sábado, noviembre 26, 2016

FIDEL CASTRO HA MUERTO: EL CUARTEL DE MONCADA EN SANTIAGO DE CUBA



La primera noticia que recibo en este sábado otoñal hace referencia a la muerte de Fidel Castro. En el año 2006 dejó el poder en manos de su hermano Raúl Castro. Desde entonces, sus apariciones públicas han sido esporádicas y las noticias sobre su salud, confusas. Descanse en paz. Para unos, este personaje era y seguirá siendo una leyenda y un mito. Para otros, un dictador. Yo estuve entre los primeros durante bastantes años.   Luego llegaban noticias de todos los colores de aquel entrañable país. En 2004 tuve oportunidad de visitar Cuba y vivir la realidad en primera persona. Lo que me temía, se confirmó: Cuba vivía bajo un régimen dictatorial de la peor especie. No ignoro los logros: educación (se alfabetiza, pero no se permite pensar), sanidad para todos (pero carente de los recursos más básicos), techo (aunque se caiga encima), trabajo (con salarios tan misérrimos que obligan al trapicheo para sobrevivir)..., pero me reitero en lo manifestado. No tengo la menor duda de que ahora, y como siempre, unos lo santificarán y llorarán  y otros brindarán y lo demonizarán. Suele ocurrir eso con los muertos singulares...(En esta bitácora he dedicado 16 entradas a este tema. Esta es una de ellas...)


1.- CUBA, HOY: Mojito peleón de ron añejo con barbita de cabrerasinfantes difuntos y caña de azúcar moreno de bigotes de soledades seculares.

En junio de 2004 pude ver cumplido un sueño largamente anhelado: viajar a Cuba. De esta visita me han quedado muchos recuerdos de vivencias únicas con sabores intensos y agridulces; con temores confirmados; con sones de trovas, boleros, salsa de fiesta y de goznes chirriantes de celdas de insumisos; con luces caribeñas, con sombras y apagones programados; en la Habana Vieja, mansiones coloniales en ruinas y algunas milagrosas restauraciones; con negocios y comercio en El Vedado en torno al hotel Habana Libre y las libertades y los negocios vedados en el resto de la isla; en el largo y húmedo Malecón, ron añejo de Santiago en vasos de plástico y mojitos peleones; logros científicos, sanitarios, deportivos y culturales, pero con democracias ausentes y fronteras selladas; quinceañeras virginales exhibidas con orgullo en descapotables de alquiler y mulatas cimbreantes y obsequiosas, uniformes escolares primorosos y cuadernos con hojas usadas, lápices sin punta y pupitres trasnochados; tiendas para dólares yanquis y racionamientos florecidos para pesos locales y mugrientos; congris sabrosos en paladares entrañables, barra libre en varaderos para turistas con euros y arroz con fríjoles escasos en cocinas nativas con la luz intermitente y ventiladores perezosos; "grammas" con pocos gramos de información; cedeerres chismosos; consignas victoriosas; barbudos con boina estrellada, libertades castradas y castros locuaces -admirados ayer- en chándal de marca camuflado de mercadillo; coches remendados y guaguas desguazadas; valles de lágrimas intuidas y mogotes ostentosos, y sobre todo, incompetencia burocrática colosal que afecta a casi todos los órdenes de la vida diaria, y en especial a la felicidad doméstica...Eso, con muchísimo más y mejor, es...CUBA.

2.- ASALTO A MONCADA: Fracaso victorioso de un inicio de Revolución que seguirá pendiente.

El 10 de marzo de 1952, Batista encabeza un golpe de Estado abriendo un período de siete años de sangrienta represión. El 26 de julio de 1953, hace ahora 54 años, un grupo de aproximadamente 130 jóvenes revolucionarios, agrupados en torno a Fidel, asaltan el Cuartel de Moncada, en Santiago de Cuba, con el fin de desencadenar un movimiento social que propiciase el fin de la dictadura. Aunque acabó en la muerte y el fusilamiento de la mayoría de sus participantes, en muchos casos tras salvajes torturas, y en el encarcelamiento de los supervivientes (entre ellos Fidel y su hermano Raúl), el asalto tuvo un enorme papel propagandístico y la figura de Fidel pasó a ser muy conocida. Los dramáticos problemas que Fidel expuso en su histórico alegato, ante el Tribunal que lo juzgó por el asalto al Cuartel Moncada, fueron las pruebas más que elocuentes de la necesidad que tenía el país de realizar un cambio a fondo de su estructura social, económica y política. El Tribunal impuso a Fidel Castro la pena de 15 años de prisión que habría de cumplir en el presidio "Modelo" de Isla de Pinos donde ya se hallaban muchos de sus compañeros de lucha. La fuerte campaña internacional por la liberación de los encarcelados de Moncada, unido a la necesidad de la dictadura de Batista de dar una imagen de normalidad, propicia su liberación dos años después, tras la que Fidel se exilia a México y funda el Movimiento 26 de Julio.



