miércoles, septiembre 11, 2013

¿LA LEY O LA ESPIRAL DEL SILENCIO EN LA CATALUÑA DE HOY?



A pesar de ser un día desapacible, no tengo la menor duda de que la Diada de hoy, con muchísimos ciudadanos movilizados en la llamada Vía Catalana, alcanzará un gran éxito. El objetivo de elaborar una cadena humana de norte a sur del país pretende llamar la atención de la opinión internacional. Nada que objetar. Faltaría más... Si de algo presumo es de respetar, sea de mi agrado o no, la opinión de los demás...siempre y cuando el juego democrático sea limpio. Sin embargo hay más que atisbos de que esto no es así. Cito algunos:

1.- La campaña soberanista está gozando de la impagable ayuda de los medios de comunicación de carácter público pertenecientes a  la Corporación Catalana de Mitjans Audivisiuals y de algunos privados, debidamente subvencionados... La neutralidad, tanto aquí como fuera de Cataluña, brilla por su ausencia.

2.- La defensa y promoción de posiciones diferentes al soberanismo que se ponen de manifiesto en el ámbito privado no se exteriorizan públicamente. ¿Miedo ante la marea reinante?  El profesor de Filosofía Contemporánea de la U. B., Manuel Cruz,  trae a colación, al constatar esta evidencia, “la espiral del silencio” de Tocqueville, uno de cuyos más claros rasgos consiste en que las personas ocultan en público lo que piensan, acomodando sus manifestaciones ante los demás a lo que perciben como la opinión dominante en su entorno. Afortunadamente el voto es secreto. ¿Por qué tantos reparos en facilitar su ejercicio?

3.- Nunca he tenido fe en el rigor de la historia de España que se nos ha impartido, pero ahora cualquiera se cree capacitado para reescribirla según los intereses propios. Desde Julia Otero – a la que tengo en gran estima – hasta Esperanza Aguirre – de la que no puedo decir lo mismo – pasando por infinidad de personajes y algunas instituciones (Consell Asesor per a la Transició Nacional, creado por el Govern de la Generalitat), todo el mundo se cree que está capacitado para exponer que sobran o faltan razones y sinrazones históricas para fundamentar la consulta soberanista o denigrarla... Decir que el Principado de Cataluña fue independiente mientras formó parte de la Corona de Aragón es una auténtica falacia. Salvo unos pocos meses de 1640, tras la revuelta de los Segadors, nunca lo fue. Ortega y Gasset dijo: “o se hace ciencia, o se hace literatura, o se calla uno”. Una recomendación: leer a Vicens Vives o a hispanistas de la categoría del británico John H.Elliott...

4.- De adoctrinamiento sabemos mucho en España y en todas sus comunidades territoriales. El problema es que solo lo percibimos cuando lo sufrimos y no cuando lo practicamos...El soberanismo no es inmune a este virus.


Y para terminar, decir que sigo pensando lo que ya expuse aquí a principios de año en la entrada titulada Sí al Referéndum. La consulta popular, oficial u oficiosa, desvelará el grado de adhesión que despierta la propuesta de soberanismo, como dicen unos, o independencia como dicen los que llaman a las cosas por su nombre. Los resultados marcarán la hoja de ruta que proceda. Mientras tanto, ahorremos especulaciones gratuitas... 

20 comentarios:

  1. Lo puse en mi facebook y me reafirmo ahora desde la atalaya que me permite el hecho de haber tenido mis tentaciones nacionalistas:
    Sé que algún un día muchos van a descubrir que tras el sonido de himnos y flamear de banderas, tras las autoafirmaciones patrióticas y el orgullo jubiloso compartido con los iguales, detrás de las rayas y los engañosos muros, no hay un mundo diferente y si el mismo mundo fastidioso repetido hasta la nausea.
    Las patrias no sirven para aliviar el malestar.
    Lo siento.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo4:19 p. m.

    Vale, yo también quiero un referéndum para consultar si los pueblos de La Franja y los del Matarranya se quieren anexionar a Catalunya y,de paso, otro para saber si San Agustin y Olba se quieren anexionar a la Comunitat Valenciana. Democracia consultiva sí, pero para todos, no solo para los privilegiados que viven en Catalunya.

