jueves, noviembre 11, 2010

JOSE MANUEL UBÉ ( Ubé & Ubé): el arte digital y la inmortalización del “botijo”...


Con una década del siglo XXI a las espaldas, la cultura digital se va abriendo paso –no sin dificultades-  como una forma de alternativa para el desarrollo, para el cambio social que pretende superar las formas convencionales preestablecidas y que se orienta hacia una integración del mundo volviéndose universal.

El arte digital tiene que afrontar el consabido choque con la resistencia que ofrece la condición humana a toda suerte de cambios. Los artífices, como "Ubé & Ubé", entre muchos otros, que se atreven a expresar sus conceptos artísticos pueden acabar o no  convenciendo, pero en uno y otro caso, mérito no les falta. El arte digital no es la única novedad en el mundo de la expresión, otras muchas florecen a velocidad de vértigo, además de las ya establecidas. Todo ello conforma un pluralismo cultural que se traduce en lo que viene en llamarse multiculturalismo que, sin duda, va a ser una de las identidades del siglo XXI

JOSÉ MANUEL UBÉ (Teruel, 1965), autodidacta por naturaleza, al que he conocido a través de su bitácora  se hallaría en esta trinchera del arte digital y a él le quiero dedicar esta entrada desde la ignorancia del neófito en estos asuntos, pero desde la más sincera de las emociones, no exentas de interrogantes y pasmos, que experimenta uno ante la contemplación de algunas de sus obras.

JOSÉ MANUEL UBÉ  comienza y sigue con el collage como forma de expresión artística. Esta experiencia le resultará muy educativa porque conlleva fracasos, decepciones y también hallazgos sorprendentes. Como tantos, su primera ilusión era la pintura, pero la agilidad de las técnicas modernas le permitía acortar los tiempos para plasmar su magma creativo. Incorpora la fotografía propia o ajena como protagonista de esta escenificación plástica y deja de lado el sueño de la pintura sin que ello signifique menosprecio de la misma.

Que  esta técnica de collage digital sea considerada por no pocos como una forma de arte menor le preocupa relativamente. Los llamados materiales “nobles” dejan paso a otros más innovadores que, lógicamente, encuentran resistencia, pero lo importante para él es dar cauce a ese interior que pugna por salir a borbotones. En sus montajes se observan obras elaboradas y otras más espontáneas que son fruto de ese subconsciente imprevisible, azaroso e incontrolado. Una y otra línea constituyen la identidad de sus  obras.

A JOSE MANUEL UBÉ no le preocupa en absoluto lo que pueda pensar u opinar el espectador de sus obras. A él le interesa, si acaso, conocer lo que éste ve, sea lo que sea... Estoy convencido de que para él, como para la inmensa mayoría, la crítica ha de ser  subjetiva.  Quizás, como a la mayoría de los creadores, lo que puede complacerle menos sea la indiferencia. El arte es inseparable de la crítica. Jean-Paul Sartre apunta: “El lector tiene conciencia de desvelar y crear a la vez, de desvelar y de crear desvelando”. Y aunque se refiere a la obra literaria – el yo que escribe y el que lee- se trata de un concepto aplicable a cualquier suerte de creación.

En las obras de JOSE MANUEL UBÉ, cómo no, hay critica social, mucho sentido del humor y más y más... Las interpretaciones que pueden hacerse de sus montajes digitales son múltiples. No en vano el surrealismo tradicional se combina con el nuevo o futurista. Cualquiera que se haga será bienvenida. Seguramente él también hace más de una lectura de algunas de sus obras...

