lunes, febrero 29, 2016

LOS BISIESTOS: CAPRICHO DE LOS CÉSARES...

Una vez más repito la misma entrada con pequeños añadidos. Hoy, 29 de febrero de 2016, he sido invitado por Catalunya Ràdio 



a participar en el programa "La Tribu" a las 16 h. Tema: los bisiestos. Ya os contaré...

"La Tribu" és informació puntual i actualitat desenfadada, entreteniment amb substància i divulgació amb sentit de l'humor, riure sense complexos i participació sense límits.

Tots tenim la nostra tribu: la família, els companys de feina, la colla d'amics, els passatgers del tren amb qui ens trobem cada dia al mateix vagó. I, cada tarda, a Catalunya Ràdio, tenim una altra tribu particular: un altre grup de persones amb qui compartim un tros de les nostres vides.

De dilluns a divendres, de 16 h a 19 h, amb Xavi Rosiñol.


A pesar de las inclemencias del tiempo, este pasado fin de semana se han reunido algunos bisiestos en Cuenca:




En febrero de 2012 añadí este texto a la del 2008.

Esta semana el canal Cuatro de TV contactó conmigo. La razón: una entrada que publiqué el 29 de febrero de 2008 sobre los años bisiestos. Querían información para un programa que estaban planificando para este 29 de febrero. Reproduzco dicha entrada, que pasó bastante desapercibida, sin apenas variantes:


En febrero de 2008 publiqué esta entrada:

De pequeño añadía el 29 al final de los meses de febrero que no lo tenían y lo pintaba de colores muy vivos. No era consecuencia de un trauma ni nada de eso. Nacer en 29 de febrero tiene más ventajas que inconvenientes. Te da una singularidad muy especial, que a veces se traduce en sorpresa para los que descubren a personas nacidas en esta fecha tan escasa. Somos tan pocos. En España, según el registro civil, somos unos 32.000. No faltan los tópicos jocosos sobre lo jóvenes que somos y todo eso... La verdad es que sólo conozco a dos personas más nacidas en esta fecha. Aprovecho para felicitar a A. Pueyo, amigo y excompañero, al que hace bastante que no veo. Te deseo lo mejor, Albert, igual que a tu esposa e hijas.

“Las personas que hemos nacido en año tan especial somos como el caviar. La escasez nos da alta cotización” (La frase es mía y reclamo su paternidad). Así de tajante se muestra también José Manuel Ubarretxea Díez, un donostiarra que preside con orgullo el El Club Mundial de los Bisiestos: “Las personas que hemos nacido en año bisiesto somos olímpicas, únicas y un capricho de los césares”. "Somos únicos en el mundo, en el Universo. Patrimonio de la Humanidad, olímpicos, especiales, caprichos de los césares e imprescindibles para que funcionen los calendarios" “Somos capricho de los césares aclara el guipuzcoano -, porque Julio César y César Augusto quitaron cada uno un día del mes de febrero para dar mayor importancia a sus meses, julio y agosto”. Después de leer estas frases, me temo que la humildad no es la mejor de nuestras virtudes...

El Club Mundial de los Bisiestos, que figura en el libro Guinness de los récords, tenía en el 2008 más de  2.000 socios repartidos en su mayoría por España, pero también ha inscrito en sus filas a miembros procedentes de otros países. Se creó en 1996, por iniciativa de su actual presidente. Yo no conocía a ningún ‘bisiesto’ y además me ‘cabreaba’ que el día 29 de febrero sólo se hablara en los medios de comunicación de hecatombes y desgracias”, indica Chema Ubarretxea. Por eso, “porque ni los políticos ni la prensa se preocupaban de “los bisiestos”, José Manuel U­barretxea se dirigió al Diario Vasco para poner un anuncio en el que se podía leer: “Se buscan bisiestos”.


Miembros del Club en el Monte Igueldo de San Sebastián (año 2000)

Este vasco, hostelero de profesión, organizó después una comida y el acto tuvo “tanta repercusión” que dio pie a la creación del Club Mundial de los Bisiestos. 

“Tenemos hasta canción de los bisiestos”, afirman y lo corroboran mostrando una tarjeta remitida por el presidente del club, en la que se lee también un slogan que acompaña al nombre de la asociación: “Amistad y alegría”.

“Amigos, yo quiero ser bisiesto toda la vida, porque cuando cumpla cien seré un niño todavía”. Así comienza la Canción de los Bisiestos, que en cada una de las celebraciones que organiza el club se entona como un auténtico himno.

