lunes, marzo 07, 2011

Montjuïc recupera las Cuatro Columnas de Puig i Cadafalch 82 años después de su derribo


Sigo con interés todas las novedades del recinto barcelonés de Montjuïc porque, no en vano, viví algunos de mis años mozos en la Av. Rius i Taulet a pocos metros de la mítica Font Màgica.

Las fotos muestran las Cuatro Columnas Jónicas de Josep Puig i Cadafalch - uno de los arquitectos más destacados del modernismo catalán - recientemente re-inauguradas, 82 años después de su derribo ordenado en 1928 por el general Miguel Primo de Rivera al considerarlas un símbolo de catalanidad.

La restitución de las Cuatro Columnas  ha sido un acto cargado de simbolismo y de reivindicación nacional catalana, en el que no han faltado los castellers y la Coral Sant Jordi, que ha interpretado el himno nacional catalán "Els Segadors".

"La historia ha demostrado que nos pueden quitar muchas cosas pero hay una que no nos han podido quitar nunca, que es la fuerza de creer en nosotros mismos", afirmó el president de la Generalitat, Artur Mas. El alcalde de Barcelona, Jordi Hereu, ofreció este espacio para conmemorar la próxima Diada de Catalunya.


Desde un punto de vista meramente estético, las columnas obstruyen en cierto modo, y según la perspectiva, la visión del Palacio de Montjuïc (Museu Nacional d’Art de Catalunya) o la avenida María Cristina del recinto ferial. Como todos los cambios, cuesta asumirlos, pero en principio no acaban de gustarme...

Desde un punto de vista simbólico, no sé qué decir. Todo esto de los  convencionalismos simbólicos no lo vivo ni de cerca ni de lejos con la intensidad emocional de otros a pesar de que soy consciente de que un símbolo es una forma de exteriorizar un pensamiento, idea o sentimiento... Pero cuando veo banderas u otra suerte de iconos, tales como estas columnas, que representan las “Cuatro Barras” de Cataluña (o de Aragón), asociadas a  según quiénes y en según qué circunstancias de uso interesado y partidista siento que tampoco me agradan. También rechazo de pleno que Primo de Rivera mandara demolerlas. ¿Tan raro soy?

36 comentarios:

  1. No, Luis Antonio, no eres raro. Las columnas son preciosas pero a mi modo de ver deslucen en ese paisaje y como bien dices tapan la completa visión del Palacio de Montjuïc pero la primera toma desde lejos, no queda tan mal.
    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Resulta sumamente dificil emitir una opinión sin tener en cuenta la estética. Siempre que sale un comentario que puede dar lugar "levantar ampollas", trato de documentar seriamente. Entre otras coasas está la noticia de El País.

    http://www.elpais.com/solotexto/articulo.html?xref=20080128elpcat_14&type=Tes&anchor=elpepiespcat

    ¿Alguien puede aportar más datos?.
    Si alguien me preguntara en 1928, totalmente al margen de cualquier pensamiento político, mi decisión es que se quitaran.

    ResponderEliminar
  3. A Rosalía:

    Estoy contigo. La perspectiva desde la que contemplas el entorno de Montjuïc convierte a las columnas en una especie de "rejas" o en un elemento más del conjunto ferial... En la vida pasa lo mismo: la visión de las cosas cambia en función del lugar y del tiempo desde los que las contemplas...

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. A Banjamín:

    Todas las monedas tienen dos caras. Tus aportaciones contribuyen a tener una visión más global de la "moneda". Gracias.

    Reproduzco el artículo que propones de El País:

    ¿Fue la dictadura o la perspectiva?

