martes, junio 02, 2015

MONJAS, IMPLICADAS EN POLÍTICA, APLAUDIDAS Y REPUDIADAS...


La implicación en la política de las dos monjas más conocidas y populares en España - Sor Lucía Caram y Sor Teresa Forcades -, y que curiosamente viven en Cataluña, ha vuelto a plantear el sempiterno debate sobre si es o no compatible el ejercicio de una vocación religiosa con la participación activa en la política. Los que comulgan con sus ideas las apoyan incondicionalmente y los que no, manifiestan que no debe mezclarse la religión con la política...

Ambas monjas, como es bien sabido, vienen realizando campaña política a favor de la independencia de Cataluña. Sin embargo, en las recientes elecciones municipales han tomado partido por candidatos diferentes. 

Sor Lucía Caram ha llegado a "mitinear" a favor del candidato convergente, Xavier Trias, al tiempo que declaraba su "amor" por el President de la Generalitat, Artur Mas.


Sor Teresa Forcades, sin embargo, ha apoyado a Ada Colau, candidata del movimiento Barcelona en Comú,  y ha fundado la plataforma Procés Constituent con el objeto de presentarse como candidata a las elecciones autonómicas del 27 de septiembre. En este supuesto, se plantearía la exclaustración. 

Si echamos un vistazo a la historia, observaremos que la religión y la política siempre han estado juntas, y a menudo revueltas. Con la Revolución Francesa se intentó separar la política de la religión. Vano intento...porque se trata de un matrimonio milenario (y además, de conveniencia, que como es bien sabido son los más estables) y el divorcio deseado nunca llegó a consumarse. No sé si en la "hoja de ruta"  del papa Francisco figura este objetivo. Algún artículo de prensa señala que Sor Lucía Caram, la monja contemplativa argentina, ha recibido ya algún que otro apercibimiento de parte del Vaticano...






26 comentarios:

  1. Orlando8:54 p. m.

    Sea lo que sea que apoyen, politica y religion ... mal coctel ese .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Solo hay que recordar la historia para verificar las consecuencias de semejante cóctel...
      Saludos

      Eliminar
  2. Tener opiniones políticas es bueno mientras tanto que no sean influyentes en las decisiones, ya que de ello hemos vivido lo nuestro.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Efectivamente, una cosa son las opiniones políticas y otra, muy diferente, poner en práctica según que ideas...

      Un abrazo, Mari-Pi

      Eliminar
  3. Quizás no corresponda que ocupen cargos políticos, pero participar, opinar, comprometerse, politizarse, lo veo bien. Cuanto más la gente se involucre, será mejor y más control se ejercerá a los gobernantes. No veo por qué no puede hacerlo una monja o un sacerdote.
    Muchos besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Teresa Forcades (independentista) participó en un mitin a favor de Ada Colau (no independentista). Nada que objetar. Sin embargo, tengo la sensación de que Sor Lucía Caram fue instrumentalizada por Xavier Trias, del mismo partido que el President de Catalunya, Artur Mas, dada la buena relación que mantienen a nivel personal con este último. Nada que objetar tampoco...

      Lo que sí tengo que añadir es que Sor Lucía Caram, que lleva a cabo una labor social encomiable, solo se muestra "mosca cojonera" con el partido PP que gobierna en España y que está salpicado por infinidad de casos de corrupción y hace la vista gorda con el partido Convergència Democràtica de Catalunya, partido de su "amor" Sr. Mas, que también está salpicado por numerosos casos de corrupción a lo largo de los muchos años que llevan ejerciendo el poder en esta país o comunidad...

      Es posible que, por llevar hábito, sea más exigente con estas monjas que con el común de los mortales. Quizás se trate de un prejuicio mío...porque al fin y al cabo son personas como todas las demás...

      Muchos besos, Su

      Eliminar
  4. Imposible separarlas en los individuos, pero la separación institucional es necesaria. Estas monjas me despiertan simpatías pero también precaución, quizá porque no las conozco lo suficiente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Evidentemente que la separación institucional es otra cosa...Lástima que casi nunca haya existido.

      También comencé sintiendo cierta simpatía por estas monjas, sobre todo por la labor social que vienen llevando a cabo, pero las vería con mejores ojos si, al menos, se quitaran el hábito cuando participan en actos políticos tomando partido por unos u otros candidatos. ¿Les daríamos la misma relevancia a estas mujeres si no llevaran hábito?

      Eliminar
  5. Prefiero monjas comprometidas y actuando en política, aunque se equivoquen, como nos sucede a todos y "todas" (...), antes que permanezcan entre las paredes de un convento bordando o rezando o cocinando en televisión. Aquí tenemos a la Hermana Peloni, quien ha tomado cartas en asuntos muy delicados y se la juega ante la corrupción política y judicial de ayer y hoy.

