viernes, enero 23, 2015

¿Los creyentes son más felices?




Parece ser, según lo constatan ciertos estudios sociológicos, que las personas que tienen creencias religiosas se declaran más felices que las que manifiestan no tenerlas. Algunos creyentes llegan a manifestar que, gracias a su fe, han recibido el don de la felicidad. Personalmente pienso que esto es una visión en la que se confunden los términos, porque la felicidad, y de esto no albergo ninguna duda, es una percepción subjetiva, no algo que se pueda inocular como una especie de vacuna...

Por si alguien hace una interpretación equívoca de este texto, tengo que añadir que lejos de mi ánimo está el objetivo de hacer apostolado tanto de la existencia de Dios como de la no existencia. Bastante tiene uno con la complejidad de las propias emociones e incertidumbres como para "meterse en camisa de once varas..." 

31 comentarios:

  1. No soy quién para contradecir a los estudios sociológicos, pero no creo se llegue a ser más feliz por ser creyente, la felicidad se consigue desde el bienestar interior pero sobre todo por los estímulos externos, y no siempre la felicidad es eterna, suele durar poco tiempo.

    Se me borró el comentario y tuve que escribir otro.

    Un beso, amigo Luis Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo mismo no me reconoces, soy yo, María, la de las cerecitas, que ya maduraron y por eso cambié de imagen jajaja.

      Otro beso.

      Eliminar
    2. Quizá los creyentes alimenten un tipo de esperanzas vedado a los no creyentes...No sé

      Bienvenida tu nueva imagen. También es de mi agrado. Ignoro si tiene algo que ver o no con la realidad...

      Muchos besos, María

      Eliminar
  2. Sería demasiado largo para explayarme y me echan de la biblioteca. Depende, todo depende de la combinatoria de circunstancias personales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todo es tan relativo, ¿verdad?

      Un abrazo

      Eliminar
  3. GRACIAS A DIOS, SOY ATEO Y FELIZ JAJAJAJA

    UN GRAN ABRAZO Y ESTOY DE ACUERDO CON VOS AL 150%

    ABRAZOS
    CARLOS

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me choca que estés de acuerdo conmigo, porque yo alimento muchas incertidumbres...

      Un abrazo

      Eliminar
  4. Eso de ser feliz o infeliz: radica en el carácter de la persona.-Hay personas que son creyentes y tienen mal carácter o mal convivir con su entorno.Otras que ven la vida con otro prisma y no le ponen puertas a nada.-Vivir y dejar vivir (CREO QUE LA CAPACIDAD DE ADAPTACIÓN ES LO QUE HACE QUE EL INDIVIDUO SEPA SACAR LOS MEJOR DE SU EXISTENCIA).Que cada cual; sienta o experimente su dosis de felicidad como más le guste.-Personas que su felicidad(...):consiste en acumular bienes terrenales,otros que con la mitad y un poco de humo se solucionan ; otros que todo lo cuestionan y también son felices tocando las narices y no mojándose por nada ni por nadie.-Creo que la felicidad si se puede entender con hacer lo que te gusta y disfrutar de cada momento...No creo que tenga mucho que ver : ser o no ser creyente: sino vivir y dejar vivir.

    -Muchas personas que creían que la fe en su religión era el camino ideal y en un momento de su existencia han tenido una crisis de fe y les cambia la visión ; o a la inversa, que encuentra su ideal en tener esa fe.

    Feliz finde Luis Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es cierto, como bien apuntas, que el género humano es muy complejo. Seguramente que la inmensa mayoría ni siquiera tenemos claro qué es eso de ser feliz...

      Besos, Bertha


      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
  5. Quizás los mas creyentes son mas resignados y con ello encuentran la felicidad, aunque es cosa de caracter.
    Feliz fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo he sido creyente en alguna etapa de mi vida y no tengo claro si era más feliz entonces que ahora...

