domingo, enero 29, 2017

Catalunya, 2017: Vaticinios



JUAN-JOSÉ LÓPEZ BURNIOL viene manifestando desde hace tiempo que los temas territoriales exigen reformas profundas y urgentes. En un artículo (1) que publicó ayer en La Vanguardia se atreve a hacer vaticinios sobre lo que va a ocurrir en Cataluña durante 2017. Lo sintetizo:

Uno. La política catalana vendrá definida durante el 2017 por tres hechos:

1)No habrá referéndum pactado ni unilateral.
2)No habrá independencia.
3)No habrá choque de trenes. Habrá manifestaciones y movilizaciones, con posibles y esporádicos episodios de confrontación de gravedad imprevisible. Los juicios contra varios líderes secesionistas serán su caldo de cultivo.

Dos. Las causas de este triple “no” son dos: la división de la sociedad catalana, respecto al tema de la independencia, en dos partes iguales, y la falta de respaldo internacional a una hipotética secesión catalana.

Tres. Esta división es evidente, sostenida e indiscutible, y hace imposible forzar una negociación para la independencia y, menos aún, para una proclamación unilateral de esta.

Cuatro. La falta de respaldo internacional al intento secesionista catalán ha sido confirmada por la reciente sentencia del Tribunal Constitucional alemán, contraria a la celebración de un referéndum de autodeterminación en Baviera

Cinco. Los “no” que marcarán la política catalana en el 2017 no deben hacer pensar al Gobierno central que ha ganado la partida y que el movimiento secesionista se diluirá como un azucarillo. No. El independentismo ha venido para quedarse.

Seis. Los independentistas sienten tal desdén por todo lo hispánico, por España y por el Estado que la articula jurídicamente, que muchos de ellos creen que lograr la independencia será cosa de nada, dependiendo sólo de su querer. Olvidan que, pese a sus defectos, España es una vieja nación con una mala salud de hierro, ni mejor ni peor que otras, cuya inercia –la voluntad de seguir siendo– no puede minusvalorase. Hay que contar con ella

Siete. Sólo hay una salida: la convocatoria de elecciones autonómicas. Su resultado es previsible: ganará Esquerra, que podrá formar gobierno coaligándose con otros dos partidos (uno será, tal vez, el de los comunes; el otro es imprevisible). Oriol Junqueras será el próximo presidente de la Generalitat de Catalunya y, siendo un político reservón como es (dícese reservón, en la jerga taurina, del toro tardo en arrancarse pero que, cuando lo hace, embiste con fuerza y peligro), puede que sea propicio a un pacto con el Gobierno central, siempre que este vaya más allá de una oferta de diálogo incolora, inodora e insípida, y se faje con una realidad que no puede eludir más y que cabe concretar en una quíntu­ple demanda ca­talana:
1)Recono­cimiento de la identidad nacional de Catalunya.
2)Competencias identitarias exclusivas.
3)Tope a la aportación al fondo de solidaridad (principio de ­ordinalidad) y Agencia Tributaria compartida.
4)Partici­pación en la toma de decisión sobre cuestiones de carácter general a través del Senado.
5)Consulta a los ca­talanes sobre si aceptan estas re­formas.

Ocho. Esto no exige una refor­ma constitucional de cuajo. Buena parte puede lograrse –como dice Miguel Herrero y Rodríguez de Miñón– por medio de una dis­po­­si­­ción adicional. El problema es ­querer.

martes, enero 24, 2017

CONVULSIONES EN LA ENSEÑANZA




Se podría hablar de muchas - mala educación de los alumnos, descrédito de la función docente, proteccionismo de los padres, cambios de leyes de educación sin consensuar, valores en decadencia, adicción a las nuevas tecnologías, recortes, etc. - pero de eso ya se ha encargado la profesora Eva María Romero Valderas. Yo  me voy a centrar en un asunto menor y que pasa un tanto desapercibido, pero que también tiene su enjundia. Al menos, para mí...

