viernes, marzo 15, 2013

Papa Francisco: Expectativas y Apocalipsis.



De los papas que he conocido, sólo Juan XXIII me dejó un buen recuerdo. El nombramiento de Juan Pablo II, igual que el de ahora con Francisco, me sorprendió, pero poco más encuentro digno de ser conservado en mi memoria. Siempre he tenido la sensación de que tanto la Curia romana como la Conferencia Episcopal de España están bastante al margen de las necesidades sociales y del mensaje de Jesucristo. Sólo en la base de la Iglesia encuentro acciones voluntaristas y desprendidas dignas de reconocimiento y gratitud. Algunas de ellas, en los límites y más allá de lo que se entiende por "ortodoxia".

Del nuevo Papa se está diciendo de todo. En su biografía como en la de cualquier ser humano: luces y sombras. La sociedad, y sobre todo la argentina que lo conoce mejor, está dividida de forma un tanto radical. Sólo se tienen ojos para lo uno o para lo otro. Yo, como otros, me quedo con ambas y el balance, lógicamente, es claroscuro. Sin embargo, prefiero mirar hacia el futuro más inmediato.

Habrá que dar al Papa Francisco un margen prudencial de tiempo para opinar sobre su acción con un mínimo de fundamento. No lo tiene fácil...Hay demasiados cuervos infiltrados por doquier...Si es capaz de acabar con la corrupción y la inmoralidad que salpican a diferentes instancias religiosas de la Iglesia... Si es capaz de aproximarse al mensaje y ejemplaridad de Jesucristo... Si es capaz de poner a esta milenaria institución al lado de los que llevan las  cruces más pesadas sobre sus hombros... Si es capaz de alimentar con acciones la esperanza que ha despertado... Si es capaz de dejar de confraternizar con gobiernos dictatoriales y corruptos...Si es capaz de todo eso y lo que quiera añadir en la misma línea, más de uno tendrá que reconsiderar el escepticismo que viene mostrando desde hace ya largo tiempo con respecto a la Iglesia Católica. Me cuento entre ellos... Y  no me dolerán prendas

No tengo nada que añadir respecto a todas esas majaderías que calientan estos días las redes sociales que hacen converger en este Papa la culminación del Apocalipsis, ya que en su papado se dan cita las profecías de San Malaquias, Nostradamus, Fátima... Sólo quiero manifestar que,  quizás porque soy demasiado cartesiano o más bien, ignorante, no me creo absolutamente nada. Y diré más, me indignan los agoreros de turno y me dan mucha pena los que les siguen el juego... El Apocalipsis de este mundo, si llega, será porque los que lo habitamos lo maltratamos cada vez más, si cabe.


46 comentarios:

  1. Querido amigo, he puesto la atención que mereces en la lectura, pero no tengo religión,
    te mando un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu presencia, amigo poeta.
      Un abrazo

      Eliminar
  2. Evidentemente comparto todos tus puntos de vista, creo que se merece y que le debemos conceder el beneficio de la duda. (Lo tiene difícil, pero mucho con tanto mariconazo infiltrado)
    Y sobre el apocalipsis, no lo puedes decir mejor si lo hay la culpa será solo nuestra. (Por votar a Mariano)
    Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me satisface que coincidamos en todo. A decir verdad... yo albergo muchas dudas...

      Lo de culpar a Marinao del posible apocalipsis - supongo que español - me ha hecho mucha gracia.

      Saludos

      Eliminar
    2. yo tengo también mis duda's, ¿y quien no?.
      Lo del Mariano, me alegra que te haya hecho risa, por ahí va el asunto, (aunque no se si deberiamos reirnos).
      Que termines de pasar un buen dia.
      Saludos.
      (por cierto podriar quitar la verificación es un palo).

      Eliminar
    3. La verificación es un PALO, pero es que últimamente recibía numerosos comentarios en inglés de carácter comercial...
      Espero un poco más y la quito...
      Saludos

      Eliminar
  3. Es curioso parece que te pase lo mismo que a mi, tu dices “Juan XXIII me dejó un buen recuerdo”, yo en cambio digo Pio XII, ya que fue el primer papa que conocí y de niños nos parece todo excelente.
    Un abrazo y dejaremos que el tiempo hable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego la perspectiva de hace años no tiene nada que ver con la actual. También conocí a Pío XII, pero no me dejó mucha huella.

