miércoles, febrero 27, 2019

Operan del corazón a bebé de 1.3 kilos la paciente más pequeña del mundo en edad

A veces sublimamos noticias intrascendentes. La que nos brinda la actualidad de hoy se merece todos los parabienes.


shadow


BARCELONA (España).- María pesaba solo 1.310 gramos, pero su corazón podía latir hasta 300 veces por minuto (lo normal son 150), por eso hubo que provocar su nacimiento y que pasara por quirófano para una ablación cardiaca, convirtiendose en la paciente más pequeña del mundo sometida a esta práctica.
La niña fue operada el pasado cuatro de enero en el Hospital Sant Joan de Déu de Barcelona (noreste de España), después de que los fármacos que se habían suministrado a la madre durante el embarazo y a María tras su nacimiento, en la semana 30 por parto provocado, no fueran capaces de solucionar su incesante taquicardia.
Mes y medio después de la intervención, la tranquilidad ha vuelto a la familia de María y sus padres, Raquel y Alfonso, expresaron este martes su agradecimiento a los profesionales de los hospitales Miguel Servet y Sant Joan de Déu, que atendieron el embarazo, parto y la operación de la niña, que se ha convertido así en la persona de menor edad en ser intervenida de una arritmia en el mundo.
Los doctores Josep Brugada y Georgia Sarquella, de la Unidad de Arritmias del Sant Joan de Déu, explicaron en una rueda de prensa los detalles de la ablación cardíaca.
Para realizar el procedimiento hubo que introducir un catéter por la pequeña vena femoral de la niña, de menos de un milímetro, el cual dirigieron hacia el corazón, que medía menos de dos centímetros.
El equipo médico que atendía a la madre de María detectó durante la vigésima semana de gestación que el feto padecía una taquicardia incesante que hacía que su corazón latiera hasta a 300 pulsaciones por minuto cuando lo habitual es la mitad o un poco menos, explicó el doctor Brugada.
En el hospital Miguel Servet de la localidad de Zaragoza, donde reside la familia, intentaron combatir la taquicardia suministrando varios fármacos antiarrítimicos a la madre, para que, a través de la placenta, llegaran a la criatura.
Con el tratamiento se consiguió alargar el embarazo y retrasar el parto hasta la semana 30 de gestación, cuando se provocó el parto.
La niña tampoco respondió a los tratamientos farmacológicos y la insuficiencia cardíaca grave que padecía “estaba poniendo seriamente en peligro su vida”, indicó la doctora Sarquella.
La Unidad de Arritmias del Hospital Sant Joan de Déu es el único centro de referencia en España designado para el tratamiento de las arritmias pediátricas.
En esta unidad fueron operados en los últimos años 36 niños de menos de diez kilos de peso, y en 2003 se intervino de una “situación idéntica” a la de María al otro bebé más pequeño operado de una ablación cardíaca en aquel momento.
Brugada explicó hoy que aquel bebé, de 1.540 gramos de peso, es hoy un adolescente de 15 años y 1,75 metros de altura que se desarrolla con normalidad y “está fantástico”.
“Hay que quedarse con lo positivo de esta experiencia tan dura que hemos vivido”, desde el embarazo, el nacimiento de la pequeña el pasado 23 de diciembre y la operación en Barcelona, relató la madre con la voz emocionada pero también alegre.
A partir de ahora, María deberá pasar controles clínicos periódicos hasta llegar a la edad adulta, si bien los doctores han considerado que está curada y que las complicaciones tardías no son probables, dada la experiencia que tienen de los últimos veinte años en la Unidad de Arritmias.

En el hospital La Fe de Valencia en el 2007, se realizó en por primera vez en España una intervención a una niña prematura de 1.375 gramos que sufría una cardiopatía congénita muy grave. El bebé había nacido en la semana 31 de gestación con tan solo 1.110 gramos y en el momento de la operación tenía tres semanas de vida.

14 comentarios:

  1. Ciertamente, Luis Antonio, se ignoran grandes acontecimientos con transcendencia que los media cuentan de refilón, si los cuentan, y a los que el público no presta atención, pues se ve que preferimos el ruido de lo intrascendente y vago que ese hacer cuidadoso y entregado de profesionales y técnicos que aúnan investigación y servicio. Ese debe ser el futuro y aviso a los navegantes de la política que buscan ganar elecciones: importante destinar partidas presupuestarias generosas que propician avances, asistencias e investigación ilimitada. Gracias por traer aquí este evento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siempre han sido noticias las malas noticias. De cualquier modo, un cierto agobio de "malas noticias" que nos invaden por todas partes comienza a ser planteado...Por eso hay que celebrar ésta con especial singularidad.

      Saludos

      Eliminar
  2. Estas noticias son las más importantes, son las que deberían acallar todo el ruido mediático, la gran profesionalidad de estos médicos y estas técnicas tan nobles son lo que da un poco de esperanza al ser humano.
    Bravo.
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Las buenas noticias no venden, Las noticias negativas, los miedos, dudas y sospechas tienden a girar en nuestra cabeza de forma automática, como un tiovivo"

      Creo que la frase es de Bill Gates. No le falta razón...

