más bien diría... ¿qué te pasa a ti? :P

    ResponderEliminar