      Un abrazo y a esperar...

      Eliminar
  4. Ya tenemos un nuevo Papa, ahora habrá que ir conociéndolo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que no se puede negar es que ha despertado muchas controversias. El tiempo dará o quitará la razón o la sinrazón a unos u otros.

      Besos, María

      Eliminar
  5. Coincido con esa reflexión, similar a la que he planteado en una entrada en Facebook. Hay que esperar. Esperar y ver, porque no lo tiene fácil. De todos modos, el hecho de que ya en 2005 fuera el segundo más votado y que ahora salga elegido, indica que algo se mueve en el Vaticano, pues todo el mundo sabe que - a falta de comprobar si es realmente sincero en ese sentido - no está en la línea, al menos por lo que al compromiso social se refiere, de los dos carcamales que le precedieron. Nada cambiará en materia de costumbres, dogmas y demás zarandajas, pero si transmite con rotundidad un mensaje, acompañado de posturas firmes, en pro de los más débiles, un aire diferente habrá entrado en ese territorio tan inamovible. Un abrazo, Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como bien dices, y coincido en ello, hay que esperar que los pasos futuros que dé este Papa nos aproximen con más fundamento a su personalidad y a sus valores. Ojalá nos sorprenda a todos positivamente.

      Un abrazo, Fernando

      Eliminar
  6. Aparte de las majaderías de turno, tal y como dices pesan sobre él luces y sombras; las sombras de toda Iglesia que ha estado en una dictadura y siempre se ha puesto de su lado, y no en contra, bien por falta de valentía, o por propia convicción ideológica, que suele ser lo más habitual. No olvidemos que "Trono y Altar" (equivalente al más actual Poder y Altar") ha sido siempre la consigna de la Iglesia, y más de la orden jesuita, que ha dado muchos bandazos a partir del Siglo de las Luces.
    Por otro lado, no es precisamente el Papa Paco, un jesuita seguidor de la teología de la liberación, sino todo lo contrario; es conservador, machista y homófobo, tal y como viene siendo habitual en la línea oficial de la Iglesia Católica.
    Y para terminar digamos, que va a cumplir este año 77 años, por lo que no es el Papa adecuado para enfrentarse a la labor necesaria en la Iglesia de limpiar y cambiar la Curia, eliminando toda la corrupción, montar un nuevo Concilio para renovar la Iglesia y volver a sus inicios apostólicos, basados en la palabra de Jesús y no en los Mandamientos de la Iglesia...
    Sí que tendrá algunos detalles - de los que tanto gustan a la gente y también se les engaña - de exhibición de su pobreza eliminando parte del fasto vaticano en la vestimenta papal y en algunos de sus ritos, pero dudo que llegue más lejos.
    Si te digo todos esto, es porque me estoy documentando ya que la entrada próxima mía es sobre este Papa. Y no quiero amargar la cosa, pero su relación con el almirante Massera era muy buena, expulsó de la orden a dos jesuitas por trabajar en zonas de chabolas, que a los pocos días fueron echos prisioneros juntos a varios/as catequistas que fueron todos asesinados. Los jesuitas se salvaron (probablemente por intercesión de él), pero contaron que fe él quien les denunció, al igual que hizo con otros seguidores de la teología de la liberación a la que él era muy opuesto).
    Fue acusado por las Madres de Mayo por participar en el robo y venta de niños, prestando declaración por escrito que nunca se llegó a conocer, y cedió una isla propiedad de los jesuitas y usada para hacer ejercicios espirituales, a la Marina, para que la utilizase como cárcel.
    Éstas son sus sombras, muy negras y que no pienso publicar, pero que hasta ahora tengo acreditadas, y de las cuáles existe documentación muy estricta, por periodistas extranjeros que han estado investigando sobre la dictadura argentina y su relación con la jerarquía eclesiástica. Pero no quiero entrar en ese pasado, porque es el denominados común de toda la Iglesia Católica.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Haces más hincapié en las sombras que en las luces, que también las hay. Es evidente que las fuentes de información nos condicionan. Yo estoy un poco desconcertado y prefiero, insisto, darle un margen de tiempo no muy dilatado para que se aclaren las dudas que provocan toda esta suerte de controversias.

      Espero tu entrada con mucho interes y me consta que estos asuntos te los tomas con mucha seriedad.

