martes, marzo 20, 2018

¿Todas las opiniones son respetables?





Con harta frecuencia decimos unos y otros que todas las opiniones son respetables, pero no es verdad. Son respetables las personas, pero no las opiniones o las creencias. No merece la misma valoración una opinión xenófoba o totalitaria que otra que considera que todas las personas tienen los mismos derechos. Y eso es aplicable a cualquier contexto.

Lo mismo podemos decir del derecho a opinar y a participar en la vida pública. Nadie cuestiona tal derecho, otra cosa bien diferente es que las opiniones de los que saben sobre un tema determinado sean iguales o tengan el mismo valor que las de los que opinan sobre lo mismo sin apenas conocimiento.

Sin embargo, cuando votamos, todos los votos se contabilizan igual, hayan sido hechos con más o menos criterio, conocimiento y reflexión ¿Es justo esto? ¿Cabe otro sistema?


17 comentarios:

  1. Uno puede respetar cualquier opinión, pero no compartirla. Porque aun las peores creencias pueden estar bien fundamentadas. Al contrario con las personas, puedes no respetar a alguien como personas pero compartir su opinión en un momento dado, así que mi querida LUIS ANTONIO todo es discutible ! jaja no, es broma, te he entendido y comparto en esencia lo que dices.

    De hecho da miedo pesar que efectivamente es injusto que el voto de un desbecerrado víctima de la manipulación o el desinterés valga lo mismo que quien vota con fundamento, pero es lo que hay! la democracia es el menos malo de los sistemas existentes porque fíjate, hasta la atractiva sofocracia de Platón asusta ¿ quien nos garantiza el mejor gobierno? nadie!

    Muchos besos mi querido pensador! ; )

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, todo es discutible y opinable. Uno mismo puede pensar de una manera y cambiar dicho pensamiento por otro diferente al día siguiente.

      La democracia es el menos malo de los sistemas, decimos una y otra vez. La pregunta es si puede haber algún otro sistema, también democrático y representativo, que suponga un avance. Si se me ocurre algo, te lo digo...

      Te confesaré - que no se entere nadie - que en algún momento de mi vida he pesado que mejor la SOFOCRACIA, o el gobierno de los sabios o mejores, que los gobiernos que acostumbramos a elegir entre todos, pero no tiene sentido alguno y acarrearía consecuencias imprevisibles. El Dr. Krapp, nuestro común amigo, lo explica y aclara muy bien.

      Muchos besos, estimada María

      Eliminar
  2. No todas las opiniones son respetables pero hasta el más necio tiene el derecho de defenderlas y los demás la obligación de permitírselo.
    Fue Hitler, en uno de sus afamados discursos contra la democracia, el que dijo qué cómo podía valer lo mismo el voto de una montañesa analfabeta de Baviera que el de un catedrático de la universidad de Heidelberg. Pero pensar así es pensar que la cultura te da más derechos como ciudadano y si te da más derechos como votante ¿por qué no más derechos como ser humano? ¿Más derechos a la vida quizás?
    Es el miedo a las masas y a su poder la que genera una visión elitista de la sociedad. La misma visión por ejemplo decía en tiempos de Franco que los españoles no estaban preparados para la democracia porque la gente era muy bruta.
    Cuando se dicen cosas así siempre hay alguien que quiere protegernos o educarnos porque se siente protector, educador y seguro que mejor que el resto.
    Mal asunto, por ahí comienzan las dictaduras.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu comentario magistral, amigo Krapp, me ha hecho mucho bien. Te lo agradezco muchísimo porque es una bella y sabia lección que, aun sabiéndola, en algún momento se me había olvidado. Gracias por haber contribuido a reencontrar el camino del sentido común.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Soy partidaria convencida de la libertad de expresión, eso sí, cada una tendrá que tener criterio para escuchar la opinión que le merezca la pena.