El Club Mundial de los Bisiestos tiene hasta una mascota llamada Linda, una perrita Pastor Belga que nació, cómo no, un 29 de febrero. También tienen una Virgen, para el agrado de los más devotos. Además, José Manuel Ubarretxea asegura que le escribió una carta al ministro Jesús Caldera, para que todos los nacidos el 29 de febrero reciban 100 €. “Pero todavía no me ha contestado nada”, añade con buen humor. (Si fuera de Bilbao, habría solicitado 1000 €, por lo menos...)

Envejecen con lentitud los nacidos el día de San Dositeo. (Hasta el santo de esta fecha es especial, ¿verdad?). Suman velas a sus tartas cada cuatro temporadas. Menos regalos a cambio de una juventud no eterna, pero casi... 

“...y ellos se juntan". Han desarrollado los bisiestos cierta necesidad de encontrarse. "Los bisiestos vienen, los bisiestos van, y por todito el mundo lo celebrarán...". Así reza el estribillo del himno-tamborrada que el Club fundado por Ubarretxea ha pensado para los suyos. Ahí queda eso, palabras de un orgulloso presidente de 80/20 años (he actualizado la edad a fecha de hoy. Uno de los objetivos de la asociación, seguir captando miembros a lo largo y ancho del mundo. El que quiera formar parte lo tiene fácil: Apartado de correos 444, 20080, San Sebastián. Le recibirán con los brazos abiertos. Cada 29-F quedará emplazado en San Sebastián para celebrar cumpleaños con los suyos. Ubarretxea, anfitrión, veterano restaurador donostiarra se encarga del refrigerio. "La vida me ha regalado la suerte de ser bisiesto, y así poder conocer a más de un tataranieto..." "Algunos piensan que “Bisiesto, año siniestro”. No creo en estas cosas. Así y todo no hay que ignorar que han ocurrido cosas indeseables. Como en cualquier año, supongo. No se olvida el refranero de unos años asociados a grandes cambios de funestas consecuencias. Año bisiesto, año siniestro; Año bisiesto, entre el hambre y el cesto; Año bisiesto ni casa, ni viña, ni huerto, ni puerto. Incluso los romanos de Julio César, sus creadores, evitaban casarse en un mes en que los templos cerraban sus puertas por si las moscas... Fuerzas negativas, desastres y guerras importantes parecen vivir afiliados a éstas fechas. El currículum de desgracia: el hundimiento del Titanic; el inicio de la Guerra Civil española y del conflicto armado entre Irán e Irak; puesta en marcha del campo de concentración de Auschwitz...Si buscáramos buenas noticias, también las hallaríamos...La verdad es que no soy nada supersticioso.

También hay coincidencias que poco entienden de mala suerte. Los años bisiestos son también años olímpicos.. Se dice, creo que en Irlanda, que el día 29 de febrero, las mujeres pueden proponer matrimonio a su novio. Si éste no acepta, por tradición debe compensar a su novia con un beso y un camisón de seda. En Irlanda, los bebés que nacen el día 29 de febrero, año bisiesto, recibirán un premio de £70, setenta libras. Tome nota, Sr. Ministro de Hacienda...o nos iremos a Irlanda.

¡Feliz cumpleaños a todos las personas que también celebran hoy su aniversario!

miércoles, febrero 24, 2016

LECCIÓN DE JUSTICIA


A veces me pregunto: ¡Y YO!
¿Qué he hecho para frenar la corrupción? 


La inmensa mayoría de los adultos no somos mejores que estos alumnos.
 Si acaso, peores...

domingo, febrero 21, 2016

martes, febrero 16, 2016

RECONOCIMIENTO DE LOS ERRORES PROPIOS...


El castillo de Peracense es una fortaleza situada en la localidad aragonesa de Peracense, Teruel


Alguien, no recuerdo quién, debió transmitirme este pensamiento en su día y desde entonces, con iguales o parecidas palabras, lo he mencionado una y otra vez. Siempre que las circunstancias propias o ajenas me han invitado a recordarlo...Si alguien sospecha que esto desprende aromas de "manual de autoayuda"...se equivoca de medio a medio.

jueves, febrero 11, 2016

A los jóvenes les gusta heredar, pero no ideas...




De la misma manera que a los padres les cuesta asumir las nuevas formas de entender la vida de sus hijos, a estos les pasará lo mismo con los suyos: la sempiterna lucha generacional...Los políticos que vienen detentando el poder desde hace tiempo aventuran que los emergentes nos llevarán al caos...El deseo de mantener lo establecido se enfrenta con el de no aceptarlo y tratar de cambiarlo. La eterna lucha entre los ocupantes de la poltrona y la de los nuevos aspirantes...Dicen que a los jóvenes les gusta heredar cosas, pero no ideas. Y en estos tiempos, todo esto todavía es más palpable.

