martes, octubre 18, 2011

"Crecer, envejecer y morir..."


Crecer,
envejecer y
morir
es inevitable.

Sin embargo,
envejecer
con pesadumbre y
 angustia
es y debe ser
evitable.

Creo...

31 comentarios:

  1. No volveré a ser joven

    Que la vida iba en serio
    uno lo empieza a comprender más tarde
    -como todos los jóvenes, yo vine
    a llevarme la vida por delante.

    Dejar huella quería
    y marcharme entre aplausos
    -envejecer, morir, eran tan sólo
    las dimensiones del teatro.

    Pero ha pasado el tiempo
    y la verdad desagradable asoma:
    envejecer, morir,
    es el único argumento de la obra.

    "Poemas póstumos" 1968

    Jaime Gil de Biedma

    ResponderEliminar
  2. A pesar de lo inevitable, de lo natural... no estamos preparados para ello.

    ResponderEliminar
  3. Es cuestión de aceptar lo inevitable y llevarlo con dignidad y lo mejor posible.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Que la vejez nos sirva, por lo tanto, para ser más sabios y más jóvenes.

    ResponderEliminar
  5. Nacemos para pasar todas las etapas hasta llegar a la vejez y por último, la muerte, en dicho camino, debemos crecer cada día siempre con esperanzas, con ilusión, y aunque nos llenemos de angustias por problemas, saber esquivar esas curvas engrosándolas de positivismo.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  6. Creo...¡no!!!
    La vejez debe ser el tiempo de aguas apaciguadas, brisa aromada, brizna primaveral, paso seguro, apretón de manos amigas, lectura, juego con los nietos y ser rodeado de la familia que se apuntaló.
    Letras para encarnar en un comentario profundo.
    saludos amigo

    ResponderEliminar
  7. ¡Pues yo llevo la vejez de p... madre! Lola

    ResponderEliminar
  8. Es que el tema de la muerte está ahí siempre. Pero yo creo que con la edad lo vas asumiendo y los años te hacen ganar muchas cosas. Me quedo como estoy, pasar por lo anterior: nunca. Sin embargo pienso que si con la experiencia que tengo ahora, tuviera treinta años, sería una mujer totalmente diferente.

    Besos.

    ResponderEliminar
  9. Lo único inevitable es la muerte, o eso me parece. Que tú hagas inevitable todo los demás, me parece que habla bien de ti, porque nos miras con espíritu conmiserativo.

    ResponderEliminar
  10. En determinadas situaciones no se puede elegir por mucha buena voluntad que tenga uno.

    ResponderEliminar
  11. A JOSELU:
    Durante unos años tuve la poesía de Gil de Biedma como lectura de cabecera. A Loquillo también lo conocí cuando vivía en Barcelona...
    Gracias por traerme buenos recuerdos a la memoria, Joselu, aunque la nostalgia que provocan te deja un poso de tristeza...

    ResponderEliminar
  12. A TESA:
    Para estos asuntos ni estamos preparados ni nos queremos preparar...
    Un abrazo

    A DE CENIZAS:
    Se hará lo que se pueda y lo que se sepa, ¿verdad?
    Otro abrazo

    A PEDRO OJEDA ESCUDERO:
    Más sabios, seguro, pero con la memoria más frágil

    ResponderEliminar
  13. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  14. Jajajajaja!!! Luis Antonio, últimamente estás muy acertado con los muñequitos. ¡Me encantan!

    Sí, ya supongo que no pretendías un post humorístico, pero tengo la ¿desgracia? que a mí me hacen reír cosas que a los demás no, y viceversa. Tantas veces ante la previsibilidad de las risas, cuando éstas se han producido, me he quedado pensando ¿y dónde está la gracia?

    Me han hecho gracia los muñequitos, no el tema.

    Yo siempre digo lo mismo, las cosas son como son, pero no por ello tienen que gustarnos.

    Eso sí, ya que lo que no puede ser no puede ser, y además es imposible, mejor tomárselo todo con humor.

    Yo creo que esta vida es tan absurda, porque aunque nos cuenten una y mil veces todas las etapas, todas las experiencias, nacemos incapacitados para imaginarlas en nosotros hasta que se materializan.

    Envejecer con dignidad ¿qué significa? ¿sin quejarse?

    ¿Qué tendrá la maldita queja, que nadie la quiere escuchar? me vuelvo a reír.

    Ahora se va a ser viejo mucho más tiempo, hace poco lo decía un demógrafo, por lo tanto habrá que hacer cursillos.

    Sobre todo tendrán que hacerlos los jóvenes de hoy, que según la ciencia, muchos llegarán a vivir 100 años.

    Y como están más preparados no querrán ir a los viajes del IMSERSO, ni a jugar a la petanca.

    Se abre un abanico de posibilidades lúdicas para esos vejetes del futuro :-))

    Saludos.