    Un fuerte abrazo, estimado Luis Antonio.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Monjas comprometidas, sí, pero coherentes. Como todo el mundo, claro... Sor Lucía pierde autoridad moral cuando se vincula a un partido político que ha gobernado en Cataluña durante 23 años y recientemente han salido a la luz pública corruptelas protagonizadas por la familia Pujol/Ferrusola y algunos de los consejeros del que fue President de Catalunya (Jordi Pujol)
      durante todo ese período.

      Me gustaría que fuese tan crítica con este partido, al que apoya participando en mítines, como lo es con el PP que gobierna en el conjunto del Estado. El "amiguismo" parece estar reñido con la independencia de criterio...

      Su labor social, en Manresa (Barcelona): encomiable

      Un fuerte abrazo, Fer

      Eliminar
  6. Como ideología y a nivel institucional, política y religión deberían estar absolutamente separadas, siempre, sobre eso no tengo ninguna duda. Individual e internamente es imposible separar creencia e ideologías y creo todo el mundo tiene derecho a pensar, manifestar y participar activamente en política pero con todo el respeto, si yo fuera ellas, lo haría sin hábito. Así desaparece el toque folclórico de sus intervenciones.

    Por otro lado, en relación con estos dos caso concretos además hay muchísimas diferencias, con todos mis respetos para ambas, no tiene nada que ver que Sor Teresa Forcades se posicione y comprometa con los que desde las instituciones públicas o políticas defienden a los sin techo o desahuciados de este país, defienda los derechos igualitarios de la mujer dentro de la iglesia o critique a la industria farmacéutica en la forma miserable de comerciar vacunas de las pandemias que arrasan África (ella, demás de monja, es teóloga y médico... su formación profesional e intelectual es de altísimo nivel... y toda su lucha se encamina a la defensa de las minorías y los derechos de los más débiles, quw en realidad supongo es por lo que en su día ingresó en la orden religiosa de la que forma parte, a...

    ... Esta otra mujer Sor Lucía ( no la había visto nunca hasta que TEMU la sacó en su casa de estrella y desde ese día hasta en la sopa ;-) que con todos mis respetos jaja de lo que la he visto mi conclusión es que está como cencerro! es una monja de clausura y no deja de parecer en la tV, montando numeritos, habla que parece una motera tatuada, dice amar a Artur Mas (hay que tener mal gusto, xD! ;-).. y parece que su apuesta política no es para defender los derechos de los desfavorecidos desde al política.. no, ella hace campaña política por la independencia de una comunidad de un país que ni siquiera es el suyo ... ¿ ...? creo que esta mujer ha sido poseída por el espíritu de Agustina de Aragón a la vez que el de Belén Esteban y Carmen Sevilla en hombruno jajaja ( perdón:-)

    Muchos muchos besos LUIS ANTONIO .. no debí dejarme llevar.. me va a mandar a la higuera del santo oficio jajaja Muaaaaaaaaakks!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo de que participen en política "sin hábito" lo pienso igualmente, porque no tengo la menor duda de que sin él, su popularidad sería infinitamente menor. Creo hacen un uso indebido del mismo...

      La primera vez que vi a Sor Lucía me deslumbró y resultó muy simpática. Su labor social, su desparpajo y atrevimiento me llamaron positivamente la atención. Luego he visto que repite una y otra vez con los mismos tópicos: "monja cojonera", "incontinencia verbal", no "lleva camiseta de ningún partido" (aunque apoye calurosamente a alguno...), "sacar a los mercaderes del templo", "no ha ido al Vaticano por miedo a perder la fe", "no ser del Barça es un pecado"... Es como si interpretará un mismo papel que ya ha demostrado el impacto y la popularidad que provoca.

      Sor Forcades es diferente. Está metida en muchos frentes, como bien señales, y crea su propia plataforma, "Procés Constituent"... Sin embargo lo que quiero destacar de ella es que se exclaustrará si definitivamente se presenta a las elecciones presidenciales de Cataluña el próximo 27 de Septiembre...

      Lo de relacionarla con Belén Esteban y Carmen Sevilla, me parece excesivo. Si acaso, con Gardel...

      Muchos besos, estimada María. Si te condenan a la hoguera, me lo dices, y voy presto con la manguera...

      Eliminar
  7. jajaja aayyy Dios! a la higuera estoy buena sí jajaja de ahí me he debido caer hoy jajaja quería decir a la HOGUERA ;))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sobraba la aclaración. Era obvio que te referías a las "llamas" de la Inquisición...

      Eliminar
  8. No sé si es lo más correcto o lo adecuado a su misión (el participar en el ámbito político, las religiosas mencionadas) porque entiendo ellas parten de una acción de apostolado conducente a ganar adeptos para su causa “religiosa”, otra cosa es la opinión de lo público que objetivamente se puede y se debe realizar siempre que se desee y desde el ámbito en que cada cual se encuentre… Un abrazo Luis Antonio
    http://dialtri.blogspot.com/2015/06/me-voy.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Independientemente de las ideas que defiendan o ataquen, me cuesta digerir que estas monjas hagan uso del hábito en actividades de esta índole. Quizás me estoy quedando anticuado o alimento prejuicios absurdos. Con lo que me gusta combatirlos.... Una incoherencia más.

