martes, mayo 06, 2014

SER DE AQUÍ O DE ALLÁ NO TIENE NINGÚN MÉRITO...NI DEMÉRITO, CLARO...


Me gusta y estimo a mi tierra natal y también siento lo mismo por mi tierra de acogida, pero no presumo de la condición de ser de la una ni de la otra. Y si alguna vez lo he hecho, -nadie es perfecto- me lo he reprochado con creces porque no tiene ningún mérito. Atribuyo, sobre todo, a la lectura y a mi vocación viajera que las tierras de los demás me merezcan la misma consideración y respeto que las propias. Solo los que no tienen nada personal y digno conseguido por ellos mismos se creen que es meritorio haber nacido en un sitio determinado bajo una bandera concreta. Y encima, y esto es lo que me subleva, alardean de ello...

39 comentarios:

  1. Ese mismo sentimiento pasa siempre por mi. A veces veo amigos que enarbolan la bandera de cubanos por todas partes... que si la salsa es lo mejor, que si el arroz congris, que si el platano frito... y pienso en el pais a donde llegué que me dio lo que no tenía en mi tierra y me vienen sentimientos encontrados...

    creeme que a veces no me da orgullo decir que soy cubano... pero cuando veo a los paisanos triunfando en las grandes ligas me enorgullezco de ellos... y digo... esos son de mi tierra... y en fin soy de donde nací y soy de quien me dio asilo... pero como dices, me da igual ser de uno o de otro lado.

    Muy buena reflexión Antonio.

    saludos
    carlos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es lógico que la gente disfrute y sufra con lo propio, con lo más cercano. Y es lógico también que sienta cierta indiferencia por lo que no conoce. Yo también disfruto con los éxitos de los míos y sufro con sus fracasos...

      Pero mi entrada no va por ahí....

      Saludos

      Eliminar
  2. Esos pensamientos se tienen cuando se comparten dos países que al final ya no se sabe cual es el nuestro.
    Yo llevo más años en éste que en el que nací pero a los dos los considero mis países y cada uno me ha dado lo suyo de bueno.
    Muy bonita reflexión te digo Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A muchas personas, sobre todo a los que no han salido de su "terruño", les cuesta entender que puedas sentir afecto por tierras o patrias diferentes. Tanto en tu caso como en el mío es de una lógica aplastante...

      Un abrazo, Mari-Pi

      Eliminar
  3. Coincidencia plena. Me siento cosmopolita desde hace tanto que para mi es tan natural como una segunda piel. Yo también he viajado, no tanto como hubiera querido, pero yo lo achaco a mi manera de entender la vida y el mundo, a mis ideas fuertemente arraigadas en mi y que siempre se han basado en el librepensamiento.

    Besos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro que haya coincidencia plena. Así no me siento tan extraterrestre...
      Para según quienes no presumir de la propia nacionalidad es propio de apátridas y desagradecidos....

      Abrazos, Luna

      Eliminar
  4. No seas falaz en tu discurso, los radicalismos suelen venir por el desprecio y la opresión de ciertos nacionalismos de pandereta (con bandera de estanco y tabaco incluida) hacia las lenguas, idiomas, culturas etc.(un mal colateral)
    Para mi, tan despreciable es el que quiere aplastar al vecino, como el ser vil aplastado, que utiliza este argumento para saciar su hambre de poder arribista de forma individual.
    Yo he viajado, y conozco algún sitio que otro, me siento mas italiano que alemán y estoy hasta,,,,,, de tanto idioma ingles por todas partes, Aquí en mi SITIO, EN MI HÁBITAT.
    ORGULLOSO DE SER MEDITERRÁNEO Y TODO LO QUE CONLLEVA.
    SUBLEVADO Y ALARDEANDO DE SENTIRSE MAS CERCA DE UN ITALIANO QUE DE UN MADRILEÑO POR EJEMPLO.
    SALUD.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Falacia significa (en mi pueblo), engañar o mentir para dañar a otro. Nada más lejos de mi ánimo...

