martes, diciembre 28, 2010

AÑO NUEVO: RESIGNACIÓN, TEMOR, PESIMISMO COLECTIVO Y CABREO GENERALIZADO

(1)
Hasta hace poco acostumbraba a cerrar el año con simulacros de balances y anhelos más o menos ambiciosos e ingenuos de cara al año nuevo en ciernes. La mayoría de mis buenos propósitos quedaba en “agua de borrajas”, pero era divertido aquello de hacer listas... El símil del cuaderno viejo y del nuevo me provocaba comentarios de esta guisa a finales del 2007

“Con la nochevieja, el cuaderno se acaba, se cierra definitivamente y su destino ya no es el baúl de los recuerdos. Sobran los testigos que despiertan nostalgias. Noche para olvidar. Noche para volver a soñar con el alba. Noche de contrastes: de finales y principios, de borrones y cuentas nuevas. Y vuelta a comenzar... Otra vez la misma noria, pero ahora las fechas con la última cifra cambiada. Un año más, pero también un año menos. Y por delante un sinfín de páginas inmaculadas, sin pasado, llenas de promesas nuevas y de ilusiones renovadas, un papel secante primoroso de color rosa, una pluma nueva, ahora estilográfica...!Año nuevo, cuaderno nuevo¡”

Desde el 2008, sin embargo,  las cosas han cambiado y de qué manera. Ni nostalgias ni listas de anhelos, propósitos o historias...  En estos términos me expresaba en este mismo espacio a finales de dicho año:

“Pasar de un año a otro no es más que cambiar los números de la fecha, hacer otra muesca en la “culata” del corazón y seguir caminando por este mundo mientras el tiempo se nos sigue escurriendo entre las manos y, mal que nos pese, sin poder retener nunca el presente, ante un futuro lleno de vacíos”.

Ese texto podría ser válido también para el final de este 2010, pero creo que lo que procede, aunque penoso, es cargar las tintas porque, lamentablemente, seguimos donde estábamos, pero casi ya en estado comatoso.  A nivel personal, ningún sinsabor, pero me salpica, y de qué manera,  el que se transpira en mi entorno... Observo a  una sociedad que, salvo excepciones,  huele a derrota. Esas manos ocultas que nos gobiernan “dictatorialmente” , llámensen países poderosos o mercados financieros, han generado sentimientos de resignación, pánico,  pesimismo colectivo y cabreo generalizado.

RESIGNACIÓN porque nos cae una detrás de otra – la penúltima, la subida desmesurada del recibo de la luz – y seguimos cruzados de brazos aceptando como inevitables que las desigualdades en todos los órdenes sean mayores y lo que es peor, insalvables hasta en los sueños.

TEMOR  porque quizás lo más grave todavía está por llegar.

PESIMISMO COLECTIVO porque aumentan las incertidumbres de cara al año 2011, no se ven atisbos de luz en el horizonte que pueda significar el final de esta pesadilla que nos viene perturbando el sueño desde el 2008, año triste que pasará a la historia como uno de los más aciagos y negros.

CABREO GENERALIZADO porque este estado de cosas que nos corta las alas,  nos enmudece de pasmo y nos llena de incertidumbres, ha sido generado  por los mismos que ahora se benefician, más que nadie, de las medidas restrictivas que se vienen tomando por los gobiernos títeres y que nos conducen irremediablemente hacia un capitalismo salvaje y despiadado sin límites. No le sobra razón a Iñaki Gabilondo cuando afirma que Somos súbditos de los mercados”... La tan cacareada sociedad del bienestar no está en juego, está moribunda.

Con este ánimo, afrontar el Año Nuevo 2011 con un mínimo de esperanza resulta tarea harto difícil. Espero que las burbujas de la Nochevieja, el sol de un nuevo día y ánimos menos agoreros que los míos me ayuden a disipar esta espesa niebla que me envuelve con toda esta suerte de sinsabores... Si algún alma caritativa y con la mente más lúcida tiene algún remedio más solvente, que me lo prescriba. Por favor.

(1) Quizás a esta imagen tan estrellada lo que le sobra es el texto...

34 comentarios:

  1. ¡Feliz año 2011, de todas formas, Luis!

    ResponderEliminar
  2. Que todo ello nos lleve a la acción, no a dejarles hacer sin más.

    ResponderEliminar
  3. a ver si reacionamos ¡ muchisimas gracias por compartir tu entrada . un besin de esta asturiana.

