lunes, julio 09, 2012

ZAFIELANDIA


37 comentarios:

  1. Este tipo de letra no me ha permitido poner el acento en la palabra: "seguirá"...

    ResponderEliminar
  2. Me suena haber leído este pensamiento en algún lugar, pero no sé dónde ni recuerdo de quién puede ser. Si no llega al elitismo, estoy completamente de acuerdo. Más aún se puede extrapolar a la vida política y decir: mientras alimentemos la mediocridad, aplaudamos la ineptitud, y prestigiemos el engaño, los políticos vulgares, incompetentes, y corruptos, seguirán campando a sus anchas.
    Te dejo otra que sí sé el autor y tien cierta relación con la que has puesto: el gran estilo nace cuando lo bello obtiene la victoria sobre lo enorme. (Friedrich Nietzsche)
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  4. La idea de aplaudir lo inmerecido es más vieja que el "rascar", pero te aseguro que antes de colgarla la he escrito varias veces con distintos ropajes hasta que me he decidido por la más concisa.

    Algunos discursos de políticos y espectáculos, sobre todo televisivos, suelen provocar entusiasmos incontenidos en Zafielandia...

    Repudio el elitismo, pero para distinguir lo que vale o no la pena basta con una pequeña dosis de sensibilidad, ¿no?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. aMIgo Luis, no sabes lo cara que se cotiza la sensibilidad hoy en día. Si siempre, entre los hombres, ha sido vista como un defecto o falta de "carácter", imagínate ahora, en que todo se mide por su valor material y por lo que cotiza en bolsa. Me temo que la sensibilidad cotiza en rojo y va a la baja; tuvo su momento, allá por los 80-90, pero después cayó en picado.

      Eliminar
    2. Casi todo está a la baja, incluso el ánimo...

      Eliminar
  5. Cierto. Y para polemizar un poquito: ¿No es un claro ejemplo de zafiedad, vulgaridad y espíritu casposo y rancio la celebración de "la roja" con Reina de oficiante?


    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Recuerdo a un profesor que nos llamaba la atención cuando reíamos las "gracietas estúpidas" del "gracioso de turno"... Nos decía que estábamos animándolo para que reincidiera y aumentara su grado de estupidez...y el nuestro.

    Me perdí ese espectáculo de masas, pero me consta que Reina tiene muchos "fans"... Y si se enteran de tu provocación...se te puede caer el pelo...

    Yo me callo porque todavía estoy de penitencia... aunque no he hecho propósito de enmienda...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tienes razón, y yo no podré tirarles de los pelos porque llevan la boina calada hasta las orejas.

      :)

      Eliminar
  7. El problema no es ya que se alimente o apaluda, el problema es que si eso se hace es que se ha convertido en la norma y ejemplo a seguir y eso si que es lamentable. Pero hay tanto de eso... que darse cuenta de ello ya es un tanto.

    Mi querido Luis Antonio, me marcho al pueblo esta misma tarde. Allí no tendré Internet así que os leeré lo que pueda, si es que puedo.

    Te dejo muchos besos y espero que estés disfrutando de tus merecidas vacaciones.

    Besos otra vez.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces pieso que hay más aplausos falsos que silbidos...

      Felices vacaciones, Angie. Desconectar de la rutina también es descansar...

      Pásatelo muy bien y nos lo cuentas.

      Besos a barullo

      Eliminar
  8. "Aplauda", quise decir "Aplauda"

    ResponderEliminar
  9. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  10. Es difícil acabar con ese estilo rancio porque aunque dejemos de aplaudir siempre van surgiendo nuevos estúpidos..
    Besoss

    ResponderEliminar
  11. Pero el aplauso los engorda...

    Besosss

    ResponderEliminar
  12. El problema es encontrar un buen medidor para saber cuando lo popular es vulgar, lo antiguo se convierte en rancio y el atrevimiento se vuelve indecencia. También necesitaríamos otro para no caer en lo contrario por rechazo de lo anterior. Pare evitar lo cursi, lo esnob, lo pedante, lo clasista...
    No sé, supongo que las leyes que rigen estas cosas están sujetas a un mercado de valores aunque a ésto se les llame humanos. Cualquier etiquetaje es esclavo de modas y modos. Quizás siempre habrá motivos para calificar algo como rancio, vulgar o indecente aunque solo sea para justificar el valor de las cosas que consideramos que no lo son.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Mediador? No acabo de entender, salvo que hagas referencia a expertos o especialistas en esas lides...

      Con tu segundo párrafo sí estoy de acuerdo.

      Eliminar
    2. Con lo de medidor, no mediador, me refería a tener un criterio de referencia o un canon en algo tan relativo que va cambiando según el tiempo y el lugar.