    Las versiones difieren sobre el porqué de la demolición de las 'Quatre columnes'

    JOSÉ ÁNGEL MONTAÑÉS - Barcelona

    EL PAÍS - 28-01-2008
    "Las cuatro grandes columnas que se alzaban al final de la gran avenida han sido derribadas porque quitaban perspectiva y proporción a los edificios del fondo. Algunos periódicos de hoy publican fotografías para demostrar gráficamente la desproporción de dichas columnas frente al Palacio Nacional y aplauden esta medida adoptada por la dirección del certamen". La Memoria diaria de la Exposición Internacional de Barcelona del día 22 de diciembre de 1928 recoge, así de brevemente, la demolición de los cuatro enormes pilares del monumento Quatre columnes, creado en 1919 por el arquitecto y político Josep Puig i Cadafalch y cuya restitución, ante la reclamación de diversas entidades, ha aprobado el Ayuntamiento de Barcelona.
    ¿Qué había pasado para que este impresionante monumento fuera demolido cinco meses antes de la inauguración de la Exposición Internacional de 1929? ¿Fue la dictadura de Primo de Rivera la que acabó con él por ser un símbolo del catalanismo? ¿Elmonumento molestaba a la nueva perspectiva creada tras terminar la entrada monumental y el Palacio Nacional? ¿Fue una mezcla de las dos cosas?
    La primera versión es la que defienden la mayoría de entidades que reclaman ahora la restitución del monumento en su ubicación actual. La segunda coincide con el actual recelo municipal a que las cuatro grandes columnas -de 20 metros de alto y dos y medio de diámetro- rompan la perspectiva actual, por lo que se estudia situarlas no allí donde estuvieron, sino en los laterales.
    Como sucede en este tipo de eventos, la historia de la Exposición Internacional de 1929 es larga y se remonta a 1913, cuando se pensó celebrar una Exposición Internacional de Industrias Eléctricas y sus aplicaciones que debía celebrarse inicialmente en 1917, algo que la I Guerra Mundial hizo imposible, y el lugar escogido para celebrarla fue la ladera de Montjuïc por considerar que sería la oportunidad de urbanizar la montaña e incorporarla a la ciudad. Las obras comienzan finalmente en 1916 y dos años después se encarga a Josep Puig i Cadafalch el proyecto de la parte española. Puig planea una ordenación en terrazas ascendentes desde la avenida Central con acceso a la gran plaza de las Bellas Artes, donde se levantarían cuatro columnas coronadas por victorias aladas y una columnata con elementos decorativos de menor dimensión.
    También se le encarga a Puig la construcción de los palacios de Bellas Artes y Arte Moderno (luego de Alfonso XIII y Victoria Eugenia) y proyecta las escaleras, balaustradas y cascadas que acabarán en la parte superior en el Palacio Central. En 1919 el conjunto de la avenida Central y las escaleras que enlazan con la plaza de las Bellas Artes está acabado. Sobre un podio se alzan, como elementos más destacados, las cuatro columnas jónicas, pero sin las figuras aladas, ni la columnata que debían acompañarlas.

    ResponderEliminar
  5. (Continuación):

    "Oriol Granados, arqueólogo, historiador y presidente del Centre d'Estudis de Montjuïc, conoce bien la documentación generada por la Exposición de 1929 conservada en el Archivo Administrativo de Barcelona. En su opinión, "es verdad que la dictadura de Primo de Rivera a partir de 1923 supuso un borrón y cuenta nueva de la Junta, de la dirección, de la gestión, del desarrollo y de la orientación de la Exposición", que se convirtió en Internacional y pretendía celebrarse en 1926. Buceando en la ingente documentación ha comprobado como desde 1924 el principal interés es la urbanización y los contenidos de los edificios, que en esta época se paralizan las obras del palacio proyectado por Puig y de la plaza de Espanya, para hacerla más monumental y se convocan nuevos proyectos, nuevos concursos y nuevas adjudicaciones.
    A principios de 1928 el proyecto es el definitivo, se crea la portada de la exposición, con las torres venecianas, y se acaba la gran avenida. El Palacio Nacional acaba sus obras y tras ver los primeros ensayos y esbozos, la organización se da cuenta de las posibilidades del proyecto de Buïgas de dotar al conjunto de un fenomenal juego de luz y de agua que descendería desde el palacio hasta la entrada del recinto por la plaza de Espanya.
    Según Granados, la primera idea es que convivan las cuatro columnas con la luz y el agua, y la prueba es que "en toda la publicidad nacional e internacional difundida por la organización aparecen las columnas y la fuente proyectada". "Lo que pasó es que el proyecto de Buïgas creció en importancia y en dimensión", añade.
    Así es. En la misma reunión que se decide derribar las columnas, las actas recogen como el Comité Ejecutivo haciéndose cargo "de la grandiosidad de estos proyectos" eleva a la Junta que resuelva el aspecto económico "ya que con el presupuesto no existe partida adecuada para ello". Y en octubre, antes del derribo de las columnas, la Memoria da todos los detalles de cómo será el gran surtidor, medidas, caudal, potencia, número de combinaciones de agua y potencia luminosa, "el más grande del mundo", dicen.
    La prensa del momento dedica todas sus alabanzas al espectáculo de luz y agua que se proyectaba en el recinto y al conjunto que ofrecía una gran perspectiva desde el hemiciclo de entrada hasta el Palacio Nacional, auténtico fondo de la escenografía monumental, que dejaba las columnas como un símbolo frío y solitario que ocultaba la visión de la fuente de Buïgas.
    Granados cree que los que afirman que la dictadura fue la única culpable de la demolición tienen una visión simplista de lo que pasó y defiende que durante estos años hubo un cambio de estética. La ciudad, que siempre se había mirado en París, no quería quedarse atrás de la modernidad que representaban los proyectos de Buïgas. Además, Granados piensa que si alguien intenta acabar con un símbolo borra cualquier rastro de él y en el caso de las columnas no ocurrió así. En su lugar, se colocaron cuatro enormes cráteras de luz y agua que no impedían ver la fuente y que permanecieron en pie hasta la Guerra Civil".