    ResponderEliminar
  3. Me temo que los que denunciamos los extremos no estamos de moda ahora, querido amigo...

    ResponderEliminar
  4. Mucho ruido y pocas nueces, estan distrayendo al pueblo español con diadas y peñones. JUSTICIA Y TRANSPARENCIA ES LO QUE NECESITAMOS.
    "Barcenas te queremos".

    ResponderEliminar
  5. Cuando el espacio del debate lo ocupan banderas y patrias, cuando el mesianismo es la clave de los razonamientos y en el que se confía para solucionar todos los problemas, el resultado es evidente: "olvidemos todos los problemas que la independencia los solucionará de un plumazo".
    Y eso es lo que está ocurriendo en Catalunya, por no hablar, que lo has hecho tú muy bien, de que está orquestado y facilitado desde el poder, ese poder que practica una política neoliberal de recortes sociales tan dura, o más, que la del PP. Y tiene gravísimos casos de de corrupción ahora ocultos por tanto ruido de banderas.

    Dicho lo cual, también soy partidaria de que en este país haya consultas de forma sistemática como en otros países europeos. Por ejemplo quiero votar sobre la política de recortes que se está practicando en Catalunya.

    Un abrazo!!

    Pdt: sobre la manipulación de la historia para llorar, no augura nada bueno.

    ResponderEliminar
  6. Desde el otro lado se ve que nada es distinto.Lo digo como catalana que resido desde hace unos años en otro lugar donde tengo: mi trabajo,familia,amigos y demas.Quiero muchísimo y no olvido mís raices pero...creo que estos nacionalismos de pandereta no nos conducen a nada y menos en unos momentos tan delicados.La historia tiene sus versiones y se escribe en favor del que rigue los desinios en esos momentos.Estos fanatismos en una región que catalanes de 100% puros no existen porqué yo soy como dice el Serrat una charnega y qué?.Los que somos hijos de ahí y nuestros ancestros son humildes nos importa un carajo quien mande siempre y cuando te puedas ganar la vida honrradamente.Que más da dónde: sino cómo.

    Esta es mí modesta opinión:las personas se tiene que ganar el respeto no ir de...Lo digo porqué esta antipatía hacia lo catalán es de siempre.Pero es obligación moral que cuando uno esta en otro lugar se tiene que adaptar y punto...eso pienso.

    Muchos catalanes estan hartos de estas manipulaciones porqué esto; no crea patria sino todo lo contrario crea antipatias: todos los nacionalismos vengan de donde vengan.

    Un abrazo feliz inicio de curso Luis Antonio.

    ResponderEliminar
  7. Joan J.4:52 p. m.

    Gracias Luis por tu invitación.

    Seguro que en una conversación a más corta distancia de lo que supone un debate público hallaríamos muchas coincidencias en nuestras opiniones respectivas como he podido deducir de tu blog en el que sin embargo me ha sorprendido apreciar una simplificación sin matices de contrapeso.

    No tengo demasiadas esperanzas en aquello del "y tu más!" como justificante de las actitudes. Siendo pintor hace años observé que el blanco celestial puro no existe y que en cualquier obra humana lo que cuenta es el equilibrio complementario de los valores. Para un pintor no es sólo el color genérico lo que importa sinó el valor de más o menos luz con que se percibe una superfície de color relacionada con su entorno ambiental en el caso de pretender describir una representación aproximada del tema. Es decir su correspondéncia con una escala de gradación que va del "blanco" al "negro" y donde cada "peldaño" constituye lo que denominamos "valor". Si de una obra pictórica hicieras una fotografia "en blanco y negro" podrias deducir no ya si se trata de una pintura colorística alegre o triste sino también si és clara, oscura o monótonamente gris. También a nivel individual y a nivel colectivo somos y proyectamos luces, sombras y valores del blanco al negro.

    Se llega a las situaciones como consecuéncia y a menudo discutir sobre el huevo y la gallina o la gallina y el huevo no sirve más que para reconocer que no se dispone de soluciones fáciles. Pero tampoco ayuda a ello poner a un mismo nivel de reciprocidad las actitudes erróneas de cada parte si los medios de comunicación y de debate están tan descompensados.