    ResponderEliminar
  4. Luis, que somos gente curtida por los frios y los cierzos, no me vengas ahora con manteqilladas.
    Resignación, temor, pesimismo colectivo, cabreo generalizado.
    Bueno ¿y qué? En peores plazas hemos lidiado (perdón por eso de la ubicación).
    De manos y poderes ocultos nada de nada, son los que todos conocemos. ¿O es que ahora vamos a recurrir al diablo laico y oculto para justificar a incompetentes ?
    Positivamente Luis, nos espera un año nuevo muy bueno, y así te lo deseo. Pero nos lo tenemos que currar mejor que hasta ahora.
    Que feliz 2011, Luis. Y si las cosas se ponen peor, recuerda que tengo a tu disposición un jamón de los grandes y una buena bota de vino... y todo de nuestra tierra.

    ResponderEliminar
  5. Pues mira, yo lo veo tal cual. De año nuevo nada ¿cómo empezar con algo que desde el inicio ya está viciado? No se me ocurre, sinceramente. Y en los milagros, como que no creo.

    2010 año de darse cuenta de que todo está peor que en 2009.

    Personalmente, bueno, a pesar de, sin duda mi 2010 ha sido mucho mejor que mi 2009. Le pasaría un trapo de junio a mitad de agosto, y cruzo los dedos para no volver a pasar por ahí. Menos mal que quedó atrás. Como todo al fin. Por lo demás mejor no me quejo porque en realidad no tengo motivos.

    2011, pinta oscuro. Y bastante además. Ya veremos donde estamos dentro de un año.

    Besotes, Luis.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo5:14 a. m.

    Eso sí, a la hora de votar, dejaos el cerebro en la puerta del colegio electoral y volved a darle vuestra confianza a Zapatero.

    O, como màximo, quedaos en casa y no voteis. No sea que la derechona vuelva al poder.

    Tenemos lo que nos merecemos. Disfruten lo votado!

    ResponderEliminar
  7. En las grandes crisis, el corazón se rompe o se curte.
    (Honoré de Balzac)
    Esperemos que no se rompa...
    SALUD LUIS.

    ResponderEliminar
  8. La historia se ha forjado a base de crisis profundas. La historia, como bien sabes, es una sucesión de crisis mediante las que el mundo se transforma. Pensemos en las grandes depresiones, en las guerras mundiales, y veremos que la crisis que estamos encarando es una más. Quizás habíamos pensado que la vida era estable y segura o no estábamos preparados para afrontar los tiempos más difíciles. ¿Pesimismo? Puede ser un lujo que no podamos permitirnos. Pensemos en tantos y tantos países para los que nuestra crisis sigue siendo un paradigma de la abundancia. A pesar de la crisis y de que todo vaya a ir a peor, no podemos hundirnos en el pesimismo. Sólo los avispados lograrán salir de esto, y es posible crecer en tiempos de crisis, pero hacen falta ideas y ganas. La comodidad genera apatía. Y que el mundo está hecho en función de los poderosos no es una novedad, es la entraña de la historia en la que podemos hacernos un lugar si somos hábiles y audaces. Lo que no quiere decir que yo sea ninguna de estas cosas. Pero ese es el camino, y da igual lo que digan los mercados. Saludos.

    ResponderEliminar
  9. Comparto tu reflexión, es un ambiente muy extraño y negativo el que ha impregnado este año que se acaba.
    Besos y aún así te deseo un feliz 2011.

    ResponderEliminar
  10. Comparto tu reflexión, como bien sabes, pero aspiro a que haya capacidad de reacción y no acabemos todos cocidos en nuestra propia salsa. Lo han dicho fenomenalmente Vitamorte y Joselu. Yo por mi parte te digo que la constatación del estado de las cosas solo sirve como punto de arranque para renovarse y lejos ya de las utopías colectivas siempre tan funestas, al menos coger la escoba y limpiar nuestro pequeño entorno para que la vida nos sea más soportable.

    ResponderEliminar
  11. Lo has descrito muy bien.

    Has reflejado de manera clara y concisa el sentir colectivo.

    Algo tendremos que hacer, además de dejar constancia de nuestro cabreo y nuestra insatisfacción, y, bajo mi punto de vista lo último la resignación.

    Lo bueno que tienen los momentos de crisis es que son más creativos que los de bonanza. Dicen que de un estómago lleno y de la autocomplacencia, pocas manifestaciones artísticas se han llevado a cabo.