      ¿Qué tiene de falacia expresar la opinión de que nacer en un sitio o en otro no tiene ningún mérito? Otra cosa muy diferente, y eso también lo he manifestado, aunqje no es el tema de esta entrada, es que te guste y estimes lo propio, lo más cercano...

      Saludos

      Eliminar
    2. Pues en su pueblo deberán aprender que falaz significa, confundir , es decir utilizar un argumento falsos y manipularlos para parecer validos, aveces las falacias pueden ser sutiles y persuasivas, por lo que se debe poner mucha atención para detectarlas.
      Cuando se tratan estos temas es fácil jugar a ser moralmente integro, flexible, tolerante, y olvidarse de lo poco virtuosos que han sido otros.
      "Solo los que no tienen nada personal y digno conseguido por ellos mismos se creen que es meritorio haber nacido en un sitio determinado bajo una bandera concreta". uy,uy,uy.

      Eliminar
    3. Me gusta proponer temas de debate sobre los que albergo dudas con la esperanza de aprender y encontrar las luces que me faltan. En modo alguno pretendo imponer ningún pensamiento. Como mucho, expongo mi opinión. Y así ha sido en este caso.

      Toda propuesta de esta índole puede sugerir ideas y comentarios encontrados. Ahí está la grandeza de la confrontación de pareceres siempre y cuando se hagan desde el respeto y las buenas maneras.

      Por lo tanto, tu opinión es bienvenida, aunque pueda o no coincidir con ella.
      No pretendo dar una imagen, como pareces atribuirme, de persona íntegra, flexible y tolerante. ¿Sabes por qué no lo pretendo? Porque tengo conciencia de mis muchas limitaciones. Sí me gustaría ser lo más tolerante posible, pero no siempre lo consigo.

      Cuando escuché a un tipo presumir de su nacionalidad alardeando de su superioridad y menospreciando la que puedan tener otros, me indigné. Y por eso decidí escribir esta entrada.

      Nacer en un sitio o en otro conlleva ser "bautizado" con una etiqueta u otra. Se trata de algo gratuito. No tiene más mérito. Que muchos se sientan orgullosos de la misma me parece muy bien. Que menosprecien la que llevan los demás o la que quisieran llevar me parece indignante. A lo mejor estoy errado y cualquier día me convenzo de ello. No me dolerán prendas para rectificar...

      En los diccionarios de mi pueblo, que no son otros que los de la RALE y de Doña María Moliner siguen definiendo falacia de esta guisa:

      Engaño, fraude o mentira con que se intenta dañar a alguien-
      Hábito de emplear falsedades en daño ajeno

      Si la opinión que expongo en mi texto peca de falacia en el sentido que sea, a pesar de que no estaba en mi ánimo semejante propósito, pido disculpas públicamente, sobre todo a ti, Dapazzi, que pareces haberte sentido muy ofendido.

      Saludos

      Eliminar
    4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    5. Por Dios!, sobran las disculpas, de sentirme ofendido dejaría de leer este blog, cosa que está muy lejos de mis intenciones.
      Dicen que soy un poco ácido y visceral, espero que con la edad se me vaya aplacando. Saludos.

      Eliminar
  5. Pues yo, madrileña de nacimiento y de sentimiento, estoy orgullosa de mi cuna y eso no implica en absoluto que menosprecie a nadie, sea de donde sea. No me siento ni superior ni inferior a ningún ser humano. Sí siento la mala suerte de cualquier persona nacida en países desfavorecidos, pobres hasta más allá del límite, que por esa condición circunstancial están condenados a vivir bajo mínimos y con muchas más posibilidades de morir cada día que otros que hemos tenido más suerte. Y, por supuesto, lamento profundamente la "suerte" de cualquier mujer nacida en tantos países donde el mero hecho de ser mujer te coloca directamente en un escalafón inferior.