    ResponderEliminar
  6. Pues no sé, Luis Antonio, la simbología se mezcla con la estética. Respecto a las vistas así, de frente me parece un pegote pero habrá otras perspectivas.

    Besos.

    ResponderEliminar
  7. Un lugar excepcionalmente bello en Barcelona, sin duda, aunque no sea mi vista preferida -prefiero el Barrio gótico.

    ResponderEliminar
  8. Se habla de la "patrimonialización de la ciudad" para significar las múltiples dimensiones con que se contempla la recuperación de los elementos urbanos con valor simbólico, como referencias distintivas que afianzan la personalidad y proyectan la imagen de la ciudad en el imaginario de propios y extraños. Es la Barcelona de la "ciudad de los prodigios" que tan bien describe Mendoza. La Barcelona del Modernismo y de las exposiciones Universales que lleva a la monumentalidad y al despilfarro, en aras de un prestigio obsesivamente buscado. Y como en este proceso imparable no hay cánones que valgan,pues todo se supedita a la simbología del elemento emblemático, da igual donde se pongan las columnas del gran Puig i Cadafalch. Enmarcan una perspectiva que en el fondo resulta coherente, más allá de su validez estética. No es el medievo lo que se enaltece, como recuerda bien Pedro Ojeda, sino la modernidad de la época en la que Barcelona se proyectó al mundo al amparo de la Revolución industrial y de la imagen que Ildefonso Cerdá logró, al fin, imprimirla. Un abrazo, Luis.

    ResponderEliminar
  9. A mí lo que me repatea de estas cosas es que se hace y deshace según quien gobierne, porque en lo que a estética se refiere, cada cual tiene su opinión y es imposible contentar a todos.

    Besos, Luis

    ResponderEliminar
  10. Pura palabrería bla..bla...bla. Las columnas ahí son un pegote que rompe esa maravillosa perspectiva desde Montjuich hacia abajo, de las más bellas vistas urbanas que existen en España. La historia solo tiene sentido si nos sirve para cotejarla con lo que ya tenemos y aprender sus lecciones, no para ser esclavos de ella. Sin embargo la deriva nacionalista está convirtiendo todo lo catalanista en territorio sagrado e inmutable.
    Una ciudad es un organismo vivo que va mutando y adaptándose a las circunstancias de sus habitantes. Espero que no se les ocurra demoler las calles del Eixample ya que no existían en tiempos de Els Segadors y de Rafael Casanova aunque con tontolabas patrióticos cualquier cosa es posible.

    ResponderEliminar
  11. Pues a mí me parece un signo de los tiempos porque
    1. Rehabilita ruinas por motivos peregrinos.
    2. Copia estilos, más que académicos, escolares.
    3. Otorga a los políticos una sensibilidad estética que no tienen.
    4. Es kitsch.
    5. Centra toda su gracia en la sobredimensión.
    y 6. Parece una ocurrencia de Ricardo Bofill.

