viernes, septiembre 16, 2011

Y tú, ¿qué elegirías?



Si tuviera que optar por un  solo aspecto
para evaluar la relevancia de un país,
me centraría en su sistema educativo.

Y tú, ¿qué elegirías?

34 comentarios:

  1. El sistema educativo más eficaz del mundo está en la zona de Shangai, también en Corea del Sur; y en Europa, en Finlandia. ¿Son las sociedades que anhelamos como modelo?

    He conocido sistemas educativos en el sudeste de Asia, concretamente en Indonesia en que la escuela tenía centenares de festividades religiosas al año, los niños vestían con uniforme e iban alegres con flores a la escuela. No sé qué calificación tendrá Indonesia en el ranking mundial de valoración de sistemas educativos, pero me temo que en los baremos de medición no se considera el factor felicidad. ¿Finlandia, éxito de convivencia, cohesión y satisfacción social? Ja, ja, ja.

    ResponderEliminar
  2. A Joselu:

    El sistema educativo ideal debe ocuparse de algo más que de impartir conocimientos y determinadas destrezas. Y esos países que citas destacan por los resultados del Informe PISA, ¿no?

    Repito la pregunta, y tú, ¿cuál elegirías?

    ResponderEliminar
  3. A Joselu:

    Tengo entendido que el nivel de exigencia en Finlandia para seleccionar al profesorado es muy alto porque, además de expedientes académicos y tal, también evalúa el factor vocacional.

    ResponderEliminar
  4. A Educação, em sentido lato, é a pedra de toque da qualidade de qualquer país, claro.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar
  6. Hola José Antonio:

    Coincido contigo en tu elección, el sistema educativo es la base de todo progreso y crecimiento cultural de toda nación, por ello es preciso que sea de calidad y de forma prioritaria.

    Buen fin de semana, abrazos!

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué difícil elegir solo una cosa! Yo creo que el sistema educativo es muy importante. Respecto al nuestro, es equitativo pero mediocre. Muchos alumnos quedan por debajo del nivel 2 y otros muchos no alcanzan los niveles 5 y 6, aunque hay bastantes diferencias según las Comunidades Autónomas. Sin embargo sí que hay un nivel 4 bastante fuerte que podría despuntar al 5 si se dieran las condiciones para que mejorara.

    A mí lo que me gustaría es que se hiciera como en Finlandia, donde las dificultades de aprendizaje son una prioridad, y como tal se tratan preventivamente, para eso hace falta profesorado especializado desde una edad muy temprana con apoyo individualizado. Porque lo que llama la atención de Finlandia también, creo recordar, es que hay muy pocos alumnos por debajo del nivel 2, no sé si alrededor de un 5%. Aunque hay que decir que PISA evalúa competencias y nosostros, en nuestro sistema educativo, lo de las competencias solo está sobr el papel.

    Aquí solucionamos los problemas cuando nos damos con ellos de bruces y entonces hacemos lo que podemos con los recursos que tenemos. Y a partir de ahora creo que necesitaremos milagros porque de lo poco que había ha quedado la mitad.

    Y la Sanidad, Luis Antonio, porque hay que estar sano para poder estudiar, je, je.

    Ya sé que era uno pero... no, uno solo no, cuando se valora la Educación, la Sanidad va pareja.

    Besos, muchos.

    ResponderEliminar
  8. Oye. Luis Antonio, que vuelvo para comentarte que me he quedado sorprendida de haber soltado lo del 5% de Finlandia así, con tanta facilidad. Yo, que no me acuerdo nunca de a cómo están los garbanzos. ¿Tú lo ves normal?

    ResponderEliminar
  9. Que difícil lo pones Luis Antonio, el sistema educativo es muy importante pero yo quiero ver ciudadanos más o menos contentos con sus vidas y no envidio a paises con un gran nivel en educación pero donde la tasa de suicidios es la mas alta de Europa.
    ¿Que elgiría yo? pues es posible que me gustaría destacar por el bienestar de la gente de mi pais.

    ResponderEliminar
  10. Bastaría con entrar en una escuela pública, al azar.

    ResponderEliminar
  11. Lo que voy a decir no es una boutade para epatar, palabra. Si tuviera que elegir algo para evaluar la relevancia de un país me fijaría en la limpieza de los aseos públicos. Lo he probado y me ha dado resultado siempre. La educación, la enseñanza mejor dicho, no refleja la verdadera realidad de un país. Pocos países tienen un sistema educativo tan valorado como el británico pero pocos países tienen al mismo tiempo una educación ciudadana tan deplorable que se refleja por ejemplo, en sus aseos públicos.

