miércoles, diciembre 28, 2016

ELOGIO DE LA INFELICIDAD (Emilio Lledó)






El conocimiento del autor es fundamental, pero en más de una ocasión he adquirido un libro por la información que se expone en su solapa.

En Elogio de la infelicidad de Emilio LLedó figura este texto:

La palabra felicidad, escribía recientemente Lledó, es una idea casi trivial y, a la vez, una aspiración insoslayable, medio perdida «en ese horizonte de sueños, ideales, deseos, utopías, amenazas y dolores» que nos atrapa y nos envuelve. Así que esa escurridiza palabra «nos hace pensar que estar en el mundo es estar en la insuficiencia, en la insatisfacción». En consecuencia, si la felicidad es un proceso, una lucha en distintos frentes, otro tanto sucede con la desdicha, motivo de este libro inédito suyo, que reúne escritos entre 2000 y 2005. 

Por todo ello, su Elogio de la infelicidad tiene varias ramificaciones: va desde el reconocimiento activo del dolor y de la corporeidad hasta la interiorización de los conflictos, desde el reconocimiento de la amistad hasta el ideal ciudadano y la lucha contra la ferocidad que hoy nos acosa con una violencia fatalmente aceptada. 

Pero también desafía nuestra capacidad para reflexionar sobre estos «combates», si sabemos leerlos, interpretarlos a partir de diversos relatos clásicos y traducirlos a nuestra experiencia del presente.

Veremos si la lectura del mismo responde a las expectativas que me despierta dicho texto...

También tengo la certeza de que si el título hubiese sido  Elogio de la felicidad  no me habría resultado  sugerente. No sé si me aparto de lo convencional, pero no me gustan nada los autores que se declaran felices y presumen de tener la fórmula para alcanzar ese logro... Me resultan un tanto cínicos.


27 comentarios:

  1. Amigo Luis Antonio, yo también sospecho de estos autores que se declaran "felices", manifiestan un cierto aire de suficiencia y frivolidad. En el mejor de los casos, sus obras parecen libros de autoayuda y tras de ellos un aparato comercial, pero también parece adivinarse un afán de atontamiento. Lledó es un gran pensador, reflexiona sin limitaciones. Admiro su capacidad reflexiva.
    Salud y feliz 2017
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lledó es un gran pensador autor de textos que, a su vez, hacen pensar. Solo por ese contagio que provocan sus textos ya vale la pena leerlos. Muchas veces me viene a la memoria este texto de él:

      "El más rico tesoro es el lenguaje; en él se recobra el pasado, se organizan las ideas que forjan al hombre y se edifica el silencioso diálogo que conforma la esencia de la humanidad como especie capaz de ser y de saberse ser”

      Un abrazo y a ver qué nos depara este recién estrenado año...



      Eliminar
  2. Se nota que amas y mucho a este excelso pensador y, en cuanto a la felicidad si que puede ser parte de ver la realidad con un horizonte distinto aunque la realidad pura y dura a nadie se les escape por mucho que quiera disfrazarla.-En cambio la infelicidad del individuo creo que hay muchas personas que aunque estén completas :hasta incluso lo llamaría una adicción a eso de la infelicidad tienen que sentirse infelices o bien generar conflictos para sentirse así.-Si es un adolescente, puede ser que es esclavo de sus problemas;bien por sus inseguridades, cuestión de educación por recibir unos patrones muy estrictos.Pero en una persona adulta me parece más por falta de autoestima...

    Espero llegar a tiempo de recibir el Año Nuevo en el archipiélago.

    Un fuerte abrazo.



    Creo que se tiene

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amar, no sé, pero admirar, mucho.

      Sus pensamientos me hacen reflexionar, aunque esto no conduzca a la acción, como quisiera.

      Una de las frases que más repite: "es imposible la felicidad si la mirada descubre, alrededor de la vida individual, la enfermedad social y la corrupción que destroza la vida colectiva".

      Solo las personas egoístas e insensibles pueden ignorar esta realidad...Lástima que nos sintamos tan impotentes para aliviar mínimamente estos problemas...

      Muchos abrazos Bertha

      Eliminar
  3. Si a mi me hubieran permitido opinar sobre el título de este libro -que por cierto he leído y te va a encantar- creo q sería mucho más apropiado haberlo titulado "elogio al dolor", porque el dolor es absolutamente inevitable y consustancial al ser humano, hay que aprender a convivir con él, a conocerlo y asumirlo, no así el sufrimiento, ni la infelicidad que como bien dice nuestra querida BERTHA es usada por muchos como profesión o postura vitalicia ante la vida y con todas la excepciones que confirman la regla a mi me parece que tras mucha infelicidad proclamada lo que hay es muchísima cobardía y otro tanto de desidia... creo en la lucha diaria por la porción de felicidad que cada uno nos merecemos porque creo es así, pero ni es gratis, ni fácil, hay que peleársela cada día, desde luego yo no pienso renunciar jamás a esos mágicos instantes por más que asuma q el dolor está ahí, como los bajones y el miedo... LLedó dice algo que me gusta mucho, no sé si en este libro o se lo he leído en alguna entrevista dice q es necesario sentir la infelicidad para vernos obligados a buscar la felicidad ...y q la lucha por la verdad, la bondad, la belleza y el enriquecimiento interior proporciona muchísima más felicidad que ninguna cosa material q exista... ese es el camino en el q tb yo creo, en fin que es un libro estupendo y estoy segura lo vas a disfrutar.