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Sin conocer a este papa más o menos como tú, estoy con C. Galeón
    ¿ De verdad podemos tener un atisbo de cambio? De verdad podemos fiarnos? Solo hay que ver a quien lo han elegido ¿crees que tiraran piedras contra su propio tejado? ¡ojala! me equivoque.
    Solo me gusta la puesta en escena para la elección, cual mises desfilando por las pasarelas (creo que fue Fellini quien lo retrato en una de sus películas) yo si fuera Papa impondría un plebiscito cada cuatro años, simplemente por ver la puesta en escena ¡maravillosa!
    Saluti

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé si podemos esperar o no muchos cambios. Los hay que sí los esperan, los que alimentan sus dudas y los que se muestran profundamente escépticos. Espero que a no tardar mucho se aclaren las cosas. Y deseo, de corazón, que ganen los optimistas...

      Saluti, Aventi

      Eliminar
  8. No creo que los cambios sean espectaculares ya que el Ideario religioso nunca se ha cumplido al 100 por 100 de sus designios y sino precisamente en los Jesuitas solamente se escolarizan e ingresas los niños que tienen altas capacidades y sus padres una buena posición social.Por ahí ya hacemos aguas y a los que mandaban a misiones no hablan precisamente maravillas de esta Orden y sino lo tenemos con el catalán que se salió de la Orden el famoso Padre Ferrer.

    Tiene muchísima razón Carlos tiene 77 años y cómo evangelizador ya esta un poco fuera...Pero: me gusta su apariencia exterior porqué no sabremos hasta que pasen unos meses lo que piensa en su interior con el rebaño de sus ovejas... Igual mañana me corto la lengua pero tiene una cercanía que eso le gusta a las masas.

    Un abrazo Luis Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que dices de los jesuitas es verdad, pero omites otras. Podría citarte unos cuantos centros educativos de carácter social, tanto en Barcelona como en Bolivia como en otros muchos ámbitos...

      Por el P. Ferrer y su obra en la India siento una profunda admiraciòn. Tuve oportunidad de conocerlo

      Ojalá nos sorprenda a todos positivamente, pero no tienes por qué cortarte la lengua, ¿eh?

      Abrazos, Bertha

      Eliminar
  9. Bueno, pues después de leer a Carlos Galeón, me evito escribir la historia del nuevo 'elegido'. Se ve claro, cristalino... quien es y de donde viene el tal Paco. Y no hay más que echar mano de cualquier hemeroteca, para comprobar esas y algunas otras de las felonías que acostumbran a perpetrar los 'enviados de de dios' (hay que joderse!) en la Tierra. Es decir, que la esperanza de cualquier cambio es poca por no decir nula... Algunos, nos conformaríamos con que acabase con el genocidio que la doctrina de la 'Santa Madre Iglesia' postula en el tratamiento del VIH en África, o con que la ínclita SMI, hiciese un intento serio de acabar con el escándalo de los abusos, por ejemplo. Pero mucho temo, que estamos y estaremos en un más de lo mismo... que hoy no me apetece calificar, porque sólo me saldrían exabruptos.

    Y por otra parte, que a estas alturas de la Historia, a un individuo vulgaris, con supuesto cerebro normal y la bragueta donde todo hijo de vecino... se le siga calificando de infalible, entre otras lindezas... (y que se la tenga en cuenta, claro...) siempre me va a parecer, como mínimo, inaudito.

    En fin! Un abrazo Luís A.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Personalmente prefiero pecar de optimista que de lo contrario. Eso no quita que me atormenten las dudas...Lo que no se puede negar es que este Papa ha levantado una expectación y controversia muy singulares. A lo mejor, el tiempo nos quita la razón a todos y nos quedamos con dos palmos de narices...

      De la infalibilidad y otras lindezas no me queda más que darte la razón...

      Otro fuerte abrazo para ti, Cristal

      Eliminar
  10. Pues yo también le voy a dar un voto de confianza y veremos en el futuro si hace cambios en esta iglesia que a tantos repele. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ahora toca esperar, pero por poco tiempo...

      Un abrazo, Lola

      Eliminar
  11. Totalmente de acuerdo contigo LUIS ANTONIO, respecto a lo que comentas del nombramiento del nuevo Papa.