    ResponderEliminar
  12. Lo más decisivo es la educación, pero más importante que cualquier sistema educativo y siempre que sea en libertad está el papel del maestro, del profesor que es el hacedor último del sistema y quién transmite sus conocimientos y sobre todo su capacidad para motivar a los alumnos.
    Saber enseñar lo que es prioritario para el individuo en sociedad...

    ResponderEliminar
  13. Sistema educativo, educación, cultura,... no son inocentes. ¿Y qué entendemos por relevancia? La India quizá tenga el mayor número de matemáticos e informáticos por metro cuadrado del mundo y no creo que sea un país "relevante". EEUU tiene el mayor número de científicos, incluso con premio Nobel, por habitante, pero ¿en qué consiste su relevancia? ¿Es el país más culto, por ejemplo? Gasta por habitante 10 veces (anoto de memoria) lo que gasta Cuba en sanidad y, sin embargo, tienen la misma esperanza de vida. Habría que ponerse de acuerdo en qué nos interesa. Bolonia, que definirá buena parte de nuestro sistema educativo universitario pone énfasis en cubrir las necesidades del mercado en mano de obra de alta cualificación.
    Diría: sí, el sistema educativo, si eso significara el compromiso de la sociedad entera, familias, instituciones,...para una sociedad de individuos críticos, inquietos, interesados en la libertad y el conocimiento,..., que trasmigre horizontalmente, sin dejar nadie al margen. Dr. Krapp dice que los aseos públicos son un índice. Estoy de acuerdo. Y la actuación de la policía, quizá porque la policía suele moverse por las "letrinas".

    ResponderEliminar
  14. Yo, en la corrupción de sus políticos... Y en el coeficiente intelectual de algunos de ellos(ejem: Eperanza Aguirre) ¡Mal vamos!


    un abrazo

    ResponderEliminar
  15. La educación es prioritaria. Libre, gratuita y obligatoria para que tengan acceso todos. Un pueblo sin instrucción siempre es la carta de triunfo de los poderosos. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  16. No creo en el hit parade de los sistemas educativos. Finlandia es un país de escasa población, sin apenas inmigración, y la que tiene ha sido objeto de campañas de rechazo por parte de partidos que han surgido como Finlandeses de base (algunos los llaman auténticos). Creo que hemos erigido el mito de Finlandia cuando nuestras circunstancias son totalmente diferentes. Que tienen un buen sistema educativo, eficaz, que no genera apenas fracaso… pues bueno. Cada sistema educativo es diferente.

    Si yo pudiera escoger algo que valorara la calidad de las sociedades, creo que apuntaría a su capacidad de sentir felicidad, de establecer relaciones sanas, de satisfacción íntima, de armonía... ¿Quién me dice que la vida en una tribu tanzana o amazónica no ofrece un mayor grado de felicidad que toda la que creemos fundamental en un país moderno? ¿Es buena la modernidad? Depende. Hoy en día se nos ofrece un único parámetro de desarrollo que se encamina al crecimiento sin límite.

    He dicho que la región de Shangai y Corea del Sur tienen los sistemas educativos más eficaces, pero sabemos que hay algo más. ¿Tenemos en España un buen sistema educativo? Depende. Nuestra idiosincrasia es vitalista con tendencia a la pereza, a la búsqueda del placer inmediato. Nuestros alumnos heredan de sus casas la propensión o no al esfuerzo. En Finlandia, un país frío y de tradición protestante, puede que no tengan tanta afición a los bares y al botellón, pero a la vez es un país en que existe menos comunicación al modo mediterráneo. ¿Has visto películas del director finlandés Aki Kaurismaki? Son excepcionales. Míralas y contempla la mirada triste del realizador. Son las películas más tristes que he visto nunca.

    ¿Vocación entre los docentes? ¿Es mayor en Finlandia que la que existe en España? Se exige más? También se les valora más socialmente. Aquí sentimos la mirada llena de desafecto y respeto de buena parte de la sociedad. Podemos trabajar al límite pero no se nos considera. ¿Nos lo hemos ganado? No sé, pero trabajar sin el respeto y consideración social, te induce a hacerlo con cierta tendencia a la desmoralización. Quizás allí se valora más la cultura cuando en España el valor que adjudicamos a la cultura es mínimo, quizás sea buena nuestra estancia en los bares.