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Cierto, son más felices o deberían serlo. Ellos tienen un caramelo para llevarse a la boca mientras los otros siguen en la búsqueda de algo que justifique la necesidad de la existencia y su sentido. Cuando uno cree y está convencido, y está convencido que es la segunda parte, puede dedicar el resto del tiempo a actividades más reconfortantes como regar las plantas o pasear con sus mascotas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Deberían serlo. Así es. Tienen unas expectativas que no comparten los creyentes. Mejor tener que desear, ¿no?

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Renuncio a la felicidad de las creencias. Solo con ver lo que se hace, y se ha hecho, en nombre de los dioses, me generan un repelungo inmenso, pero claro, desde la luna todo se ve de otra manera.

    Abrazos lunáticos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo no renuncio a ningún tipo de felicidad, pero lo de creer o no se me escapa. Dicen que la fe es un don gratuito. A mí me tocó tan poca que ya no me queda casi ni el recuerdo... Y bien que lo siento. A veces...

      Besos terrícolas

      Eliminar
  8. ...me estoy riendo por un artículo del periódico que hace alusión a un desacertado comentario de Maduro acerca de la crisis que sufre Venezuela:"Dios nos prodigará":y el pueblo venezolano que tiene una gran dosis de buen humor ante las malas rachas le rebaten diciendo que:Dios ya les prodigó con una buena tierra; lo único que le piden es que les cambie el mandatario... Por eso a lo que estamos comentando la fe se tiene o no se tiene eso va en la persona.

    Un abrazo.:se nota que es finde eh :por las veces que me escapo;)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A eso se le llama "utilizar el nombre de Dios en vano"...A decir verdad es un término, cuyo uso, no denota tener mucha o poca fe en Él...

      Otro abrazo

      Eliminar
  9. ..."Dios nos proveerá"

    ResponderEliminar
  10. Soy creyente, mi estimado Luis Antonio, y te aseguro que no me considero más feliz que el resto de los mortales. La esperanza de vida eterna no me quita el temor del dolor, la enfermedad y la muerte. Es tan sólo una esperanza. Así es que yo no encuadro en esa encuesta, pero no me preocupa demasiado. Suele pasarme que no encuadro en casi ninguna encuesta.

    Un fuerte abrazo.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es el problema de las generalizaciones...

      Si la esperanza de vida eterna y otras creencias fueran tan decisorias para ser más felices, quizá pondríamos más empeño en acercarnos a las mismas. Por otro lado, se dice que la fe es un don gratuito...Nunca he acabado de entenderlo...

      Lo que sí es evidente es que las creencias cumplen esa función de completar un relato que está lleno de incógnitas y de preguntas...

      Un fuerte abrazo, Fer

      Eliminar
  11. Supongo, Luis Antonio, que quien tiene creencias dispone con ellas de una especie de "cojín" que le suaviza sus circunstancias, aunque sean adversas. Y aunque en ocasiones parece que "creer" fuera como una venda que algunos tienen sobre los ojos, lo cierto es que estos "afortunados" se enfrentan mejor a los problemas, o al menos los sobrellevan de otra manera. Porque quienes no creen está claro que lo tienen mucho más crudo.
    Lo curioso es cómo se decide creer o no... Si es que se decide voluntariamente o, en cambio, es algo que forma parte del inconsciente de cada uno. Personalmente, podría decir que soy "creyente", pero a este término habría que añadirle unos cuantos matices. No pertenezco a ninguna religión ni creo en dios alguno, pero hay algo, como un sentimiento, algo muy interno que me dice que este universo tiene un sentido. Que, a pesar del evidente caos, no estamos nadando en un océano loco y absurdo. Simplemente eso. Para mí, suficiente. El resto se resuelve en saber sentir lo bueno de la vida día tras día. Muchas veces sólo en porciones muy pequeñas, pero que ahí están, siempre.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No conozco a ANTONIO H. MARTIN espero que disculpe que me suscriba a su comentario y tú mi querido LUIS ANTONIO que te deje bajo él el mío, porque pienso y siento exactamente lo mismo que él dice ... las personas que creen... -no hace falta que sea en un dogma religioso- tienen un cojín que amortigua muchas caídas al vacío en las que escépticos solo se estampan sin remedio contra el suelo ... la fe en lago superior sin más... no hace más feliz a nadie pero reduce la sensación de insignificancia, soledad y miedo cuando nos sentimos insignificantes, solos y asustados... creer no curar, pero ayuda a que duela menos :-)


      Mil gracias a los dos , perdón y un abrazo ANTONIO H. MARTIN y muuchos besos para ti LUIS ANTONIO. ...


