martes, enero 07, 2014

¿NOS CONSOLAMOS CON NUESTRA VIDA VIRTUAL?



Ante un presente ingrato solo caben dos opciones: afrontarlo con todas las consecuencias o eludirlo mirando hacia atrás, hacia adelante o hacia otro lado... Quien más, quien menos ha pasado por estos trances. 

Pero cuando el momento actual es tan sumamente negativo, ninguno de esos itinerarios nos  merece confianza alguna. 

Somos demasiado cobardes para presentarle batalla. Somos miedosos en exceso para asumir las incertidumbres del futuro y hasta llegamos a colocarlas a la misma altura  que las penosas certezas del presente. Y nos faltan reaños para volver la vista atrás porque hacerlo implica un espíritu combativo, que no tenemos, porque las creencias que se derivan de él pueden hacernos infelices o no nos convienen en el presente. Y lo de volver la vista hacia otro lado nos resulta, además de vergonzoso, denigrante...

Cuesta asumir tamaña impotencia. Por eso necesitamos alguna especie de sucedáneo que tranquilice nuestros sinsabores cotidianos y que haga olvidar nuestra pasividad, por no decir cobardía...

Y ahora desemboco, por fin, en el estuario al que pretendía arribar. El mundo virtual en sus variadas facetas - blogs, e-mails, foros, redes sociales, etc. - suele servirnos de terapia, desahogo y  consuelo. 


Ahí encontramos interlocutores y hasta amistades que nos permiten a unos y a otros desnudar nuestros sentimientos, combatir en un ficticio campo de Brabante y dar cauce a nuestra innata y perentoria necesidad de comunicarnos. Algo que, en la vida social y familiar, cada vez nos resulta más difícil. Creo...

30 comentarios:

  1. Tienes un buen punto. Por empezar, aquí en la Argentina, hacer terapia resulta prohibitivo por lo que cobran los terapeutas, que de todos modos abundan y les va muy bien. Segundo, cuando además de que la cosa va mal por todos los costados y has decidido saltar del barco que veías que se hundía sin redención, y, para colmo de males, careces de la libertad de expresión para cantar las verdades de tu realidad a los cuatro vientos, si no escribes de manera un tanto solapada sobre lo que piensas acerca de lo que ves que sucede a tu alrededor, revientas. Por eso es que no aguanté un tiempo demasiado largo alejada de las redes: son mi único desahogo.

    Un abrazo, Luis Antonio.

    Fer

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí, que yo sepa, todavía tenemos libertad para escribir en estos medios de relativa difusíon. No sé qué nos deparará el mañana. La impresión es que cada vez nos están limitando más cosas... Y ninguna de ellas es baladí.

      Abrazos, Fer

      Eliminar
  2. Depende.

    Soy combativa y luchadora por genética, o por "tripas". Si no lo hago me siento peor, no tengo salida, no tiene mucho mérito.

    Internet si me ha permitido romper, quizás, con una imagen excesivamente formal y seria que he forjado en la vida real, pero siempre procuro ser sincera conmigo misma.

    No tengo tampoco mucha experiencia en la vida virtual.

    Un abrazo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te felicito por ese espíritu "belicoso" del que haces gala... Faltan personas como tú en ese mundo alienado y pasivo que nos toca protagonizar y sufrir...

      Abrazos, Luna

      Eliminar
  3. En cierto modo tienes razón, pero las cosas se han de ver desde más puntos de vista a fin de tener una visión más completa de las mismas.
    Es verdad que Internet es de alguna manera una terapia en muy diversas formas; para evadir la soledad, para compensar tu ego, para lograr sueños imposibles de conseguir sin ella, )como publicar un libro o escribir artículos), y conocer personas que de otro modo no hubieras nunca conocido con las que llegas a intimar virtualmente, pero que puede que con el tiempo puedas llegar a conocer en persona.
    No despreciemos tampoco que es una herramienta de trabajo y un medio de comunicación que por primera vez, no está en poder de las élites y al servicio exclusivo del poder, sino que todos podemos usarlo de diversas maneras, y una de ellas es luchar por aquellas ideas que consideramos justas. Antes solo teníamos la calle para la lucha, ahora disponemos (sin dejar la calle, aunque algunos ya, por los achaques de la edad, hacemos lo que podemos) de esta herramienta que demostrado su efectividad en muchas ocasiones.
    Solo - creo yo - que como ocurre con todas las cosas, debemos de tener cuidado en ser nosotros los que manejemos la tecnología y no al contrario, que la tecnología nos absorba a nosotros, algo que por desgracia ocurre muy a menudo.
    No sé lo que ha pasado pero es la segunda vez que escribo este comentario, porque el anterior me lo ha borrado.
    Un abrazo, y feliz año.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco tus matizaciones y consejos, pero no tengo la menor duda de que si ahora se nos privara de esta herramientas, nos quedaríamos más que desvalidos..