    Me resulta curiosísimo ver cómo algunas personas, sobre la base de informaciones más que discutibles ( por ejemplo, la del periodista argentino Horacio Verbitsky, fiel devoto de la presidenta Cristina Kirchener que se ha encargado de rebuscar toda la basura que pudiera encontrar del recién nombrado Papa Bergoglio ) y que de haber encontrado ya hubiera sido usada por la Sra presidenta argentina para descabezarlo y no ha podido -de todos es sabido las ganas que le tiene- usen toda esta información sobre su supuesta colaboración con la dictadura de Videla, es curioso como algunos disfrutan guarreando el perfil de un personaje aun antes de empezar. En contra de estas informaciones han salido personas más que solventes en defensa de su pasado como el premio Nobel de la Paz, Pérez Esquivel y muchos otros de igual prestigio ¿por qué no creer a esta gente?


    Hay un regusto mal sano en algunos por recrearse en las dudas y en las sombras del pasado de las personas que alcanzan cargos de trascendencia y envergadura, no tanto a nivel religioso como es el caso, sino por su importancia sociológica e influencia a nivel mundial. En este sentido me interesa este nombramiento, mucho más que limitada a su nombramiento al frente de la cúpula vaticana.

    Me indigna ver deslizar basura insidiosamente diciendo, sin querer decir, acusando o reprochando, sin querer acusar ni reprochar un pasado que todos, absolutamente todos, tenemos a una persona que comienza una andadura nueva y más que compleja. Sin entrar a defenderle, porque mis conocimientos no alcanzan a tanto, prefiero mirar a los hecho con los que ha demostrado ( lo que no pueden hacer la mayoría de sus detractores) que efectivamente se puede ser coherente y creyente, renunciando a muchísimos privilegios, bienes materiales y prebendas que ningún otro, que se sepa, ha hecho hasta la fecha a su nivel. Solo por esto, tiene mi apoyo y mi admiración.

    Que alguien así, pudiendo disfrutar del boato, privilegio elitista y económico haya renunciado a él, me llena de esperanza. El movimiento se demuestra andando y él, al contrario que la gran mayoría que ahora lo critica ( ya se sabe que hablar es fácil) lo ha demostrado...

    En adelante, veremos lo que es capaz de hacer, dejemos que empiece a funcionar y esperemos un poquito antes de dispararle, por favor. Todo el mundo tiene pasado ¿algún alma perfecta e impoluta en la sala? ¿alguien puede exigir santidad y perfección al pasado de nadie? por favooor.

    Todo el mundo en España y en Argentina ha vivido en una dictadura y participado en mayor o menor medida de ella, quien esté libre que tire la primera piedra. Resulta que en este país y allí, nadie vivió, toleró y calló ante la dictadura, todos han sido luchadores infatigables en la resistencia y nadie se ha beneficiado de nada ja! ( y conste que yo nací pocos años antes de morir Franco y aun así, no abro la boca) solo eso.

    Le deseo mucha suerte, lo tiene muy difícil como ciertamente comentas LUIS ANTONIO, cierto, pero jamás pondré un palo ( palabra:-) en la rueda de alguien que empieza a rodar, mucho menos cuando se pone al frente de una iglesia como la católica, que está llena de pinchazos, agujeros y rotos. Ojalá parchee alguno.. con eso, por la parte que me toca, más que feliz. Mientras no me demuestre lo contrario... me alegra muchísimo que un hombre como él, sea Papa.


    Muchos besos LUIS ANTONIO y gracias, aun siendo escéptico, eres generoso y eso te honra... por eso me caes tan bien, muaaaaakss ;-)


    Muuy feliz semana y ...

    Perdón por mi vehemencia pero no soporto estos defensores de la verdad a medias de la que se hacen eco cargando con ello ( lo reconozcan o no, es así) contra alguien aun antes de empezar, sin darle ni siquiera el beneficio de la duda... ojalá con ellos sean más condescendientes cuando acometan algún proyecto y no les recuerden el día que se hicieron pis en los pantalones cuando tenían cinco añitos en el cole:-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    3. Por fin he conseguido colocar mi comentario donde corresponde y no aquí, como si fuera contestación a María, con la que estoy de acuerdo de principio a fin y que ha escrito un texto brillante y clarividente.
      Chapeau, María.