3.- MONCADA, ESCUELA MÍTICA: Risas de niños inocentes con esperanzas de un futuro mejor.

Después del triunfo de la revolución en 1959, el Moncada fue convertido en una ciudad escolar que tomó el nombre de "Ciudad Escolar 26 de julio" y un espacio de ella se dedicó a Museo sobre los hechos relacionados con el asalto. La visita a este cuartel – hoy, escuela, repito- que aún conserva el impacto de las balas en la fachada principal y el contacto con los niños me ha dejado un sabor más dulce y profundo que la piña colada. Escuela de niños primorosamente uniformados y peinados con mochilas llenas de ensueños y sedientas de libros y libretas...Lástima que todavía, a fecha de hoy, queden muchos, excesivos, cuarteles en Cuba...y que la revolución prometida...siga pendiente.

27 comentarios:

  1. Esta entrada se publicó en 2007 y recibió estos tres comentarios:

    JOSEMARCO1:12 p. m.
    Me ha ilustrado mucho sobre Cuba tu breve pero excelente artículo. No he tenido la suerte de viajar al país caribeño. Pero estas líneas me han ayudado a recordar una historia convulsa y una tarea incompleta y lamentablemente mutilada.




    yoyi5:48 p. m.
    Bienvenido a la red blogera. Aunque en estos tiempos que corren apenas puedo leer los disparates de mi propio blog no he podido saltarme la oportunidad de andar por aquí. Le doy las gracias por regalarnos su punto de vista e información y no tengo nada que añadirle como sugerencia su blog está muy bien. sacare tiempo por la fuerza para leerlo casi todo. un saludo grande y ya sabe donde me tiene para lo que haga falta.


    yoyi5:53 p. m.
    La primera parte de este post está como par ponerlo en un cartel gigante, de hecho me gustaría mencionarlo en mi blog, la segunda, la histórica tiene muchos datos que la gente no sabe y esta bien decirlos para que las personas entiendan que el caso cubano no es un tema de derechas e izquierdas, es un tema de humanidad oscilante, de derechos y de pueblos, también algún día hablaremos de ello. otro abrazo

    ResponderEliminar
  2. Este texto me parece excelente, ilustrativo...

    No obstante, tras esa realidad que has descrito tan bien, hay muchos porqués (bloques y bloqueos) que si bien no justifican esa cruda realidad sí convendría tenerlos en cuenta a la hora de analizarla...

    Repito: tu texto me ha parecido excelente.

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto que durante más de 50 años, Cuba ha sobrellevado un bloqueo económico, que no ha impedido seguir plantando cara al imperio yanqui, pero eso también ha servido a sus dirigentes de excusa para justificar su fracaso en lo referente al fracaso económico.

      ¡Y qué decir de las libertades! No concibo la justicia social sin ellas...

      Lo más sorprendente de la dictadura castrista es que despierta sentimientos encontrados: emociona el guerrillero audaz de Sierra Maestra e inspira odio exacerbado por la tiranía ejercida con los propios compatriotas que ni siquiera han tenido libertad para marcharse de allí.

      Me alegra muchísimo, estimado Impersonem, tenerte de nuevo por aquí. Se te echaba a faltar...

      Un abrazo

      Eliminar
    2. Rectifico: "excusa para justificar su fracaso econømico"

      Eliminar
  3. He estado en Cuba dos veces y me uno a tus palabras.
    Un feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La mayoría de personas que han visitado Cuba han sacado la misma impresión: la utopía que pregonaba Castro está cada vez más inaccesible. El desencanto reina por doquier. Sin embargo, siempre ha habido y habrá soñadores de imposibles.

