jueves, julio 14, 2011

El quiosco digital: mi experiencia


Mi Quiosco

Viñeta de La Vanguardia de hoy 


Ya hace casi un mes que estoy recibiendo “La Vanguardia”  gratuita en mi iPad en su versión digital. Se trata de una promoción temporal, claro. Tiene el mismo formato y los mismos contenidos que la versión en papel. Se puede ampliar el tamaño de la letra, localizar cómodamente las distintas secciones, compartir los artículos en las redes sociales – Facebook. Twitter, etc - , enviarlos por e-mail, etc. Incluso dispone de una función que permite escuchar los artículos grabados con voz artificial, tremendamente impersonal, pero es lo que hay. Por supuesto, internet es básico para adquirir esta modalidad de prensa pero, una vez descargada, no se necesita para proceder a la lectura de la misma.

 

Hoy se anuncia a bombo y platillo el lanzamiento de la plataforma Kiosko y Más que incluye más de 30 diarios y 60 revistas. El lector podrá acceder a sus diarios y revistas favoritas donde, como y cuando quiera. Las tarifas son más económicas, lógicamente.

 

Tras esta relativa experiencia  que tengo he de manifestar que la versión clásica del papel me satisface mucho más. Ahora puedo expresarme con conocimiento de causa. Lo mismo podría decir de los libros clásicos con respecto a los digitales. Tengo la impresión de que durante largo tiempo convivirán ambas modalidades y la diferencia de costes será decisiva para inclinar la balanza en uno u otro sentido.

 

Pronto marcharé a ese pequeño pueblo, escondido entre los plegamientos geológicos de las Cuencas Mineras. Allí no llega la prensa al día por correo ordinario y el quiosco más próximo se halla a 30 km. La prensa digital es la solución. Otra alternativa sería prescindir de ella durante todas las vacaciones. Total...¡para los titulares que acostumbra a llevar últimamente! Un receso estival también puede resultar saludable y muy gratificante. Ya veremos...



Kiosko y Más

Más información Kiosko y Más

 

19 comentarios:

  1. tómate la licencia de titulares, descansa, imagina noticias buenas y a tu regreso...sigue siendo tu
    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Estamos más acostumbrados a las ediciones en papel, en efecto. Pero, como bien dices, hay lugares en los que no hallarás un quiosco pero sí una conexión a internet. Así que disfruta de tu edición electrónica.

    ResponderEliminar
  3. Igual que te digo que los libros digitales, pes...no, la prensa en internet me da la posibilidad de contrastar la misma noticia en diarios de diversas tendencias y tener una visión más global de lo que nos quieren "vender".
    Gracias por la información de la existencia de Kiosko y más.
    Interesante intercambio de ideas en Fermín Gámez; de ahí vengo. Como les digo a mis alumnos, poesía es todo aquello que se escribe con intención de hacer poesía, otra cosa es la calidad del resultado, aunque para el autor su poema (visión de padre de la criatura)le parezca "guapísimo", y toda la familia y amigos (por mera cortesía) aplaudan su criterio.

    Un placer haber descubierto este lugar.

    un abrazo

    ResponderEliminar
  4. A Omar(enletrasarte):

    Tendrás que explicarme cómo se imaginan las noticias buenas. Aquí resulta harto difícil últimamente.

    Gracias por tus buenos deseos, amigo.
    Ahí va un abrazo

    ResponderEliminar
  5. A Pedro Ojeda Escudero:

    Como todas las novedades, tienen ventajas e inconvenientes. Las circunstancias personales de cada usuario también condicionan o facilitan el uso de uno u otro medio de información. No tengo la menor duda, sin embargo, de que se irán abriendo camino en la medida que se popularicen los tablet o similares artilugios

    ResponderEliminar
  6. A De cenizas:

    Bienvenido a este espacio. Como poeta que eres te invito a que eches un vistazo a mis "grageas de palabras". Las encontrarás en la etiqueta correspondiente.
    Sólo te pido un favor: que seas más sincero que cortés.
    Veo que también te dedicas a la docencia y que sobrevives. Eso me gusta.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que a mí el formato digital me ha capturado, aunque sólo lo empleo para libros. Creo que tenía en mi tarjeta metidos más libros de los que leeré en toda la vida. De todas formas supongo que la experiencia en ipad debe ser diferente (más completa) Por cierto que se me ha roto mi papyre y aprovecho para pedirte consejo (mira que cara más dura tengo): ¿Libro de tinta electrónica o tablet?
    En fin que mientras sí y mientras no releo "Desayuno en Tifannys" (me gusta mucho Capote y la novela no es es igual que la peli) y me pienso si me enredo con un superlibro de mitología griega (la falta de tiempo me hace pensármelo)
    Besos