      Eliminar
    4. Estimada María, estoy totalmente de acuerdo con todo lo que has expuesto. Incluso con el aderezo de la vehemencia que te caracteriza. No es para menos. El Dr. Krapp se me ha adelantado y sólo me resta aplaudir el CHAPEAU que te brinda. Merecido a todas luces. Vuelvo a agradecer la generosidad de tus comentarios. No regateas tiempo ni espacio. Así eres de maja, María.

      Te mando muchos besos con el deseo de que la semana recién comenzada te sea muy gratificante

      Eliminar
  12. Estoy básicamente de acuerdo con lo que expones, Luis, lo que me parece lamentable es lo que hacen otros, dando solo una versión de las cosas para apoyar su tesis y no dando cuenta de otros testimonios que dicen lo contrario o al menos no dicen lo mismo. Quizás es que el anticlericalismo indiscriminado sigue dando mucho de si para escribir una entrada y por ello remedando al dicho se podría decir aquello de: "NO DEJES QUE LA REALIDAD TE ARRUINE UNA BUENA ENTRADA"
    En el caso de este Papa, hay argumentos de sobra para rebatir esa visión monocolor sobre su participación en el tema de la dictadura. Un premio Nobel, otros testimonios de las Madres de Mayo y hasta uno de los jesuitas desaparecidos que ha dado por zanjado el asunto.
    ¿Pero importa eso algo?
    ¿Importaba algo que el idolatrado líder venezolano recién fallecido no dejara de decir patrañas para arruinar la reputación de los que no pensaban como él?
    ¿Acaso importa algo tener una opinión propia cuando hay un hermoso catecismo del buen progresista occidental al que acogerse?
    Esta es la maravillosa izquierda que tenemos, tan falaz como la derecha a la que tanto atacan. Esa izquierda que vio en Stalin, Mao o Ho Chi Minh a los grandes liberadores y que ahora se ha hecho bolivariana y tercermundista
    ¿No habrá nadie que nos libere tanto de las viejas iglesias como de las nuevas, las laicas, que pretenden ocupar el espacio de las otras?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también estoy sorprendido por lo mismo que tú. Y no acabo de entenderlo porque cuando tratas de informarte sobre este asunto descubres que hay opiniones muy encontradas y testimonios de una y otra versión. Ya que a veces carecemos de criterio para decidir dónde está la verdad, lo lógico es tomar unas y otras opiniones y que cada hijo de vecino haga su propio balance...

      Stsalin, Mao Y Ho Chi Minh no me gustaron nunca. El castrismo me sedujo durante cierto tiempo y me costó bastante aceptar que la revolución cubana se había transformado en una dictadura de la peor especie. Como todas, claro. Pero cuando viajé a Cuba en el 2004 se me despejaron todas las dudas. Aquello es intolerable. No hay dictadura buena y respecto al descrédito de la izquierda que se observa de unos años para acá, también estoy de acuerdo si la identificas con los partidos que presumen de ello. Una cosa es la filosofía progresista y otra la aplicación que algunos partidos hacen de ella...
      Un abrazo

      Eliminar
  13. A mí pensando con respecto al tema me surge la misma duda que hace días leí por ahí... Si hemos podido sobrevivir sin un papa durante un mes, ¿no podríamos hacerlo para siempre?

    Ya lo escribía antes de ayer en otro sitio. Ni me gustaron los anteriores, ni me gusta éste. Por mí que desapareciera incluso la sombra.

    Un beso, Luis Antonio :* y por supuesto que te cuento entre, faltaba más.

    ResponderEliminar
  14. Guste o no, el tema del nuevo Papa es de actualidad y de gran repercusión internacional.
    Si tengo un pequeño espacio en tu mochila, ya me doy por satisfecho.
    Besos, Vero

    ResponderEliminar
  15. Amigo Luis Antonio, permiteme no haga comentario respecto a este post por mi postura sobre el tema, ya que no quiero manchar con ninguna majadería tu respetable creencia, que como supones yo carezco de la misma.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. Creencias, pocas. Si acaso, alguna expectativa...
    Respeto tu silencio, pero no tienes por qué callar lo que piensas...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  17. A mí este papa me cae bien. Me da la impresión de que va a coger el toro por los cuernos (si le dejan)
    Respecto a su pasado te diré que sólo quien ha vivido una dictadura puede valorar a los que la han vivido. Lo digo por experiencia.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiempo al tiempo. También deseo que "coja el toro por los cuernos" y albergo tus mismas dudas.