    Un beso, Luis.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es evidente que nacer en un sitio o en otro nos condiciona, como bien dices, pero yo solo pretendía con esta entrada hacer referencia al hecho de ser de un sitio o de otro. Que a ti te guste el Parque del Retiro, por poner un ejemplo, y a mí el mudéjar de Teruel o la iglesia de Santa María del Pino de Barcelona es de una obviedad total...Esa evidencia, por supuesto, no me impide admirar a Rafa Nadal...aunque sea "merengón". Jajaja

      Besos, Novicia

      Eliminar
  6. Estoy lejos de Catalunya pero observo en los blogs de los que vivís allá y no sois abanderados de la causa nacionalista una creciente tensión en entradas y comentarios. Mal asunto, creo que los asuntos identitarios nunca acaban bien. Se empieza por cuestiones casi estéticas o folklóricas y se termina creyendo que la bandera es la personificación de uno mismo y empiezan las barricadas, la dialéctica que no se conforma con ser dialéctica y se transforma en culto o religión etc... Lo curioso es que nadie quiere aprender de la historia o incluso de la actualidad. "No, nosotros no somos ucranianos. Somos catalanes o vascos o gallegos. Somos civilizados". ¿Más que aquel Berlín alucinante de los años 20? ¿Más que Viena o Budapest o Paga a principios de los 30?
    Da igual, es predicar en el desierto. Si somo capaces de matarnos por un equipo de fútbol ¿cómo no lo vamos a hacer por una patria que nos dará una segura felicidad?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. Personalmente no tengo ningún problema con los independentistas de mi entorno social y familiar. Todos ponemos de nuestra parte para evitar cuestiones que puedan provocar fricciones...Que yo esté de acuerdo con que se lleve a cabo la consulta no vinculante también me facilita el díálogo, aunque sea partidario de una tercera vía pactada...

    No puedo decir lo mismo cuando la relación se establece con personas anticatalanistas viscerales y ultraespañolistas, sobre todo de fuera de Cataluña. Que llamen nazis a los soberanistas me parece una auténtica barbaridad. Y cuando añado que esa actitud alimenta el independentismo, me oigo decir de todo...

    Que declare mi afecto por Aragón y por Cataluña también me crea alguna que otra incomprensión y estupor. ¿Sabes con quiénes? Con mis paisanos aragoneses, sobre todo si son de Zaragoza...Hasta me han llamado renegado. Ya ves...

    Esta entrada, de hecho, me la sugirió un tipo del Gimnasio que dijo en voz alta en el vestuario que no había nada mejor en el mundo que ser español. Y que no comprendía que hubiese gente tan estúpida que no quisiera serlo. Cuándo le pregunté qué mérito tenía ser español, sin más, se armó la marimorena...

    Así y todo, no pierdo la esperanza de que estos politicastros que nos desgobiernan aquí y allá se sienten a dialogar, no por iniciativa propia, pero sí por presiones externas de cierta relevancia.... Espero.

    Un abrazo, amigo Krapp

    ResponderEliminar
  8. Como decía una viñeta de El Roto que colgó Joselu no hace mucho en su muro de facebook: ¡Qué limitación ser nacionalista, pudiendo ser de cualquier sitio!

    Un beso, Luis Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El Roto muestra su cosmopolitismo con esa viñeta. Me encanta

      Besos, V.

      Eliminar
  9. Oh! deje un comentario y por lo que veo no se ha publicado.
    .-Tienes razón, cuando se es de un lugar y resides en otro siempre se puede llegar a generar fricciones y se tiene que tener un temple ante las posibles críticas o comentario malintencionados.

    Yo resido en un lugar : llegue en Comisión de Servicio y ya recalé aquí :pero sí, que el respeto se gana si no vas ejerciendo de...y te adaptas al lugar.Los que tenemos profesiones que se tiene que imponer una autoridad: se puede llegar incluso a la falta de respeto(como los peninsulares vienen a matar el hambre):pero en todos los lugares hay exaltados y sobre todo mucho cazurro,.Sin ir más lejos los de Tenerife no cuadran con los de Gran Canaria y todos pertenecen al Archipiélago...Todas estas fricciones vienen por los políticos de marras ,el ej lo tenemos con la independencia que gestionaba Cubillo que después le pegaron un tiro y lo dejaron inválido.