Por asociación de ideas, recuerdos que estaban hibernados vuelven a cobrar vigencia en la memoria por razones o sinrazones un tanto insospechadas. Paso a relatar uno de ellos:

Durante la Edad Media se crearon las universidades, pero todavía no existían libros. Tomar apuntes de lo que explicaba el profesor estaba prohibido porque se consideraba una falta grave de respeto ya que no se escuchaba adecuadamente la palabra del maestro, que acostumbraba a leer un texto manuscrito, único. Por lo tanto, los alumnos se veían obligados a memorizar lo escuchado en el aula y, al finalizar la clase, antes de que se olvidaran aún más cosas, había que reunirse en grupo para reconstruir la lección impartida en el aula.

La invención de la imprenta en 1450 por Gutenberg supuso una auténtica convulsión. Con su aportación, cada alumno universitario podía contar con el mismo libro que utilizaba el profesor. La alarma saltó de inmediato: si los alumnos tenían acceso al mismo libro que leía o comentaba el profesor, ¿para qué servía este?

Por supuesto que algunos profesores pueden sobrar dada su inutilidad e incompetencia, pero todos tenemos la experiencia que, por muchos libros que se hayan publicado desde aquel entonces, la figura del profesor y todo lo que entraña su figura presencial continúa vigente y plena de sentido entre nosotros.

¿A cuento de qué viene esta historia? Pues resulta que las circunstancias y las convulsiones que se viven hoy en el mundo de la enseñanza muestran un cierto paralelismo con la historia anterior. Hoy existen tecnologías audiovisuales que nos aportan toda la información que deseamos y que cuestionan la necesidad de los libros. En muchos centros de enseñanza, a partir de la Secundaria obligatoria, los libros de texto clásicos, que en su día convulsionaron las estructuras de la enseñanza, se están dejando de utilizar y parece ser que esto no hay quien lo pare...

Ante esta evidencia no puedo dejar de rememorar con cierta nostalgia el placer que me deparaban el aroma y la pulcritud de los libros de texto nuevos al inicio de curso...Supongo que hoy, un móvil o un ordenador nuevos pueden provocar también sensaciones harto placenteras.

lunes, enero 16, 2017

Debate: ¿CÓMO HABLAN LAS MUJERES?


Care Santos, la reciente ganadora del Premio Nadal con la novela Media Vida, manifiesta que dicha obra es poco amable con las mujeres. Y añade que son las mujeres las que tienen que hablar duramente de las propias mujeres. En coherencia con este principio describe cómo y de qué hablan las mujeres cuando conversan entre ellas. La entrevista que se le hizo recientemente en La Vanguardia ha pasado un tanto desapercibida. Tengo la certeza de que si esas declaraciones las hubiese hecho un hombre conocido habrían escandalizado e indignado a muchas. ¿Me equivoco? Y si la respuesta es sí, pregunto: ¿Por qué? Aprovecho la coyuntura para manifestar con pleno convencimiento que lo que dice Care Santos es, si acaso, más la excepción que la norma. Y que conste que lo que dice de los hombres, aunque los envidie, tampoco es nada gratificante para los mismos...A lo mejor, no hay que descartarlo, manifiesta todo esto con pretensiones publicitarias y de notoriedad...



jueves, enero 12, 2017

¿GILIPOLLAS, EL QUE SE CREE LOS TÓPICOS?




Toni Martín, cargo del PP andaluz, se siente abrumado por la repercusión que ha tenido en Facebook su declaración en la que manifestaba que "se sentía gilipollas después de visitar Cataluña"  y comprobar la falsedad de los tópicos malignos que circulan por ahí sobre la idiosincrasia de los catalanes. Por eso, concluye que vuelve a Andalucía "con sensación de ser gilipollas" por haber creído en los estereotipos y razona que con estos tópicos "malignos" solo se contribuye a "extender el odio y el rechazo".

Manifiesta que no ha tenido oportunidad de conocer a ese que le saludas con un "buenos días" y te responde en catalán. Le dices "perdón, es que no le entiendo" y te sigue hablando en catalán. Añade que "buscaba también al que no te mira o lo hace con cara de asco cuando ve que eres de otra parte de España. Pero oye, ni rastro", declara. De esta forma explica que solo ha encontrado "gente muy amable y muy simpática" y afirma que "ha recibido más sonrisas y educación que en mucho tiempo". "Me han preguntado por mi ciudad, por si me lo estaba pasando bien, me han ayudado en lo que han podido y he necesitado"

Creo que esta anécdota merece una reflexión sobre esos lugares comunes de carácter verbal conocidos y transitados por todos o por muchos y que reciben el nombre de tópicos o frases hechas.