      Un abrazo

      Eliminar
  18. Ahora vengo aquí para que veas que no pienso mal de ti en absoluto. Como argentina te digo que la difamación sobre la persona de Bergoglio está orquestada, Luis Antonio, por un ex-montonero, si es que se puede dejar de serlo, devenido en "periodista", Horacio Verbitsky, difamador y "tirabombas" a sueldo, como bien apunta María, y como he intentado dejar claro en el blog de Joselu.

    Ayer escuché por radio que, antes del Cónclave ya, por las dudas, el gobierno de la señora intentó bloquear a Bergoglio sembrando dudas sobre su pasado y su supuesta vinculación con la dictadura. Bergoglio fue citado en su momento a dar testimonio y no se lo encontró culpable de lo que ahora han sacado a relucir por fuerza mayor. Aquí nadie se salvó de pasar bajo la lupa de la justicia al ser sospechado de colaborar con la dictadura: nadie.

    Bergoglio, además, tuvo los tremendos cojones como jefe de la Iglesia local de erigirse como oposición del gobierno K con Néstor aún vivo, cuando en una homilía de Pascua en la Basílica de Luján a la cual acostumbran ir todos los presidentes hasta entonces, les cantó en la cara, a bocajarro, su opinión sobre lo que él y muchos veíamos como errores graves en su entendimiento de "trabajar por los pobres". Desde entonces, se cortó el diálogo entre los K y la Iglesia. Esta señora se ha encerrado, se niega al diálogo con la oposición, ya no sólo con la Iglesia. Ha hecho oídos sordos a todos los reclamos y pedidos de diálogo con representantes de todo el arco ideológico local y la dirigencia gremial, a los cacerolazos del pueblo y a todas las críticas de todos los sectores, y se ha enajenado en su círculo y séquito incondicional, respaldada por la Cámpora, por lo cual es natural pensar que no le guste nada que un opositor se haya proyectado como figura y líder mundial con su misma jerarquía de Jefe de Estado. Había que ensuciarlo por el "bien" de la poca gobernabilidad que le queda. Todo esto es mucha información para procesar para los extranjeros probablemente. Lo es para muchos de nosotros también.

    Tu postura es muy humana y entendible y concuerdo contigo cuando dices que las bases de la Iglesia que trabajan por quienes más lo necesitan sin hacer ruido, sin salir en las noticias y vistiendo jeans y alpargatas de lona nada tienen que ver con la Cúpula visible y ostentosa que todos, incluso el nuevo Papa, desaprueban. Bergoglio es un caso único, un hombre de alta jerarquía que viajaba en transporte público, no tenía custodia, vivía en la austeridad y la sencillez, trabajaba en las villas, en los hospitales, con los jóvenes adictos, las prostitutas y abogaba por causas que no se resolvieron en la justicia adecuadamente como la de la AMIA o la de República de Cromañón, una discoteca que se incendió en 2004 y en la que murieron muchos jóvenes y menores.

    Es mucho lo que tendría que contarte de su misión al frente de la Iglesia Argentina para que lo conocieras y no te despertara tantas dudas. Es natural que las noticias que llegan desde su propia tierra confundan y triste que en la Argentina también esto nos divida porque se ha politizado y han "embarrado la cancha", como solemos decir aquí, sin tomar en cuenta que es un hecho histórico sin precedentes que podría capitalizarse para el bien de nuestra patria. Pero somos seres complejos los argentinos.

    No la tiene fácil, claro que no. Pero, insisto, empezó con el pie derecho. Luego veremos qué hace y hasta dónde le permiten llegar, aunque creo que ningún Papa ha hecho tanto en tan poco tiempo para cambiar el carisma de la Iglesia.

    El Apocalipsis, para los creyentes, no es más que una alegoría de un nuevo comienzo. Veremos...

    Date una vuelta por lo de Krapp, por favor, porque todo fue culpa de mi dedo que pulsó mal una tecla en el apuro por contestarte y cumplir con mis obligaciones cotidianas.

    Un fuerte abrazo.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Fer, por tu largo, clarividene y generoso comentario. Quiero contagiarme de tu esperanza, pero no puedo evitar que me asalten las dudas. Ojalá se disipen pronto y se haga realidad todo aquello en lo que tanta fe pones de manifiesto, estimada amiga.