      Un aberazo Mari-Pi

      Eliminar
  4. Nunca he estado en Cuba, Luis Antonio, a punto estuve en una ocasión pero al final no pudo ser. La información que he escuchado siempre ha sido muy contradictoria, supongo que la Cuba de Fidel tuvo su sentido hace cincuenta años pero una sociedad no puede estancarse en el tiempo. Espero que se abra un nueva etapa para sus gentes.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobre la Revolución Cubana y el Comandante Castro siempre habrá opiniones visceralmente encontradas. Nadie se queda indiferente. Yo, lo he manifestado siempre, fui un entusiasta de la Revolución Cubano durante muchos años. La visión directa de la realidad, que sigue vigente, me hizo cambiar de opinión. Te podría contar muchas anécdotas...

      Muerto el dictador - Raúl Castro ya tiene 85 años - cabe esperar cambios. Si los cubanos de dentro y los de afuera son capaces de dialogar, Cuba puede tener futuro. Al tiempo, pero ya le toca. Este país siempre ha estado sometido a la metrópoli o a sus dirigentes incapaces. Se merece la normalidad y más libertad

      Abrazos

      Eliminar
  5. AMIGO QUE PUEDO DECIRTE QUE TU NO SEPAS AUNQUE NO LO HAYAS VIVIDO EN CARNE PROPIA.
    HE PUESTO ALGO EN MI BLOG QUE TU LEISTE EN MI MURO DEL FACE... LO COMPARTO AQUÍ CON TU PERMISO: http://cuentos-y-algo-mas.blogspot.mx/2016/11/muerte-del-tirano.html

    ES UNA PARODIA DE LA CARTA DEL CHE A FIDEL, PERO ADAPTADA A ESTE DÍA... CON MIS SENTIMIENTOS Y LOS DE MILES DE CUBANOS QUE VIVIMOS ESTE HOLOCAUSTO.

    ABRAZOS
    CARLOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu testimonio, aunque emocionalmente subjetivo, tiene más credibilidad que lo que podamos opinar los que tenemos un conocimiento superficial de aquella realidad. Gracias por tu aportación, Carlos.

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Para mi Fidel es un dictador con lo que eso conlleva. Pese a ello la revolución cubana fue un símbolo de la posibilidad de revolución, como luego lo fue Nicaragua, y en el imaginario de mucha gente (por ejemplo en el de mi padre) Fidel y el Che eran un ejemplo de lucha contra el imperialismo del gigante Estados Unidos que conviene no olvidar.
    La renuncia del comunismo a que la igualdad vaya siempre unida a la libertad, convirtió los sistemas comunistas en verdaderas distopias (por encima de todas la URSS). Libertad e igualdad deben ir indisolublemente unidas esa es mi postura que ya sabes a que ideas responde.

    Tu post, de hecho en plural, sitúan el tema y son un interesante punto de vista.

    Abrazos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que Castro y el anarquismo no hicieron muy buenas migas. Seguro que de esto sabes un montón. Aquí, un enlace:

      https://www.facebook.com/notes/jordi-gomara/26-de-julio-los-anarquistas-no-pueden-olvidar/745196978859369/

      Tienes razón, la revolución ha quedado en una "posibilidad de revolución"...

      Totalmene de acuerdo, también, con lo que manifiestas en tu segundo párrafo: Sin libertad no hay igualdad

      Abrazos, paisana

      Eliminar
  7. Carlos Alberto9:20 p. m.

    MUERTE DEL TIRANO.
    Parafraseando a otro asesino...

    MÉXICO, NOVIEMBRE 26, 2016 AÑO DE LA FELICIDAD
    FIDEL
    Me recuerdo en esta hora de muchas cosas, de cuando empecé a tener uso de razón y vi un día un letrero en la puerta de mi casa que decía: “Esta es tu casa, Fidel” Me recuerdo que fui a preguntarle a mi madre: ¿Mamá, esta es nuestra casa o la de Fidel? Y ella bajando la voz me respondió: Cuando seas mayor lo entenderás.

    Después, con los años, supe que era cierto, que a tu revolución había que quererla a la fuerza, porque el que no lo hiciera estaba condenado al sufrimiento, como muchos amigos que quedaron a lo largo del estrecho de la Florida camino a la libertad o perdieron años de su juventud en tus cárceles de mierda.