    Y no disculpo sinó que pongo de manifiesto que si és lícito cargar las tintas en unos medios deberá admitirse que también exista la posibilidad de dar su versión la otra parte. En todo caso espero de tu razonamiento que deduzcas el desequilibrio de matices existente.

    Y por último ¿crees de verdad que los sentimientos de todos los que, desencantados, pensamos que con esos gobernantes resulte ya difícil el camino, estamos manipulados? ¿Todos?
    ¿Y en la otra acera? ¿Existe en la misma medida o proporción esa influyente manipulación?

    Ya ves, sin poderlo evitar y para hallar enfoque apreciativo como en tantas cosas de lo cotidiano, estaremos llegando a la comparación más que, menos que, igual que ... y al "i tu más".

    Quizás antes de poder hallar el tan necesario reencuentro habrá que averigüar en que momento del viaje se perdieron las maletas.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  8. mi querido Antonio, te digo lo mismo que a Pedro,
    leeré con la atención que merece esta opinión
    y luego te comento
    un fraternal abrazo

    ResponderEliminar
  9. La cuestión "nacional" es oportuna frente a la amenaza extranjerizadora, ya de las multinacionales como del capital imperialista.
    En ese sentido, y puntualmente, soy nacionalista...no se me caen prendas
    .
    Ahora bien, el exacerbado rumbo nacionalista generalmente se va hacia extremos cuasi derechistas, y tiene como motor la comparación frente a los otros pueblos que componen un todo (en este caso pueden ser las cuentas públicas, la asignación de presupuestos, etc)
    .
    Para erradicar estos brotes, que aparecen como incontenibles y de avanzada, hay que eliminar algunas de las causas (el rey, el centralismo, la dudosa autonomía, las limitaciones lenguísticas y/o culturales)
    .
    ¿a quien apoyo en esta hora?
    qué pregunta más inoportuna de contestar, pero en la situación crítica con un gobierno que la ha profundizado, me inclino más por la causa catalana (aunque más temprano que tarde, me plantee que el destino debe ser federal o confederado)
    un abrazo

    ResponderEliminar
  10. Sinceramente mi querido LUIS ANTONIO, cuando en un país como el nuestro están en la picota derechos fundamentales como la sanidad, la educación y la vivienda me parece de una irresponsabilidad rayando la demencia estos fervores nacionalistas que les entran a algunos. No hay para pan y pensamos en el veraneo:-)

    Todo esto me hace pensar como miles de veces hemos comentado, que a algunos listos les interesa deslizar una y otra vez estas cortinas de huno para distraer a la concurrencia, despertar sus instintos primarios y mientras los entretienen de excursión agarrados de la mano cruzando Cataluña, se les olvide que la hipoteca, el cole de sus hijos y el médico cada vez les va a salir más caro, será de peor calidad y será así sea cual sea la bandera que hondee en el consistorio y eso, no hace falta consultarlo en ningún plebiscito, es una realidad tan objetiva que asusta la poca importancia que le damos perdidos en batallas absurdas por banderitas, fronteras y reyezuelos inventados a gusto del consumidor.

    Para nadie, ni nacionalista de Cataluña, ni nacionalistas de España, ni nadie que esté medianamente informado se le escapa que hay tanta corrupción en el gobierno Catalán, como en el del resto del país, que incluso ese gobierno catalán que enarbola ahora la bandera del nacionalismo aplica los tejeteretazos con la misma saña, si no más que el de Madrid ¿de verdad a los catalanes les va a hacer más felices que les roben lo mismo si no más en un territorio escindido del resto y con banderita propia? los sentimientos nacionalistas e incluso secesionistas más que respetables, sin echar cuentas reales, son como eso de que cuando el hambre entra por la puerta, el amor sale por la ventana:))

    Y ya termino, mi querido LUIS ANTONIO, sabes que soy partidaria de los plebiscitos, las consultas y cualquier vía que facilite la participación directa de los ciudadanos para manifestarse y decidir lo que sea de este sobre la soberanía catalana también. Lo que no me parece de recibo es que olvidemos que todas esas consultas con sus campañas correspondientes cuestas sus buenos dineros y ahora, no estamos para esas golosinas, creo ;))

    Muchos besos y muy bienvenido mi querido profe ¿por qué seremos tan papanatas los humanos? en todo además, para tragar con cualquier falacia que nos cuenten, como para dejarnos manipular tan impunemente.
    ¡¡ Suspéndeles por mi, por favor!!;)



    Muaaaaaaaakss!! grande y muuy feliz finde.

