sábado, noviembre 04, 2017

¿PRESOS POLÍTICOS O POLÍTICOS PRESOS?



a).- Si la detención se ha llevado a cabo por razones estrictamente políticas, sin conexión con ninguna ofensa ni delito tipificado, se trataría de presos políticos. Eso, más o menos, viene a decir el Consejo de Europa.
Todo el mundo  conoce a los presos políticos genuinos como Mahatma Gandhi, Nelson Mandela, Martin Luther King...(Tras la contienda civil, en España, el régimen de Franco encarceló a 270.000 personas por el mero hecho, en su inmensa mayoría, de ser comunistas o republicanos)
b).- Si la detención se ha llevado a cabo por presuntos delitos de prevaricación, malversación, desobediencia y revelación de secretos se trataría de políticos presos.
También sabemos algo de Luis Bárcenas, Ignacio González, Francisco Granados... y de sus fechorías y corruptelas. Evidentemente, en esta caso, se trata de  políticos presos. Colocar a esta "peña" en el apartado a) sería insultar a la inteligencia y faltar al respeto a los citados de dicho grupo.
Y  a los encausados encarcelados recientemente,  presidentes de la ANC, Òmnium Cultural y ex miembros del Govern de Catalunya y los que faltan por extraditar, ¿dónde los ubicamos?
Yo creía tenerlo meridianamente claro, pero no es fácil  responder a dicho interrogante de forma taxativa puesto que los mismos juristas discrepan, sobre todo en  los casos de Jordi Sánchez y Jordi Cuixart.  Unos aducen delito de sedición y otros simplemente de manifestación...¿Qué podemos decir los ciudadanos de a pie?

18 comentarios:

  1. Políticos presos, en España estos señores iban defendiendo sus ideas y nadie les detuvo hasta que no se pasaron por el arco del triunfo los derechos de todos los españoles... Es así de sencillo

    ResponderEliminar
  2. Se les denomine como se quiera, pero el caso es que deberán responder ante la justicia. Las leyes están por encima de las denominaciones, aquellas deben cumplierse y estás pueden servir, muchas veces, para distraer al personal.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No puedo estar más de acuerdo con lo que expones, Francesc.

      Un abrazo

      Eliminar
  3. Hombre, se les situamos al lado de Gandhi, Mandela o L. King, decir que los encarcelados del Govern son presos políticos... es mucho decir. Mandela y compañía tuvieron serios problemas incluso para su libertad de expresión, mientras que el señor Puigdemont y compañer@s llevan mucho tiempo diciendo lo que les viene en gana, en cuanto a la República Catalana, etc, etc, y nadie les ha arrestado por eso.

    Ahora bien, no me alegra verlos en la cárcel, ni me parece una imagen positiva, lo digo por los ciudadanos exaltados que les increpan y les gritan: ¡a prisión, bla, bla, bla!

    En este país siempre nos ha sobrado rencor y mala leche, venga de "ciertos catalanes" hacia todo lo español, o de "ciertos españoles" hacia lo catalán.

    Para mí, lejos de ver el encarcelamiento de estos políticos como un triunfo del Estado de Derecho, veo este desenlace como la manifestación de su fracaso, como una forma fallida de hacer política por parte de "nuestros" políticos de corto recorrido.

    Y el sistema judicial alterna grandes logros (por perseguir la corrupción), con episodios bochornosos. Por ejemplo, la Infanta Cristina, a fuerza de repetir: "yo no sabía lo que hacía mi marido" convenció a la Fiscalía, nada menos, de que eso sería verdad, claro. Absuelta. Iñaki Urdangarín, a pesar de los delitos que se le imputan, está en libertad vigilada, porque no tiene riesgo de fuga ( y eso que está en Ginebra!), y parece que su alto patrimonio... tampoco ha contado mucho, como sí lo ha sido para la jueza en el caso de los políticos catalanes. En fin, no quiero enrollarme más...

    Un abrazo, Luis Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, dejar que la incompetencia de los políticos sea suplida por los jueces y sus sentencias es un error. Lo estamos viendo actualmente y eso, lamentablemente, empeora la visión que muchos tienen/tenemos de las decisiones judiciales y su presunta independencia.

      Un abrazo, Paco

      Eliminar
  4. Y aclaro que no siento una especial simpatía por el independentismo catalán, pienso que es mejor estar unidos, pero intento ser lo más ecuánime posible, aunque no siempre resulte fácil.
    Cuídate, amigo Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En esto coincido contigo totalmente, Paco. Mi lema, como el de muchos, es JUNTOS ES MEJOR (JUNTS ÉS MILLOR)

      No sé si vivir este conflicto es cuestión de cuidarse o de "esconderse en un zulo" para no ver ni oír nada...

