jueves, junio 30, 2016

España: cuna de la mediocridad...(Garbiñe, ¡Sálvanos!)



Días atrás manifestaba mis dudas, "quasi" agónicas,  sobre a qué partido votar. Al final de este proceso, que provoca cierto malestar, me decidí por votar a los malos ya que los otros me parecían malísimos o peores. Ejercí mi derecho a participar, que no es poco. Me gustaría tener en mejor concepto a los partidos y a sus dirigentes, pero me faltan argumentos...Quizás la media de  nuestra sociedad sea tan mediocre como la de nuestros políticos...

El resultado de tales elecciones ha dejado un panorama bastante desolador. No pocos se asombran de que se siga confiando en un partido salpicado por la corrupción manifiesta. Se reproducen las dudas sobre si los líderes que nos representan serán o no capaces de alcanzar una coalición que tenga como objetivo abordar los problemas mayoritarios de la sociedad. Vistos los antecedentes, las dudas se alimentan solas.  

El contubernio entre el ministro del Interior, Sr. Fernández Díaz, y el director de Antifraude, Sr. De Alfonso, es deleznable, pero... ¿no lo es también el espionaje que ambos sufrieron para publicarlo dos años después en plena campaña electoral? A veces tengo la sensación de que solo observamos una cara de la moneda. En este caso, ambas son a cual, peor.. .A lo mejor resulta que quien espía a otros espías merece una distinción.

Afortunadamente, me decía una excompañera, el Brexit británico y la derrota de Inglaterra en su confrontación con Islandia en la Eurocopa han provocado el hazmerreír más generalizado y ha dejado en segundo plano, a la sombra, las miserias de esta denostada y mediocre Celtiberia. Triste consuelo, me digo yo...Y añade en tono de broma que UNIDOS PODEMOS ha perdido muchos votos y están a la greña, pero han recibido muchos pedidos como si de una sucursal de IKEA se tratara...Y concluye vaticinando que si Garbiñe Muguruza gana en Wimbledon, la autoestima nacional subirá hasta las nubes.

En esto me llega un WhatsApp titulado: Reflexión de Forges sobre el triunfo de los mediocres...

Como veo que su visión de este país está a la par de la mía o incluso  por debajo, pero redactada y argumentada mucho mejor, además de reenviarla a unos cuantos contactos, la publico aquí con un objetivo muy claro: que mis amigos comentaristas me digan que esa mediocridad que se atribuye a esta España de nuestros dolores no tiene mucho fundamento y que todo, si acaso, es pura leyenda negra...


"Quienes me conocen saben de mis credos e idearios. Por encima de éstos, creo que ha llegado la hora de ser sincero. Es, de todo punto, necesario hacer un profundo y sincero ejercicio de autocrítica, tomando, sin que sirva de precedente, la seriedad por bandera.

Asumir que nuestros problemas no se terminarán cambiando a un partido por otro, con otra batería de medidas urgentes, con una huelga general, o echándonos a la calle para protestar los unos contra los otros.

Quizá ha llegado la hora de aceptar que nuestra crisis es más que económica, va más allá de estos o aquellos políticos, de la codicia de los banqueros o la prima de riesgo. 

Reconocer que el principal problema de España no es Grecia, el euro o la señora Merkel.

Admitir, para tratar de corregirlo, que nos hemos convertido en un país mediocre.

Ningún país alcanza semejante condición de la noche a la mañana. Tampoco en tres o cuatro años. Es el resultado de una cadena que comienza en la escuela y termina en la clase dirigente.

Hemos creado una cultura en la que los mediocres son los alumnos más populares en el colegio, los primeros en ser ascendidos en la oficina, los que más se hacen escuchar en los medios de comunicación y a los únicos que votamos en las elecciones, sin importar lo que hagan, alguien cuya carrera política o profesional desconocemos por completo, si es que la hay. Tan solo porque son de los nuestros.

Estamos tan acostumbrados a nuestra mediocridad que hemos terminado por aceptarla como el estado natural de las cosas. Sus excepciones, casi siempre, reducidas al deporte, nos sirven para negar la evidencia.

