domingo, noviembre 13, 2011

CANJE DE ARMAS POR COMPUTADORAS EN CHIAPAS (MÉXICO)


Se me agolpan, sin orden ni concierto, los temas que me suscita mi reciente estancia en México. Los iré abordando  tal y como se presenten... hasta que la memoria o el hastío me señalen otros derroteros.

Recuerdo una noche que el canal Televisa  daba la noticia de que el Procurador General de Justicia de Chiapas manifestaba su satisfacción por el éxito de la Campaña por un Chiapas sin Armas. La campaña consiste – sigue en activo – en canjear armas por computadoras y la ciudadanía estaba respondiendo mejor de lo previsto, pues a poco de iniciarse ya se habían canjeado más de 4.500 armas en escasas localidades.

Al día siguiente, paseando por el maravilloso Zócalo de San Cristóbal de las Casas, ciudad que conserva su armonía a pesar de mezclar los estilos colonial e indígena,  uno de los  limpiabotas, que se hallan ubicados frente al Palacio del Gobierno,  me invitó a sacar lustre a mis zapatos. Acepté a regañadientes... No recuerdo la última vez que me senté delante de un “limpia”. Que yo sepa, en Barcelona sólo se puede localizar testimonialmente alguno en las Ramblas y en la plaza Francesc Macià. Pues bien, volviendo al hilo del relato, el mencionado limpiabotas me cayó muy simpático porque, una vez que me identificó como español, ya que lo de turolense no le decía nada,  me dijo que me cobraría 20 pesos mientras que a los gringos  no les hacía el servicio por menos de 4 o 5 dólares... Ya sé que es puro marketing, pero esta consideración me compensó moralmente de lo que el guía del extraordinario Museo Antropológico de México D.F. nos había manifestado días antes sobre Hernán Cortés y sus muchachos, las órdenes religiosas que impusieron la religión a machamartillo, los “gachupines”, el origen del doble significado del verbo "coger"...

Cuando le dije que el día anterior había estado visitando las comunidades indígenas de San Juan de Chamula y Zinacantan me dijo que en ambas tenía familiares y su locuacidad se destapó de tal manera que la conversación se alargó más allá del tiempo que requería su faena.  No eludía responder a ninguna de las preguntas que le hacía. Me puso al corriente de la última aparición del subcomandante Marcos con motivo de la celebración del 15 aniversario del alzamiento zapatista que encabezó en el Estado de Chiapas, de la campaña a favor de los presos políticos indígenas que se hallaban en el Penal 4 de San Cristóbal,  del fracaso del Presidente Calderón en su lucha contra el narcotráfico, de la previsible vuelta del PRI en el 2012, de lo mucho que le gustaría que surgiese un nuevo presidente indígena como Benito Juárez, de que todavía no había visitado la basílica de la Virgen de Guadalupe y la Plaza Monumental de la capital federal,  del canje de armas por computadoras...

Cuando abordó este último tema le dije lo que había escuchado en Televisa y él me guiñó un ojo y me mostró discretamente dos revólveres envueltos en una bayeta que se hallaban camuflados debajo de unas cajas de Cohibas, rosarios y pequeñas mascaritas funerarias en el fondo de un carrito de la compra. Eran del calibre 38, que dado su bajo costo – menos de 50 dólares -  tienen la ventaja de que son muy fáciles de conseguir en  el mercado negro. Él también estaba más que eufórico con esta campaña pues con parte de la venta de la computadora que obtuvo del primer canje había adquirido estos dos revólveres que también pensaba canjear... Negocio redondo. (No sé por qué me vino a la memoria el cuento de “la lechera”) Y añadió con sorna que hasta los traficantes de armas se frotaban las manos con esta compaña. Todas las partes implicadas, contentas. ¿Se  puede pedir más?

Si Forges se ocupase de las viñetas de humor de algún diario mexicano como  “Excelsior”, “La Jornada”, “El Universal”... seguramente que también plasmaría en sus páginas su famosa exclamación: ¡Qué país!...