    ResponderEliminar
  11. Anónimo1:03 a. m.

    Hay tanto que hablar del nacionalismo catalán que yo simplemente recordaré lo que escribió en su día Manuel Azaña,símbolo de la 2ª República Española. En su obra La velada de Benicarló, diálogo escrito precisamente en Bracelona durante la guerra lamenta el modo en que << la Generalitat asalta servicios y secuestra funciones del Estado, encaminándose a una separación de hecho. Legisla en lo que no le compete, administra lo que no le pertenece...Se apoderan de las aduanas, de la policía de fronteras, de la dirección de la guerra de Cataluña...Hablan de que intervienen en ella no como provincia sino como nación>>.
    Eso decía un Azaña desilusionado que tanto había luchado por el Estatuto catalán.
    No es la lealtad institucional lo que caracteriza al nacionalismo catalán de ahora ni de antes.
    ARB

    ResponderEliminar
  12. Somos acomodadizos los españoles,creo yo. Nos encanta quedarnos tras la puerta maldiciendo o exhortando a estos o aquellos a que hagan y deshagan lo que somos incapaces de hacer nosotros mismos.
    Así ocurre lo que ocurre y viene esa espiral del silencio que tanto daña al conjunto de la sociedad.

    Estuve y estoy contigo en que el referéndum, sin trampa ni cartón, sería lo más fiable para que la voz de todos los catalanes se escuche y no estas demostraciones que, como bien apuntas, tienen poco de neutrales y están,más que probablemente,subvencionadas.

    Me inclino a ser respetuosa con todo el mundo,su ideología,creencias, fe o lo que sea, pero estamos en un impás de ver morir un país;porque ser un país de veraneo para los extranjeros,es morir e incluso peor.

    Se nos asfixia desde las cumbres del poder empobreciéndonos hasta la exasperación,nos están robando cualquier atisbo de dignidad y continúan...
    ¿Es ahora el momento de acometer un cambio semejante,la escisión de un conjunto que padece exactamente los mismos males?
    Aunque prefieran ignorarlo la raíz del mal es la misma:
    Los gobernantes.

    Toda España es un nido de vívoras acupando el poder,así que no sé si sería muy certero desasirse del resto,pero,como he dicho antes y repito:
    Respetaré siempre el hecho democrático del referéndum.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  13. Anónimo10:41 p. m.

    En los últimos tiempos, el embellecedor espejo deformante del independentismo tiene una pátina de pseudociencia económica: la pseudociencia es una vieja aliada del nacionalismo y la economía es la ciencia del momento. Si se distorsiona de manera adecuada sirve para presentar a unos seres virtuosos frente a una colección de señoritos y destripaterrones sacada directamente de Los santos inocentes. Por supuesto, se puede negociar un nuevo régimen fiscal y avanzar hacia el federalismo, pero para ello conviene limpiar el campo de mitos. Las declaraciones más recientes del presidente catalán Artur Mas señalan que su debilidad política y algunos encontronazos con la realidad han suavizado su ardor: la Unión Europea no le abrió la puerta de casa con un negligé, las encuestas indican que puede seguir perdiendo votos y la idea de oponer Estado de derecho y una supuesta voluntad anterior es peligrosa: la democracia es el respeto a los procedimientos. Uno de los problemas de la política sentimental es que es incapaz de tener en cuenta los sentimientos de los otros. Quizá, con rigor, racionalidad, empatía y lucidez, se pueda llegar a un entendimiento. Esperemos que el arrebato mesiánico no haya destruido demasiadas cosas.

    Daniel G.

    ResponderEliminar
  14. C.Rucabado12:42 p. m.

    Jo solament demano que se'ns permeti realitzar la consulta amb totes les garanties.
    Tan difícil és d'entendre i d'acceptar?

