miércoles, marzo 31, 2010

CASA BATLLÓ (GAUDÍ) Paseo de Gracia, 42 (Barcelona)



La "Casa Batlló" (1904-1906) se encuentra en la “Manzana de la Discordia” compitiendo con dos obras maestras de otros dos grandes arquitectos modernistas: La "Casa Lleó Morera" de Doménech i Montaner y la "Casa Amatller" de Puig i Cadafalch.

La "Casa Batlló" es de una gran belleza tanto de día como de noche. De día, los rayos de sol resaltan sus colores suaves y armónicamente combinados. El color de la fachada, según el momento de luz solar, recuerda al del mar. Las tonalidades azulosa y verdosa presentan una luminosidad de agua atravedsada por la luz solar. Los innumerables cristales y los botones de cerámica que recubren la fachada así como las escamas de piel de dragón del coronamiento brillan y lucen su esplendor de casa ensoñada. De noche, una perfecta iluminación resalta los relieves, que se convierten en fondos marinos y burbujas de agua en los que reposan grandes crustáceos. Casi es imposible pasar por delante de esta casa sin encontrar a alguien que no la esté contemplando, fotografiando o haciendo cola para visitarla.

Gaudí no la construyó. Se trata de una reforma de un edificio de 1877 que el fabricante textil Josep Batlló i Casanovas quería convertir en su residencia. Algunos aspectos de la casa recuerdan partes del esqueleto humano.
.



VESTÍBULO


BALCONES: Barandillas de hierro colado
en forma de antifaces




PATIO DE LUCES: Graduación cromática dominada por el cobalto y el azul oscuro o cielo, según la intensidad de la luz


PLANTA NOBLE: Vidrieras emplomadas
que tiñen de luz de colores


BUHARDILLA: Vueltas de perfil parabólico de color blanco


AZOTEA: Torre cilindríca que acaba en una cruz de cuatro brazos. Tejado ondulante. Los grupos de chimeneas de forma cónica crean un paisaje de formas y colores increiblemente variado




También en esta bitácora: Casa Vicens y Bodegas Gaudí
Página oficial de la "Casa Batlló"

domingo, marzo 28, 2010

XI Edición de Exporecerca Jove


Como cada año por estas fechas, ayer asistí en calidad de miembro del jurado a este evento - en el Campus La Salle – Universitat Ramon Llull. Salón de Congresos. Calle Lluçanès, 41. Barcelona - donde 240 alumnos de ESO y Bachillerato muestran sus trabajos de investigación en 90 “stands”. Los participantes no sólo han venido de Cataluña y del resto de España, sino que hay 25 jóvenes que proceden de países como Francia, Bélgica, Rusia, Eslovaquia, Kazajistán, Argentina y Brasil. Los proyectos abordan diversos temas como el del ámbito de la salud, las nuevas tecnologías, el medio ambiente... entre otros muchos.

Ya es la tercera vez que abordo este tema en este espacio y para no repetir conceptos remito a quienes estén interesados por ampliar información a estas entradas: 2008 y 2009

De los trabajos que me tocó evaluar, quiero destacar los siguientes:

USO Y ABUSO DE LAS REDES SOCIALES EN LA ADOLESCENCIA: Marta Álvarez y María Maslanka, 1º de ESO.- Colexio Guillelme Brown de Pereiro de Aguilar (Ourense).

DETECCIÓN DE PROBLEMAS LECTOESCRITORES MEDIANTE JUEGOS: Sandra Somastre y Antonio Cañizo, 3º de ESO.- Colexio Guillelme Brown de Pereiro de Aguilar (Ourense).

CATALUNYA I FINLÀNDIA, DOS MODELS EDUCATIUS: Aleix de Llorens, 2º de Bachiller.- IES Joan Guinjoan y Gispert de Riudoms (Tarragona).

QUI CONTÀ LES RONDALLES A MN. ANTONI M. ALCOVER?: Joan Miquel Riera, 2º de Bachiller.- Col.legi SIL, Barcelona.

CONCENTRACIÓ I PRODUCTIVITAT EN ELS ESTUDIS I QUÉ HO DIFICULTA: Claudia Toral, 2º de Bachiller.- Hamelin Internacional Laie, Alella (Barcelona)

Hay que reconocer que este tipo de trabajos tan gratificantes son consecuencia de la Ley de Educación vigente, a la que tanto vituperamos...