Ah, se me olvidaba, al final no me cobró nada por el servicio, pero me vendió una cajita de puros habanos ¿o chinos? Cohibas. Y eso que hace años que no fumo... 

21 comentarios:

  1. No me las suelo dar de profeta, pero cuando oí la noticia en la TV, dije... ¡vaya negocio van a hacer algunos! Estaba cantado...
    Puestos ya... podían haber hecho la campaña: " Si entregas tu arma, te damos una caja de munición" ¡Pais! ¡Ni modo! :)


    un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Termino de ver de nuevo la peli de El señor de las armas. Así que ya me dirás.

    No estoy en contra de las armas. A mi padre le encantaba el tiro a diana con carabina ligera. Y a mí acompañarle a la galería. En realidad, no importa si son dos revólveres, diamantes, marfil, oro, grano, sino el hecho de que en muchos casos, no representan mas que la codicia del ser humano, y a donde nos lleva.

    Un beso, Luis Antonio.

    ResponderEliminar
  3. Qué interesante, Luis Antonio.
    Viajar es un tesoro, no tiene medida todo lo que aporta.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Bueno, es una iniciativa. Pero ninguna iniciativa es inocente. Los invasores americanos pagaban a los indios con alcohol y armas. Los ingleses cortaban las manos a quienes osasen tejer en la India con la seda. Finalidades inmediatas, que raramente tienen en cuenta al ser humano y su transformación real. Desarman a los descontentos de Chiapas, pero fortalecen el narcotráfico. Ellos sabrán a qué obedece esa elección.

    ResponderEliminar
  5. México lleva el camino de convertirse en un estado fallido mientras no pueda encarar el asunto del narcotráfico, y esto no será posible hasta que no se legalicen las drogas. Da miedo, pero es la única solución. Toda Centroamérica está al borde del abismo social por la demanda norteamericana de estupefacientes.

    ResponderEliminar
  6. ¿Se supone que el problema son las armas y no quien las maneja? ¿Por qué no proponen un intercambio de cerebros? Todo eso no dejan de ser la clásica medida populista para demostrar que se hace algo cuando no se hace nada aún así la anécdota es interesante y muy propia de aquellas latitudes.

    ResponderEliminar
  7. ¡que interesante entrada! Luis Antonio,

    vaya, lo que uno no sabe!!

    un abrazo

    ResponderEliminar
  8. muy interesante tu texto luis antonio, me encanto tu relato sobre la realidad del dia a dia, y me parece muy buena informacion ya que no siempre estamos enterados de lo que pasa en otros paises... muchos saludos y feliz inicio de semana. (:

    ResponderEliminar
  9. Existe otra anécdota de limpiabotas. Previo al crash de 1929, Joseph P. Kennedy -padre de los Kennedy- una mañana, mientras le sacaban lustre a sus zapatos, el limpiabotas le habló de la inversión en bolsa. Ese mismo día tomó la decisión de retirar todo su dinero. Fue de los pocos que se salvó de la hecatombe.

    Dicen las malas lenguas que los conquistadores de América, según colonizaban, actuaban:

    -Los ingleses, montaban un banco.
    -Los franceses un 'meublé', y
    -Los españoles, una iglesia.

    Siglos después, se notan las diferencias.

    ¿Seguimos pareciéndonos a los mexicanos?

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  10. Muy interesante. Tu limpiabotas es un pícaro de mucho cuidado y de eso tenemos mucho por aquí. Ya nos contarás más cositas. Un abrazo Lola

    ResponderEliminar
  11. Una entrada muy interesante.Un abrazo.

    ResponderEliminar
  12. Muy acertada esta campaña. Pero ¿será definitiva...? A lo mejor habría que revisar un día de estos lo de legalizar de una vez por todas las drogas llamadas duras.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  13. La contravisión de una noticia que todos pudimos ver en los telediarios de máxima audiencia de forma plana y sin más explicaciones.
    Supongo que nos irás contando, poco a poco.

