viernes, marzo 09, 2012

"En este enojoso tiempo..."


31 comentarios:

  1. Yo visto ese desalojo de racimos de ternuras,porque sin ellas...
    Me moriría.
    Ya duelen bastante estos vivires como para desprendernos de lo poco bueno que tenemos.
    Ánimo.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Las emociones consideradas socialmente "negativas", como el enojo, la tristeza y la desesperanza, nos habitan y asoman de vez en cuando inexorablemente.

    Todo el arco de emociones que viven en nuestro interior trae mensajes acerca de nosotros y de nuestra realidad, y por eso hay que prestarles atención y dejarlas salir a la superficie. Llamarlas por su nombre y aceptarlas es un buen comienzo.

    Algunas veces es por la situación que nos toca atravesar, otras simplemente afloran, son nuestra forma de responder a las circunstancias, aunque no sea el fin del mundo.

    Entiendo este sentir que expresas desde la empatía: todos atravesamos nuestros propios desiertos.

    Lo importante es tener en claro que todas las otras emociones, los polos opuestos deseables y asociados con el bienestar y la felicidad, también están en nosotros, también nos habitan.

    Echar luz sobre la oscuridad nos trae respuestas y hace que la oscuridad se desvanezca. Es más fácil decirlo que lograrlo: toma tiempo y trabajo, una profunda confrontación con nosotros mismos.

    A veces hay que decender al abismo de los gigantes negros del alma para emerger más maduro, más sabio, más humano.

    Un beso y un abrazo, Luis Antonio.

    ResponderEliminar
  3. No, Luis Antonio: yo no puedo despojarme de toda la ternura, de todo el amor que todavía tengo para dar. En realidad es lo único que tengo para regalar a quien lo necesite.La desesperanza es un episodio más de la vida que viene a nuestro ser en momentos difíciles y luego se esfuma ...
    Para cuatro peladas que me quedan quiero mirar al mundo con esperanza de un mañana mejor para todos. Besos Lola

    ResponderEliminar
  4. Pero que bestia!!!!!!!!!!
    Estamos vivos, y ya es casi primavera.
    Nada de nada el sol cuando sale, sale para todos.
    Activa esa fuerza positiva, con la maravillosa foto que has puesto.....

    ResponderEliminar
  5. Sí, buscar la soledad, el apartamiento del mundanal ruido, el desapego, pero la ternura... no renunciemos a ella.


    un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Cada día es más claro con la luz mas intensa, no hay tiempo a la depresión, vamos cara la primavera, el mejor tiempo del año.
    Animo y que todo se quede en un poema.

    ResponderEliminar
  7. La alternativa es buscar otras soledades, que acompañen a la propia.

    Una solución patatera donde las haya, pero a mí me parece mejor opción, incluso.

    Un besote, Luis Antonio.

    ResponderEliminar
  8. Creo todo lo contrario, Luis Antonio.
    Es necesario salir, no ence rrarse.
    Buscar al otro, tomar fuerzas y tirar el enojo a quienes se lo merecen.
    Vamos a buscarle algo bueno a todo. ¿Sí?
    Un abrazo, sin enojos.

    ResponderEliminar
  9. Son tiempos de angustia, de oscuridad, de impotencia, de no tener fuerzas, de desesperanza, de falta de ilusión... mejor no seguir...

    Un beso.

    ResponderEliminar
  10. Aunque parezca una contradicción, la primavera es una de las espaciones del año más proclives a la depresión - junto con el otoño -, y en la que más suicidios se dan.
    Mal consejo el que aparece en la fotografía, pues son precisamente, características típicas iniciales de los síntomas de la depresión: la apatía y el abandono, que deben de ser combatidos con una recuperación de la autoestima y el gusto por la vida social.
    Un abrazo y buen fin de semana.