Stand Levitació Diamagnetica 

jueves, marzo 25, 2010

BORRIQUITOS CON CHÁNDAL

Borriquitos con chándal: El término lo acuñó Rafael Sánchez Ferlosio para referirse a los escolares españoles, incapaces de sintetizar y comprender textos impresos (informe PISA). Y aunque el creador de novelas tan increíbles como Alfanhuí y El Jarama  tiene un carácter muy especial, su visión un tanto apocalíptica del mundo escolar no es consecuencia de su acostumbrado malhumor, sino que responde a una realidad palpable en la que podemos encontrar, además de controvertidas y numerosas Leyes de Educación de corte partidista, pugnas entre la enseñanza pública y la privada, docentes cuestionados, sindicatos irresponsables y  familias que  malcrían, sobreprotegen y sobornan con incesantes regalos a sus propios hijos... La duda que me embarga es si las "orejas" están donde deben.

viernes, marzo 19, 2010

BEST-SELLERS: LISTA DE ÉXITOS EN VENTAS


El fenómeno best-seller nace en la última década del siglo XIX en EEUU, gracias a la iniciativa de la revista “The Bookman”, que comenzó a publicar en 1895 la lista de los libros más vendidos en varias ciudades norteamericanas. Las obras acogidas bajo este término pasarán pronto a ser consideradas como un producto cultural directamente relacionado con el influjo de los medios de comunicación de masas. Seguramente ha sido la publicidad, en primera instancia, la que ha colocado a según qué títulos en las anheladas listas. Y a partir de ahí, se multiplican las ventas. La lista de los más vendidos es, en definitiva, un fenómeno publicitario que se concibe como un estímulo para el contagio, para la sugestión, que aspira a ser, fundamentalmente, el desencadenante de un impulso mimético. Las listas de éxitos no dejan de ser verdaderos cantos de sirena.

Mucha gente se siente perdida, desorientada, al entrar en una librería y los dependientes, por regla general, no están preparados para asesorar con fundamento. Para este tipo de personas carentes de criterio es un alivio que se les dé, ya seleccionadas, las obras que mejor pueden ajustarse a sus gustos, a su mentalidad. Borges dice que “No hay hombre que, fuera de su especialidad, no sea crédulo”. La inmensa mayoría de los lectores de best-seller no son especialistas en temas literarios, y por tanto nada les mueve a cuestionar los títulos que encuentran en la lista de superventas. Creen en esa lista y punto. Esta iniciativa, con más de un siglo de vida, sigue en plena vigencia. Para muchos, el mejor reclamo de todo producto cultural es el número de unidades vendidas. Pero la lista es sólo una lista y, aunque la anime una intención publicitaria, no entra en cuestiones valorativas sobre las obras que figuran en ella. El libro – mejor dicho, el editor y el autor - que figura en esta lista puede considerarse afortunado y cuanto más arriba esté más prestigio adquirirá.

Vicente Verdú dice que detrás del fenómeno best-seller se descubre el comportamiento alienado característico de los agentes de un fenómeno de masas. Hasta compara este hecho con “el juego de hacer la ola en los estadios deportivos”.

Si dijera que de esta agua nunca he bebido, mentiría. Personalmente, acostumbro a documentarme sobre las novedades que quiero leer mediante críticas solventes y recomendaciones de expertos (Vargas Llosa nunca me ha fallado, ni como escritor ni como crítico literario), etc, pero también he hecho alguna que otra lectura furtiva, ¿inconfesable?, de esas que no están bien vistas en según qué ámbitos donde se reúnen los “meapilas literarios”, como dice un profesor mío al que tengo en gran estima. Algún que otro best-seller cae de vez en cuando, tanto para disfrutarlo como para denigrarlo si se tercia. Algunos especialistas consideran que esta literatura popular es basura y que supone una suerte de amenaza para las obras consagradas. De ahí que se haya intentado neutralizar su influjo. No me atrevo a secundar ese adjetivo porque, además de faltar al respeto a los lectores que beben en esas fuentes, a veces, hay gratas sorpresas: “Cien años de soledad”, por ejemplo, fue/es un best-seller apreciado por públicos heterogéneos sin excluir a los más exigentes y especializados. Sólo con ese precedente, y no es el único, ya hay base para hacer un llamamiento a la prudencia.