    ResponderEliminar
  8. Todo es acostumbrarse amigo Luis. Yo al principio, no me hacía con ello, pero hoy en día leo toda la prensa por Internet. Verás que en mi blog tengo puesto Kiosko.net para quien quiera leer toda la prensa nacional e internacional.
    Lo mismo con los libros, ahora tengo un E-Reader y he comenzado a leer E-books. Si el E-Reader es bueno (que permite marcar páginas, volver atrás, adelante, etc.) tiene grandes ventajas. La primera es el espacio (paticularmente a mí ya no me caben más libros en casa, y hace unos años tuve que regalar 4.000 ejemplares),y en un E-Reader puede almacenar 12.000 ejemplares y aumentar esta cifra hasta casi100.000, y la segunda es el precio, son mucho más baratos, el tamaño es de bolsillo, y pesan menos. Los tiempos cambian, amigo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  9. Si aceptas mi consejo tómate un receso. Descansa y piensa que la realidad publica no es la realidad publicada. Cógete un buen libro, una novela bien gorda y atractiva y sepárate de la cotidianidad que no te necesita presente en cada momento.
    Felices vacaciones, hoy comienza las mías.

    ResponderEliminar
  10. A ANABEL:

    El iPad tiene más prestaciones, pero si lo que buscas, sobre todo, es leer libros, la mejor opción es el e-book de tinta electrónica. Es el artilugio que se aproxima más al libro de papel y se puede usar tanto en interiores como en exteriores. En los tablet se refleja la luz solar en la pantalla y dificulta la lectura. Tengo buenas referencias del e-book Kindle, pero sólo se comercializa a través de internet. En USA es el de mayor difusión. El problema que presenta es que comercializa los libros de Amazon que mayoritariamente trabaja con obras en inglés.

    Leer a Capote es una buena opción. Personalmente prefiero “A sangre fría”

    Besos, Anabel

    ResponderEliminar
  11. A Carlos Galeón:

    Ya hace tiempo que recurro a Kiosko.net para tener una primera impresión de lo que traen los diarios, pero como sabes no facilita el acceso a todos sus artículos.

    Estuve dudando entre el e-book y el iPad. Finalmente me decidí por la segunda opción porque ofrece más prestaciones. Ya me he descargado unos cuantos libros descatalogados y gratuitos, pero sigo pensando que la lectura de los libros de siempre es más gratificante, salvo los de bolsillo que tienen la letra minúscula... Sé que estos artilugios acabarán imponiéndose, pero también tienen sus inconvenientes. Por ejemplo, si tú te descargas un libro previo pago, ¿me lo puedes prestar?

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  12. Al Dr. Krapp:

    Tu consejo es sabio y coincide bastante con mis planes. Nos aislaremos de la “realidad publicada” y haremos la mejor selección de la “realidad pública”. Ya tengo varios libros voluminosos para entretenerme estas vacaciones.

    Un abrazo y también te deseo lo mejor para estas fechas estivales

    ResponderEliminar
  13. Pues coincido bastante contigo, donde dices que papel e impresión digital convivirán aún largo tiempo. Y coincido de nuevo cuando dices, que por el momento prefieres el papel. Supongo que la costumbre hace hábito...
    Pero desde luego, que en cuanto me vaya de vacaciones no voy a leerla. Me encanta andar perdida en la Sierra de Gúdar a 1600m. Ahí no hay wifi, ni leches (con perdón)ni falta que hace... Todo un privilegio andar desconectada y lejos absolutamente de todo lo que no sea naturaleza... y ese pedazo de estrellas de ese rincón... Poco me van a importar ni titulares ni Gúrtel's ni ná!
    Pos eso, que felices vacaciones Luis A. y un abrazo muuuu fuerte!!!