    ResponderEliminar
  15. A TODOS:

    Gracias a todos los comentaristas por sus aportaciones. Lamento, sin embargo, que algunos partidarios de la independencia de Cataluña hayan declinado la invitación que les cursé para que participaran...

    Por mi parte solo me resta reafirmarme en lo que ya he expuesto: es necesario llevar a cabo la consulta y obrar en consecuencia.

    Si la diferencia entre una u otra opción es pequeña habrá que buscar una solución negociada en la que no haya vencedores ni vencidos.

    Si la diferencia es considerable, la solución tiene un nombre: democracia.

    La legalidad, aunque no nos guste, debe ser respetada en todos los ámbitos. Si la actual encorseta y dificulta el ejercicio de la democracia, se cambia. Y punto.

    También quiero añadir algo que vengo “predicando”desde siempre. En esta bitácora hay sobradas pruebas de ello. No me gustan las fronteras, los nacionalismos exaltados y los patrioterismos vocingleros. Más pesar me causan todavía si se alimentan y agudizan por causas coyunturales como las que estamos padeciendo. Este tipo de nacionalismos, ahí está el testimonio de la historia, acostumbra a ser excluyente e insolidario. Siempre.

    No me gustan los últimos líderes que vienen gobernando últimamente tanto en Cataluña como en España. Son oportunistas, indecisos, poco fiables e incapaces de dar salida a esta crisis que nos consume y desespera... Por eso parecen mirar hacia otro lado.

    ¿Sigo? Mejor, lo dejo.,.

    ResponderEliminar
  16. A mi no me gustan las mismas cosas que no te gustan a ti, LUIS ANTONIO y se nota más que de sobra tus buenísimas intenciones en este tema y todos cuantos tocas, por eso me gusta tú;)) pero...

    ¿Sabes lo que a parte del fondo del asunto - tan difícil de conciliar a gusto de todos- se nos olvida? que la ley mal que nos pese a todos solo es un corset, nada más. Al contrario de lo que suponemos no existe para hacernos felices y dar gusto a todos en sus anhelos... no, no, nooo.. pone frenos, topes, límites y castigos si no se cumple...jamás existirá una ley a gusto del consumidor, mucho menos si ni los consumidores saben lo que quieren...por eso se hace a gusto del que gobierna ( nunca de los gobernados.. por más que sigan lo contrario) y aun peor ... luego, se interpreta según la coyuntura que toque ...¿qué coyuntura tocará?... it´s the question:))


    Muucho muuchos besos y no dejes de sonreír a pesar de todo, lo has intentado... con eso, más que de sobra:))

    ResponderEliminar
  17. Continuando con tu "A TODOS", el comentario de Rosa García Novoa en cartas al Director publicada hoy en "El País":

    División de banderas

    "En mis venas corre sangre inglesa, alsaciana, gallega, cántabra y castellana. Mi padre nació en Cádiz, pero se crió en Madrid. Mi madre nació y se crió en Madrid. Se conocieron en París. Mi hermana mayor nació en Madrid, pero se crió en Barcelona. Mi hermana menor y yo nacimos y nos criamos en Barcelona. Somos catalanas, supongo. Pasé uno de los más felices años de mi vida en Lisboa. Adopté la cultura portuguesa como algo propio. La cultura australiana y alemana también han enriquecido mi persona. Mi hijo ha nacido en Mallorca. No tengo ni idea de dónde se va a criar, porque soy uno de esos gitanos de la ciencia.
    Mi abuelo perdió una pierna en el frente de Teruel por culpa de una granada que cayó del cielo. ¿De qué bando era la granada? Tan solo tenía 28 años. Antes del golpe militar servía a la bandera republicana y la Armada lo había seleccionado para competir en los Juegos Olímpicos de Berlín de 1936. Le tocó perder la pierna, y casi la vida, bajo los colores de la bandera nacional. ¡Estúpida guerra que nos sometió a casi medio siglo de oscuridad! ¿Cuándo seremos capaces de ver más allá de los colores de unas banderas? Tenemos una historia europea forjada a base de guerras y no aprendemos. Nos siguen manejando, tal si fuésemos soldaditos de plomo en un gran tablero de estrategia militar. ¡Viva Pangea!— Rosa García Novoa. Esporles, Islas Baleares."