- Mediocre es un país donde sus habitantes pasan una media de 134 minutos al día frente a un televisor que muestra principalmente basura.

- Mediocre es un país que en toda la democracia no ha dado un solo presidente que hablara inglés o tuviera unos mínimos conocimientos sobre política internacional.

- Mediocre es el único país del mundo que, en su sectarismo rancio, ha conseguido dividir, incluso, a las asociaciones de víctimas del terrorismo.

- Mediocre es un país que ha reformado su sistema educativo tres veces en tres décadas hasta situar a sus estudiantes a la cola del mundo desarrollado.

- Mediocre es un país que tiene dos universidades entre las 10 más antiguas de Europa, pero, sin embargo, no tiene una sola universidad entre las 150 mejores del mundo y fuerza a sus mejores investigadores a exiliarse para sobrevivir.

- Mediocre es un país con una cuarta parte de su población en paro, que sin embargo, encuentra más motivos para indignarse cuando los guiñoles de un país vecino bromean sobre sus deportistas.

- Mediocre es un país donde la brillantez del otro provoca recelo, la creatividad es marginada –cuando no robada impunemente- y la independencia sancionada.

- Mediocre es un país en cuyas instituciones públicas se encuentran dirigentes políticos que, en un 48 % de los casos, jamás ejercieron sus respectivas profesiones, pero que encontraron en la Política el más relevante modo de vida.

- Es Mediocre un país que ha hecho de la mediocridad la gran aspiración nacional, perseguida sin complejos por esos miles de jóvenes que buscan ocupar la próxima plaza en el concurso Gran Hermano, por políticos que insultan sin aportar una idea, por jefes que se rodean de mediocres para disimular su propia mediocridad y por estudiantes que ridiculizan al compañero que se esfuerza.

- Mediocre es un país que ha permitido, fomentado y celebrado el triunfo de los mediocres, arrinconando la excelencia hasta dejarle dos opciones: marcharse o dejarse engullir por la imparable marea gris de la mediocridad.

- Es Mediocre un país, a qué negarlo, que, para lucir sin complejos su enseña nacional, necesita la motivación de algún éxito deportivo".






33 comentarios:

  1. Y como complemento a estas tan necesarias y convincentes líneas, les invito a leer el artículo de Borja de Riquer titulado "Estudiar y denunciar la corrupción" en La Vanguardia de hoy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me gustaría que más que convincentes fuesen infundadas...

      Eliminar
    2. Borja de Riquer no hace mención alguna a la corrupción de la propia casa, o sea, a la del partido del ínclito Jordi Pujol...¡Qué fácil resulta ver la paja en ojo ajeno...!

      Eliminar
  2. Articulo de opinión recomendado por Pedro Baques:

    http://www.caffereggio.net/2016/06/30/estudiar-y-denunciar-la-corrupcion-de-borja-de-riquer-i-permanyer-en-la-vanguardia/

    ResponderEliminar
  3. Tristísimo panorama y tristísimo país. Mal que nos pese, los pueblos tienen el gobierno que se merecen.
    Un abrazo
    Francesc Cornadó

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues si no nos merecemos más, habrá que hacer méritos a título individual y colectivo, ¿no?

      Un abrazo, Francesc

      Eliminar
  4. Es mas que evidente que es un país mediocre y no es solo ahora , díganme cuando no lo ha sido , intelectuales y filósofos de calidad que alguno habrá , deberían de explicarnos el porque de esta eterna mediocridad . ¿ Tendrá " algo " que ver con el hombre masa al que refería Ortega y Gasset en su libro La rebelión de las masas aña por 1929 ? . un cordial saludo Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El drama, en mi opinión, del hombre masa orteguiano es que sintiéndose vulgar, proclama el derecho a esa vulgaridad y se niega a reconocer instancias superiores a las de él...

      Yo formo parte de esta vulgaridad, pero me resisto a formar parte de este rebaño, aunque no consiga convertirme en "oveja negra"...Solo me queda el triste consuelo de ser consciente de esta mediocridad propia y social que nos aqueja. Pobre bagaje, como puedes ver...