Bibliografía: El enigma best-seller.- David Viñas Piquer.- Ariel.- Madrid, 2009

miércoles, marzo 17, 2010

NI HORMIGAS NI MARIPOSAS



  Los seres humanos, en general, vivimos como las hormigas y soñamos con ser mariposas. Y como no existe el estado perfecto, supongo que si alcanzásemos la ¿fortuna? de poder volar libres y ejercer la ociosidad propia de las mariposas añoraríamos la laboriosidad terrestre que caracteriza a las hormigas. Sin embargo, hoy, muchos de nuestros congéneres, entre los que se hallan algunos amigos y familiares, ni ejercen de insectos rastreros excavadores incansables de galerías subterráneas donde ubicar las despensas, ni mucho menos se pueden permitir el lujo de volar sin más obligación que la de pasarlo bien o visitar al psicoterapeuta para matar el aburrimiento. Peor que ser hormiga o mariposa es no ser nada.

P.D. Me ahorro lo del socorrido tópico de que la solución está en el término medio o en la alternancia hormiga/mariposa/¿nada?...

lunes, marzo 15, 2010

MICRORRELATO: "Amor y amistad"

Iosif Badalov


La complicidad forma parte de la amistad, me dice de forma categórica. También del amor, le respondo. Es cierto, la amistad es como el amor, pero sin sexo, añade ella. ¿Comprendes ahora por qué no podemos ser sólo amigos? Tras responderle con dicha pregunta, me voy.




jueves, marzo 11, 2010

EL LAZARILLO DE TORMES: NOVELA ANTICLERICAL Y NO PICARESCA



A raíz de una nueva teoría, de la que se hace eco el estupendo blog “La acequia”, sobre quién pudo escribir “El Lazarillo de Tormes”, que ha despertado mucho interés en el mundo de la filología hispánica, he tenido oportunidad de comprobar que la mayoría de los lectores de esta obra siguen anclados a una interpretación tradicional impuesta por la historia que se resiste a ampliar las perspectivas abriendo puertas a otros puntos de vista. En la entrada anterior, veníamos a coincidir en que las obras literarias tienen tantas lecturas como lectores, pero muchos, la mayoría, aceptamos sin rechistar las “interpretaciones impuestas oficialmente” y en modo alguno damos rienda suelta a nuestra capacidad de imaginar o suponer otras perspectivas. La comodidad puede con nosotros...

Voy a repetir algo que ya expuse en una  entrada, a propósito de otra hipótesis, bien argumentada, sobre la autoría de esta obra:

Si en lugar de fijarnos casi exclusivamente en Lázaro y en sus tretas para poder sobrevivir, nos centramos en sus amos que lo matan de hambre, estafan o que aparentan lo que no son, la interpretación muy bien podría ser otra.

Y esta nueva visión nos muestra a un Lázaro que, más que relatar su propia vida de forma epistolar a un destinatario oculto, lo que realmente expone es el comportamiento de sus amos, como si quisiera justificarse a sí mismo. Él es víctima de la crueldad del ciego, que vive de unas oraciones en las que no cree; de la mezquindad del clérigo de Maqueda, que lo mata de hambre y no comparte con él lo que le dan como ofrenda en la iglesia; de la explotación del capellán, que obliga a Lázaro a vender agua y le exige treinta maravedíes (es decir, lo vende todos los días por la cantidad que le dieron a Judas por vender a Cristo), etc.

Ya en el último capítulo, expone que es pregonero de Toledo y está casado con la criada, mejor dicho, la “barragana” (amante), del arcipreste de San Salvador. El arcipreste endosa esta mujer a Lázaro para acallar ciertas voces maliciosas. Lázaro, cornudo consentido, que conoce los rumores, prefiere hacer oídos sordos, ha alcanzado la "fortuna" y cierto renombre en la ciudad; eso sí, a cambio de renunciar a su honor y de permitir las infidelidades de su esposa.

De los amos de Lázaro, cinco de ellos pertenecen a la Iglesia. Son bastante representativos del ambiente de corrupción que se respira en el seno de esta Institución. Tanto es así que, voces con ansias de renovación, ¿erasmistas? claman reformas urgentes. Dichas voces, presentadas en tono humorístico, suponen una censura implacable a tales hábitos. Si tenemos en cuenta que el Tribunal de la Santa Inquisición está en plena vigencia por aquel entonces, no nos sorprenderá que el autor de tan insigne obra “anticlerical, más que picaresca” se camufle en el más absoluto de los anonimatos...”El horno no estaba para bollos”...
La denominación de picaresca la guardaremos para “El Guzmán de Alfarache”, El Buscón Don Pablos”...