    Hoy, por fin, todo tiene un tono más dramático porque a pesar de que somos más maduros, tuvimos que esperar 58 años para escuchar esta noticia de tu muerte. Hoy por fin es verdad.

    Siento que con escribiéndote esta carta, he cumplido la parte de mi deber como ciudadano desligado a tu Revolución y me despido de ti, deseándote que te vayas al infierno y que por fin mi pueblo logre su añorada libertad.

    Hago formal renuncia a mis rencores, porque sé que tu muerte, se los llevará todos. Nada legal me ata a Cuba, sólo lazos de otra clase que tu jamás entenderías, porque no sabes lo que se llama amar, y desear vivir en la tierra que te vio nacer y tener que salir echando porque tú te creíste que era su dueño absoluto.

    Haciendo un recuerdo de mi vida pasada creo tener muchas cosas que me hicieron sentir ese repudio hacia ti y tu gobierno. Mi única falta de alguna gravedad es no haber confiado más en todos mis amigos que con mucha claridad salieron antes que yo y retrasé mi libertad por temor a terminar en el estómago de un hambriento tiburón y no haber comprendido con suficiente claridad y a tiempo, tus verdaderas cualidades de tirano, fascista, asesino e hijo de puta.

    En Cuba viví días magníficos y sentí como todos mis amigos, el peso de tu crueldad. Me recuerdo esa juventud, en la que teníamos que escondernos para escuchar una estación en inglés y no podíamos adorar nada que viniera del capitalismo, ese ogro que tú bautizaste como el opio de los pueblos. Me recuerdo de los actos de repudio y de toda la crueldad que tu inculcaste a esa bola de envidiosos que al saber que alguien se quería salirse de tus garras, atacaban sin piedad y destruían sus propiedades, aunque sé que muchos en el fondo iban obligados, pero no por eso justifico ni tu maldad ni la de ellos.

    Hoy también muchos repetimos que por tu culpa, otras tierras del mundo reclamaron el concurso de nuestros modestos esfuerzos. Y pudimos hacer lo que tú le negaste a nuestro pueblo, lograr nuestra libertad. Que no dejamos a nuestros hijos nada material, porque tú no los quitaste todo. Nos salimos con una mano alante y otra atrás y dejando lo más preciado que pueda tener el ser humano, la familia.

    Sépase que hago esta carta con una mezcla de alegría y de dolor. Dolor no por tu muerte, sino por los años de angustia y tristeza que nos quitaste y alegría porque aunque dudo que con tu hermano, quien lleva en sus manos, tanta sangre como tú, los cubanos puedan lograr los cambios tan anhelados para nuestra Cuba.

    Digo una vez más que tu muerte liberó a Cuba del tirano más despiadado que ha conocido la historia de la humanidad, que nos hizo vivir un HoloCastro tan despiadado como el holocausto vivido por los judíos en la época del nacismo.

    Tendría muchas cosas que decirte hoy, a ti y a tu pinche gobierno de difuntos y flores, pero siento que son innecesarias, las palabras no pueden expresar lo que yo quisiera, y lo que sentimos miles de cubanos que sufrimos por tu culpa.

    Ojalá y te vayas al infierno.

    ResponderEliminar
  8. Con sus luces y sus sombras como en todos los lugares; los que están a favor les duele su pérdida y los que no están pletóricos.

    Pero 58 años son muchos años de estancamiento y lo triste es que siempre pagan justos por pecadores.

    En Madrid, delante de la Embajada se escuchaba a muchos expresarse como Carlos Alberto y en cambio otros que estaban a favor se les había muerto un padre (por Fidel).Pero si que casi llegan a la confrontación;eso es, lo malo de no ver las cosas por el mismo lado.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es. Todos, supongo, tendrán razones o sinrazones para pensar de una u otra manera. Unos dan mucha importancia a los logros y otros a las carencias.

      Abrazos, Bertha

      Eliminar
  9. LUISANTONIO he viajado bastante por el mundo pero nunca a Cuba ni a ningún otro país der sur de América , seria largo explicarte el porque
    De cualquier forma quiero decirte que seria " bueno " que leyeras otro punto de vista sobre Cuba y Fidel en el Blog de Mark de Zabaleta , persona muy racional y razonable . Un fuerte abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Demasiada hipocresía...


