martes, julio 19, 2011

LA LLUVIA ME LLEVA A TU VENTANA


De madrugada, sobresaltado, me ha despertado la lluvia de este julio impreciso y cambiante. Al principio, tormentosa, incesante y pertinaz.  Luego, más sosegada y plácida, silenciosa a la vez que ingenua, aquieta mis temores,  despierta  mis recuerdos, aviva los rescoldos y me habla de ti a golpes suaves de susurros contenidos.  Lluvia serena, tras el estallido sobrecogedor y la rotura del alba,  ahora caes mansamente sobre el pavimento de la calzada, tamborileas sobre los capós  de los coches, enturbias las farolas de luz tenue, te deslizas por los toboganes de los toldos y das los buenos días a una ciudad que despierta y bosteza con desgana...mientras la boca del Metro vomita los primeros transeúntes de la mañana mojada. 


Sé que te hallas lejos de mí, perdida entre sombras de montañas, reposando en silencio y restañando penas. Nuestro pacto en vigencia: tú en la poesía del campo y yo en la prosa del asfalto urbano. Alojados en mundos tan dispares y distantes como tus valores y los míos.  Sin embargo, sé que la misma lluvia que apacigua la arritmia de mis pálpitos acaricia los cristales enrejados de tu casa. Sé que sientes su murmullo, su cadencia,  el oscuro gorjeo de las gotas que persistentes caen sobre tu prado, sobre las hojas de tu jardín, sobre el buzón de tu cerca, sobre los olmos, álamos,  chopos cabeceros y algún que otro sauce que bordean el río y los senderos de tu valle hendido entre mudos plegamientos de rocas milenarias. Sé que la música de la lluvia penetrará en tu alma, alterará la cadencia de  tu pecho y tú, como siempre que gime el cielo,  escucharás en silencio las notas del agua, ofrecerás tu piel para que te penetre, escamparás tu melena para que se riegue y tus ojos grandes, ahora sólo entreabiertos, se extraviarán mirando más allá de la grisura de las nubes. Sé, porque te conozco bien tras tantas lluvias compartidas, que abrirás la boca  para que se alivie el fuego que dejaron en tus labios  aquellos  besos.  Tú no lo sabes, amor, pero esta noche lluviosa me llevará furtivo a tu ventana, y allí repiquetearé incesante como una gota más. Rompiendo el acuerdo,  llamaré a tu oído, resbalaré por el cristal, suplicaré y penaré por tu ausencia....

25 comentarios:

  1. Esto que has escrito, Antonio, es una belleza. Me voy con el gustirrinín a mi ventana, a ver si llueve y se me pega algo de dulzura.
    Un abrazo y un beso,

    Marga

    ResponderEliminar
  2. Es...es maravilloso. Ese, ahí.

    ResponderEliminar
  3. Sencillamente magistral, Luis Antonio. En un par de líneas llegas y se engancha uno hasta un final que parece corto.
    Felicitaciones y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  4. qué hermoso llueve
    en la ventana

    ResponderEliminar
  5. Lamento mi ceguera poética, porque no he logrado apercibirme esta noche pasada,entre truenos y relámpagos de la belleza infinita de tus lineas.....
    Abrazos.
    Etel.

    ResponderEliminar
  6. me encantó...genial.

    un saludo

    ResponderEliminar
  7. ¡Qué hermoso relato en prosa poética, amigo mío! Desborda amor y sentimiento de tal forma, que han llevado tu pluma a crear un canto tan bello como atractivo. Enhorabuena.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  8. Muy muy muy bonito, Luis. Te felicito :D. Es evidente que 4 gotas son capaces de sacar lo mejor de ti eh??? Procura en épocas más lluviosas cuidarte mucho de los chaparrones, no vaya a ser que en un descuido te aflore el alma y te la desvalijen...

    Un beso

    ResponderEliminar
  9. Me has dejado sin palabras, no estoy acostumbrada a que escribas cosas de este estilo romanticón. Es muy bonito lo que has escrito, la ausencia habla por sí sola convertida en estas palabras que se lamentan en la lluvia nostálgica.
    Besoss!