      Abrazos, Carlos.

      Eliminar
  4. Creo mi querido LUIS ANTONIO, que la realidad que viva cada uno y como la afronte, no tiene nada que ver con los medios que use para comunicarse o relacionarse, ninguno tiene por qué ser exclusivo ni excluyen. El problema surgiría si alguien se esconde en el mundo virtual huyendo de su entorno real, por incapacidad o imposibilidad.

    A mi me gusta conciliar los dos, me encuentro cómoda en los dos. Me encanta charlar como sea y sobre lo que sea. Cara a cara, por telf, comentando blogs o por correo... no uso ninguna otra forma, ni medio porque no tengo tiempo... si el día tuviera 100 horas parlotearía por todas partes, no haría otra cosa jaja Aquí encuentro temas y gente que me interesan tanto como fuera, simplemente son diferentes. No puedo tomarme un café con un chileno, o un maño/catalán mientras trabajo como hago aquí ahora mismo contigo ( encantada) pero puedo hacerlo luego con un gallego cuando termine, con mi hijo o con quien sea, como de hecho hago. Que a alguien le guste pintar, no quiere decir que no pueda tocar el piano en otro momento o correr campo a través. Aquí puedes hacer unas cosas, charlar sobre unos asuntos y conocer a unas personas diferentes de las que tienes en tu entorno. Incluso puedes pelear de una forma diferente a como lo haces fuera... puedes leer, escribir, dibujar, hasta besar diferente:))

    Me gustan y me valen todas las formas. Me gustan las personas de todas las maneras, en lata y al natural, crudas y a la plancha.. todo depende del momento y la oportunidad.

    Muchos muchos besos ahora así, pero si un día te pasas por aquí y puedo, te los daría igualmente en vivo y en directo igualmente encantada, no lo dudes ;))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La conciliación de ambos mundos es lo que procede, pero cada uno tiene o pone los límites.

      Personalmente he tenido más dependencia del mundo virtual en tiempos pasados. A veces lo cuestiono, pero lo echaría a faltar si me cerraran sus puertas. Fijo.

      Muchos besos y abrazos, estimada María.

      Eliminar
  5. Me siento totalmente identificada con tu entrada, a aveces, intento huir de mi realidad, y me siento tan tan tan cobarde para afrontar este presente y negro futuro que se me presenta que tanto miedo me da, que me cobijo en éste mundo virtual donde encuentro amigos, textos, y me sirve de apoyo, ayuda, terapia, creo que en estos momentos, sin este aliciente mi vida estaría en un oscuro túnel, aunque intento ser fuerte, y seguir luchando pero hay veces que no puedo más, gracias por esta entrada en la que me he sentido totalmente identificada con cada una de tus palabras.

    Un beso y feliz 2014.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No me ha sorprendido nada tu respuesta, María. La esperaba exactamente así. Sin embargo, no tengo la menor duda de que son tus múltiples virtudes personales las que se hacen acreedoras de la enorme simpatía e interés que despiertas entre tus innumerables seguidores. Y eso es mérito tuyo. Lo virtual es la herramienta que te permite proyectarlo. Nada más

      Muchos besos, María

      Eliminar
  6. pues, todo bien con la tecnología, pero no a costa
    de silenciar el mundo real,
    mantengamos algún cierto control en esto so pena de interactuar con una pantallita hasta el juicio final
    un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tecnología también nos permite, además de facilitarnos evasión, aproximarnos más a la realidad circundante y lejana....

      Un abrazo

      Eliminar
  7. Me gustaría saber si la felicidad está en esos cigarrillos electrónicos tan en boga. A lo mejor todo es cuestión de echar unas caladas a esa supongo sabia mezcla de vapor de agua con nicotina. Pero me quedaré con la duda, he dejado de fumara hace muchos años y me faltan ganas como para empezar de nuevo.. Lo otro, el escalofriante mundo real y el falso útero cálido de la virtualidad es territorio conocido y ya poco más nos va a sorprender.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu ultima frase es antológica. La hago mía. En este campo, estimado Dr. Krapp, eres un auténtico experto y te creo a "pies juntillas"...