    ResponderEliminar
  11. No te imagino dejando de lado la ternura y abandonándote a la apatía. No veo que sean estados que cuadren contigo. Me sorprende cuando habitualmente eres siempre luminoso y positivo. Creo más bien que es algún tipo de propuesta provocadora sobre nuestro estado interior en tiempos de crisis. Curiosamente en tiempos de crisis profunda se gestan las obras más vitalistas y audaces. Quiero pensar que esta crisis va a estimular en nosotros resortes que teníamos en standby en tiempos de facilidad y bonanza. A los hombres se les reconoce en las tormentas. Esto es una verdad inapelable. En cuanto a la desesperanza, la apatía y el abandono, déjalos correr y disfruta de la primavera.

    ResponderEliminar
  12. Hola, acabo de hacerle un comentario a una amiga y he pasado a visitarte.
    Veo que has tenido un momento de bajón al escribir este triste poema.
    Se avecinan tiempos difíciles, es cierto, yo temo por el futuro de hijos y nietos, pero en cuanto a la ternura... ¿te das cuenta que es lo último que nos queda? Para ella no hay barreras, ni cinturón que las aprieta, por ella, para que nunca nos falte, yo quiero enviarte, aún casi sin conocerte, un fuerte abrazo de los míos, de esos que suelo mandar directos al corazón.
    Kasioles

    ResponderEliminar
  13. Hay momentos en la vida en los que resulta muy difícil sobrellevar determinadas situaciones, determinadas vivencias; pero ya verás cómo en cualquier momento cambiará la dirección del viento y verás las cosas de otra manera.

    Al menos es lo que yo te deseo, Luís Antonio.

    Un fuerte y cariñoso abrazo.

    ResponderEliminar
  14. ¿No te has planteado si ese desanimo colectivo puede ser inducido desde arriba con fines interesados? Yo no tengo dudas al respecto y recuerdo aquello que pasó cuando comenzaba la democracia y que llamaron desencanto. También se decía y ya es tópico: contra Franco vivíamos mejor.
    Creo que el ego nos debería servir pare algo que para autoafirmarnos sobre el que tenemos al lado. Podríamos usarlo, si es que el ego sirve para algo, para combatir esa inercia desesperanzada a la que nos quieren abocarnos.
    Decir: no os creo, no creo que la ternura sea inútil, creo que mejorando mi yo y mi entorno, puedo hacer que el mundo mejore lejos del ruido y la furia que quiere adueñarse de todo.

    ResponderEliminar
  15. Aprender a vivir con nuestra soledad nos prepara para vivir con otros.

    ResponderEliminar
  16. Yo apuesto por todo lo contrario, la verdad.

    Un beso, Luis

    ResponderEliminar
  17. Bueno, jajajaja, supongo que pretendes provocar reacciones, amigo, y creo que lo consigues.

    Nadie puede dar órdenes al estado de ánimo, porque éste es protestón, va por libre, y nunca sabes lo que le vendrá de gusto.

    Nos han vendido la moto durante tanto tiempo, diciéndonos que todo se puede cambiar con la actitud, que si los optimistas del mundo no han logrado cambiar nada, tampoco lo van a lograr ahora los pesimistas.

    Creo honestamente, que el discurrir de las cosas pasa de nuestra pretendida soberbia de influir en ellas. Somos pequeños, divididos, y con demasiados flancos que atender.

    Y la poesía es bonita, pero cuando el estómago reclama su pitanza, se venderían un millón de sonetos, por un trozo de pan duro.

    Esa realidad cuesta de asumir, cuando nos hemos pasado la vida soñando una belleza indestructible, y que no la pudiera tocar la cutrez de la necesidad.

    Pero lo dejo aquí, amigo, que unos breves versos tuyos, darían para comentar una extensión tal como la de la enciclopedia Larousse.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  18. A Marinel:
    Bonito vestido. Espero que lo lleves mucho tiempo. Te sienta perfecto.
    Besos

    A Fer:
    Tu comentario es balsámico. Me ha hecho mucho bien. Gracias y un fuerte abrazo, Fer

    A Lola:
    Asumo tu filosofía y no tengo la menor duda de que esos momentos se esfuman, como bien dices
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. A dapazzi y a De cenizas:
    Sigo vuestro consejo porque es sabio y positivo

    A Mari-Pi-R:
    Todo se ha quedado en una gragea de palabras que es mucho menos que un poema. Gracias por tu ánimo