    ResponderEliminar
  12. Anónimo7:11 p. m.

    A mi me encantaron. Que me disculpe España pero lo tenía que decir, porque es así.
    Yo que estuve al lado puedo decirles que quedan imponentes, junto con la fuente y el resto del paisaje quedan espectaculares.

    PD.: En la época en que la dictadura derrivo las columnas también se eliminaron de forma sistemática todos los símbolos públicos catalanes.
    Fuente: wikipedia

    ResponderEliminar
  13. La verdad es que desconocía esta "hazaña" del sr. Primo de Rivera, como seguramente desconocemos tantas cosas de la Historia de Cataluña que no hemos estudiado, ni se han difundido.

    Creo que si estaban allí y fueron derribadas de aquella manera, me parece bien que vuelvan a ocupar su antiguo lugar, sobre todo si los barceloneses lo desean.

    La verdad es que tendría que ver el efecto que las columnas hacen en el entorno en directo, para poder decir si estéticamente embellecen o deslucen las vistas desde Montjuich, ya veo que a ti no te convencen demasiado.

    Un fuerte abrazo, Luís Antonio.

    ResponderEliminar
  14. El domingo ire a verlas, en fotografia no me gustan en absoluto, se ven como dice Krapp, un pegote... El lunes te cuento.
    UNA ABRAÇADA.


    En otro orden de cosas:
    ¡¡¡VISCA EL BARÇA!!!

    ResponderEliminar
  15. A Angie:
    La valoración de estas columnas depende mucho de la importancia que se dé a su significación simbólica...
    Besos

    ResponderEliminar
  16. A Pedro Ojeda Escudero:

    También me encanta el Barrio Gótico, pero ya sabes que Barcelona es la suma de diferentes barcelonas: la de los Prodigios, como señala bien Fernando Manero; la del Ensanche; la de la Villa Olímpica; la del Carmelo; la del Fórum...Pero la histórica que estuvo encerrada en las antiguas murallas hasta el s. XIX seguirá siendo el corazón de la ciudad condal. Sin duda alguna.

    ResponderEliminar
  17. Anónimo12:27 p. m.

    Un saludo
    Cristina

    ResponderEliminar
  18. A mí me da la impresión que las columnas cumplen con una función meramente política y reivindicativa de la catalanidad, valga la redundancia, de Cataluña. Estéticamente no me gustan. Pero claro, si las quitó un dictador, y ahora se restituyen, es como un canto a la libertad. Con lo cual, aunque estéticmanete no me gusten, no abogaría por que las quitaran. Podrían tomarme por algo que no soy. Lo primero es lo primero.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  19. A Fernando Manero:

    Estoy de acuerdo en lo de “monumentalidad y despilfarro” que también se traducen en que los impuestos sean de los más elevados del conjunto del Estado...No estoy seguro de que al ciudadano común le importe mucho lo de proyectarse al mundo de forma sobredimensionada. En cambio sí nos quejamos de carencias más concretas y necesarias como guarderías y residencias de ancianos públicas, etc.
    Un abrazo, Fernando

    ResponderEliminar
  20. A Novicia Dalila:

    Se hace y se deshace porque el gasto lo asumen los contribuyentes estén o no de acuerdo con tales despilfarros.
    Besos, Novi

    ResponderEliminar
  21. Al Dr. Krapp:

    Estoy totalmente de acuerdo con tu comentario, excepto con el uso de la palabra “tontolabas”...

    ResponderEliminar
  22. A Bernardinas:

    Es un lujo tenerte por estos lares y con la aportación de un comentario lacónico, pero de amplio y variado contenido. Lo de Ricardo Bofia me ha hecho mucha gracia. Hacía tiempo que no leía un comentario sobre personaje tan singular.

    ResponderEliminar
  23. A Anónimo:

    Vd. no tiene que pedir disculpas a nadie. Todas las opiniones, a favor o en contra de tal monumento, son respetables.
    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  24. A Cristal:

    El problema de la Historia es que nos la enseñaron – y se sigue enseñando – muy sesgada y con relativo rigor...