      Me encanta tenerte de nuevo por aquí, galanygarcia. Es indudable que la figura De Castro y su utópica revolución despiertan opiniones y pasiones encontradas. Lo que nadie cuestiona es que para vivir en Cuba hay que someterse al Régimen...

      Un fuerte abrazo

      Cuentan que en la Revolución mexicana la Iglesia fue muy perseguida, y las misas y actos litúrgicos se hacían en la clandestinidad.
      En una aldea rural esperaban al sacerdote que iba a oficiar la misa ese fin de semana, y cientos de personas se habían congregado en un viejo granero cuando aparecieron varios militares armados. El comandante se dirigió a los feligreses diciendo “El que se atreva a recibir un tiro por Cristo que se quede donde está, porque las puertas estarán abiertas cinco minutos para los que quieran irse”. De las seiscientas personas que estaban en aquel granero…sólo quedaron veinte.
      El militar al mando miró al sacerdote y le dijo: “Vale padre, yo también soy cristiano y ya me he deshecho de los hipócritas. Puede continuar con su celebración” …
      Parodiando esta historia podríamos hablar de los políticos de la UE virtual reunidos en el granero del BCE a la espera de la bendición de su Presidente cuando aparecen los “gendarmes” alemanes exigiendo la austeridad total, casi como recibir el tiro de gracia, por nuestra FE ciega en la zona Euro…
      Y también de la figura de Fidel Castro, que se inició en la vida pública como político opositor y destacó especialmente tras el asalto al cuartel Moncada en 1953, por el que fue condenado a prisión. Tras ser indultado gracias a la presión de la opinión pública, se exilió en México, donde planeó la invasión guerrillera de 1956. Llegó al poder tras encabezar la Revolución cubana, que triunfó el 1 de enero de 1959, derrocando a la dictadura de Fulgencio Batista.
      En el 2016, por octavo año consecutivo, Cuba logró una tasa de mortalidad infantil por debajo de cinco por cada mil nacidos vivos, que ratifica a la isla en la vanguardia de América y entre las primeras 20 naciones del mundo. Cuba ha minimizado la violencia, el consumo de drogas y el hambre, llevados a la mínima expresión. La pobreza o carencia de bienes de lujo es muy evidente, pero la miseria no existe. No hay niños durmiendo en las calles ni ancianos abandonados… El legado de Fidel Castro es un país que tiene la mayor expectativa de vida al nacer, próxima a los 80 años. Donde al acceso a todos los servicios de salud es absolutamente gratuito para todos…
      Mientras que, en La Habana, América Latina y otras partes del mundo lloran la muerte del comandante Fidel Castro, en Miami, EE.UU., inmigrantes cubanos salieron a las calles a celebrar el fallecimiento del líder histórico de la Revolución.
      ¿No existe cierta hipocresía al criticar la adopción del marxismo en 1961 por el Gobierno revolucionario cubano, estableciendo el primer Estado socialista de América?
      Porque hace falta mucho valor…y tener las ideas claras.

      Mark de Zabaleta

      Eliminar
  10. Yo estuve en Cuba el siglo pasado, en casa de una coronel del ejercito cubano que tenia tres hijos, un medico, un ingeniero y el otro no me acuerdo. Estuve en su casa en la Habana porque tenia una casa de servicio que alquilaba y esta me la buscaron unos amigos que tienen una empresa de esas "a medias" con el régimen. Compartí algunas comidas y alli se habla en libertad pero muy bajo y se expresa un punto de vista compartido por casi todos, que Castro fue necesario, pero también fue necesario que se fuese antes, mucho antes.

    Mis amigos fueron represaliados con la Ley Helms Burton que castiga a los que comerciaban con Cuba a no comerciar con EEUU, una ley mezquina en un país que no se sonroja por comerciar con regímenes teocraticos musulmanes (el ultimo resquicio de la Edad Media en el mundo).
    ¿Que pasaría en España si sufriese un bloqueo similar?
    Durante el tiempo que pase allí, fue feliz.
    Ahora Castro ha muerto y España debe estar allí y colaborar muy activamente, pero mucho más que soltar dos discursitos chorras de democracia, pero no estará, somos así de idiotas. Podíamos hacer muchas cosas juntos.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece que hablo en indio... ejem...