      Cordiales saludos, galanygarciah

      Eliminar
  5. Esto es patético Luis Antonio…cual viñeta de Borges…, el camino está dirigido a ese precipicio. No hay manera de generar la variante necesaria mientras tengamos estos mimbres de mediocridad (interesada y corrupta) que mira a su interés y acaso… Arturo Pérez Reverte (artículo publicado “Cuidado… con lo que se avecina”) abunde en este paradigma que nos acoge…
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me gustan muchas cosas de Arturo Pérez Reverte, pero tengo que reconocer que con harta frecuencia pone "el dedo en la llaga"...Esperemos, sin embargo, que lo que se "avecina" sea llevadero y que pueda superarse...

      Veo que tampoco me levantas la moral ante este panorama que estamos "sufriendo"...

      Un abrazo

      Eliminar
  6. Después de leer este artículo , ojalá esta iniciativa de lavado o por lo menos de saneamiento, sea una parte de esa punta de diamante que nos haría falta para saber a ciencia cierta que derechos nos respaldan:aquí manifestarse no soluciona nada(Educación,Sanidad,ets):no han solucionado nada sino que se apliquen castigos encima.-Por qué los que han hecho la ley, han hecho la trampa...

    En todos los sitios cuecen habas una, y otra que cuando se habla de la unidad de España me da grima:cuando hemos sido unidos leñe:así nos va como nos va...

    Y ahora si que nos hemos pillado los dedos con las abstenciones que en las votaciones.-Solo han ganado en pie de urna...eso es lo que se suele escuchar; pero eso, nos nos sirve, sino que esto puede acarrear confrontaciones entre los ciudadanos.

    Un abrazo grande feliz verano profe:)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es posible que lo que pasa en ese país sea más común a otros de lo que nos pensamos, pero esto no debe consolarnos en absoluto. También es cierto que, a veces y sin fundamento serio, pasamos de la depresión a la euforia. Un simple éxito deportivo puede provocar este alborozo...En esta ocasión ni Garbiñe ha venido en nuestro auxilio con su pronta eliminación...

      ¡Qué pena...!

      Quizás como dice algún comentarista, tenemos lo que nos merecemos...

      Un fuerte abrazo y mis mejores deseos también para ti, estimada Bertha

      Eliminar
  7. ...y acerca de Finlandia con sus cerebros bien pensantes:(ellos ,han sabido respetar que la Educación es aparte del partido que gobierne y por eso llevan tantos años con el mismo sistema educativo:con miras siempre ha adaptarse a los tiempos):después de años de tener en cabeza muchos conflictos con su alumnado por abandono y problemas curriculares.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La educación exigen un consenso de todos los partidos y la participación de los cerebros más dotados para este menester. Que también los hay...

      Eliminar
  8. Leí el otro día en un diario, que el problema de España no es político sino moral y creo que es cierto.Hace falta elevar el nivel cultural para tener sentido crítico, para discernir entre lo ético y lo inmoral.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Si la ética está ausente de nuestro quehacer personal y social, esto no tiene remedio. Afortunadamente todo el mundo no está en esa onda. Así y todo son/somos mayoría los que nos convertimos en cómplices sabiéndolo o no...Y así nos va.

      Un abrazo, Fanny

      Eliminar
  9. Llorar no nos salva de la mediocridad, querido Luis Antonio, que no es de aquí ni allá y está aposentada en todas partes.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese es nuestro problema, amigo Krapp: nos limitamos a llorar sin mover un dedo. Y así nos va...Que la mediocridad sea un virus no debe consolarnos nunca.