      Eliminar
  5. No, no es fácil. Yo no soy partidario de que estén en la cárcel sino en libertad a la espera del juicio. Pero eso no significa que no estemos en un estado de derecho.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchos pensamos igual, pero los jueces tienen la última palabra. Si los políticos fuesen más competentes no habría habido necesidad de llegar a estos extremos...

      Eliminar
  6. Vamos a ver ¿ estos señores están encerrados por robar en un banco , por un accidente de trafico , por no pagar a Hacienda , por dar positivo en drogas , por tener dinero en Panamá , por adoctrinamiento yihadista ? entonces querido LUISANTONIO con esto contesto a la pregunta de tu titular ? Saludos amigo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hay muchos delitos más que no mencionas y que también están tipificados en el Código Penal. Contestas con sutileza, sí..

      Creo que son presuntamente culpables de algo que se les imputa, pero la prisión preventiva no procedía...

      Saludos, amigo

      Eliminar
  7. Esta carta de un verdadero preso político publicada hoy en El País deja bien claro quién lo es y quién no lo es.
    https://elpais.com/ccaa/2017/11/06/madrid/1509985125_818003.html
    Y de paso también deja claro cual debería ser la postura de toda persona que se considera progresista (y por tanto, solidaria, integradora y empática) frente a los nacionalismos excluyentes.
    Poner en el mismo nivel a personas que verdaderamente sufrieron persecución política, como poner en el mismo nivel la actual democracia - con sus muchas imperfecciones - con el franquismo, no hace sino banalizar la persecución política, ridiculizar la defensa de los derechos humanos y redimir a la cruel dictadura franquista.
    Un abrazo, Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Reproduzco la carta que citas, Rafael:

      "El pasado 29 de octubre, en la manifestación convocada en Barcelona, Paco Frutos dio voz a la izquierda antiindependentista; gracias, Paco.
      Diré quién soy. Fui, en 1979, concejal en Barcelona, miembro del equipo de gobierno de Pascual Maragall. También, diputat en el Parlament catalán, miembro de su Comisión de Derechos Humanos.
      Gracias, Paco, por recordar que las instituciones catalanas democráticas no fueron producto de apaño como dicen el vocero de la mentira populista o el barato independentismo.
      Pero mi historia viene de antiguo. Fui guerrillero, pasaba la muga con las planchas del prohibido Mundo Obrero a mis espaldas, fui responsable del PCE de Murcia en la clandestinidad, fui detenido, fui torturado, como atestiguan mis vértebras, cumplí seis años de cárcel, grité amnistía, perdoné a mi torturador. No me hablen de libertades quienes solo las han disfrutado.
      No importa, me llaman fascista. Pero el fascismo mata, el franquismo mataba, que lo sepan esos miserables que al mentir, insultan la memoria de nuestros muertos y muertas. Gracias, Paco, por recordar a catalanes y catalanas la voz del estimado PSUC, partido nacional que no nacionalista, la voz de la izquierda comprometida con su clase.
      Fui secretario general del PCE en Madrid, hasta que mi salud me lo permitió, miembro de su Comité Central. Partido de militancia y no grupúsculo, como el que hoy usurpa la sigla, convertido en un sindicato amarillo de intereses personales.
      No dude nadie, gracias Paco por recordarlo, que el nacionalismo grande o pequeño es una traición a la clase obrera. Fui secretario de la Construcción de las Comisiones Obreras de Cataluña; y algunos pijos me llaman burgués y fascista, mientras asisten a huelgas pagadas por patrones y gobiernos.
      Necesitamos que se recuerden las voces, la historia y la verdad porque necesitamos que nuestros nietos no compren las revoluciones en las redes sociales o las pistas cubiertas, necesitamos que se recuerden las huelgas de semanas, las cajas de resistencia, los salarios no cobrados. Hoy se hacen huchas para los responsables del “tres per cent”, no para ningún trabajador en huelga
      Gracias Paco por recordar que la democracia no se conquistaba huyendo ni comiendo butifarras en las plazas, sino conquistando las plazas.
      Nos lo explicó a ambos Manuel Vázquez Montalbán: nuestro propósito es la palabra libre en la ciudad libre. Gracias Paco por recordarnos que no debemos permitir que, en nombre de la libertad, se niegue la posibilidad de un proyecto solidario para España.
      Gracias, Paco, por recordar la bandera de la izquierda que no le baila el agua al independentismo, sino que es capaz de crear un proyecto autónomo.
      Me llamo Justiniano Martínez. Y yo sí fui preso político"

