lunes, enero 23, 2012

PATRICIA DIXIT...



Patricia es una mujer mexicana afincada en Cataluña desde hace años. En su persona se  sintetizan  varías culturas: la mesoamericana, la mexicana moderna, la castellana, la catalana y también, me consta, la anglosajona. Tuve la suerte de gozar de su colaboración en cuestiones del ámbito docente durante unos cursos. Sé que sigue mis crónicas sobre su país y los comentarios que me adjunta por e-mail son tan jugosos que no resisto la tentación de plasmarlos en esta entrada como complemento de mis modestas apreciaciones. No la podré complacer en la petición que me hace sobre el Museo de Antropología porque cometí, una vez más, un error imperdonable: intentar recorrerlo todo en no más de tres horas. Habría sido más inteligente hacer una selección de salas y profundizar en ellas. Todo requiere muchísimo tiempo....

Aunque no es mía, he elegido la imagen de la Plaza de las Tres Culturas como la más adecuada para ilustrar estos textos de Patricia.

"Luis: no sabes cuánto estoy disfrutando tus crónicas mexicanas, eres un viajero con mayúsculas. Creo que si un día me tocara la lotería me haría con un avión privado para ir de conciertos, operas y museos y demás, ahí donde me apeteciera, tú serías la compañía ideal en estos viajes soñados que seguramente se quedarán en eso: marihuanadas o viajes de indio yaqui peyotero.

Tus relatos tienen mucho significado para esta mexicana con casi 30 años de exilio.

Tanto Chiapas como Oaxaca son parte importante de mi infancia.
Chiapas lo viví cada verano hasta los 11 años pues mi abuelo materno era farmacéutico y paramédico en Salto de Agua, Chiapas en el río Tulijá y a su consulta acudían chamulas que no tenían conciencia de que Guatemala y México eran dos estados distintos pues la supuesta frontera estaba tan cerca como el patio trasero, este abuelo mío hablaba el dialecto chamula con la misma soltura que bailaba cumbias y nos entretenía por la noche con unos relatos mágicos que solo se pueden comparar con los de Gabo.

Oaxaca es para mi la tata Lola con sus altares de muertos que ya antes te comenté, ese tabú que es la muerte me fue dulcificado  gracias a estas experiencias, creo que Octavio Paz lo describe mejor que nadie, aunque me temo que de tanto jugar a los muertitos se ha acabado por trivializar tan grave tránsito.

Tu niña guía Rosarito  es una privilegiada como habrás podido ver por los trabajos que tienen otros niños en México, hacen falta dos generaciones que hayan ido a la escuela previo desayuno y bien calzados para que en mi país empiecen a cambiar realmente las cosas.

Es muy curiosa la anécdota del guía de Teotihuacán, hace 30 años era muy difícil oír a un mexicano  hablar con orgullo de su raza, indio sigue siendo peyorativo en muchos sitios del país, hay un racismo tan sutil como grados de coloración de la piel y clases sociales,  aunque todo el mundo se siente orgullosísimo de lo chingones que eran los aztecas con su Moctezuma polígamo y obeso, y de que dimos al mundo el maíz, el tomate, la vainilla, el chocolate, las flores de muertos y de pascua y no me acuerdo de cuántas cosas más, ay sí, la mordida.

Espero con ilusión el resto de estas crónicas, una del Museo Etnográfico puede ser? es la planta segunda del de Antropología de Chapultepec, a mi modo de ver mucho más interesante cuando ya estás un poco saturado de piedras y penachos.
En mis tiempos de estudiante ahí también estaba la Escuela Nacional de Antropología con una biblioteca maravillosa.

Cordialmente,

Patricia"


19 comentarios:

  1. Todo lugar por conocer nos enseña del misterio y de la búsqueda.
    Me alegro saberte peregrino.
    Alicia

    ResponderEliminar
  2. Hummm una maravilla de crónica, con una frescura inigualable. No me extraña que la hayas publicado, Luis.

    Felicita a Patricia de mi parte. Y ya espero vuestra próxima a dúo.

    Besos.

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué bueno es combinar nuestra experiencia turística, siempre con tiempos acotados y queriendo ver lo máximo que se puede en un tiempo limitado, con la visión de un lugareño que nos da la dimensión de la realidad social, de las vidas de esas gentes que nos parecen pintorescas!

    Interesante el detalle de la niña guía.


    Muy buena idea la de incluir esta visión a tu crónica viajera.

    ¡Un cordial saludo!

    ResponderEliminar
  4. Es una fortuna poder contrastar la visión del nacional con la del visitante.