La experiencia de saber por haber vivido más y que en otros tiempos tenía un valor incuestionable, hoy está siendo sepultada por las ciencias y los cambios tecnológicos que multiplican la capacidad del cerebro y aceleran de manera vertiginosa la evolución de   todo, incluso de las ideas...

Nadie duda de que los mayores hemos quedado epatados por todos estos cambios tecnológicos y que estas herramientas están en manos de los jóvenes. No es aventurado pensar que, dada la crisis económica actual y las desigualdades que genera, los jóvenes inventarán no sé qué, pero que supondrá cambios de una insospechada trascendencia en todos los ámbitos: social, científico, humanístico, artístico, económico, político...

Es evidente que se avecina una nueva etapa apasionante, aunque plena de incertidumbres y que a más de uno le provocará lógicas inquietudes. Lo mejor que podemos hacer los que estamos  en la fase de pasar el testigo a los más jóvenes, si es que no lo hemos pasado ya,  es no pensar como nuestros bisabuelos...

sábado, febrero 06, 2016

CELOS INFUNDADOS: OTELO Y DESDÉMONA



En su día leí Otelo de  Shakespeare y ayer por la noche, gracias a una invitación,  asistí al estreno de la ópera Otelo de Verdi en el Liceo. No tengo formación operística para opinar con criterio, pero la fría, muy fría, reacción del público no dejó lugar a dudas: la desilusión fue muy generalizada. Incluso me pareció escuchar desde el cuarto piso, donde me hallaba, algún tímido abucheo dirigido a algunos de los protagonistas.  Creo que la actuación de  Marc Heller fue un tanto cuestionada.  Si tuviera que destacar algo positivo, desde mi ignorancia sobre este género, serían las interpretaciones de los coros, de la orquesta y de la "Canción del sauce" que sonó mucho más íntima al reducirse la caja escénica a un simple dormitorio. La idea de recrear la historia en un campo de refugiados con vigilantes que lucen abrigos de la Wehrmacht nazi me desconcertó un poco. No sé hasta qué punto la estructura de los nichos con jergones, donde se hallan desconexionados los componentes del coro (refugiados), ayudan o dificultan la actuación del mismo...



Como es bien sabido, los celos se erigen en protagonistas  tanto en la obra original como en  las versiones posteriores, incluyendo las óperas de Verdi y Rossini.  Que Shakespeare decidiera que el personaje de Otelo fuese de raza negra no es gratuito. Los hay bien o mal pensados que consideran que este mítico escritor elige intencionadamente a un protagonista de "color" para que quede de manifiesto su debilidad mental y la inferioridad de su raza ante la sospecha de los celos. El racismo, como se evidencia en esta obra, viene de lejos...

El argumento de la obra en pocas palabras: Otelo, prestigioso militar, y Desdémona, hija del senador Brabancio, se enamoran y se casan en secreto. Yago, uno de los alféreces del Otelo, movido por el odio que siente hacia él, trata de provocar los celos de éste haciéndole creer que su esposa le es infiel con Casio, su más leal teniente. Víctima de sus terribles celos, Otelo, antes hombre sensato y seguro de sí mismo, evoluciona psicológicamente hasta convertirse en un ser amargado y con evidente flaqueza mental. Tanto es así que acabará dando muerte a Desdémona, que representa la bondad y dulzuras personificadas y la aceptación resignada de la violencia de género:  Después, al descubrir que todo ha sido un engaño del malvado Yago y que ha cometido un error de consecuencias trágicas, se suicida. 


Ahora vendría a colación hacer referencia a Freud y sus archiconocidas teorías sobre los celos. Freud dice que en los celos se combinan diversos elementos: duelo por la pérdida real o no del amor de un ser querido, hostilidad hacia rivales que compiten, autocrítica, etc. También es muy conocida la clasificación que hace de los celos: normales o frecuentes, proyectados (se refiere a depositar en el exterior procesos inconscientes propios)  y delirantes (el delirio es de tal magnitud, que el paciente celoso lo experimenta creyendo estar viviendo en carne propia la infidelidad de su ser querido, como si pudiera meter su mente en el cuerpo de su pareja, lo que le permite "comprobar" el acto desleal).
Es evidente que los celos, sean de uno u otro diagnóstico o categoría,  hacen muy infelices a las personas que los sufren. En los casos más graves (proyectados y delirantes) es necesario buscar ayuda profesional.
Otelo sufre una patología de celos delirantes y, aunque son totalmente infundados, pierde el control de sí mismo y comete el peor de los actos: asesina a Desdémona, mujer que lo ama incondicionalmente, y se suicida, al tener conciencia de su tremendo error.
Y ahora viene la duda que tengo desde siempre sobre este asunto: creo que la inmensa mayoría de los celos obedecen a causas infundadas, irreales, imaginadas...