      Un abrazo

      Eliminar
  10. Yo al contrario de mucha otra gente no creo que los españoles seamos mejores o peores que otros, simplemente estamos mal organizados. En este país hay una ingente cantidad de administraciones cuya principal función es justificar su existencia, cada cacique quiere su Educación, pero no para mejorarla, sino para manejarla en su beneficio. Personalmente hara un pacto nacional para Educación y volvería a centralizarla para garantizar el mismo acceso a la misma en Canarias que en Galicia, al igual que la Sanidad.
    El éxito es perseguido, la brillantez anulada, las empresas son perseguidas por toda una corte de miserables cuya finalidad (estoy convencido) es joder al ciudadano que se digna a montar una empresa. Un buen ejemplo de esto es lo que le ocurrió a un amigo mio que monto una panadería en un Polígono Industrial, le pidieron una depuradora de aguas, así con dos cojones, seguramente para protegernos de los vertidos de Hogazas y Chapatas.
    Los países no los hacen los Gobiernos, los hacen las personas y a las personas hay que dejarlas trabajar y ponerles los menores obstáculos posibles, casos tan kafkianos como el de la panadería hay muchos, mientras a pocos kms una empresa contamina de forma brutal un río mientras nadie hace nada.
    Este país ha sufrido durante siglos un exceso de cortesanos, en sus múltiples mutaciones, son los mismos, antes curas y correpasillos reales, ahora autonómicos, democráticos, eso si, como si les hiciese mejores.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A veces hay que distanciarse de la realidad nacional para verla desde otra perspectiva y con más objetividad.

      Me gusta viajar y he tenido la suerte de poder visitar varios países. Estar unos días aquí o allá en calidad de turista no te autoriza para hablar con conocimiento profundo de causa, pero algo se capta... Y tengo que reconocer que fuera de España he echado de menos muchas de sus cosas.

      Acabo de regresar de Cerdeña - he visitado Italia en seis ocasiones distintas - y vengo con la moral bastante alta. Creo que España no recibe tantos millones de turistas por el sol, la playa y los tópicos de siempre. La infraestructura turística de este país en todos los sentidos es muy superior a la de otros que, en otros tiempos, iban por delante del nuestro. Caso de Italia, por ejemplo.

      Eso no quita que la mediocridad nos carecterice. Tenemos mentalidad de funcionarios y eso no conduce a nada práctico. También eludimos responsabilidades propias y las achacamos siempre a los demás...

      Estoy de acuerdo con la visión que pones de manifiesto en tu comenario.

      Saludos, Temujin

      Eliminar
    2. Lástima que la industria turística, quizás la más importante de este país, genere puestos de trabajo tan mal retribuidos...

      Eliminar
  11. Anónimo2:18 p. m.

    Pues Garbiñe ha sido eliminada a las primeras de cambio.
    Hace casi dos años tuvimos un intercambio de opiniones a cuenta de la necesidad de poner el contador a cero. Al ver el titulo de tu entrada he atisbado un chispazo telepático entre paisanos del Maestrazgo porque también yo en mi blog hago referencia a la mediocridad hispana con el apoyo de la misma viñeta de Forges. Te dejo el enlace de esta entrada para que sirva como prueba, a la par que reviso el anonimato que me afeabas allá por el septiembre de 2014. En esta ocasión sí estoy de acuerdo con todo lo que escribes. Tan triste como real.
    Un saludo.
    http://revisandobotones.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. He echado un vistazo por tu bitácora y me ha gustado mucho. La he enlazado junto con otras que acostumbro a seguir. Espero que sigamos compartiendo opiniones. Lo que me sabe mal es que coincidamos en tener una visión muy parecida de este país, que no es otra que la mediocridad que lo caracterizas y de la que somos corresponsables todos.

      Sin éxitos deportivos, ¿dónde camuflaremos nuestras miserias? Y encima, por si fuera poco,Contador se retira del Tour...

      Un cordialísimo saludo, estimado paisano

      Eliminar
  12. Amigo Luis antonio.

    Visto lo visto, poco espacio queda para el optimismo.

    Cuando en este país, se busca la encina más resistente para colgar bajo su agradecida sombra a esos seres nobles y dignos, los bellos galgos, la sociedad misma me parece que agoniza con esa soga al cuello.
    C
    uando los padres llevan de la mano a sus tiernos retoños para contemplar como una masa embrutecida mata a un toro a lanzazos, y sus hijos observan esa cruenta agonía… ¿Qué espera del país ese papá al depositar su voto en la urna? ¿Acaso una sociedad mejor…?