    A V (Verónica):
    Me encanta lo de solución “patatera”. La asumo.
    Besos, Vero

    ResponderEliminar
  20. A Alicia Abatilli:
    Acostumbro a ser positivo, pero a veces cuesta...
    Un abrazo tierno

    A María:
    Siento que también estés navegando por parecida órbita a la mía...
    Un abrazo

    A Carlos Galeón:
    No es un consejo, Carlos. Es simplemente la expresión de un mal momento que, espero, sea meramente circunstancial.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. A Joselu:
    Agradezco tus palabras, Joselu. No se trata de una propuesta provocadora. Es simple y llanamente la expresión de uno de esos momentos, un tanto aciagos y circunstanciales, que te bajan el ánimo y necesitas “vomitarlo”... Esperaremos que esa primavera que anuncias arribe pronto.

    A Kasioles:
    Bienvenida y muchas gracias por tu lindo comentario. Te agradezco el abrazo y te envío otro directo a la misma diana, el corazón.

    A Cristal:
    Afortunadamente esas situaciones acostumbran a ser meramente circunstanciales...
    No dudo de que el viento gélido del cierzo – como decimos en Aragón, para referirnos al frío – dará paso a la brisa mediterránea... Espero
    Gracias por tus generosos deseos, Cristal.
    Un fuerte abrazo

    Al Dr. Krapp:
    El último párrafo de tu comentario me ha conmovido y trataré de hacerlo mío con hechos más que con palabras.
    Un abrazo, amigo

    ResponderEliminar
  22. A Pedro Ojeda Escudero:
    La cuestión, como bien dices, es seguir aprendiendo porque el libro de la vida tiene muchos capítulos, ¿verdad?

    A Novicia Dalila:
    A veces no hay luz para ver otras apuestas más positivas...
    Besos, Novicia

    A Atalaya:
    En esta ocasión no pretendía provocar. Si acaso, reflexionar...
    Las situaciones adversas inspiran mucho más que las positivas. Al menos, a mí...
    Que esta “gragea” – lo de versos son palabras mayores – te inspire tanto me congratula...
    Muy interesantes, como siempre, tus agudas e inteligentes aportaciones.
    Gracias y un abrazo

    A Himalia:
    Bienvenida

    ResponderEliminar
  23. No creo que la soledad sea la solución. No ahora...
    Quizá esté en los demás el asidero para mantenerse arriba en el ánimo.

    ResponderEliminar
  24. Nunca colmar la ternura de apatía y abandono; entonces no sería ternura.

    La ternura es algo que no nos pueden quitar, ni siquiera recortar.

    He venido con un poco de retraso, aunque te leí hace unos dias. Me cuesta encontrar huecos estos días.

    Te dejo unos besos llenos de ternura.

    ResponderEliminar
  25. La crisis nos está haciendo volver hasta nuestro lado más oscuro (más hondo) y allí nos encontramos con la soledad. Con ella podemos hablar de tú a tú sin miedos a decir algo políticamente incorrecto. Pero nos queda la esperanza... eso nunca se pierde...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  26. recogimiento en soledad, mas no mucha, que angustia
    me gustó
    saludos

    ResponderEliminar
  27. A Tesa:
    Entonces, ¿me puedo reclinar en tu hombro?

    A Angie:
    Me quedo con tus besos tiernos y me reconforto.
    Y te envío los míos, claro.

    A Miguel:
    La fe de los demás también es contagiosa. Gracias por tu virus positivo
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. Apatía y abandono, soledad... Tiempo de verlos como recursos porque nos están cercando las circunstancias. Tremendo. Quizá la soledad en ese sentido no sea tan enojosa.

    ResponderEliminar
  29. Jo! Luis A... ¿hace una tortillita de prozac? eso sí, a medias eh? que está el horno pa muy pocos bollos...

    :):)

    ResponderEliminar
  30. A Fermín Gámez:
    Sobre todo si se desea, ¿no?

    A Cristal00k:
    ¡Marchando la tortillita de marras! Y más aún si es para compartirla contigo.
    Lo vamos a pasar...pipaaa

    ResponderEliminar