      Eliminar
  3. Muy bien ejecutado ese cambio de timón, amigo Luis Antonio, con la mirada en tierra firme y dejando atrás, aunque sea por momentos, esa mar gruesa y turbulenta sobre la que tenemos puesta tanta atención, olvidando otras cosas que suceden, la que nos traes.

    La vida de esta pequeña, salvada por los magníficos profesionales de nuestra sanidad, es infinitamente más importante que esas entelequias en las que se enredan Los Puigdemont, Los Jordis, Los Casado, Los Rivera, Los Sanchez, Los Iglesias y toda la corte celestial.

    Celebremos esta NOTICIA de la pequeña María.
    Abrazos ;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi esposa ha trabajado muchos años en Cirugía Cardiaca del Hospital Valle de Hebrón. No sale de su asombro ante este hecho y no es poco lo que ha visto en su vida...

      Abrazos

      Eliminar
  4. Muy buena noticia. Ojalá a mayores ese ser, al que tanto le costó nacer, pueda tener un futuro al menos más tranquilo que su primer suspiro.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  5. Una noticia que emociona: por el buen hacer de estos profesionales y la suerte de esta chiquitina , que se aferra con tanta fuerza a la vida.

    Por eso es tan importante dedicar más dinero a la investigación.Que tenemos una buena cantera de profesionales y por culpa de no poder investigar tienen que marcharse...

    Noticias como estas; son las que te ayudan a entender :que no todo es blanco o negro.Sino que lo que no se haga por vocación tiene poco futuro.

    Un abrazo.


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, Bertha. Esperemos que las noticias de esta índole vayan a más y no nos pasen desapercibidas.


      Un abrazo

      Eliminar
  6. En primer lugar, ante esta noticia, me alegro por María y por sus padres; me alegro infinito de que unos profesionales de la medicina, con alta cualificación en cardiología infantil, hayan hecho lo que muestra la noticia... ¡larga vida a María en plenitud física y en felicidad, y que sus padres lo vean con igual plenitud y felicidad!

    Más allá del "record" que muestra la noticia sobre la intervención en cuanto a la edad de la niña y "las dimensiones de campo" en las que se practicó la intervención, y felicitando a los profesionales de la medicina que la han hecho posible por méritos propios, me ha preocupado que en este país solamente haya una unidad especializada en cardiología infantil ubicada en Barna; desconozco la casuística de los problemas que pueden darse en este campo de la cardiología infantil y a lo mejor sólo se necesita este servicio único para atender todos los casos del territorio nacional; aunque, dado que las competencias sanitarias están transferidas a las comunidades, hay algo que no cuadra en la dotación sanitaria de esta especialidad a nivel nacional... Zaragoza está cerca de Barcelona, pero hay otras zonas mucho más alejadas donde pueden surgir urgencias por cardiopatías en niñ@s, por eso creo que debería haber unas cuantas unidades más como esa de Barcelona, distribuidas por el territorio atendiendo a los criterios de urgencia, proximidad y medios de atención y traslado... no sé, es una opinión personal que me ha surgido tras leer la noticia...

    En fin, que me alegro mucho por María y por sus padres, y les deseo lo mejor de lo mejor en su vida...

    Y ahora, y dado que este año no es bisiesto, no sabiendo si festejas tu cumpleaños en 28 de febrero o en 1 de marzo, he elegido hoy para trasladarte mi felicitación por tu cumpleaños y para desearte una larga vida en compañía de los tuyos con salud y bienestar... te deseo lo mejor amigo Luis Antonio...¡FELICIDADES!

    Abrazo fuerte amigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperemos que ese tipo de centros prolifere más y que tengan el mismo o superior nivel.

      Celebro el aniversario, a falta del 29, tanto el 28 como el 1 de marzo.

      El año bisiesto 2016 me hicieron una entrevista, junto con otra mujer también bisiesta, en TV3. Fue divertido. Nos obsequiaron con sendas tartas que fuimos degustando todos durante el coloquio, Por lo visto, somos "bichos raros" los nacidos en fecha tan escasa...


      Un abrazo, amigo

      Eliminar
  7. Quizás un día esta niña se convierta en la mujer que descubra la cura del cáncer... ¿porque no?


    Un saludo.

    ResponderEliminar
  8. Con ésta entrada Luis Antonio, la emoción nos alcanza, por ese amanecer renovado de una chiquita (MARÍA)… He aquí el resultado de la obra bien hecha, por seres humanos que tienen la capacidad, destreza, dedicación, medios y habilidad para lograrlo y ante todo amor a la profesión y predisposición y entrega en cuerpo y alma para dar a sus pacientes, además de su juramento hipocrático, la más loable de las disposiciones para hacer o lograr tanto bien.
    Un abrazo

    ResponderEliminar