    ResponderEliminar
  10. A mi que estaba en la cama con mi esposaysinembargoamiga, el trueno gordo y retumbon me desperto y me hizo notar el cuerpo, dormido, que tendido a mi lado rendia pleitesia a Morfeo... solo tarde tres minutos en despertarlo...
    BUEN ¿RELATO?

    ResponderEliminar
  11. A TODOS:

    Si fuera un poco más vanidoso de lo normal, moriría de placer ante vuestras generosas adulaciones... Afortunadamente conozco mis límites y, aunque los asumo a regañadientes, sé que vuestras palabras no responden a la realidad. En este mundo de las bitácoras nos excedemos en los elogios y suavizamos las críticas.

    Cada vez que releo lo que escribo encuentro errores de puntuación, de construcción sintáctica y palabras mal elegidas. De esta entrada sólo salvaría de la "quema" 3 ó 4 líneas... (me cuesta dejar de acentuar la o intervocálica, a pesar de lo que señalan las nuevas normas de Ortografía de la RALE)

    Un fuerte abrazo para todos y muchas gracias

    ResponderEliminar
  12. Te aseguro que lo que tiene valor de este escrito, lo que nos importa a los lectores habituales, no es la puntuación ni la acentuación de la o intervocálica. Para eso existen los útiles pero aburridos correctores. También creo, que los que escribimos, con mayor o menor fortuna... nunca acabamos de estar satisfechos de nuestras "creaciones" y siempre a posteriori, cambiaríamos esto por aquello. Por lo visto, es lo normal.
    Pero cuando escribiste este post, estabas ciertamente inspirado. Y aunque probablemente, no sea algo buscado, nada como el sentimiento para "llegar" al corazón de los lectores... lo que gusta, por encima de ortografías y sintaxis. es el tema y como lo abordas Luis.
    Así que, un abrazo y bienvenida sea, esa lluvia inspiradora, amigo.

    P.D.: O sea, que cuando dices que reiteras "que escribo que enamoro" estás exagerando... oooooh snif! jajajaja

    ResponderEliminar
  13. A Cristal00k:

    Cuando digo lo que digo de tus escritos es que lo siento. Y no se trata de una hipérbole emocional...

    Besoooos...

    ResponderEliminar
  14. Las lluvias compartidas tienen ese secreto que hace que las personas se conozcan, de un modo quizás más mágico y sorprendente que en otros momentos.

    ResponderEliminar
  15. Una maravilla que por por fortuna no me perdí...
    Abrazos, querido amigo.

    ResponderEliminar
  16. A Fermín Gámez:

    Tienes razón. A mi memoria vienen recuerdos de lluvias compartidas - no muchas - que me han dejado gratos recuerdos.

    ResponderEliminar
  17. A Marysol Salval:
    Un placer gozar de tu presencia por este espacio.
    Un abrazo, estimada amiga

    ResponderEliminar
  18. Uyyyy...dónde estaba yo que no había leído este poema tan bello.
    Sabes? ahora llueve. Voy a acercarme a la ventana, a ver si alguien recuerda tan bonito como vos, las lluvias compartidas.

    Abrazo

    ResponderEliminar
  19. Hermoso!, la lluvia siempre tiene algo que nos hace sentir vivos.
    Nos hace recordar momentos, roces, aromas, colores... amores...
    simple mente hermoso!!! felicidades :)visita mi blog

    http://estasatododar.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias. Aunque tarde, visitaré tu blog.

      Saludos, Karen

      Eliminar
  20. Fantástico, Luis Antonio. Yo iba buscando una con lluvia y la elegida me ha traido hasta aquí. ¡Qué sorpresa! Me ha encantado, no solo por la narración, que discurre ligera como el agua, sino por todo lo que sugiere.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me digas que el azar te ha traído por esta casa que, como bien sabes, es también la tuya...

      Besos, estimada Angie

      Eliminar