El tópico, es bien sabido, no dice nada nuevo a nadie, sino más bien lo que todos saben. Se trata de frases prefabricadas, ya terminadas y dispuestas para uso de cada cual. O sea, expresan pensamientos que no hemos pensado nosotros mismos, sino que nos vienen ya cocinados y aderezados. Hay mucho de gregarismo en el uso de los tópicos. Orwelll ya lo expresó:

"Mi lema es "gritar siempre con los demás". Es el único modo de estar seguro".

Esa y no otra es la función primera de los tópicos: acomodarnos al grupo, arroparnos con "lo que se lleva", hacer uso de la moda verbal en ciernes a fin de llegar a ser de los nuestros.

El tópico, admitámoslo, es hijo de la pereza intelectual y primo hermano del prejuicio. (Otro que tal...) A base de usar una y otra vez esos lugares comunes, construimos nuestra comunicación más impersonal y automática. Decir lo que se acostumbra a decir en determinadas circunstancias evita el esfuerzo de aprender y opinar con criterio personal. El clásico "no somos nada" expresado en un funeral nos puede granjear afecto y nos evita hacer meditaciones más hondas sobre la condición mortal de los seres humanos. Los tópicos vienen a ser algo así como los dichos congelados que nos ahorran pensar. Además el uso de los tópicos facilita la comprensión de los receptores porque también son componentes de su código verbal.

Nuestros tópicos delatan las creencias dominantes en nuestra sociedad y los prejuicios colectivos:

"El vasco, bruto y directo. Al aragonés, tozudo y cabezón. El andaluz, gracioso y vago. El catalán, agarrado. El madrileño, chulo. El gallego, indeciso..."

Los tópicos han alimentado y alimentan durante generaciones la imagen que tenemos unos de otros. Por eso triunfó "Ocho apellidos vascos". No puedo decir lo mismo de "Ocho apellidos catalanes"...No hay la menor duda de que si se viajara más, se documentara con más rigor y se conocieran las cosas en directo, la opinión que nos merecen los demás sería muy otra y mucho menos simple.

Sea como fuere, los tópicos se detectan lo mismo en la derecha que en la izquierda, igual en los políticos que entre los demás ciudadanos. Con escasas diferencias los pronuncian jóvenes y viejos, educados y analfabetos, ricos y pobres... Aparentan ser inofensivos, facilitan la tarea de opinar sin pensar, pero engañan y son peligrosos.

Si Toni Martín, el inspirador de esta reflexión, se considera gilipollas por haber dado crédito a las cosas que se dicen de los catalanes, los demás  -y respondo a la pregunta del título- también lo somos. Solo nos diferencia a unos de otros... el grado.

domingo, enero 08, 2017

CICLISTAS INCÍVICOS: URGEN NORMAS




Peatones y ciclistas son los mayores infractores de las normas de tráfico en Barcelona. Doy fe de ello. Sin embargo, en porcentaje, son muchísimos más los ciclistas que no respetan las señales de tráfico.  Al lado de ellos, el resto de conductores de otros vehículos parecen más que ejemplares.


Se está convirtiendo lo que debería ser excepcional en una norma: la mayoría de los ciclistas se saltan los  semáforos en rojo con total impunidad y sortean con más o menos habilidad a los peatones que están cruzando por los  pasos de cebra.  Incluso en calles o avenidas que tienen carriles exclusivos, algunos optan por invadir las aceras aunque tengan menos metros de los estipulados. A varios de estos infractores les he llamado ¡INCÍVICOS!,  obteniendo como respuesta una especie de mirada indiferente, conmiserativa o un gesto digital harto conocido...


Ni el ayuntamiento de la Sra. Colau ni los anteriores están tomando cartas en el asunto. Todo en pro de incrementar el número de usuarios de las bicicletas. Y lo más lamentable es que ya se han producido algunos accidentes graves.