    Prefiero la democracia directa a la delegada.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también lo soy, aunque me cueste "Dios y ayuda" escuchar según qué expresiones. Pienso que los demás pueden pensar lo mismo o peor de lo que yo pueda manifestar...También prefiero la democracia directa.

      Abrazos, U-topia

      Eliminar
  4. M. Carmen12:09 a. m.

    Las opiniones se rebaten, se contrastan, se defienden, se sostienen, y se cambian... Las personas son las que se merecen todo el respeto, no así las opiniones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo. Lástima que a veces nos escuchemos más a nosotros mismos que a los demás...

      Un abrazo, M. Carmen

      Eliminar
  5. Ya sabemos que la democracia no es un sistema perfecto. Su perfección solo se logra sumándole cultura y educación. Pero a veces algunos seres cultos y educados nos sorprenden con acciones criminales como gobernantes... Qué extraños somos los seres humanos al usar la libertad.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cultura, educación, saber pensar por uno mismo en lugar pensar lo que te dicen otros, tener criterio propio, estar informados, etc.

      Cuando todo lo anterior y más avance, mejor tino a la hora de elegir. Seguro...

      Eliminar
  6. Nuestra democracia, pese a sus defectos, es garantista, pues intenta abarcar el máximo quorum social para ejercer el voto, y así ha de ser. Un sistema en el que solo se pudiese votar a partir de cierto nivel intelectual, de criterio, de conocimiento, sí sería injusto y discriminatorio para el resto, se crearían gobiernos elegidos por una élite, pero impuestos pagan todos... y eso que yo alucino cuando mucha gente vota lo que vota, a corruptos y embaucadores disfrazados de políticos. Así que... se admiten ideas para mejorar esto.
    Un abrazo, Luis Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo con todo lo que expones, Paco. Tampoco se me ocurre otro sistema que sea menos malo que el actual...

      Abrazos

      Eliminar
  7. Por suerte, o por desgracia, cada persona tiene un derecho que es el de emitir su opinión. Todo lo demás no lo encuentro negociable. O se opina libremente o estamos restringiendo la libertad de opinar. Otro tema es si la opinión es compartida por uno o no. Y ahí comienza otro derecho: El derecho a rebatir una opinión que no coincide con la de uno.
    Por otro lado, mientras no se demuestre lo contrario, el sufragio universal es el menos malo de los sistemas de voto. Estoy abierto, no obstante, a cualquier propuesta de mejorarlo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Admitiendo el derecho a opinar, faltaría más, también hay que admitir que haya opiniones reprobables. En el texto cito alguna.

      Me alegra saber de ti, Miguel.

      Un abrazo

      Eliminar
  8. Hoy solo unas preguntas y algunas frases que pienso están relacionadas con el tema . ¿ Es lo mismo la partidocracia que la democracia ? ¿ Solo porque votamos cada cuatro años se puede decir que vivimos en democracia ? . Si los españoles habláramos solo y exclusivamente de lo que sabemos , se produciría un gran silencio que nos permitiría pensar . Democracia es participación no solo es votar cada cuatro años . Saludos estimado LUISANTONIO

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú respondes a alguna de las preguntas con mucho sentido común: "Democracia es participación no solo es votar cada cuatro años" y si solo hablamos de lo que sabemos, el silencio se acabará adueñando de nuestros actos sociales. Habrá que admitir lo que hay como bueno a falta de mejores ideas y actitudes...

      Saludos, amigo galaygaciah

      Eliminar
    2. Hombre LUISANTONIO , tanto como que el silencio se acabara adueñando , me parece poco acertado , algunos saben bastante , por ejemplo tu y algunos de los que aquí te siguen . Admitir lo que hay como bueno , tampoco me parece demasiado acertado , ideas y actitudes SI las hay , solo es necesario que parte de la ciudadanía que AUN no las ve , piense y reconozca que hay que apoyar a los que tengan ideas buenas al menos para la mayoría . Un fuerte abrazo LUISANTONIO

      Eliminar