      Espera los besos te los dejo otra vez abajo para ti solo .. creo en los besos .. por ejemplo ;-)

      Eliminar
    2. María: te recomiendo que te pases por la bitácora CUADERNO NOCTURNO de Antonio H. Martín. Vale la pena. Se aprende, entre otras muchas cosas, a mirar hacia el interior de uno mismo y a relativizar la supuesta relevancia de muchas cosas externas a nosotros que acaparan nuestra atención y nuestro tiempo...

      Es cierto que hay muchas otras creencias con más o menos adeptos que poco a nada tienen que ver con las convencionales religiosas....

      Es evidente que las personas que incluyen la religión, la religiosidad o la espiritualidad del tipo que sea, cuentan con la ventaja de tener un comodín para salir de ciertos apuros cuando se trata de analizar los avatares de la vida...

      Voy en busca de esos besos que tan feliz me hacen...

      Eliminar
  12. Al que no se hace preguntas, no le molestan, ni enturbian las respuestas, quizas es buena manera de vivir, no se, pero pienso que, por ejemplo, creer que hay un dios en el universo pendiente de que le estemos adorando u obsesionado con nuestro comportamiento en la Tierra no me parece, como lo digo para no herir sentimientos, no me parece racional. A lo mejor la Razon tambien es una especie de dios, tampoco lo se.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Dicen que la ciencia y la religión son son excluyentes. O, al menos, no para todos...Existen destacados investigadores en todos los campos que se declaran creyentes y compatibilizan su búsqueda y análisis de los hechos con sus creencias religiosas...

      Lo que sí tengo claro, sin embargo, es que con personas que radicalizan sus creencias, religiosas o de otro tipo, es imposible dialogar racionalmente con ellas...

      Saludos

      Eliminar
  13. si la felicidad no existiese, como algunos piensan, y solo es un acto de fe...lo que escribes es muy acertado
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy convencido de que, al margen del concepto que tengamos de la felicidad, todos tenemos más o menos momentos de dicha o como queramos llamarlos... Las religiones alimentan la esperanza, dicen, y eso también debe de ser agradable...para quienes tengan tales convicciones...

      Saludos

      Eliminar
  14. Quiero decir siguiendo con lo que te decía arriba que creo en muchas cosas una de ellas en le poder curativo de los besos, del cariño sincero... así que por si te sirve de algo...

    Te dejo una montonera de besos de una ferviente creyente del cariño ;-)

    Muaaaaaaaaaaaksss! x 100 ... tres veces al día durante un tratamiento mínimo de toda una vida ;)


    ... Y creo en muchísimas más cosas... en gente como tú por ejemplo ! :-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y sí, saber que existe gente como tú sí queme hace más feliz...
      Y sí, creer que la gente me tiene un poco de cariño tb me hace sentir más feliz ;-)


      Más besos ... y toda le felicidad que puedas soportar esta semana... sin credos pero creyendo ! ;-)

      Eliminar
  15. Yo también creo en personas, y más si son como tú. Y de lo que no tengo la menor duda es de algo que decimos una mil veces, pero que no siempre permitimos que se convierta en la estrella que nos guíe:

    NECESITAMOS QUERER Y SENTIRNOS QUERIDOS PARA DECLARARNOS FELICES.

    Seguiré tu prescripción médica con el deseo de que la compartas.

    Ahí te mando un mogollón de besos con todo el afecto y cariño que, sabes bien, te profeso

    ResponderEliminar