    ResponderEliminar
  14. Muchas gracias. Creo que me voy a decantar por un lector Sony.
    Lo cierto es que a mí me gusta casi todo Capote (menos los cuentos de miedo, que no dan miedo ninguno)Besos

    ResponderEliminar
  15. A Anabel:

    Te deseo mucha suerte con el lector que elijas. Cualquier cosa que fomente la lectura es buena.
    Besos.

    ResponderEliminar
  16. A Cristal00k:

    La elección que haces para pasar las vacaciones es inteligente y muy buena. Algún día, espero, tendremos que coincidir en algún punto - BCN o TE - para continuar con las charlas que mantenemos virtualmente, ¿no?

    Te envío un fuerte abrazooooo y muchos muaaaass...

    ResponderEliminar
  17. La segunda opción no es nada despreciable. Desconectar unos días de la cruda realidad puede ser hasta terapéutico. ¿Te han hablado algo de un acto poético con los jubilados? Nos vemos a finales de julio o a primeros de agosto.
    Un abrazo desde Aliaga

    ResponderEliminar
  18. A Josemarco:

    Si me han hablado de dicho acto. Estaré en el pueblo el día 24. Hasta entonces, recibe un abrazo, José María

    ResponderEliminar
  19. Marius Carol (La Vanguardia)9:43 a. m.

    dom, 17 jul 2011
    Poder leer el diario del día de madrugada o en el país más lejano es un placer al alcance

    Uno de los momentos más placenteros de la semana es la mañana del domingo, cuando abrimos los diarios sabiendo que disponemos de un buen rato por delante para recrearnos en las historias de la actualidad. Es un diario que desplegamos en la mesa, al lado del café con leche caliente y los cruasanes de mantequilla. Las noticias, como la bollería, tienen un aroma especial entonces, como si acabaran de salir del horno. El autor francés Philip Delerm ha escrito que el diario es un lujo paradójico, porque nos permite comulgar con el mundo en la paz más perfecta, rodeado del aroma del café: “Registramos vagamente en nuestro cerebro la violencia del siglo, pero esta tiene un aroma de confitura de grosella, chocolate y pan tostado. Bajo la perennidad de la cabecera, las catástrofes se vuelven relativas. Sólo están para salpimentar la serenidad del rito.(…) Pasamos las páginas con precaución, con lentitud reveladora: más que absorber el contenido, lo que cuenta es disfrutar al máximo con el continente”.

    Algunos editores son especialmente pesimistas respecto al futuro de los diarios, aunque casi siempre los más apocalípticos son los que acumulan más deudas que no acostumbran a ser responsabilidad de la prensa. Pero es indudable que el periodismo vive momentos apasionantes de cambio. Al lado del placer de leer el periódico a la hora del desayuno, se une ahora una nueva sensación no menos gustosa: la de disponer a cualquier hora y en cualquier lugar de nuestra cabecera favorita gracias a las tabletas. Por ejemplo, de madrugada, cuando no somos capaces de conciliar el sueño o cuando nos encontramos en un país lejano adonde no llega el diario. Poder hojear el mismo ejemplar y al mismo tiempo en Sídney, en nuestras antípodas, y en Barcelona es un triunfo de la tecnología. Ésta no tiene que ser la enemiga de la prensa, sino su gran aliada.

    Esta semana se ha presentado en Madrid la plataforma digital Kiosko y Más, donde el lector puede encontrar treinta diarios, entre ellos éste, que se pueden adquirir por 0,79 euros. La descarga del periódico en tabletas, móviles u ordenadores dura apenas unos pocos segundos y está al alcance de los usuarios a las dos horas de cerrarse las ediciones. Escribía un colega que las tabletas no sirven para encender el fuego o matar moscas (ni para desplazarse por el piso recién fregado) pues en eso el diario de papel seguirá teniendo ventaja, pero es evidente que constituyen una magnífica herramienta para leer la prensa. Los diarios tendrán diferentes soportes y eso es una oportunidad, no una carrera de obstáculos. Los que sentimos adición por el olor a tinta no renunciaremos nunca al papel, pero a los que nos gustar estar bien informados nos seduce igualmente disponer de nuestra cabecera de referencia en la tableta. A pesar de que la pantalla no tenga el aroma de la confitura de grosella.

    ResponderEliminar