Pero la grandeza de la obra es de tal envergadura y tantos los niveles de lectura y de interpretación que viene ofreciendo a lo largo de los tiempos que gusta a menores, mayores, filólogos...de ayer, hoy y, sin duda, mañana.

jueves, marzo 04, 2010

DIME CÓMO LEES Y TE DIRÉ QUIÉN ERES


Según qué entradas, las de “grageas de palabras”  o textos con pretensiones literarias por ejemplo, se prestan a que haya tantas interpretaciones como lectores, aunque el texto sea uno. Todos leemos diferente porque lo hacemos desde posiciones personalistas que implican diferencias culturales, ideológicas, intelectuales, existenciales y emocionales.

La mejor lectura de un texto será aquella que desentrañe mejor su contenido y en ese sentido se puede hablar de lectores más perspicaces y más creativos, pero eso nada tiene que ver con la verdad. Ninguna lectura será más verdadera que otra. Puede haber alguna lectura equivocada siempre y cuando pueda demostrarse y en estos casos concretos sí procede contestar al comentario llevado a cabo. En los demás casos, cuestiono la necesidad de hacerlos, salvo que sea por cortesía. No deberían hacerse por obligación. Creo.

En mi relativa experiencia como participante de esta comunicación virtual raro es el día en que no descubro a algún comentarista que me enseña cosas sobre lo que yo mismo he escrito. Aprender del lector que está por encima de lo que uno ha escrito es una experiencia muy gratificante. Los comentarios tienen la rara virtud de hacer dignos y buenos algunos textos, aunque estos sólo tengan el mérito de haberlos provocado. Que no es poco...

Con todo esto vengo a decir que los comentaristas en general dignifican los textos cuando son capaces de desentrañar su contenido,  matizándolo,  enriqueciéndolo, criticándolo y sorprendiendo al mismo autor...

Esta entrada y esta suerte de divagaciones no tiene más objeto que rendir homenaje a todos los que, haciendo gala de gran paciencia, generosidad y agudeza, os dignáis pasar por este espacio.

lunes, marzo 01, 2010

El falso mito de “El Cid Campeador”


El Cid literario y cinematográfico están a una considerable distancia del Cid histórico. La realidad del Cid, sin ser baladí, queda oculta en la oscuridad por el carácter legendario, casi mítico, que se imprimía a los "cantares de gesta" de la Edad Media que debían cubrir el doble objetivo de ensalzar las hazañas de los héroes y despertar el interés de un público tan ignorante como ingenuo. Esta circunstancia obligaba a juglares y a trovadores a magnificar con harta frecuencia los relatos más o menos verídicos que llegaban hasta ellos.

Confieso que cuando descubres esta adulteración de la realidad, no puedes evitar un cierto mohín de desencanto. Pero lo más lamentable y penoso es que dicho mito se haya instrumentalizado por unos y por otros con fines doctrinarios. Todavía en las postrimerías del siglo XX es relativamente frecuente confundir los datos históricos con los relatos literarios.

Episodios como el de la Jura de Santa Gadea; las causas del destierro y el calvario que le supuso; la ejemplar defensa de los valores cristianos que se le atribuyen; el burdo culebrón del casamiento de sus hijas, mal llamadas doña Elvira y doña Sol, con los infantes del Carrión que desemboca en la vil afrenta de Corpes y en los posteriores duelos y venganzas que generaron...Todo eso carece del mínimo rigor histórico. Es pura ficción literaria que alcanza el máximo despendulamiento cuando se llega a atribuir al Cid el episodio épico-legendario de ganar una batalla después de muerto.

De la mitificación cinematográfica también hay que decir que se alimenta, sobre todo, del mito literario. Don Rodrigo, de gran fortaleza física, está a treinta centímetros de distancia de Charlton Heston y su parecido físico es nulo. No tengo datos para establecer comparación entre doña Jimena y Sofía Lorén... Personalmente, no quiero ocultar mi debilidad por la actriz.

Aunque parezca una perogrullada, lo primero que hay que decir con respecto al Cid es que, en efecto, existió: hubo un hidalgo llamado Rodrigo Díaz, expulsado de su tierra por causas controvertidas, guerrero y estratega indiscutible, que puso su espada al servicio del mejor postor, que conquistó Valencia y cuyas “hazañas” y “virtudes patrias” sirvieron de inspiración para crear el poema épico más importante de la literatura castellana, El Cantar de Mío Cid.