      Abrazos

      Eliminar
  8. Begoña Pascual10:46 p. m.

    La virtud más acogedora que veo en las redes es su falicidad, no tienes que quedar, ni arreglarte para salir , ni coger el metro y cruzarte la ciudad para conversar, y la incorporación de desconocidos que poco a poco vas desentrañando , o que la imaginación te los va perfilando, tiene un componente de aventura psicológica que agrega un interés entretenido a la vida doméstica.La cruda realidad de la calle y a veces de la vida , encuentra en las redes un reducto confortable que se amolda a tu tiempo libre y se puede amoldar a tus intereses intelectuales o simplemente de comunicación, que no es poco. Un buen invento, a pesar de que , como todo, en exceso podrá ser negativo....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Todos los excesos se pagan. Eso dicen los doctarados en salud física y mental.

      Tu, no lo puedes negar, estás bastante metida en estos avatares virtuales, pero me consta que sigues manteniendo un tipo perfecto...

      Un abrazo, Begoña

      Eliminar
  9. Pues para mí el mundo virtual YA no es ni desahogo ni consuelo. He superado hace mucho esa etapa y cada vez estoy más contenta de mi independencia. Ahora es divertimento y el lugar donde he encontrado unos pocos pero muy buenos amigos. El día que deje de divertirme por aquí, pues me iré.

    Un beso, Luis

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Comparto que el día que esto deje de divertir y se convierta en una penosa obligación habrá que salir de él sin dudarlo...Yo, en algún momento, he tenido mis dudas...Lo confieso.

      Besos, Novicia

      Eliminar
  10. Al menos yo no pretendo que sea una parcela estanca de mi vida. Uso el mundo virtual como una herramienta más de comunicación. Por eso, al igual que tú, no escondo mi nombre. NI mi rostro, ni mi profesión, ni mis datos. Una extensión de como pretendo llegar a la gente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puedes darte por satisfecho, Pedro. Llegas a la gente y esta te lo agradece encarecidamente.

      Eliminar
  11. Desafortunádamente esto no hay quien lo pare.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No hay quien lo pare ni hay quien conozca sus límites y las consecuencias que se puedan derivar...

      Saludos

      Eliminar
  12. Algo significará cuando aquí estamos. Es una forma más de relacionarse o de estar, sencillamente. Si escribir y leer es un consuelo, para mí lo es, como lo son otras facetas de mi vida. Y como leerte me consuela, yo vengo.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Negar su relevancia sería pecar de ignorancia. Este medio ha permitido que tú y yo nos conozcamos desde hace años. Virtualmente, claro... A lo mejor un día pasamos a otro grado.

      Abrazos

      Eliminar
  13. El mundo virtual es una opción, no cabe duda. Pero esta opción no es esencial, y sí complementaria de la opción principal, que no es otra que la de comunicarse cara a cara.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin lugar a dudas, Miguel.

      Abrazos

      Eliminar
  14. Pues yo creo que tienes razón en absolutamente todo, por y para nuestra desgracia, somos así y nos hemos rendido aún sin presentar batalla. Te das cuenta cuando sales a alguna manifestación o las ves...¿dónde están todos los que son?

    Realmente no sé qué es lo que nos pasa, aunque supongo que como bien dices, es el miedo a lo desconocido, por mucho que lo conocido sea, no malo, sino pésimo.

    Es terrible, diría que demoledor y en nuestro fuero interno, la vergüenza fluctúa entre el bien o el mal que ella supone, pero no acaba por pugnar tampoco, así que, dóciles y machacados, que no machacones.

    Y sí, este mundo virtual es una excelente terapia contra todo esto tan abigarrado, hostil, desilusionante...
    Hablo por mí, naturalmente, en mi caso particular, el blog, que es lo único virtual que tengo, es una válvula de escape donde conecto con otras válvulas en algo tan etéreo e invisible, pero que aparentemente, une más que la dura realidad.
    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Agradezco tu sinceridad. Sé de personas que están mucho más metidas en este mundo y se avergüenzan un poco. No sé por qué...

      La herramienta es la que es. Otra cosa es el servicio que se haga de ella.

      Besos, Marinel

      Eliminar
  15. Tiene su parte positiva, solo hay que intentar que no te condicione la vida, pero puedes llegar a lugares que por otra vía seria imposible.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo he dicho y lo repito: si se nos privase de estos recursos tecnológicos los echaríamos muchísimo a faltar...
      Saludos

      Eliminar