El valor de sus creaciones no está en los objetos que nos muestra sino en los sentimientos y sensaciones que experimenta el espectador. En 1989 realizó su primera exposición individual. También tiene galardones en su haber. Se dedica a la ilustración de revistas, blogs, libros y carteles. Aunque el botijo está cada vez más en desuso, él le ha querido dar un protagonismo singular al convertirlo en el eje que vertebra múltiples de sus imágenes artísticas. Desde 2003 ha realizado más de 1000 obras dedicadas a este entrañable objeto doméstico:

Acceso a obras de este autor en flickr:












29 comentarios:

  1. Gracias por la referencia, no le conocía. Aunque hay tantas personas y cosas que no conozco, que como para ponerme a contarlas... :S Me gustan este tipo de fotografías, no sé. He estado ojeando o webeando? bueno da igual, que he pinchado en uno de los enlaces que has puesto al flickr de este señor, y algunas de las imágenes se me antojan como... una especie de Dalís digitales, no?? :o Me asombran estas cosas, por la técnica y por la imaginación. Yo sería incapaz. Me asombran independientemente de lo que me transmita en sí la obra, más que nada porque entiendo de arte lo justo y menos.

    Voy a pinchar en el resto a ver, jiji

    Quid pro quo, Erik Johannson a mí me gusta mucho :)

    Besetes, Luís Antonio :):)!!!

    ResponderEliminar
  2. ¡¡Gracias mil, Luis Antonio!!

    (en cuanto pueda te mando el jamon prometido...)

    ResponderEliminar
  3. Arrggg

    ...la del tigre es como una blasfemia.

    :)

    ResponderEliminar
  4. A TESA:

    Saco el tigre porque se puede comer a tu gato y no sé lo que puede ocurrir con la imagen del espejo...

    Lo sustituyo por una imagen más gratificante...para algunos.

    ResponderEliminar
  5. Me gusta que el arte también sea una manera de protestar, esa critica social se asemeja a la novela negra. La verdad, son obras muy peculiares y originales.
    Besos Luis Antonio

    ResponderEliminar
  6. Magníficas todas ellas, amigo, y también en los enlaces.
    Pero...
    La fotografía del principio tiene claras reminiscencias de otra foto de una entrada más antigua. Quizás, a pesar de los años transcurridos entre ambas, no haya cambiado tanto la visión de los hombres sobre las mujeres... o a lo mejor, es que hay cosas que no cambiarán nunca... jeje!

    Así que si no te importa, esperaré al comentario del amigo GROUCHO sobre ésta y tu respuesta, para comentarte ad hoc...

    Y espero que por lo menos, me hagáis reír la mitad, de lo que me hicisteis reír con la otra.

    Pos eso, que vuelvo en ná!

    ResponderEliminar
  7. Ah! y por cierto, la entrada es magnífica!!

    ResponderEliminar
  8. Siempre agradezco las recomendaciones. Disfruto conociendo artistas nuevos para mi.
    Saludos

    ResponderEliminar
  9. Mucha rubia en esa foto.
    Por cierto me recuerda aquella otra foto en la que se debatía sobre culos femeninos.

    Besos.

    ResponderEliminar
  10. A mí me da igual la técnica que se utilice... antigua, nuevísima, tradicional, artesanal, técnicas de última generación... en blanco y negro o con colores estridentes... todo me vale si el resultado me dice algo, si me conmueve o me llama la atención.

    Gracias por los enlaces, Luis. Muy interesantes.

    Un beso y muy buen finde

    ResponderEliminar
  11. ¿En que se parece un botijo a la Costa Brava? en que el botijo rezuma, de rezuma moctezuma, moctezuma fue un rey inca, de inca anca, de anca, rana, de rana ana, de ana ano y Ana pasa los los VERanoS en la Costa Brava.

    Perdona la tonteria...

    Esta foto, igual que a cristal00k me recuerda a otra foto que publicaste, hay que reconocer que el culo de la rubia del traje negro es de 10, sin menospreciar los restantes.

    No conocia al fotografo, me parece muy "util" el homenaje al españolisimo botijo, que junto con "La Roja" y Fernando Alonso nos representan con tanto acierto en el resto del mundo.

    SALUD.

    ResponderEliminar
  12. Soy amante del viejo surrealismo y por eso me quedo con la imagen del cine y los labios. Lamentablemente me siento lejos de la multiculturalidad totémica del botijo común.

