martes, agosto 31, 2010

ICONO CONTRA SU VOLUNTAD

Entre los papeles que he salvado de la depuración que he llevado a cabo durane este verano, se halla esta fotografía en blanco y negro. Fue portada de PARIS MATCH y LIFE MAGAZINE y también apareció en la mayor parte de los periódicos de aquel entonces. A la chica de la bandera – inglesa, de 23 años - le dolían los pies durante el transcurso de una manifestación en una capital de la Europa Occidental. En sus manos, una bandera, difícil de identificar hoy. La publicación de esta foto le supuso conflictos familiares porque, a su pesar, alcanzó gran fama y se convirtió en una especie de icono histórico sin haberlo deseado. Confieso que me quedé prendado de esta chica y por eso conservo todavía esta foto. No fui el único...

Estoy seguro de que en cuanto aterrice quien yo sé por este espacio, la va a identificar y hasta es posible que amplíe la escasa información que aporto sobre este episodio callejero, ya casi perdido en la memoria...

21 comentarios:

  1. ¡cuánta curiosidad! ¿Quién es la chica? ¿manifestación sobre qué? cuándo aterrice por aquí, ¿quién?

    Un abrazo!
    CC

    ResponderEliminar
  2. A Carme:

    Tengo la convicción de que no faltará quien te despeje los interrogantes que planteas.

    Un abrazo, viajera

    ResponderEliminar
  3. No tengo ni idea, con lo cual habrá que hacer de detective aficionado. Las buhardillas de la foto son las clásicas de París. La vestimenta es típica de finales de los 60. Esa imagen me recuerda a otras de Mayo del 68 por la tensión en las caras de los manifestantes, claramente de izquierdas. No identifico a la bandera.

    ResponderEliminar
  4. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  5. Hola de nuevo, Luis. Nada más llegar entro en tu espacio para ponerme al día y me encuentro con una de las evocaciones más representativas de lo que sucedió en Paris en la primavera de 1968. Es Francia, es la ciudad de Paris, con sus edificios de "mansardas" inconfundibles. Oh, la, la. Es la chica del Mayo francés, que enarbola una bandera relacionada con la guerra de Vietnam, que por aquel entonces movilizaba a la izquierda. Sin duda la chica sabía lo que hacía y seguramente estará encantada con ese recuerdo después de lo que ha llovido. No es dificil la averiguación: siendo portada en Paris Match, está claro que de algo francés se trataba. Menudos eran los franceses, y lo siguen siendo, para no enaltecer en sus primeras lo que les concierne e identifica, aunque no estén de acuerdo con ello. Un abrazo

    ResponderEliminar
  6. Sé de otros que juraron ser los que la llevaban a hombros.

    ResponderEliminar
  7. A mi me parece que por mucho que en su día le molestara, no deja de ser un halago a día de hoy. Si yo fuera ella, creo que tendría colgada la foto en el salón de mi casa.
    Saludos

    ResponderEliminar
  8. Luis, tienes buen gusto para guardar y rescatar. No estoy muy seguro de que le dolieran los pies a esta Caroline. Más bien me parece
    que sabía muy bien lo que hacía. ¿No te recuerda al cuadro de Delacroix, La Libertad guiando al pueblo?

    ResponderEliminar
  9. Ay que recién nostalgia de acaba de volver de París...

    Vita me ha robado lo que pensaba. Le debían doler los pies pero el brazo bien que lo agitaba.

    Por cierto creo que he traído una foto de una farola igual que si no me equivoco es cerca del ayuntamiento.

    Me encanta la chaqueta que lleva.

    ResponderEliminar
  10. Y puestos a popularizar... por qué no a l@s de la boca abierta o al de gafitas del extremo izquierdo?...
    También veo a un señor con gorra de lo más interesante... ;)

    Más besos...

    ResponderEliminar
  11. Luis Antonio, la verdad que esa chica no es fácil de olvidar. Bueno, tu mismo lo has podido comprobar. ¿Por que guardaste el recorte de una revista con su foto?, para volver a verla y recordarla.
    Saludos cordiales,

    ResponderEliminar
  12. Está claro que es el 68 y el lugar al final del Barrio Latino, cerca del Jardin de Luxemburgo. La foto, que trae al imaginario, como bien se ha dicho el cuadro de Delacroix de "La libertad guiando al pueblo", representa lo que sería la Marianne de los años 60. Marianne es la icono que representa los valores republicanos franceses y que aparece, por ejemplo en los euros, en los sellos.
    La bandera la vietnamita, sobra explicarlo.
    Lo que me encandila es el rostro, que es Marianne total. Suelo definirlo como "de mala leche pero sin perder la compostura...".