    ResponderEliminar
  14. Se me ha borrado todo el comenta-rio!!
    Decia que te estoy imaginando sonsacando información de todo tipo al "limpia" quien, al tiempo que te limpia el zapato te enseña los revólveres del 38 que tiene escondidos en una bayeta dentro del carrito de la compra.

    Todavía no he conseguido recuperarme de la imagen!!

    Besos, muchos besos. Me alegra que estés de vuelta, sano y salvo.

    ResponderEliminar
  15. A De cenizas:
    El único requisito que ponen para el canje es que las armas estén en disposición de uso. El negocio, como bien dices, estaba cantado...
    Un abrazo

    A V (Vero):
    Yo sí estoy en contra de la adquisición fácil de las armas, como ocurre en EEUU. En México, Colombia, Honduras, etc. el contrabando casi campea a sus anchas. La violencia, también. El uso deportivo es otra cosa...
    Besos, Vero

    A Tesa:
    Viajar, como bien, dices es enriquecedor (sólo empobrece el bolsillo)
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  16. A Juan Navarro:
    El asunto del narcotráfico, como bien dices, es el más grave de los problemas que atenazan a este país. El drama es que están muchos poderosos involucrados y los beneficiados tampoco son pocos... El de la corrupción tampoco es manco...

    A Joselu:
    No son pocos los que piensan igual que tú. Sin embargo, la demanda de estupefacientes va mucho más allá del consumo de los yanquis... Aquí, en España, tampoco somos mancos... La legalización acabaría con el narcotráfico, pero aumentaría el consumo, ¿no?

    Al Dr. Krapp:
    El populismo es el santo y seña de la política de varios países latinoamericanos...

    ResponderEliminar
  17. A enletrasarte(Omar):
    Gracias, amigo.
    Un abrazo

    A Sussy:
    Gracias por tu visita y por tus palabras.
    Un abrazo

    A Benjamín:
    Los limpiabotas, los taxistas, los peluqueros...saben mucho
    Doy fe de que los españoles edificaban iglesias,(también destruyeron monumentos mesoamericanso, ¿eh?) pero los mejicanos las ha decorado a su manera...
    Creo que los mexicanos han superado a sus maestros. Y no les envidio
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  18. A Lola:
    ¿Quién dice no a un beneficio tan pingüe?
    Contaré más cositas, pero alternándolas con otras. Para no hastiar...
    Un abrazo, Lola

    A Alma Mateos Taborda:
    Gracias y un abrazo

    A Miguel:
    Tengo mis dudas de que sea acertada. Más bien está fomentando la compra para llevar a cabo más canjes...
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  19. A Pedro Ojeda Escudero:
    Las visiones desde una y otra perspectiva ayudan a atisbar, al menos, la verdad.
    Iré contando, pero sin agobiar...

    A Angie:
    No se hizo mucho de rogar el limpiabotas para “largar...”
    ¿De qué imagen no has logrado recuperarte?
    Pues prepárate para cuando exponga las de los cementerios de México...
    Gracias por tus besos y por tu alegría.
    Ahí te mando un montón de los míos

    ResponderEliminar
  20. Anónimo7:43 p. m.

    Luis, empiezo diciéndote que, México es.... simplemente México, aquí donde las obras bien intencionadas resultan en "beneficio" de unos cuantos (los mas sinvergüenzas, picaros y astutos), la misma propuesta se realizo hace dos semanas en Tijuana, pero ahi en vez de lap el intercambio es por despensas.... no te puedes imaginar, las armas decomisadas previamente son las que se están canjeando..... Mientras que en el vecino país del norte sea mas fácil comprar un arma que una "coronita" y aqui la "astucia y picardia" de los mas "astutos" seguiremos asi.... De echos y no de intenciones es con lo que se hace un futuro y mientras aquí las autoridades sigan permitiendo esa "astucia" seguirán promulgando "buenas intenciones".......
    saludos

    ResponderEliminar
  21. Gracias, Merche, por tu aportación. Tú te expresas con conocimiento de causa...
    Un abrazo

    ResponderEliminar