    ResponderEliminar
  5. No entendía al principio por qué ibas a ilustrar los textos de Patricia, luego al leerlos, lo he comprendido todo. Me ha encantado como ha expresado sus recuerdos, tuvo que ser una época maravillosa para ella, no lo dudo.
    Besoss

    ResponderEliminar
  6. Me han encantado tus dos últimas entradas. Cuando empecé a leer la anterior inmediatamente me trajo a la mente un libro que leí: Nadie Me Verá Llorar" de Cristina Rivera Garza. Está basado, creo recordar, en la investigación que hizo para su tesis doctoral. Cuando vi las fotos que pusiste me acordé del Tajín, otro edificio ceremonial, significa Ciudad o Lugar del Trueno.

    El comentario de Patricia sobre la vainilla me ha recordado cómo fueron despojados de las tierras para dárselas a cuatro terratenientes dejando a mucha gente en la miseria.

    Un libro muy interesante, que leí a salto de mata, pero disfruté mucho con él, y del que se me escaparon mil cosas de los personajes. Lo heredé de mi tía, cuando se retiró me dejó todos sus libros y un día me crucé con él y pensé ¿a ver qué leía la tía? Y me enganchó.

    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  7. hola
    te sigo por el blog de groucho, pero hoy leí cosas muy lindas que escribistes de mi país, especialmente como hablamos.
    Me emocioné porque están hechas con cariño y respeto.
    Por eso te sigo con mi blog.
    saludos

    ResponderEliminar
  8. Siempre me he quedado con la añoranza de haber visitado Mexico hace veinte años cuando quería hacerlo. No fue posible. Es una suerte contar con estas crónicas viajeras calientes e interesantes, como dice Patricia que se identifica con ellas. Gracias.

    ResponderEliminar
  9. Se expresa bien tu amiga Patricia y no ha perdido ese estilo barroco y rico propio de aquellas tierras. Se ve que a pesar de los años de ausencia su patria, la infancia, sigue muy viva en ella. Me gusta cuando la identidad nos enriquece a todos y cada vez me repugna más la que sirve para la confrontación y la reafirmación contra los demás.

    ResponderEliminar
  10. uno reflexiona y aprende con entradas como esta
    saludos

    ResponderEliminar
  11. Esperemos que logren conseguir esas dos generaciones precisas para que los niños no tengan que ser unos privilegiados, sino simplemente eso: niños con todos sus derechos y el cariño que precisan.
    Saludos y un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. A mí, como a tu amiga, me encanta leerte contando cosas de allí. Se ve en su carta la nostalgia que siente por su México lindo. Te mando un abrazo Lola

    ResponderEliminar
  13. Hola, soy Patricia:5:30 p. m.

    La visión de mi país a través de los ojos de este Luis lúcido, curioso, sensible y elocuente me despertó la nostalgia por un México que seguramente ya solo existe en mi "disco duro".

    Después de tantos años mi "mexicanez" está tan diluída que no soy capaz de preparar un guacamole medianamente decente. Lo que sí queda latente es esa adelita revoltosa, mandona y follonera que llevamos todas las mexicanas dentro y me sale cuando hay que hacer cuadrar a la tropa.

    Ah, y no me haréis pronunciar la C y la Z ni a huarachazos porque me oigo ridiculamente forzada.

    Salucita, y un abrazo.

    P.D. LAS ADELITAS FUERON LAS SOLDADERAS DE LA REVOLUCIÓN MEXICANA, IMPRESCINDIBLES EN EL FRENTE Y EN LA RETAGUARDIA.
    LOS HUARACHES SON LAS SANDALIAS DEL CAMPESINO, MUY UTILES COMO ARMA ARROJADIZA........

    ResponderEliminar
  14. Me encantan estas crónicas mexicanas, y más si es de la mano de Patricia. Un lujo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Una crónica muy sugerente.
    Un saludo

    ResponderEliminar
  16. A gianna:

    Bienvenida a este espacio. Te conozco también por coincidir contigo en la bitácora de nuestro común amigo, GROUCHO.

    Un cordial saludo

    ResponderEliminar
  17. A Patricia:

    Tranquila; la guerra civil entre fonemas fricativos: /f/, /z/, /j/, /s/ la está ganando de calle y desde hace tiempo tu adorada /s/.

    La victoria es merecida porque resulta mucho más agradable al oído...Y tú lo tienes bueno, me consta.

    ResponderEliminar
  18. A TODOS:

    Muchas gracias por las positivas apreciaciones que habéis hecho a los comentarios de Patricia. Seguro que han sido de su agrado.

    Un abrazo para todos

    ResponderEliminar
  19. Anónimo6:57 p. m.

    Gracias Luis y demás amigos por sus comentarios amables sobre mis mexicanadas.
    un abrazo,
    Patricia.

    ResponderEliminar