    Saludos Luis Antonio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Joan Tapia12:14 a. m.

      La independencia y los cuentos de hadas


      El debate sobre la independencia tiene un problema. Los independentistas antiguos como Heribert Barrera -que, al contrario que Jordi Pujol, no votó la Constitución del 78- o incluso Josep Lluís Carod-Rovira nunca dijeron que una Catalunya independiente se dirigiría al paraíso. En cambio, los neoindependentistas (Oriol Junqueras, Xavier Sala Martin) y los conversos o semiconversos -la sabiduría satisfecha de CDC- venden un cuento de hadas: con la independencia, Catalunya tendría mas recursos y menos paro, seríamos la Holanda del sur o el Massachussets mediterráneo... Mort el drac…

      Y como el nacionalismo (el español también) oculta inseguridades con emociones y cierta prepotencia, cualquier cuestionamiento de alguna premisa feliz es rechazado con un manotazo. Solo se puede deber a la ignorancia, la mala fe, el pecado de ser españolista (que la mayoría minoritaria se sienta «tan catalán como español» es algo que, como antes el sexo, se debe ocultar) o al intento de meter miedo. Incluso un simpático tuitero me pregunta con descaro cuánto me paga el Gobierno español por mis artículos (supongo que ignora que muchos intelectuales nacionalistas están en nómina).

      Pero el independentismo levita (hasta llegar a Kosovo) y le molesta que alguien recuerde -como hizo Joaquín Almunia el lunes en Barcelona- que la independencia nos apartaría de Europa. Podemos huir de España (con Pérez de los Cobos al frente del Tribunal Constitucional entran ganas) pero no del mundo global. Muchos independentistas califican de «cuento de terror» que Catalunya pudiera quedarse fuera de la UE pese a que Jordi Pujol afirmó, tras la mani del Onze de Setembre del 2012, que de entrada, y por un tiempo, eso sería lo que sucedería. Pero el coro oficialista ignora las palabras de Pujol y recurre a la fe: ¿cómo nos van a echar de Europa?

      Y esa es la cuestión. Nadie nos expulsaría. La Unión Europea no es una unión de ciudadanos sino de Estados (el president Artur Mas, en horas poco diplomáticas, los ningunea calificándolos de «viejos Estados») y Catalunya está en uno de ellos. Si se independiza, deja de estar en él y debería pedir su ingreso como un nuevo Estado. Y ello exige cambiar los tratados (por ejemplo, añadir un comisario más). Y cualquiera de los «viejos Estados» tiene derecho de veto: España, Francia…, incluso Croacia. Con todo, a la larga (incluso a medio plazo), me cuesta imaginar a Catalunya fuera de la UE. La Volkswagen tiene una gran fábrica en Martorell y la Renault, otra en la Zona Franca. Parte de sus ventas irían fuera de Europa, pero ¡qué golpe! Seguro que harían lobi para arreglar su situación. Y es probable que, al final, hubiera un acuerdo. Pero mientras tanto, ¿habría ERE? ¿Y qué pasaría con la relación entre las dos entidades financieras catalanas -Caixabank y el Banc Sabadell- con el BCE? Son asuntos muy serios que todo político o analista solvente debería plantearse.

      Un apaño podría ser un tratado comercial, pero tampoco sería cosa de seis meses y, mientras, la inversión (internacional y catalana) se retraería. Quizá el via crucis sería más corto con una independencia pactada que con la DUI (la declaración unilateral de independencia). Es lo que Jaume Duch, uno de los catalanes más informados de Bruselas, sintetiza diciendo que no es igual salir por la puerta que por la ventana.

      Quizá (no lo veo fácil) puede aparecer alguna solución imaginativa, pero el presidente de un país serio, con una tasa de paro del 24%, haría mejor en dejar aparcadas las fantasías en los premios literarios de la Nit de Santa Llúcia.

      Eliminar
  18. QUE BUENOS VASALLOS SERIAMOS SI TUVIERAMOS UN BUEN SEÑOR.

    ResponderEliminar
  19. Ese, entre otros, es el problema. Un abrazo, Pedro

    ResponderEliminar