    Cuando los políticos convencen a millones de ciudadanos, sin mucho esfuerzo… sin nada, que el progreso consiste en construir cadenas hoteleras, mega-urbanizaciones y campos de golf a costa de la naturaleza, de la fauna, de los árboles, de los ríos, del litoral… Que avanzar significa rellenar de cemento lo que antes era un vergel, fuente de oxígeno para nuestros castigados pulmones… poco espacio para el optimismo.

    La verdadera revolución, no es ningún secreto, empieza cuando uno se cuestiona así mismo, solo así se puede cambiar nuestra forma de pensar.

    Qué tengas un verano provechoso Luis Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como Forges se ha quedado corto, que ya es decir, tú vienes a competir con él e incrementas la lista de mediocridades que caracterizan, a nuestro pesar, a este país. Por si fueran pocas...

      Nada que objetar a lo que aportas, aunque me habría gustado que algún comentarista hubiese señalado cosas de las que sentirnos mínimamente satisfechos. No descartes que no pocos vean las fiestas taurinas con otras perspectivas muy diferentes a las tuyas...

      Cuestionarse, hacer autocrítica, documentarse, tener criterio, saber escuchar... ¡ Tenemos tantos deberes pendientes...!

      Gracias, Paco por tu visita. También te deseo un provechoso y feliz verano

      Eliminar
  13. La mediocridad reina aquí pero me da la impresión que es un mal más generalizado de lo que pudiera parecernos. Premiar y reconocer la excelencia nunca ha sido fácil. Lo único que se me ocurre en no contribuir en lo posible a ese mal endémico y en el espacio micro de nuestra vida personal procurar huir de la mediocridad y en la medida de nuestras posibilidades impulsar la excelencia (y eso afecta también al voto y a la corrupción).
    He leído también el artículo de Borja de Riquer y me ha dejado pasmada que no haya hecho referencia a la corrupción próxima, es decir a la de CIU, ahora CDC. Curiosamente mediocre esa ausencia (veremos que augura ese congreso sobre la corrupción).

    Un fuerte abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo también me pregunto y atormento con frecuencia sobre la responsabilidad que nos ataña a título personal y lo que podemos y debemos hacer para combatir esa mediocridad que lo inunda todo y no suelo encontrar una respuesta mínimamente satisfactoria. Creo que podemos hacer mucho más, pero...

      Abrazos y feliz verano, estimada y admirada U-topia

      Eliminar
  14. Yo no creo que seamos tan mediocres sino una forma de justificar todo lo que está pasando, quizá es el mensaje que se quiere que llegue. Es fácil decir que somos mediocres y dejar que todo el talento de la gente jóven salga de nuestras fronteras porque aquí no tiene futuro o el futuro que tiene es el de no reconocer el valor que tiene. No somos mediocres, se nos obliga a ser mediocres por el interés de unos cuantos que sí son mediocres pero tienen mucho poder.

    En fin, Luis Antonio, espero que pases un feliz verano, igual ya te has marchado. Yo me voy mañana a la playa, que buena falta me hace. Y ya seguiremos peleándonos, con la mediocridad o con el mundo entero, a la vuelta, ahora hay que coger fuerzas.

    Un abrazo muy fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por lo menos, tú no eres tan negativa, Angie. Me gusta que veas este asunto con otra perspectiva.

      Ya he estado unos días por esos mundos, en este caso, muy cercanos. He visto que en todos sitios cuecen habas, pero eso no me consuela....

      Espero y deseo que te lo pases "pipa" en la playa y que sigamos compartiendo lo que se nos venga ocurriendo por estos espacios.

      Muchos besos y abrazos, estimada Angie

      Eliminar
  15. Sí. Mediocres hasta la médula. Eso sí, hacemos lo que sea por salir de esa mediocridad de forma zafia. Son nuestros dos minutos de gloria. Y nada más. El resto, vivir, vivir y ser felices individualmente.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Veo que tú tampoco tiras cohetes, Miguel.

      Seguramente que esos "dos minutos de gloria" no esconden nuestras debilidades y responsabilidades, ¿verdad? La prueba es que tenemos mala conciencia

      Abrazos y feliz verano

      Eliminar