      Un abrazo, Dionisio

      Eliminar
  9. Porque no, están dentro de una sociedad que de momento hay libertad de expresión...Todo con mesura ,esta bien que estén al loro de como se desarrolla la casta política .Para eso votan también y la Democracia es eso, que se escuche todos los pareceres. Pero sin imponer condiciones;.porque lo malo es que lo rebujan todo y desde que el mundo es mundo.Religión y política son un matrimonio de conveniencia:a veces, bien avenido y otras...?

    Un abrazo feliz día Luis Antonio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ...mejor separar la paja del trigo...

      Eliminar
    2. También me contesto a esa interrogación con la misma respuesta, pero no me quedo tranquilo. Esto de mezclar lo uno con lo otros, y que viene haciéndose desde tiempo inmemorial, no me acaba de satisfacer. A veces pienso que las cuestiones religiosas, en la medida en que son de carácter personal, deberían tener su espacio, o sea, separar "la paja del trigo" como tú dices... Pero no debe ser fácil.

      Besos, Bertha

      Eliminar
  10. Cuantas veces con el semblante de la devoción y la apariencia de acciones piadosas engañamos al diablo mismo" decia William "el de Shakespeare".

    No me gustan los uniformes en política, ni estos, ni aquellos. La religión entra dentro de los espiritual y allí debe quedarse, el que quiera creer que crea, y el que no quiera creer que no crea, que cada uno se pague sus fiestas y punto.
    Uno que ha conocido religiosos barrigudos cómplices necesarios de monjitas piadosas que decían que la industria en Burgos era mala porque venia mucha gente de baja condición y le iban a quitar "el aspecto señorial" a la ciudad; recela de semejantes personajes aunque vengan de "monjitas santas y solidarias que te rilas", al final son las fuerzas de élite de una organización que en España solo ha creado retraso, caciquismo, represión y miseria y que en no pocas ocasiones se han aliado en simbiosis con el poder civil para poder manejar el cotarro en beneficio de la Iglesia y del cacique de turno, como es este caso que nos muestras.
    Resumiendo, me importa poco lo que diga esta señora en su convento y si lo dice en público que se quite el uniforme medieval que lleva. ¿Que pensarían algunos de los que apoyan a la señora esta si en vez de ser monja fue Rouco y el objeto "del amor" fue Rajoy?, ya empezarían por fascismo, Franco y la "madre del cordero", ¿porque en este caso no, si es la alianza de religión con cacique de turno?...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La frase de Shakespeare rebosa inteligencia y conocimiento de causa. Sigue manteniendo su vigencia. No en vano se trata de un clásico reconocido universalmente.

      Creo que tú llamas a las cosas por su nombre y eso está muy bien. Yo me muevo en un mar de dudas porque estas monjas presentan aspectos novedosos que se apartan de líneas más propias del pasado, y eso me desorienta un poco.

      Sin embargo, y esto lo he dicho hasta la saciedad en comentarios anteriores, a mí no me gustan los hábitos en mítines y ante los medios de comunicación. Supongo que lo de quitárselos implica la exclaustración...

      Saludos y gracias por la aportación, Temujin

      Eliminar
  11. Pues eso...siempre juntas, revueltas la mayoría de las veces e incluso diría que la religión ha gobernado o mangoneado muchas veces a la política, supongo que porque a ésta última le ha interesado...
    Así que no sé quiénes se extrañan de ello.
    Yo, de estas dos monjas, la verdad, conocía más a Sor Lucía de tanto salir en la tele y a fuerza de escucharla, pensaba, fíjate tú, que sería más de otros que de los que es...
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues yo, a medida que voy documentándome, siento más respeto por Teresa de Forcades. Hoy es noticia por la publicación de un libro donde Forcades ve "patriarcal y misógina" a la Iglesia y pide acabar con el capitalismo

      En su nuevo libro, la monja propugna cambiar el sistema para que haya más justicia social y critica el funcionamiento de la Iglesia.

      Evidentemente se trata de una monja más intelectual, pero que haga autocrítica de la Iglesia me parece muy bien y lo veo más compatible con el uso del hábito...Tengo la sensación de que es mucho más independiente que Sor Lucía

      Me alegra tenerte de nuevo por estos espacios, Marinel. Espero que te hayan sentado muy bien estas vacaciones.

      Abrazos

      Eliminar
  12. Tengo alergia al incienso y por extensión a todo lo que se le aproxima (solo hago una excepción con una tía mía que es monja). Jamás me fiaré de una monja y menos de una con toca metida a la política. Será mi condenable anticlericalismo... será.

    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Forcades se ha quitado la toca, destocada tampoco me fío de ella ;)

      Eliminar
    2. También tengo mis dudas y no comulgo con muchas de sus ideas, pero, al menos a mí, me quita argumentos para seguir criticándola...

      Eliminar