      Supongo que no ignoraas que la información que manejamos aquí sobre el Papa Francisco viene mayoritariamente de tu país. Es cierto que cada uno hace su propia selección condicionado por su idelología, pero no nos inventamos nada. No te pierdas el vídeo que propone María de la TV de Argentina. Seguro que lo conoces...

      Esperemos que la Curia romana no ponga palos a las ruedas del carro del Papa... Ojalá a este no le tiemble el pulso cuando tenga que tomar alguna decisión trascendental. Hago míos todos estos deseos, pero estoy impaciente. El estado de gracia que tiene en estos momentos le facilitaría la toma de medidas. Si las demora, mal asunto...

      A Krapp no le pierdo de vista desde hace años.

      Un fuerte abrazo, Fer

      Eliminar
  19. Habrá que darle tiempo para ver si la sonrisa franca que tiene ahora permanece.
    En cuanto al Apocalipsis... ¿no ha sucedido ya?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiempo limitado. De lo conatrario, me temo lo peor... Ahora está en estado de gracia. Es el momento. Creo

      Eliminar
  20. Pues sí, es cierto que hay que dar tiempo al tiempo, y no juzgar prematuramente, pero también es cierto, que las sombras que lo acompañan son difíciles de disipar.
    Al menos a mí no me valen pequeños gestos (aunque los considero loables, para empezar) como elegir un anillo o una cruz más humildes, o cambiar de medio de transporte, a menos que esas valiosas joyas rechazadas sirvan para algo más que para estar atesoradas en el Vaticano, como tantas otras riquezas que podrían paliar muchas miserias.

    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esos gestos, a los que haces referencia, son de corte populista. Tienen mucho éxito en según que ámbitos y con según que gentes. No bastan...

      Besos, Narci

      Eliminar
  21. Criada en el seno de una familia bastante anticlerical, reconozco que me cuesta un mundo creer en estas personas que aparentemente dedican su vida a la iglesia.
    Una frase grabada en mi memoria desde que recuerdo es aquella de mi madre:
    Creo en Dios, pero no en los curas.
    Y se quedaba tan ancha. Huelga decir las palabras de mi padre referente al asunto religioso...
    ;)
    También he de decir que como tú apuntas, en la base de la iglesia, he encontrado gente buena de verdad que postula sinceramente con la ideas, fundamento de la religion, y ha sido un auténtico placer saberlas.

    Procuro no dejarme llevar por el primer impulso del sentir-cosa que consigo poco,la verdad-para tomar ideas según el desarrollo o evolución de la persona o asunto sobre el que tenga que emitir un juicio.

    No sé cómo se comportará este Papa ni si conseguirá romper vínculos ancestrales-la iglesia siempre anduvo de la mano del poder, la política y el dinero.-
    Si lo hiciese, sería una gozada para mi inclinarme ante mi desoladora falta de Fe y rendirme a su hacer.
    Ojalá pudiese hacerlo, sería una magnífica señal que que algo cambia en ese mundo y de paso en el nuestro.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A priori, como se dice en el argot taurino, hemos recibido al Papa con división de opiniones: muchos aplausos, dudas y algún silbido tenue...

      Habrá que hacer la vista gorda con el pasado y confiar que no condicione al futuro. Y como alguien dijo: "Por sus actos los conoceréis"

      Besos, Marinel

      Toca esperar...

      Eliminar
  22. Los medios nos zarandean como les da la gana. No tengo ninguna esperanza en que cambie nada aunque me conformaría con muy poquito, como por ejemplo que millones de personas dejen de morir por el SIDA, como decía Cristal más arriba. Los escándalos de la iglesia son de tal tamaño y su riqueza tal, que me resulta muy difícil entender que otros se mueran de hambre.
    Ninguna esperanza, Luis Antonio, el tiempo lo dirá.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo sería más exigente. Si el Papa tiene tanto poder, que lo ejerza...en la línea de progreso que muchos esperamos. Y que ponga en jaque a todas esas institucines religiosas y ultras que tanto poder han venido almacenando durante estos últimos años. Y si no lo hace que se vaya a hacer compañía a Benedicto XVI...

      Besos, Angie

      Eliminar