    Soria el ministro ; fue alcalde y presidente del Gobierno de Canarias y ahora esta en Madriz como dice Novi:y es, el clásico cínico :mientras estuvo por estos andurrios no hizo nada a derechas y ahora esta dando el coñazo con lo de las prospecciones y esto puede acarrear una confrontación enorme porque la mitad no están de acuerdo.-Hijo de peninsular, madre canaria y el ha vivido más tiempo en Inglaterra que puede saber de problemas cotidianos de las islas, sino lo hizo en su momento.

    Un abrazo perdona por el rollo.








    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Parece ser, como bien expones, que solo podemos ser de un lugar concreto. Todo lo que sea manifestar afecto por distintas tierras está mal visto. Ser cosmopolita es, a veces, recibir la desconsideración de los que consideran que la suya es la mejor de las patrias. El dichoso nacionalismo....

      Del ministro Soria podría decir muchas cosas y ninguna buena. Su política sobre las energías renovables puede suponer el cierre de la Neoeléctrica de mi pueblo y el follón de las facturas de la luz no hay quien lo entienda...

      Muchos besos, Bertha.

      Eliminar
  10. Así es, ningún mérito!! Abrazo!! Interesante para tomar conciencia!

    ResponderEliminar
  11. Concuerdo con tu postura, estimado Luis Antonio. Haber nacido aquí o allá responde, ante todo, a un hecho absolutamente fortuito del que no hemos sido responsables. Por lo tanto, ¿qué más da?

    Un fuerte abrazo.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Además de que coincidas con mi criterio, me alegra, sobre todo, saber de ti. Últimamente te prodigas poco por estos medios. Y se te echa a faltar...

      Abrazos, estimada Fer.

      Eliminar
  12. La tierra marca e imprime su impronta cultural y socialmente a todos y en todas partes. Ni mejor, ni peor, diferente. Pero los humanos somos posesivos y excluyentes, suponemos que lo nuestros siempre es lo mejor, las ansias expansionistas y competitivas están en lo más primario y visceral de los hombres. No vale con que sea bueno, tiene que se "mejor que..." A mi me parece de una pequeñez interior y de una cortedad de miras tremenda batallar por imponer a otro bandera, idioma o cultura en lugar de compartirla y respetarla... los dogmas patrioteros son tan envenenantes llevados al extremo, como los religiosos. Con todo mis respetos para todo el mundo.


    Muuchos besos LUIS ANTONIO, totalmente de acuerdo contigo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La exclusión de los diferentes y los aires prepotentes de superioridad me enervan...Y veo que no soy el único en ser sensible a estas absurdas actitudes...

      Gracias por tu comprensión y complicidad, estimada María.

      Abrazos, besos...

      Eliminar
  13. yo digo que mis lágrimas y mis alegrías no conocen fronteras
    ¿seré un descamisado?
    saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Desaparecerán la fronteras algún día? Es bello imaginar que puede ser una realidad algún día. ¿Quién sabe?

      Saludos y bienvenido al club

      Eliminar
  14. Anónimo12:26 a. m.