    Y ya casi a las puertas del nuevo año solo me queda desearte q tomes la uvas despacio, q no te atragantes y que todos lo mucho y bueno que mereces te espere en este 2017 a punto de estrenar.

    Muuuchos muchos besos con toodo el cariño del año viejo y las ganas de seguir dándotelos en este nuevo si me lo permites jaja espero que sí, mientras me aprovecho jaja ... MmuaaaaaaksS!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente en este libro se manifiesta esa idea que mencionas: "nuestro afán, en fin, de felicidad desde esa infelicidad en la que usualmente nos encontramos y que nos sirve de aguijón y estímulo..."

      También aborda temas muy profundos como: la memoria que nos constituye, que es permanencia y cauce de nuestra “manera de ser”; el deseo; el amor; la amistad, ya definida por Aristóteles como “lo más necesario para la vida”; la educación en el más noble y ambicioso sentido del término; nuestra capacidad de conocer, deliberar, elegir y decidir. Sin olvidar, claro es, la libertad -que realizamos siempre en y desde un horizonte de posibilidades- y la responsabilidad...

      Si pensar y reflexionar sobre estos asuntos es disfrutar, estoy disfrutando mucho, pero también me embargan las limitaciones que acostumbran a acompañarnos para ir más allá de la mera reflexión. En cualquier caso, leer a Lledó es muy gratificante. Te reconcilia con la condición humana o, al menos, con parte de ella.

      Seguí tus instrucciones a la hora de tomar la uvas, de brindar con cava y de echar unos bailes: vals, bolero, pasodoble, country...

      Muchas gracias por tu cariño y buenos deseos. Espero que nos sigas gratificando con tu presencia, siempre bienvenida y estimada, querida María.

      Muchos besos, amén de unos cuantos abrazos



      Eliminar
  4. Te voy a dar el secreto de la felicidad antes de que leas a Lledó, pero por lo que más quieras, no se lo digas a nadie:
    La felicidad pasa por tu lado siempre de puntillas y siendo tan tímida, se alarma con suma facilidad cuando la llaman. Cuando eso ocurre, cuando escucha a la gente que la nombra, la usa como excusa o como motivo y no deja de usarla como recurso lingüístico en cualquier circunstancia y ocasión, prefiere esconderse en el rincón más profundo de tus recuerdos y no se decide a salir hasta que te pilla otra vez distraído y pensando en otra cosa, porque la felicidad es tan educada que solo te das cuenta que has estado con ella cuando se has marchado.

    Saludos y estupendo año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el secreto. Procuraré que nos se extienda mucho...

      Lledó también dice cosas muy interesantes. Te regalo esta, de su parte:

      "Sí, parece que en el título hay una contradicción, cómo elogiar lo que nadie quiere, cómo ser bueno en un mundo malo. La felicidad siempre fue un deseo de tener; somos seres que dependemos de los alimentos, del agua, del aire, ¡imagina el día en que no haya agua! Pero dependemos también de la verdad, de la bondad, de la belleza... La lucha por esos valores utópicos también da felicidad; cuando los hombres se humanizaron, ésos fueron los valores que buscaron: importa ser más por dentro. Sentir la infelicidad obliga a buscar la felicidad".

      Un fuerte abrazo, estimado amigo

      Eliminar
  5. me inclino a pensar que todo es y su contrario, es verdad y su contrario, es vida mientras vamos muriendo, es felicidad después de la desdicha o viceversa
    la luz rompe a su contrario, el amor existe porque existe el desamor, todo es y su contrario
    abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cuánto tiempo sin saber de ti, amigo Omar. Me alegra recibir tu visita.

      "El amor existe porque existe el desamor" se puede asociar con lo que expresa Lledó:

      "La infelicidad que viene de fuera: las tensiones, la violencia y la estupidez que, tantas veces, destrozan la vida colectiva, se compaginan mal con la deseada buenaventura. Pero ese inevitable punto de inseguridad es, por otra parte, estímulo y acicate hacia esas otras metas que llenan el horizonte ideal en el que se conforta y orienta la vida"

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Concuerdo con tu apreciación acerca del título: me gustan los elogios de esas cosas que no parecen fácilmente elogiables. Que disfrutes tu lectura y comiences muy bien el nuevo año, estimado Luis Antonio.

    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Fer.

      Abrazos y feliz 2017

      Eliminar
  7. A mi me suenan falsos y eso no lo soporto. Y no es que me niegue a disfrutar de momentos de felicidad, al contrario.

    Te deseo que logres momentos de felicidad en el 2017 y que si llega la infelicidad sepamos afrontarla.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto todo lo que expresas que, aunque conciso, no es poco...