      Eliminar
    3. Disculpa mi lectura errónea. Ahora queda aclarado

      Eliminar
  13. (http://fueraprebendas.blogspot.com.es/)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy de acuerdo, pero no sé si viene a cuento de esta entrada.
      Saludos

      Eliminar
  14. Es el síndrome que produce el cuento...! "El traje nuevo del Emperador".

    A mí me da esa sensación.

    Un abrazo Luis Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me leo el cuento y te respondo. Hasta luego, Bertha

      Eliminar
  15. Yo, de un tiempo a esta parte,tengo las manos permanentemente guardadas en los bolsillos.
    No hay zafiedad o esplendidez que las incite a salir de su ostracismo, pusilanimidad o sencillamente agotamiento.
    Solo las recuerdo fuera aplaudiendo,en el festival de ballet de mi hija o en el fin de carrera de mi hijo y con eso suman dos,si las matemáticas no me engañan.
    Estoy olvidando progresiva y peligrosamente,lo que es aplaudir entusiasmada por algo que me haga sentir afín.
    Triste pero cierto.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Espero que sigas teniendo motivos personales para seguir aplaudiendo. Felicidades por esos dos eventos familiares.
      Creo que tú no eres, como la bancada pepera del Congreso, de las que ha aplaudido los últimos recortes y subidas del IVA del gobierno de Rajoy.
      Besos, Marinel

      Eliminar
  16. Pan y circo para las masas, Luis Antonio... en todas partes.

    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cierto, en todas partes, pero qué poco consuela esa evidencia, ¿verdad?
      Besos, Fer

      Eliminar
  17. Es cierto LUIS ANTONIO que a veces no es nada fácil diferenciar todos esos conceptos, por ejemplo en literatura ¿quien se atreve a leer algo del llamado realismo sucio sin firma y no suponer que estamos ante algo zafio y vulgar? digo un párrafo por ejemplo ... de Bukowski, por que si se lee toda la obra, es imposible no ver que tras toda la mugre del mundo a veces hay más belleza que en medio de los brillos más rutilantes... o no ver que en la jerga de muchas tribus urbanas hay más riqueza linguística a veces que en la Real Academia con todo lo relimpias, brillante expledorosas que deja las palabras... o que una romería popular o un graffiti pueden contener tanta poesía de la calle como el mejor de los poetas, pero...

    Salvando este tipo de excepciones... si alguien sale en la TV aireando los trapos sucios de menganito o fulanita, colgándose medallas por cómo se lo ha hecho con este o el otro o soltando las mil patochadas de turno que algunos sueltan encantados de haberse conocido para carcajeo de la concurrencia, nadie que tenga dos dedos de frente duda lo qué es vulgar, zafio y casi diría vomitivo... y sí, aplaudir esto nos convierte a todos en cómplices de hacer a esta sociedad cada vez más triste, patética y penosa.

    En fin, no sé, para mi todo lo que denigre, humille o haga sentir mal a alguien es vulgar, zafio y ojalá se pudiera evitar.


    Un beso graaaande y todo lo correcto, pulcro y educado que me se sale ahora mimmo dicirte jajaja aunque haiga cometido alguna aberración es todo cupa de la carcoma que tengo en la vista y los dolores del nervio asiático jajajaja ay... que me voy riendo yo misma conmigo misma jajaja perdóname LUIS ANTONIO... estas bobadas que me salen empiezan a ser un vicio...prometo educarme rápido esta noche para dejarte algo medianamente decente la próxima vez que pase por aquí :-)


    Muaaaaaaakss



    ....conste que me he limpiado los pies en el felpudo según entré:-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tú tienes un concepto claro de lo que es digno de reconocimiento o no:

      "todo lo que denigre, humille o haga sentir mal a alguien es vulgar, zafio y ojalá se pudiera evitar"

      Deberías dedicarte a la docencia, aunque a tu manera ya lo haces.

      Eso que tú llamas "bobadas" son retales de humor sano y divertido. No te las ahorres conmigo.

      Besos, María

      Eliminar
  18. Nos están introduciendo los poderes fácticos en mundo de mediocres. De cada cual depende seguir la fiesta por estos cauces o declararse insumiso.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, insumiso, lo tengo claro.
      Un abrazo

      Eliminar
  19. eso no nos pasará a nosotros, por poco que seamos
    saludos

    ResponderEliminar
  20. DA temor lo que nos queda aun por sufrir...

    ResponderEliminar
  21. La falta de confianza en un futuro mejor es lo más frustrante.

    ResponderEliminar
  22. No, no se debe aplaudir lo inmerecido, aunque algunas veces nos dejamos influenciar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  23. Lo inmerecido no sólo se aplaude, se aplaude "en masa" o "en masas", que es lo peor. De ese hecho a que cunda y prolifere lo zafio, no va mucho trecho.

    ResponderEliminar