    Es triste al final, pensar que siempre estamos a vueltas con los territorios y sus banderas. Venimos de invasiones e invasiones, y nunca aprendemos. Ahora, cuando las expansiones territoriales a sangre y fuego ¿ya no son posibles? abrazamos patriotismos con afán de hegemonía. Siempre mejor ser cabeza de ratón que cola de león. Si ya no hay conquistas, por lo menos presumir de patria propia, como sinónimo de ventaja, cuando nadie ¡absolutamente nadie! sabe si va a ser una ventaja o no. Porque todo se queda en la epidermis, en querer ser o no ser, pero no se dice como será ese día después de lo que se decida. No hay una hoja de ruta unánime que garantice ninguna mejora.
    En el caso de Cataluña dos preguntas abiertas (en el caso de que haya una consulta) ¿y adónde conducen? Si son afirmativas las respuestas quedaría el resultado: Sí, Cataluña es un Estado y además Independiente ¿y después qué? ¿maquillajes administrativos para repartir la miseria de unas arcas esquilmadas por el desgobierno y la corrupción? además de decantarse por unas prioridades en el gasto que pondrían la piel de gallina a una estatua de bronce. ¿Y las diferentes etnias? (porque es necesario llamarlo así, y dejarse de eufemismos) ¿convivirían en igualdad de condiciones? si los catalanistas no paran de hablar de sentimientos, y dicen que ser catalán es un sentimiento, los que no se sientan así, pero administrativamente vivan en el mismo territorio, ¿qué deben hacer? ¿sentirse catalanes a la fuerza en público y lo que se sientan, solo en la intimidad como en los peores tiempos de no tan lejano pasado?
    Se habla de que no hay fractura social, y afortunadamente en la calle, parece reinar la normalidad, la gente parece imbuida en sus muchos problemas cotidianos, al margen de la propaganda oficial, pero todo el mundo sabe que la euforia y las soflamas pueden provocar incidentes en cualquier momento. Y los habrá. No sé si tan graves como en Ucrania (aunque esto no sea Ucrania, y nos salve que Cataluña no tenga ejército, aunque ya hemos visto como se las gastan los mossos)
    No, el mérito existe en muy pocas cosas, y casi nunca es premiado. Se premia el éxito, y eso todo el mundo sabe que es otra cosa. El patriotismo no analiza esas cosas, ni el mérito ni el desmérito, el patriotismo se nutre de un absurdo orgullo de pertenencia, como si fuera una hazaña que uniera en una falsa hermandad territorial. Esperemos que no se cumplan los malos augurios, ahora que está tan de moda llamar cenizo a quien es realista, cuando la realidad es tan tozudamente mala. Antes se le llamó optimista patológico al anterior presidente. O sea, etiquetas burdas, propias de colegiales, cuando no se tiene nada sólido que ofrecer a la ciudadanía. No me extraña que los políticos ya solo les quede invocar a la Virgen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo que Cataluña sea cola de león...
      Cuando el sentimiento y la emoción se erigen como estandartes, no hay necesidad de hoja de ruta ni de análisis racionales. Una pena...
      La consulta no vinculante, de la que soy partidario, serviría para no hacer mas especulaciones con las cifras de partidarios o no de la independencia. Bastaría con una sola pregunta clara y sin eufemismos ni dobleces...
      En Cataluña, a diferencia del País Vasco, si ha habido mestizaje. Supongo que algunos distinguirán entre los que se apellidan Claramunt Dosrius y los que "solo" se apelliden Claramunt García...Dejaremos lo de las castas y las etnias para la Indicia. De momento...
      Soy optimista todavía. La convivencia permanece. Se sigue discutiendo con más pasión del fútbol...Y, aunque nuestros incompetentes políticos no dan la talla, a lo mejor un día les llueve el "espíritu santo" y se hace la luz en detrimento de las tinieblas... No sé...
      Gracias por tus aportaciones, Anónimo

      Eliminar
  15. Anónimo12:47 a. m.

    Me gustaría matizar que al hablar de preguntas abiertas a pesar de que se contesten con un simple sí, o no, necesitan muchos peros. Sí, pero ¿en qué condiciones? ¿qué ventajas tendría? etc. etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me temo que los "peros" van a seguir ahí...

      Eliminar
  16. Yo creo, Luis Antonio, que en muchos casos no se trata de presumir de nuestra propia tierra, ni de ponerla por encima de..., pero me parece lógico que hablemos más de lo que más conocemos, una ciudad puede parecernos más hermosa o más divertida o más acogedora... en función de nuestras vivencias, de los recuerdos que nos vinculan a ella, lo mismo con un paisaje o con las gentes que habitan en una zona. Quienes no hemos tenido oportunidad de viajar todo lo que nos gustaría tenemos menos elementos para comparar y de los que hablar o a los que alabar, pero eso no quiere decir que caigamos obligatoriamente en el chovinismo absurdo (valga la redundancia, pues el chovinismo en sí ya lo es).