    ResponderEliminar
  13. A V (VERO):

    Estoy convencido de que a “UBE & UBE” le encantará la asociación que haces de sus montajes digitales con los “Dalis”. El pintor ampurdanés, como bien sabes, tenía obsesión por los huevos. Su casa de Port Lligat, entre olivos y mirando las aguas quietas de la bahía mostraba los huevos emblemáticos que también podemos hallar en lo alto de su museo de Figueras. Huevos, botijos...alcanzan una relevancia singular cuando se convierten en un recurrente artístico. El huevo está cerrado, mientras el botijo respira por dos agujeros. Hermetismo y apertura. Parecidos, pero diferentes...
    Comparto contigo la admiración por la obra de E. Johannson
    Besos, Verónica

    ResponderEliminar
  14. A El hombre invisible (UBE & UBE):

    La dedicación de esta entrada obedece a la admiración que siento por tus trabajos y a que, además, seas teruelano..

    (Por cierto, y sin que se entere nadi, ¿no habíamos quedado en que sería un jamón D.O. de Teruel y unas botellas de tinto del Somontano?)

    ResponderEliminar
  15. A Rosalía:

    Me consta el amor que sientes por los libros y por el arte en general. Gracias por tu visita.
    Buen finde por Lleida y un abrazo, Rosalía

    ResponderEliminar
  16. No lo conocía, y ahora que he visto algunas de sus obras, puedo decir que es extraordinario. Que sabe provocar al espectador mediante imágenes impactantes. Un arte que levanta pasiones en pro o en contra, y esto es lo que dice que aquí hay un artista.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  17. A cristal00k:

    Estas chicas bien podrían ser nietas de aquéllas (¿Mozas pidiendo guerra?), pero el protagonismo del botijo les da otra significación. Eso no impide admirar otros aspectos de la imagen. La chica que pasea un auténtico botijo consigue ser el centro de atención que provoca las miradas y las sonrisas de esas otras cuatro, pero ella está feliz y hasta me atrevería a decir que acentúa el contoneo gracioso de sus bellas caderas. La mujer, como bien sabes, es exhibicionista por naturaleza. Me encanta. Hay otra del grupo que me seduce, pero eso se lo diré a Groucho.

    El mérito de “Ubé & Ubé” ha sido elegir esa fotografía tan sugerente. Lo demás, coser y cantar para él.

    Un abrazo, provocadora

    ResponderEliminar
  18. A Gamar:

    Me alegra que te haya gustado. ¿Cómo va todo por Argentina? Espero que bien. Hace ahora un año estaba por esos lares... Mis recuerdos son magníficos y entrañables.

    Saludos cordiales

    ResponderEliminar
  19. A Athena:

    Tienes buena memoria. Sobre el tema que mencionas pienso decirle algo a Groucho. Al tanto... Rubias poco naturales, no lo dudes.

    Y de los collages, ¿qué? Sería interesante conocer la opinión de una zaragozana sobre este artista turolense...

    Para ti, besos

    ResponderEliminar
  20. A NOVICIA DALILA:

    Lo importante, como bien dices, es el producto artístico. Tienes toda la razón.

    Luego me paso por tu casa. He visto algo que me “pone”, como acostumbras a decir tú. Varios pares de zapatos de aguja rompedores. A ellos ya les dediqué una entrada titulada “Zapatos de tacón y sexualidad”.

    Besos y feliz finde, Novicia

    ResponderEliminar
  21. A GROUCHO:

    Le decía a “cristal00k” que estas chicas podrían ser nietas de las que mencionas "Mozas pidiendo guerra":

    http://lperezcerra.blogspot.com/search?q=mozas+pidiendo+guerra.

    La devoción por el culo no es un fenómeno actual ni muchísimo menos, lo que pasa es que la obsesión por esa zona turgente que une la espalda con las piernas estaba más camuflada por los prejuicios sociales y la moral imperante. Eso obligaba al recato, al disimula y a la omisión de esa procaz palabra... Tengo noticias de que se ha editado un libro titulado “Breve historia del culo” (Principal de los libros), de Jean-Luc Hennig, profesor de la Universidad de El Cairo.