    No sé si los barceloneses lo deseaban. A decir verdad nos hemos enterado al ver las obras ya avanzadas.

    Efectivamente, no me convencen demasiado por no decir muy poco.

    Un gran abrazo para ti, Cristal

    ResponderEliminar
  25. A Groucho:

    Espero que tanto tú como quien bien sabes me deis vuestra opinión.
    ¡Visca el Barça! y salud

    ResponderEliminar
  26. A Cristina:

    Espero un comentario más elocuente, Cristina

    ResponderEliminar
  27. A Miguel:

    Es evidente que la función de este monumento es de carácter identitario y político. Sobre las causas de la demolición hay opiniones encontradas. ¿A quién creemos?
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  28. ¿El coste de las mismas ha sido de 2.000.000 de Euros?

    ResponderEliminar
  29. El sabio refrán de "es peor el remedio que la enfermedad" a veces se queda corto a la hora de aplicarlo.
    Aquí han montado en una rotonda una especie de murete de piedra pintada de morado ¿?, como de 1,5 m. de alto, en el que dice "Alcalá de Henares, patrimonio de la humanidad"
    Desde la calle que llegas allí, entrando a la ciudad, deberías ver al fondo la Puerta de Madrid (un arco muy antiguo que aparece en una de las escenas de aquella película de K.Douglas, Espartaco)
    Pues bien, el arco ya no se ve tapado por el tocho morado.

    Qué cosas...

    ResponderEliminar
  30. Luis Antonio, que no te lo vas a creer. Andaba yo pensando si pongo una licencia de Creative Commons en mi blog y como no entiendo me he puesto a leer la página y he visto que hay varias licencias así que me he dicho: pues a ver qué tienen otros,y cuando he llegado a la tuya, Dios mío hasta que he llegado al final.... Dios mío... y no lo he encontrado. Pero...... pero... ¡¡que he encontrado mi beso haikuquero!!, ¡¡¡que yo creía que ya no existía!!!... Pensaba que ya se le había pasado su época.... Y lo he encontrado allí abajo... muy guardadito....

    Me ha hecho una ilusión....

    Y de Creative Commons tú no tienes nada, ¿no?.

    Bueno, ya me voy, que tengo trabajo y mucho, aunque no lo parezca.

    Besos haikuqueros. Hace mucho tiempo que no pones haikús... no puede ser...

    ResponderEliminar
  31. Luis Antonio, que Angelines es Angie, que soy yo, que he entrado con otro correo (sin querer). Como verás últimamente ando un poco depistada. Hoy concretamente salía de clase muy suelta y en cuanto he salido he visto que me dejaba algo: el cassette. He entrado a por él y en un pis pas casi me dejan encerrada dentro ( porque tienen prisa por salir al recreo) Total, al final me he dejado el libro.

    Ya está. Ahora firmo Angie y listo. Estos despistes un día me van a costar un disgusto.

    ResponderEliminar
  32. A Benjamín:

    No tengo ni idea del coste, pero el que sea, como tantas y tantas inversiones públicas, no creo que satisfaga a la inmensa mayoría de los barceloneses. A mí, tampoco.

    ResponderEliminar
  33. A Tesa:

    Veo que en todos sitios “cuecen habas”, ¿no? Si, al menos, hicieran obras con buen gusto...
    Un abrazo, Tesa

    ResponderEliminar
  34. A Angelines/Angie:

    No tengo ni idea del asunto de la licencia de Creative Commons. Veo que muchos la tienen. Si averiguas de qué va y no es demasiado complejo el colgarla, ¿me lo explicarás?
    ¿Cómo iba a olvidarme del único beso de esa guisa que me has enviado? Tengo algún haikú inédito por ahí. Cualquier día...
    Con lo del beso haikuquero, Angelines no podía ser otra que Angie.
    Besos

    ResponderEliminar
  35. Un pegote del copón. Lo demás, maniobras orquestales en la oscuridad.
    Un beso.

    ResponderEliminar
  36. A cristal00k:

    Clara, concisa y rotunda.
    Esta es mi chica...
    Besos

    ResponderEliminar