      Abrazos

      Eliminar
  8. Te deseo un Feliz Año y que el 2017 entre con buenos propósitos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Bertha.

      Haremos buenos propósitos como siempre y a ver hasta dónde llegamos.

      Muchos abrazos

      Eliminar

  9. Me atrevo decir amigo Luis Antonio en esta entrada, (aunque no he leído el libro); que la infelicidad es consustancial al ser, dado que el espacio en el que cual éste se desarrolla (nos desarrollamos) no es una lisonja y está plagado de cortapisas y múltiples variables, endógenas y exógenas, y hay que labrar de manera acorde cada día en el espacio vital que nos toque, la parcela correspondiente de dicha…
    Un abrazo y FELIZ 2017

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, amigo Dionisio. Que la parcela de dicha que nos corresponda contribuya a mitigar los efectos de la contraportada...

      Un abrazo

      Eliminar
  10. La felicidad son instantes para mí. Momentos mágicos que a veces suelen venir precedidos de otros menos halagüeños, casi diría dolorosos,y acobardados, resignados ante tal crueldad del vivir, que es dado a ellas, comienza a fijarse en un destello ...esos destellos, chispas luminosas, son lo que nos vuelven a levantar, nos hacen sentir bien y que vale la pena vivir.
    El problema es que siempre se nos hacen un suspiro en comparación a lo malo.
    Bueno, yo te deseo de corazón muchos instantes felices en esta Noche Vieja y en el Año Nuevo que comienza.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eres una auténtica poeta hasta cuando te expresas en prosa. Te admiro, Marinel.

      Muchos besos y agradecimiento por tus buenos deseos

      Eliminar
  11. Sea lo que sea hay momentos en que una se siente la más feliz del mundo y lo sabes porque también te visita la petarda de la triste infelicidad, así que el equilibrio entre ambas está bien, no está nada mal, no señor. Y conste que me tocó la lotería, pero no la del 7, la otra que llevaba, siempre me equivoco en algún sitio, soy más despistada...
    Y ahora lo voy a perder todo en El Niño.
    Pásalo genial y espero que tengas un fantástico 2017.

    Un abrazo muy fuerte!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te haya tocado la lotería. Yo me conformo con tu presencia en este espacio que ya dura años, pero que últimamente se hace de rogar un tanto...

      No te lo juegues todo al Niño. Algo sé de eso...

      También te deseo todos los parabiens del mundo, Angie. Sabes lo mucho que te quiero

      Besos

      Eliminar
  12. Me gusta Lledó, y eso que no lo he leído, pero en alguna ocasión lo he escuchado por la radio, leído artículos de su autoría, y diempre tiene alguna frase o reflexion que conviene apuntar en la libreta. Cuanto más va menguando la cultura, las humanidades, más avanza la violencia, los extremismos. Harás bien adentrándote en las letras de Lledó, algo bueno sacarás, segurísimo
    Un abrazo amigo Luis Antonio, que tengas salud y buenas lecturas en este año que arranca.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En un par de ocasiones, ya hace bastantes años, tuve oportunidad de asistir a una de sus conferencias y a un coloquio que mantuvo en la Universidad de Barcelona (Facultad de Filosofía) Confieso que me cautivó.

      El trabajo intelectual de Lledó se mueve entre la interpretación de textos claves de la historia de la filosofía, y la meditación teórica sobre esta labor interpretativa. Está enraizado en la corriente hermenéutica y considera que el lenguaje es el elemento esencial en el pensar y en el instalarse del hombre en la sociedad o en la naturaleza. La filosofía no sería sino la meditación sobre tal instalación; y la historia de la filosofía se entendería como "memoria colectiva" del complejo proceso seguido por la humanidad, diferenciado históricamente.

      Un abrazo, Paco. Seguiré visitando tu espacio para aprender de esas extraordinarias reseñas que haces de tus lecturas

      Eliminar
  13. Por cierto Luis Antonio, estaba ojeando mi libretilla y he comprobado que tenía apuntado un libro de Lledó, con un título tan bonito y, tal vez, tan utópico como este; "Los libros y la libertad". Un enunciado que invita encarecidamente a su lectura.
    A saber cuánto tiempo llevará anotado ahí :)
    Cuídate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conozco ese libro de título muy bello, pero al buscar información sobre el mismo, parece ser que se puede descargar gratuitamente en formato PDF. Ignoro si te gusta leer en e-book, tablet, etc.

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Copio: "El pensamiento de Lledó se vertebra en el tiempo a través de tres ejes principales: 1) la filosofía griega clásica, con una mirada especial a los diálogos platónicos y a las éticas aristotélicas, así como al epicureísmo; 2) la atención al lenguaje como objeto principal del análisis filosófico, en clara convergencia con el desarrollo de las principales corrientes del pensamiento europeo de posguerra; y 3) la elaboración de una amplia reflexión sobre la temporalidad y la escritura que acabará desembocando en una bien trabada filosofía de la memoria y en una antropología textual de raíces originalmente hermenéuticas".

      De su obra me interesa sobre todo lo relacionado con el lenguaje y la filosofía.

      Eliminar