    Tengo la esperanza de que más tarde o más temprano, la sociedad reaccionará y surgirán alternativas progresistas a este estado lamentable de las cosas.

    Me gustaría transmitirte esa esperanza y como ha dicho Vitamorte más arriba, en peores nos hemos visto.

    Mis mejores deseos para salir de esta situación en general, y para ti en particular.

    Un cálido y fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Yo creo que estamos en una etapa de transición, de descoloque general debido a la globalización, donde cada vez que alguien mueve los hilos se tambalea todo. Tomar decisiones es cada vez más difícil porque difícil es llegar a acuerdos. Es como si todo fuera territorio de nadie. Lo peor es eso que dices, que las desigualdades cada vez son mayores y los más necesitados los grandes perjudicados. Muchas veces miro a mi alrededor y no puedo evitar pensar que soy una privilegiada de la vida por poder ir a trabajar todos los días.
    Pero tengo esperanza, además en esperanzas tú eres un experto, que por no dejarlas solas las haces tuyas, o eso es lo que dices, corazón, no me vengas ahora con contradicciones. Venga, esperanza, el jamón y el vino de Vitamorte y a tirar millas en el 2011. Yo si hace falta llevo cocido madrileño.

    Besos con dulces esperanzas.

    ResponderEliminar
  13. Estoy de acuerdo contigo en tu reflexión. Las cosas no están ni mucho menos para tirar cohetes y cada vez hay más gente pasándolo mal. Pero no puedo, no quiero, entrar en el 2011 con ese sentimiento ni esos pensamientos tan negativos porque lo que necesitamos todos es intentar afrontar las cosas con optimismo y con la creencia en una mejora próxima, porque si no, lo llevamos claro.

    Un beso muy fuerte, Luis, y mis mejores deseos para el 2011, para ti y los tuyos.

    ResponderEliminar
  14. Miremos a Grecia, ya que es la "punta de lanza" de Europa. Todo lo que está ocurriendo, tendrá más tarde o temprano, reflejo en otros paises.
    Parece ser que, entre el BBVA y SANTANDER, tienen cerca de 50.000 millones de euros cada uno, en la distinta deuda del Estado. ¿Quiere decir ésto que son parte de los que están produciendo un alza en el precio del dinero?. Islandia, a través de un referendum impidió que el estado se hiciera cargo de las deudas contraidas por los bancos, que habian sido privatizados en su mayoría en el año 2000. ¿Deberiamos empezar a pensar algo parecido?. ¿Nadie tomó nota en su momento del "corralito" argentino?. El Tribunal Supremo acaba de dictaminar que el estado no es responsable del "desplome" de Afinsa y Forum Filatélico. Ya está bien de "socializar" las pérdidas de los grupos privados. ¿Una nueva "revolución"?. Se adm iten sugerencias.
    Entremos en el 2011 con ánimos, pero tambien con más exigencias.
    Saludos

    ResponderEliminar
  15. Gran maestro que ahora también es maestro bloggero porque este blog no es ni la sombra de cuando empezó con pocos textos y mucho experimento, a ser una pagina de aprendizaje y cultura. Que el año nuevo le siga enriqueciendo en conocimientos y se mantenga este puente de comunicación que usted regala de sus horas para todo el mundo.

    Un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  16. A El hombre invisible:

    Igualmente y muchas gracias

    ResponderEliminar
  17. A Pedro Ojeda Escudero:

    ¿Crees que seremos capaces de ir más allá de los lamentos? Me agrada tu optimismo

    ResponderEliminar
  18. A OZNA-OZNA:

    A ver si... Gracias por tus besines de asturiana. Ahí van mis besicos para ti

    ResponderEliminar
  19. Al Doctorvitamorte:

    Casi me has contagiado tu optimismo, tal es tu capacidad de persuasión...
    Lo del jamón y la bota me parece una receta infalible. La voy a seguir a rajatabla. Ya te contaré los efectos...Haremos país, como dicen aquí...

    Un abrazo, maño de Teruel

    ResponderEliminar
  20. A V (Verónica):

    Está bien eso de pasar un trapo a todo lo ingrato. Voy a intentar hacer lo mismo y así maquillaremos el balance.

    Eres un encanto. Supongo que te lo dicen muchos...

    Besicos, Vero, y a disfrutar la nochevieja y el añonuevo...

    ResponderEliminar
  21. A Anónimo:

    Yo creía que el voto era secreto...