    ResponderEliminar
  13. Es guapísima la chica. Me gusta un montón... La época creo que es la que dice Krapps y desde luego no es España... En esos años estábamos a años luz de nuestros vecinos europeos.
    Me gusta la foto, el ambiente en general, cuando los jóvenes tenían objetivos, las ideas más claras y se movían por algo que no era una botella de ron.

    Un beso, Luis

    p.s. Ojo lo que te está dando de sí lo que tenías guardado por ahí eh??? :D

    ResponderEliminar
  14. Me suena, me suena la foto, creo haberla visto en alguna ocasión..., me recuerda al mayo francés. Me gustaría saber esa chica, hoy en día, por dónde anda (políticamente hablando)...

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Nunca la había visto pero es hermosa
    ¿Cómo estará hoy?
    ¿Que habrá sido de su vida?
    Ojalá apareciera a contarnos.Interesante entrada.
    Saludos

    ResponderEliminar
  16. La foto es bellísima. Coincido con Vita en que guarda mucha relación con el cuadro de Delacroix: los dos hablan de libertad.

    Es una imagen de otro tiempo, de otro mundo, en el que se enarbolaban otros valores y donde la juventud, como bien ha apuntado Novi, se movilizaba para luchar por un mundo mejor y no por el derecho a emborracharse.

    Aquel Mayo del 68 francés, en el que todo se creía posible, se refleja maravillosamente en esta fotografía.

    Tengo la impresión de que Fernando Manero te ha aclarado la mayoría de tus dudas, ¿era a él a quién te referías?

    Un abrazo fuerte, Luís.

    ResponderEliminar
  17. Muy buena foto, preciosa la chica y fantástica la aclaración de Fernando Manero.
    Y a tí, Luis Antonio, gracias por publicarla, es magnífica.
    Me emocionan tus palabras en mi post.
    Muchas gracias.
    Un fuerte abrazo y un beso,

    ResponderEliminar
  18. A mí lo que me ha encantado es que a los hombres les gustaría saber por donde anda la chica.... hasta políticamente hablando... ¡Me mondo!

    ResponderEliminar
  19. mmmmm Llego tarde, pero recuerdo bien esa foto y ese episodio callejero. La prensa de este país censuraba lo que pasaba aquí pero lo de fuera era desmenuzado y analizado a fondo.

    En esas fechas, los grises entraban a caballo en las facultades de Barna. Doy fé... Y esos chaval@s nos daban ánimos para seguir. El 68, digan lo que digan, fue un cambio de paradigma y marcó no sólo a una generación, si no al mundo en general.

    Tiempos felices, tiempos de esperanza... de los que aún persiste ese espíritu en muchos de nosotros por lo que veo... y como esto siga "así" más pronto que tarde asistiremos a otro renacimiento? similar. Al tiempo...

    Aisssss! que recuerdos!

    ResponderEliminar
  20. A TODOS:

    Contesto a vuestros estupendos comentarios en la entrada siguiente.

    Gracias por vuestra colaboración

    ResponderEliminar
  21. Anónimo3:06 p. m.

    En el libro de inglés: English Files Intermediate hay una entrevista a esta mujer cuarenta años después de la foto. La chica se llama Caroline de Bendern. En el momento de la foto tenía 28 años. Era nieta de un aristócrata francés, el conde Maurice de Bendern. Este señor la declaró heredera universal de toda su fortuna sin razón aparente; según Caroline quizás porque era guapa. Le pagó los mejores colegios de Europa para que se educara como una princesa y se casara con algún miembro de una familia real europea. Trabajó en Nueva York algún tiempo como modelo. En esta foto está en París en el mayo del 68. Según ella, ni le interesaba la política ni nada, pero se dejó llevar por el ambiente revolucionario del momento. Dice Caroline que le pidió a un amigo que la llevara a hombros porque le dolían los pies, luego alguien le dijo que cogiera la bandera y lo hizo. Cuando su abuelo vio la foto la mandó llamar, la echó una bronca impresionante y la desheredó; perdió toda una fortuna por la fotito.

    ResponderEliminar