      No puedo estar más de acuerdo con lo que expresas en tu acertado y oportuno comentario. Muchas gracias

      Otro abrazo, Rafael, y bienvenido a este espacio

      Eliminar
  8. Acaban de liberar a Ignacio González que nadie diría que es preso político.
    Triste un mundo donde una palabra colocada en uno u otro lado puede significar tanto.
    En fin, casi diría que nos merecemos lo que nos pasa.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que los llamados presos políticos o políticos presos queden libres en cuanto comience la campaña electoral en Cataluña. El juicio, en su día, dictará una u otra sentencia.

      Un abrazo

      Eliminar
  9. Al hilo de la oportuna noticia que nos trae el D. Krapp, si tiras un poco de hemeroteca puedes encontrar estas noticias, de este mismo año. Por ejemplo en El País:

    “Rodrigo Rato y Miguel Blesa eluden la cárcel y cualquier otra medida cautelar pese a estar condenados por el caso de las tarjetas black a cuatro años y medio y seis años de prisión, respectivamente. La Fiscalía Anticorrupción había pedido este viernes prisión eludible bajo fianza de entre 75.000 y 100.000 euros para Blesa por el escándalo y la acusación particular solicitaba medidas también contra Rato. Pero finalmente la Audiencia Nacional no ha impuesto nada para los expresidentes de Caja Madrid y Bankia.”

    Ahí es nada. Y se apoya en estos “argumentos de peso” que expone el tribunal:

    “En el caso de Rodrigo Rato, el tribunal considera que durante la investigación y el juicio, "su comportamiento procesal ha sido absolutamente cabal"

    Así es, la misma Audiencia Nacional que a través de su magistrada Carmen Lamela ha enviado a la cárcel, de manera fulminante, a parte del Govern.
    La Audiencia Nacional que no impuso nada a Rato y Blesa, pese a sus graves delitos, dice esto ante las críticas a la juez Lamela:

    «Quien cuestiona insistentemente la independencia de nuestros jueces y magistrados quiere erosionar la credibilidad de nuestra Constitución y del Estado de Derecho»

    Con esto no quiero negar la gravísima irresponsabilidad del Govern por la enorme fractura social que han provocado en Cataluña (y en el resto de España), pero tendría que ser la ciudadanía quienes, a través de las urnas, dicten sentencia, porque los barrotes de una cárcel… no termino de verlo.

    También Rajoy ha creado una enorme fractura social con la infame reforma laboral, más grave si cabe, provocando millones de parados, con familias arruinadas y esperando las sobras en los contenedores. Y ahí está tranquilamente el señor presidente.

    Pues eso, unos y otros tienen su sitio en esta esperpéntica balanza.

    Por tanto, me ratifico en lo que decía, este desenlace en el presidio hace visible que el sacrosanto e inviolable Estado de Derecho… tiene sus goteras, goterones diría. De los políticos, ya ni te cuento…

    Abrazo, amigo Luis Antonio.

    ResponderEliminar
  10. Goteras o goterones, pero lo cierto es que muchos cuestionamos el estado de salud de nuestro Estado de Derecho.

    En España tenemos graves problemas con nuestro Estado de Derecho: que la Administración funciona de una manera mejorable, que existe corrupción, que los órganos de gobierno de jueces y fiscales -e incluso los miembros del Tribunal Constitucional- son elegidos políticamente y que no hay la suficiente separación de poderes. Pero la solución a esos problemas no es dinamitarlo todo por las bravas, haciendo lo que a un grupo de gente le dé la gana y dictando normas inconstitucionales -lo cual es evidente para todo el mundo-, sino todo lo contrario, que es reforzarlo y consolidarlo aún más. Así se impedirá que un político se salte los diques de contención legales, porque entonces sería admisible que cualquier otro político de ideología completamente contraria se los saltara también. O que cualquier ciudadano que considere que una ley no le favorece no la quiera cumplir. ¿Con qué criterio un gobernante que se salta la Ley puede exigir a sus ciudadanos que la cumplan? ¿Dónde está el límite de lo que un grupo pequeño puede decidir por sí sólo respecto de otro mayor? ¿Puedo yo decidir por mí mismo que mi piso, el 1 - 1 se separe de mi comunidad de vecinos con la que comparte luz, agua, ascensor, fachadas, techo y pilares, y forme un inmueble totalmente independiente?

    Un abrazo, Paco

    ResponderEliminar