    Coincido contigo: el culo de la rubia con vestido negro es de M.H. No necesito verle la cara ni el resto para adivinar que es la mejor a todas luces...Te felicito por tener tan buen gusto que es como felicitarme a mí mismo...
    Me temo que nos va a caer un “chaparrón” de ¿te imaginas quién?

    Salud

    ResponderEliminar
  22. Un descubrimiento, la verdad. Pero no fugaz, sino importante. Y no porque sea de Teruel, sino porque deduzco que es un artista digno de reconocimiento. Es original, punto transgresor, nada arrogante, propenso a lo fashion y a la búsqueda de expresividades heterodoxas dentro de una fidelidad a la coherencia en el sentido de las imágenes que diseña y pone al descubierto. Apenas sé nada de este tema. Pero tu texto y el anexo avalan la entrada y animan a seguir sus pasos. Insisto: no porque sea de Teruel, que no es poca cosa, sino simple y llanamente porque merece la pena y porque se ha esforzado en ese mundo donde cada vez es más dificil destacar. Un abrazo, Luis

    ResponderEliminar
  23. Al Dr. Krapp:

    Acertada elección la tuya, Dr. Como siempre...

    A Miguel:

    Estoy seguro que a "Ubé & Ubé" le agradarán tus palabras de reconocimiento.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  24. A FERNANDO MANERO:

    Generoso como siempre, Fernando. Tu comentario hará muy feliz a “Ubé & Ubé”. No tengas la menor duda. Los creadores, como mínimo, necesitan nuestro reconocimiento.

    Presumo de la D.O. de Teruel, porque está en trance de extinción y eso nos da una singularidad especial, ¿no? Los de Soria podrían decir lo mismo...Tú que eres un experto en Geografía humana lo sabes bien.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  25. Emocionado me tenéis, sin duda. Uf... no sigais así, que me pongo melancólico, lloro y mojo todo mi trabajo... ¡¡Gracias de veras a todos! (y en especial a Luis, of course)

    ResponderEliminar
  26. A diferencia de Krapp, el botijo me resulta entrañable (será parte del inconsciente colectivo de nuestra tierra, hasta en la expo de Zaragoza tuvo su botijo). Pero que Ubé tenga en su haber más de mil botijos, a cual más sugerente, eso es ya una devoción erótico-mística.
    Gracias,Luis,por traernos a Ubé, y no es porque sea de Teruel, quiá!.

    ResponderEliminar
  27. A Ubé & Ubé (El hombre invisible):

    Por aquí acostumbra a pasar muy buena gente, pero no dudes de la justicia de sus elogios.

    Un abrazo


    Al Dr. VITAMORTE:

    Siento el mismo afecto que tú por el botijo. Quizás sea cosa de pueblo, pero recuerdo que mi abuelo prefería el agua del botijo a la de la nevera. Ahora los botijos que se gastan son de diseño y sirven como elementos decorativos.

    Un abrazo, maño

    ResponderEliminar
  28. Bueno, que no teníais remedio, ni Groucho ni tú, ya lo sabía... y que por muchos años no lo tengáis! jeje!

    Pero eso de que las mujeres "son exhibicionistas por naturaleza" vas a tener que argumentarlo bastante más, Sr. provocador. No me digas que te basas en la vestimenta, maquillaje etc... porque por esa regla de tres, los hombres, dependiendo del coche que llevan, del reloj, o el último cachivache electrónico, que os resultan imprescindibles en muchos casos, sin serlo... incluso de esa manía que os ha entrado a todos de muscularse al máximo, tan de moda en los últimos tiempos, lo serían tanto, o más! que las féminas...
    O no?
    En fin... abrazossssss.

    ResponderEliminar
  29. A CRISTAL00K:

    El exhibicionismo al que haga mención va desde una sonrisa, un temblor de labios, una mirada furtiva, un mohín con chispa, una frase con segundas...hasta la forma de entonar las palabras, además de lo que también señalas tú: vestimenta, cm. de epidermis al descubierto, lenguaje corporal, peinado.... A veces, exhibicionismo y coquetería se confunden
    También debe haber hombres como los que tú citas, pero no puedo opinar porque no me fijo...

    Abrazoooss

    ResponderEliminar