    En nuestro país, con la creciente disputa de los y por los nacionalismos, parece que se está acentuando cada vez más ese sentimiento patriotero; y esto, sin embargo, choca con la creciente globalización a nivel mundial, así que parecemos abocados a caer en una paradoja tanto social como anímica de difícil solución, y el principal problema reside en que quienes nos empujan hacia ella, no se la plantean siquiera, porque sus intereses, como todos sabemos, van por otro camino, bastante más material que ideológico.

    Como se suele decir: "A río revuelto, ganacia de pescadores". Si logran crear el caos en los sentimientos y pensamientos del ciudadano (quizá ya lo han logrado), nadie se dará cuenta de si ellos pescan con caña o con trasmallo hasta que el pescado se haya agotado por completo.

    Besos

    ResponderEliminar
  17. Me consta que hasta los que se ven obligados a marchar de su tierra obligados por las circunstancias anhelan regresar a ella algún día. Y estoy pensando hasta en los inmigrantes ilegales y similares. Una cosa es estimar la propia tierra y otra imponer esa concepción o menospreciar a los que piensan diferente...Yo "presumo" de mi teruelinidad y hasta llego a decir que pocos pueden decir los mismo...Es sabido que, tras Soria, Teruel es la provincia más despoblada de España...
    No me gusta el patrioterismo y no tengo muy claro cuáles son las bondades de la globalización, pero sí te puedo decir que me intereso, sobre todo, por lo que sucede en los países que he visitado. Y aunque suene a cursilada, cada vez me siento más ciudadano del mundo...Lástima que haya tantas fronteras, muros, vallas...
    Con frecuencia, al hablar de nacionalismos, se piensa en el catalán y el vasco, ignorando que el españolismo de algunos es tan visceral como el que más....
    Así y todo, no estoy pesimista. Albergo la esperanza de que se imponga el sentido común, aunque sea el menos común de los sentidos.
    Besos, Narci

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo tampoco sé si en la globalización hay bondades, ni si las hay o no en los nacionalismos, en ninguno de ellos, si no mencioné cuáles es porque los incluyo a todos, pero sí presiento que hacer chocar ambos conceptos no puede traer otra cosa que la confusión y el caos, y reitero que la confusión y el caos social siempre acaban beneficiando a los mismos que lo siembran.

      Por lo demás, ya me conoces un porquito, reconozco que soy pesimista por naturaleza, y si me pongo trágica puedo resultar hasta catastrofista, pero no con ánimo de intimidar a los demás, sino más bien por la necesidad de sentirme prevenida para que no me pille el chaparrón por sorpresa; si, finalmente, el diluvio no cae, seré doblemente feliz.

      Besos

      Eliminar
  18. Ningún mérito, sin duda. Yo lo que siento es que soy una mujer con suerte por haber nacido aquí mismo, en lugar de en un país donde la gente se muere de hambre y los derechos humanos no existen, o sea en un país donde el ser humano está condenado tanto dentro como fuera porque en el hipotético caso de querer buscar una vida digna en otro lugar seguirá siendo el inmigrante, el sin papeles, el que tiene que saltar las vallas con concertinas que ponen los que tuvieron la suerte de nacer en un sitio diferente. Nuestras preocupaciones distan mucho de las suyas. Así que a mí cuando me hablan de la reencarnación y esas cosas se me ponen los pelos de punta de jugármela otra vez. Ningún mérito, solo lamentable que nuestras preocupaciones no sean hacer un mundo mejor para todos.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No creo en la reencarnación.
      Como has podido observar, coincidimos. Y eso que tú eres madrileña. ¿O no?
      El mundo no será mejor mientras no pongamos todo el empeño en dicho logro.

      Besos, Angie

      Eliminar
  19. Nunca he entendido las patrias, ni las grandes ni las chicas...

    ResponderEliminar