      Eliminar
    2. Los dictadores no acostumbran a marcharse.(Pinochet fue la excepción, que yo sepa)

      El bloqueo explica muchas cosas, pero no todas. Durante el régimen de Castro no se ha conseguido superare la producción de azúcar que se había logrado antes. Un auténtico fracaso.

      También me lo pasé bien en Cuba. Llevamos cuadernos, lápices gomas de borrar a una escuela cerca de Pinar del Río y nos hicieron un aténtico homenaje musical en prueba de agradecimiento. La carencia de recursos pedagógicos y sanitarios es notoria.

      La gente trapichea para sobrevivir: el taxista que no pone el taxímetro, el campechano que te invia a un mojito y acabas pagándole dos y además le compras leche en polvo para su sobrinita enferma, etc. Podría contarte un montón de estas...

      Cuba, a pesar de sus logros, no atrae a nadie y no pocos se tuvieron que ir de mala manera porque se les embargó lo que tenían o porque no se sometieron al régimen.

      España invirtió mucho en ese país, sobre todo en infraestructura hotelera. Desde Aznar que no se ha hecho prácticamente nada. No sé si los actuales gobernantes sabrán reconducir las relaciones con ese entrañable país. Tengo mis dudas

      Saludos

      Eliminar
  11. ...el comentario que le dejas a Angie; lo comparto totalmente.Pero si has leído algo sobre lo que opinan varios políticos americanos y uno cubano.Los diagnósticos son ,que no se esperan cambios y que Raúl ya tiene anunciada su retirada para dentro de dos años.

    Les deseo de todo corazón lo mejor a este pueblo cubano que nos es tan entrañable.

    ResponderEliminar
  12. Magnífica descripción la que hiciste en su día sobre tu experiencia en Cuba.
    Llevo varios días disputando en el facebook con defensores del castrismo y yo que soy como esas maravillosas botellas de ron, añejo anticastrista desde mi años universitarios no deja de sorprenderme lo poco que han avanzado los argumentos desde aquella para sus forofos de esta parte del mundo.
    Pienso que la causa de todo es la fotogenia y de cierto afán de agarrarse a un referente como naufrago a tablón de madera.
    La fotogenia está en que no es igual una dictadura nacida de la voluntad expresa de unos viejos militares con cara de palo y bigote de mosca invocando la vuelta a sacrosantos principios tradicionales y reaccionarios que una dictadura nacida de una revuelta protagonizada por jóvenes airados, barbudos y con uniforme verde oliva recibidos como liberadores en las diversas ciudades que iban conquistando. Un Fidel barbudo y con gafas, un montón de bravos muchachos, y sobre todo acompañado de una renovación de Jesucristo en forma de médico argentino revolucionario y con cara de póster.
    No, no es lo mismo y que como todos llevamos un alma rebelde dentro muchos necesitan seguir creyendo en las bondades de un sistema despótico y espantoso para sus habitantes. Como estamos muy lejos, preferimos el mito y la realidad ya que no la vemos con nuestros propios ojos.
    Lógicamente por eso es también un referente. Los ancianos sátrapas soviéticos no daban el perfil necesario frente al gran totem americano en los 60 y además desde una isla tan chiquita y tan cercana al Leviatán mola más creer en la rebeldía de aquel sistema.
    Es cierto que se han ajado los disfraces, que mucha gente se ha ido al exilio, pero no hay otro referente excepto la revolución sandinista -que ya vemos como ha acabado- para todos aquellos que consideran que los enemigos de sus enemigos políticos, los imperialistas, son siempre sus amigos.
    Personalmente yo prefiero la política a la religión y esta mañana mientras veía la procesión de cubanos en fila -sin poder beber, ni cantar, ni escuchar música en toda la isla- he pensado en otra similar del año 1975 y que nos pilló más cerca, como quien dice, en Madrid mismo.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todas las dictaduras son iguales, de izquierdas y de derechas. Recuerda que en Cuba se guardaron tres días de luto por la muerte de Franco. Hoy, nuestro ínclito Rey emérito, nos representará como Dios manda en el sepelio de Castro.