El RACE -ya era hora que algún organismo autorizado se pronunciase- propone que los ciclistas también tengan carnet por puntos y se les obligue a tener un seguro y una matrícula. Me parece genial y lo aplaudo.


También hay ciudadanos partidarios de incrementar el uso de estos vehículos que proponen que los ciclistas puedan interpretar un semáforo en rojo como un ceda el paso...


Planteo este tema como debate a un grupo de alumnos. Hay opiniones encontradas. La mayoría reacciona atacando a conductores de coches, motos, transeúntes... Selecciono la más original: "Cuando vamos en bici nos sentimos más peatones que vehículos. Y si como paseantes cruzamos la calle cuando no hay coches, aunque el semáforo esté en rojo, al ir en bici nos comportamos de la misma manera. Igual que los  peatones, vamos en sentido contrario y vamos por las aceras como Pedro por su casa. Es guay sortear a la gente...".

miércoles, enero 04, 2017

"Lobby" ThinkCat: Operación diálogo





El asunto que ameniza las redes sociales  y la prensa en general es el referente a la campaña que están llevando a cabo la ANC y el Omnium Cultural para que las cabalgatas de los Reyes Magos en Vic y alguna otra localidad catalana se conviertan en manifestaciones de apoyo y reclamo de la independencia de Cataluña. De dicha campaña se me ocurren dos opiniones:
a).- Adoctrinar y utilizar a los niños con fines políticos del signo que sean es una barbaridad, impropia de una democracia, que hace evocar pasados históricos indeseados.
b).- Las dos instituciones mencionadas, encargadas de adoctrinar a los que no piensan por cuenta propia, se han convertido en el hazmerreír de las redes. Solicitar a unos Reyes por muy Magos que sean, que no se sabe muy bien  si provienen de Oriente o de Tartesos, que traigan la República es, además de un oxímoron, una paradoja impropia de entidades que como la de Omnium lleva el apellido de Cultural...
Al lado de esta noticia que, como otras, nos distrae de los asuntos más importantes, leo esta mañana que tres personajes catalanes de notoriedad y de diferentes ideologías se proponen crear el Lobby ThinkCat con el fin de iniciar la "operación diálogo" entre los gobiernos de Cataluña y de España. Los impulsores de esta idea son Josep Piqué, exministro de Asuntos Exteriores con el Gobierno de Aznar, Francesc de Carreras, catedrático emérito de Derecho Constitucional de la Universidad Autónoma de Barcelona y simpatizante e ideólogo de Ciudadanos y Josep Piqué, ministro de Obras Públicas del Gobierno de Felipe González, Presidente de Parlamento Europeo y coautor de un libro - Las cuentas y los cuentos de la independencia (2015)- que cuestiona los argumentos que esgrimen la independencia de Cataluña como panacea universal. Es evidente que este grupo, con la presencia de un  nacionalista catalán dialogante, habría sido mucho más representativo...
Los tres protagonistas de esta iniciativa defienden la "operación diálogo", critican la insuficiencia de la vía jurídica contra el independentismo y pretender llevar a cabo lo que no ha sabido hacer el Gobierno del PP: pedagogía en Cataluña  para combatir el independentismo con argumentos académicos y alejados de la emocionalidad que tanto ponen de manifiesto unos y otros y apoyar a los que, rechazando el independentismo, no se han sentido arropados en los últimos años.
Contrastando con estos objetivos, ponen de manifiesto que el nacionalismo catalán lleva años de ventaja en pedagogía que han llevado a cabo en tres ámbitos: en el sistema educativo, en los medios subvencionados y en la incompetencia del Estado en Cataluña. (Por eso, la reciente iniciativa de enviar a la vicepresidenta Soraya a dialogar con Cataluña llega tarde. Cabe, si acaso, negociar).
No sé si esta iniciativa tendrá o no incidencia, pero rebatir con argumentos a quienes defienden la independencia y apoyar más inversiones y un Corredor Mediterráneo, como dicen que harán, puede resultar positivo. Al tiempo...
Tampoco ocultan que este diálogo tiene un límite: la soberanía y el futuro de España es cosa de todos...