    No veo que tu pregunta tenga una contestación posible. Cada país tiene sus elementos de armonía y de desolación. Quiero apelar a ello. Y lo cierto es que España, a pesar de nuestro desafecto hacia la cultura y el sistema educativo, los jueces, los políticos… no acabamos de pasarlo tan mal.

    ResponderEliminar
  17. He redactado incorrectamente un párrafo. Donde dice que "Aquí sentimos la mirada llena de desafecto y respeto…" debe decir "la mirada llena de desafecto y falta de respeto". No tenía sentido.

    ResponderEliminar
  18. A Säo:
    Veo que coincidimos en valorar este aspecto.
    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  19. A Diana:
    Me congratula también coincidir contigo en la valoración de la educación como elemento base de progreso.
    Feliz fin de semana y un abrazo, Diana

    ResponderEliminar
  20. A Angie:
    La Sanidad también es vital, pero si el sistema educativo es bueno, los profesionales de la Medicina también serán mejores, ¿no? Y los ciudadanos en general tendrán más cultura sobre la vida saludable y todo eso... Ambos aspectos van parejos como bien dices.
    Besos, todos, Angie

    ResponderEliminar
  21. A Lola:
    Si las encuestas son fiables – tengo mis dudas – en España se respira un bienestar que para sí lo quisieran otros... Creo, sin embargo, que esa complacencia no va bien para seguir progresando

    ResponderEliminar
  22. A Pedro Ojeda Escudero:
    ¿Y por qué no una facultad universitaria cualquiera...?

    ResponderEliminar
  23. Al Dr. Krapp:
    No hay que identificar educación con enseñanza, como bien dices.
    Te seré sincero, aunque he visitado Inglaterra y Gales, me pasó desapercibido el aspecto que señalas de los aseos públicos. A lo mejor sólo visité los privados...
    No me dices nada de los nuestros, pero la impresión que tengo es bastante deplorable. En ese terreno no sé si podemos dar lecciones a nadie, aunque siempre los hay peores, claro está.

    ResponderEliminar
  24. A P. Vázquez “ORIENTADOR”:
    Al maestro no le compete la exclusividad de la labor educativa. Familias, educadores e instituciones deben asumir su responsabilidad en esa tarea conjunta

    ResponderEliminar
  25. A Juan Navarro:
    A veces se identifica sistema educativo con la escuela y no es eso lo que pretendía con mi entrada. Habría sido mas acertado escribir “educación” en lugar de “sistema eduativo”. La brevedad, a veces, peca de carencias. Como bien dices en tu segundo párrafo, la sociedad entere debe comprometerse con la tarea educativa.

    Siempre aprendo de tus comentarios, Juan. Muchas gracias.

    ResponderEliminar
  26. A De cenizas:
    Y también en su nivel educativo y de valores, ¿no?
    Y, siendo como es esta señora, ¿por qué le votan tanto los madrileños?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  27. A Alma Mateos Taborda:
    La instrucción equivale a los conocimientos. Además hay que impartir principios éticos, ¿no?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. A Joselu:
    ¿Cómo se mide la felicidad? ¿Por encuestas? En este caso, España es uno de los países donde impera el bienestar y la felicidad.
    Se lo he dicho a Juan Navarro, en lugar de hablar de “sistema educativo” que remite a la escuela debía haber escrito “educación” que implica a muchos más...
    No sé el grado de vocación que hay en Finlandia, pero parece ser que se puede medir de alguna manera y se valora. Aquí, nada de eso...
    Me gustaría tener la certeza de que en este país se vive tan bien como se dice. A veces pecamos bastante de “chauvinistas”, por no decir “patrioteros”...
    Sin inconformismo no vamos a ninguna parte.
    Un abrazo, Joselu, y gracias por tu generosa participación.

    ResponderEliminar
  29. Vuelvo a estar de acuerdo con Joselu en una cosa, lo deseable sería que la relevancia de un país se midiese por el nivel de felicidad de sus habitantes.

    Pero como apuntas, Luis Antonio, eso no es medible (las encuestas son un camelo) y por lo tanto, las relevancias se ofrecen a la opinión pública, sobre datos medibles.

    Y una buena educación, o una buena sanidad, o una renta per cápita... son los parámetros que se utilizan para reconocer esas relevancias.