      Te cuento una anécdota: una de mis hijas estuvo en La Habana hospedada en casa de una amiga cubana durante un mes. Le exigieron que no hablara delante de los demás para que no se notara su acento. Físicamente, tiene el pelo muy rizado, daba el pego...Resulta que los cubanos tienen totalmente prohibido hospedar a extranjeros en sus casas y los miembros de las CDR puede denunciar cuando observan que alguien está traicionando los principios sobre los que se asienta la Revolución. O sea, ni en tu "propia" casa tienes libertad para invitar a según quiénes...Esta amiga, actualmente en Madrid, tuvo que pasar por un auténtico calvario durante unos años para poder salir de Cuba.

      Cualquier día escribo algo sobre las Cédulas en Defensa de la Revolución.

      Me ha encantado tu comentario, amigo Krapp. Solo me resta aplaudirlo y compartirlo en su totalidad

      Un abrazo

      Eliminar
  13. Aquí se ha estado hablando mucho este fin de semana acerca de los mitos en torno al relato castrista, tales como las bondades de la salud y la educación en la isla. Muchos políticos y personajes mediáticos argentinos han acudido a Cuba en momentos críticos de su salud, confiando encontrar allí soluciones casi mágicas para sus dolencias. Sin embargo, hay señales de que en el sistema de salud cubano no son todas rosas, como se ha intentado hacernos creer por largos años. Existe una falta de insumos alarmante, y el mismo Castro necesitó de los servicios de un equipo médico que hizo viajar a La Habana desde Madrid cuando su diverticulitis.
    Creo que con Castro sucederá lo que en Latinoamérica ya ha sucedido con tantos otros personajes hondamente cuestionables: será endiosado y denostado por unos y otros, pero confío en que poco a poco iremos conociendo más realidades acerca de la verdadera calidad de vida en Cuba bajo su brutal dictadura.

    Un abrazo, Luis Antonio.

    Fer

    ResponderEliminar
  14. A propósito de la Sanidad, te cuento una anécdota sobre los médicos que ejercen de taxistas para turistas:

    En Cuba, los autobuses locales han sido reducidos a un mínimo, al igual que los taxis, debido a la escasez de gasolina, falta de piezas de repuesto e imposibilidad de adquirir vehículos debido a una economía en bancarrota. Los coches particulares que corren por calles cubanas, son muy pocos y entre ellos sólo están autos de los años 50 que son reliquias conservadas por sus dueños y que hacen las delicias de los fotógrafos; coches rusos que sólo los manejan aquellos a quienes se les otorgaron por sus méritos con el Gobierno y que, con frecuencia, arriendan o utilizan ilegalmente para obtener un beneficio. Mi esposa mi hija y yo - en ocasiones diferentes - tuvimos ocasión en La Habana de hacer uso de uno de estos vehículos conducido por un médico, acompañado por una enfermera, que aprovechaban sus itinerarios laborales para ofrecerse a los turistas a cambio de unos dólares, con el ruego expreso de que los diésemos con mucha discreción. En Santiago de Cuba, a la salida de La Casa de la Trova, también tomamos un taxi ilegal de los años cincuenta que cargó con siete pasajeros, nos llevó por calles solitarias y nos dejó a cierta distancia del hotel para evitar ser descubierto.

    La gente, con sueldos misérrimos, se ve obligada a toda suerte de "triquiñuelas" para sobrevivir.

    Mis mejores deseos de prosperidad y libertad para ese entrañable país

    Abrazos, Fer

    ResponderEliminar
  15. Anónimo8:28 p. m.

    Andy García: "“Siento una profunda tristeza por todo el pueblo cubano, que tanto dentro como fuera del país ha sufrido las atrocidades y la represión causada por Fidel Castro y su régimen totalitario”, explica el texto. “Las promesas de su llamada revolución de pluralismo y democracia, fueron y siguen siendo una falsa promesa y una traición a todos los derechos humanos básicos”, aseguró el actor, nacido en la Habana.
    “Las ejecuciones, la persecución y el encarcelamiento de disidentes políticos y de la comunidad homosexual, la negación de la libertad de prensa, elecciones y libertades religiosas, siguen siendo su legado. Él aseguró que la historia lo absolvería, pero también puede condenarlo"

    ResponderEliminar