    Feliz 2011

    ResponderEliminar
  22. A Groucho:

    Estoy convencido de que se curtirá aún más, si cabe...

    Salud y Barça, Groucho

    ResponderEliminar
  23. A Joselu:

    Buena reflexión la que me hace llegar. Tengo que darte toda la razón. Espero que la crisis no deje a muchos en la cuneta y que los hábiles y audaces que han de liderar este resurgimiento sean muchos, honestos y solidarios.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. A ROSALÍA:

    Más besos para ti y que no te abandone la buena estrella

    ResponderEliminar
  25. Al Dr. Krapp:

    Entre Doctorvitamorte, Joselu y tú me estáis levantando el ánimo. Tengo que reconocer que esa camino que sugerís es el que hay que seguir. Me aplico a la lección, ¿vale?

    ResponderEliminar
  26. A Cristal:

    Como bien dices, reflejo más parte del sentir colectivo que el personal, pero todo se contagia. Veo que estás en la línea de los anteriores comentaristas y por mayoría aplastante estáis poniendo las cosas en su punto.

    Me quedo con esa esperanza que se desprende de vuestros comentarios, pero sobre todo con ese cálido y fuerte abrazo que hago mío

    Para ti, más de lo mismo aunque un poco más apretadillo...Si no te importa.

    ResponderEliminar
  27. A Angie:

    Yo también me considero un privilegiado, pero eso también me genera una mala conciencia... Es verdad que hago mías las esperanzas, pero a veces se me caen de los bolsillos.. .Me hace gracia verificar que la receta de Vitamorte os agrada a todos. Será cuestión de seguirla a “pies juntillas”. Lo del cocido madrileño también es bienvenido mientras no nos cambie el color azulgrana por el de merengue...

    Besos con achuchón

    ResponderEliminar
  28. A Novicia Dalila:

    A estas alturas, y después de leer tantos comentarios animosos, ya he dejado el pesimismo en la acera de enfrente. Lo siento por los vecinos si tropiezan con él.

    Un fuerte abrazo, Novicia, y que sigamos compartiendo cosas de una y otra índole el año próximo.

    ResponderEliminar
  29. A Benjamín:

    Sabes un montón de economía y estás en los entresijos de ese complejo mundo que se me escapa de las manos...Lo del corralito lo conozco, pues le pilló a una hija mía en Argentina por aquel entonces...

    Me anoto lo de afrontar el 2011 con ánimo y con rebeldía “sesentaiochesca”, aunque con unas décadas de más...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  30. A George Gautier:

    Tú también has introducido novedades – vistas panorámicas de La Habana preciosas – en tu espacio. Gracias por tus buenos deseos. Yo también te deseo lo mejor con un fuerte abrazo, estimado Yoyi

    ResponderEliminar
  31. ¡Caramba que pesimista está la gente hoy...! Y lo peor de todo es que hay motivos para estarlo. Yo no tengo ni idea de economía, por eso me limitaré a simplificar las cosas. Hay alguien que tiene culpa de lo que nos está pasando. Las cosas no pasan porque sí. Siempre hay una mano que mece la cuna. No quiero (no puedo, porque no estoy capacitado para ello) señalar con el dedo a nadie, pero repito, alguien habrá que nos está haciendo la puñeta.
    Por otro lado, yo, que tengo el defecto de ser optimista, giraré la cara hacia otros lugares. Miraré las pequeñas cosas que nos hacen felices y trataré de vivir y ser feliz sin fastidiar a nadie. Y como encima de optimista, también soy ingenuo, trataré de pensar que todo esto este nuevo año empezará a arreglarse. ¿Por qué no?

    Un abrazo y feliz año.

    ResponderEliminar
  32. PUES ES MUY REAL LO QUE CUENTAS.
    LA cosa está muy chunga peor nuestra actitud ante lo que este por llegar es optativa y yo opto por no rendirme a loa balances negativos, a los números rojos a los informativos que te dejan el alma en los pies, yo quiero seguir creyendo, seguir trabajando con mi mejor sonrisa por lo menos jodidos pero contentos a ser posible.
    una brazo de final de año y principio de otro, al fin y al cabo, un abrazo.

    ResponderEliminar
  33. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  34. A Miguel:

    Me gusta que seas optimista. Todo es contagioso. Espero que me contamines.
    Una abrazo, Miguel

    A Pury:

    Que la fe que te caracteriza no mengue, sino todo lo contrario.

    Un abrazo, Pury

    ResponderEliminar