    Hay países muy avanzados, con un nivel alto de depresiones, suicidios y otras vainas, producto precisamente de la presión que sufren de su entorno por ser mejores, o estar a la altura de la relevancia de sus países.

    Y después están las figuras, esas inevitables figuras, que caen en clichés un tanto obsoletos; la figura del padre, la figura del maestro, la figura del médico, la figura del juez, la figura del notario...

    ¿A qué se debe andar a vueltas siempre con las susodichas figuras?

    ¿Qué necesitan esas figuras, aparte de su misión ¿elegida? sus remuneraciones adecuadas, sus privilegios, que no son accesibles a otras capas de la sociedad?

    ¿Qué necesitan? ¿respeto? ¿marketing? ¿prestigio? ¿aureolas...?

    ¿No deberían conseguirse todas esas cosas en el día a día y a título individual, en lugar de pensar que van con la titulación, adquirida Dios sabe cómo en muchos casos?

    Estoy de acuerdo contigo, Luis Antonio, que la vocación es algo importantísimo, pero difícil, por no decir imposible de medir.

    Alguien que opte por enseñar al prójimo, pensando solo en privilegios económicos, o en las vacaciones (lo he escuchado a muchos estudiantes de Educación infantil o de primaria) y nunca en un servicio a los demás (por supuesto adecuadamente remunerado) será siempre un mal profesional.

    Bueno, agradecerte que abras estas líneas de debate, que si bien no logren llevar a conclusiones, siempre es un placer leer a tus participantes y a ti mismo.


    Un saludo.

    ResponderEliminar
  30. A Atalaya:

    Tengo entendido que en algunos de esos países con “alto nivel de suicidios” no tienen los prejuicios – existentes o otros, como el nuestro – que les impiden reconocerlos...

    El factor emocional – que parece ser que es más evaluable de lo que veníamos pensando – es más esencial en el ejercicio de unas profesiones que de otras. Esta idea – más vieja que el rascar – sigue vigente. En el ejercicio de la enseñanza y en el de la sanidad (con los curas no me meto), entre otros, son vitales. “Digan lo que digan... los demás” (Esta frase la canta Raphael en una de sus canciones).

    El agradecimiento es mutuo, Atalaya. Tú y los demás completáis y dais lustre a lo que me limito a iniciar

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  31. Alguien se ha preocupado en la cuestión de cómo medir la felicidad. Te dejo el enlace. Se trata del FIB = Felicidad Interior Bruta. MEDIDOR DE FELICIDAD BRUTA. Es un buen tema a considerar porque por aquí sólo entendemos el factor felicidad por la cuestión de crecimiento económico, consumo, producción, renta per cápita, endeudamiento, prima de riesgo...

    ResponderEliminar
  32. A Joselu:

    Ya abordé ese tema en esta bitácora... Pero hacer turismo en ese país no está al alcance de cualquiera, como bien debes de saber...

    ResponderEliminar
  33. Jo! Luis, y luego dices de mí que necesito un poco más de "frivolidad" en mis entradas...
    sieejjjjjqueeeeee!!!
    Hay taantas formas de abordar este tema, que se hace realmente difícil opinar. Pero en general y por decir algo que no he visto reflejado en los comentarios, diré que el sistema educativo de un país debería ser universal y cubrir más aspectos que el puramente académico. Inculcar hábitos, técnicas de estudio y también valores, (de aquí excluyo la religión... en eso, allá cada cual) además de en el ámbito familiar, debería de ser también tarea de la Escuela. Por ejemplo, la solidaridad con el perdedor o el menos afortunado y sobre todo la tolerancia a la frustración debería ser asignatura obligatoria en todas partes. Ni se puede ganar siempre, ni es bueno que asi sea...
    Vivimos en un mundo absurdo de exigencias aún más absurdas y los baremos de "felicidad" confunden el "ser" con el "tener" y así no vamos a ningún lado.
    Pero son tantas las exigencias hacia la escuela, que se hace difícil comentar con mesura esta entrada, aunque el tema es "apasionante".

    ResponderEliminar
  34. A cristal00k:

    A eso se le llama "educación integral" y te aseguro que se intenta llevar a cabo en muchos centros educativos. Otra cosa es que los valores que se imparten sean consensuados por las partes. La familia, en general, abdica de esta obligación y delega estas funciones en la escuela, pero con bastante recelo...

    Educar es poner límites, entre otras cosas, y eso provoca rechazo por una parte del alumnado excesivamente sobreprotegido. Y así nos va...

    ResponderEliminar