    ResponderEliminar
  15. A Novicia Dalila:
    Estás a años luz de la jubilación, luego viene la etapa nueva llamada “Senior” y por fin, la tercera edad... ¿cómo puedes llevarlo mal?

    A María:
    Me encanta tu visión positiva de la vida. Espero que sea crónica.
    Besos

    AOmar(enletrasarte//masletrasarte):
    Si la vejez fuera tan maravillosa como la pintas deberíamos estar impacientes por llegar a ella, ¿no? Se agradece, sin embargo,la buena intención.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. Es bonito envejecer. A mí me gusta envejecer. Y me gusta porque sé que estoy avanzando hacia un lugar, no sé cuál, pero estoy yendo, cada vez más poquito a poco, hacia allí...
    ...Y allí nos encontraremos todos.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. A Lola:
    No esperaba otra respuesta de ti... Y me encanta

    A Angie:
    La experiencia es un grado, pero requiere tiempo. ¿Serías totalmente diferente?
    Un abrazo experto

    ResponderEliminar
  18. A Juan Navarro:
    Más bien intento hacerlos evitables, ¿no?
    Os miro y me miro con ese espíritu. Lo necesitamos...

    Al Dr. Krapp:
    Déjame creer que se puede, por favor...

    ResponderEliminar
  19. Debiera ser, sí. Pero los hay que se empeñan en morir así, y en el caso, es mejor dejarles o acaban amargándote la vida a ti, y a todos los que están a tu alrededor. A su alrededor.

    Mi abuela es así. Triste, pero cierto.

    Besos, Luis Antonio.

    ResponderEliminar
  20. A Atalaya:
    Ma gusta que te hagan reír estos asuntos. Busqué los muñequitos pensando en ti porque sabes apreciarlos.
    No tengo nada que objetar contra las quejas de los demás salvo que me impliquen sin culpa alguna. Los que se quejan sistemáticamente deberían hacerlo ante el muro de las lamentaciones o “comprarse un duro de bosque y perderse en él...”
    No me interesa vivir más tiempo si no es con dignidad y un mínimo de autonomía.
    Un abrazo y que no pierdas el sentido del humor. Te deseo...


    A Miguel:
    Me gustaría compartir tu opinión sobre las bondades del envejecimiento.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  21. A V (Verónica):

    Una persona que todavía está en edad de merecer me sugirió esta entrada. Creo que se parece a tu abuela...
    Un abrazo, Vero

    ResponderEliminar
  22. ¡Tanto que nos creemos que somos aquí!

    Y es tan grande el interrogante que tenemos del allá......

    Que, de verdad que resulta duro, el acercarse sin poder evitarlo, por el transcurso del tiempo, al borde del precipicio.....

    Etel.

    ResponderEliminar
  23. Siempre nos damos cuenta una vez pasó el tren...con la experiencia acumulada, nuestra y de otros, deberiamos ser capaces de disfrutar de ese envejecer y disfrutarlo, pero a veces no es tan fácil...

    ResponderEliminar
  24. Anónimo8:56 p. m.

    "Cuando yo llegue a vieja
    -si es que llego-
    y me mire al espejo
    y me cuente las arrugas
    como una delicada orografía
    de distendida piel.
    Cuando pueda contar las marcas
    que han dejado las lágrimas
    y las preocupaciones,
    y ya mi cuerpo responda despacio
    a mis deseos,
    cuando vea mi vida envuelta
    en venas azules,
    en profundas ojeras,
    y suelte blanca mi cabellera
    para dormirme temprano
    -como corresponde-
    cuando vengan mis nietos
    a sentarse sobre mis rodillas
    enmohecidas por el paso de muchos inviernos,
    sé que todavía mi corazón
    estará -rebelde- tictaqueando
    y las dudas y los anchos horizontes
    también saludarán
    mis mañanas."

    Gioconda Belli

    ResponderEliminar
  25. Esta me ha gustado y mucho..

    es bonita..

    ResponderEliminar
  26. Mella, tiempo voraz, del león las garras...

    Mira a tu espejo, y a tu rostro dile...

    No creeré en mi vejez, ante el espejo...

    No dejes, pues, sin destilar tu savia...

    No te acongojes más por lo que has hecho...

    O viviré para escribir tu losa...

    William Shakespeare.

    ResponderEliminar
  27. A Etel:
    A veces es mejor eludir estos pensamientos. Nos superan
    Un abrazo.

    A Dañan:
    ¡Cuánto tiempo sin saber de ti!
    No es fácil disfrutar de un presente sin apenas futuro

    ResponderEliminar
  28. A Anónimo:
    Precioso poema. Me lo quedo. Gracias

    ResponderEliminar
  29. A Estrella Altair:
    Gracias.

    A cristal00k:
    Mejor eludir encuentros con espejos...
    Shakespeare, ¡siempre!

    ResponderEliminar