jueves, agosto 27, 2009

PABLO ZULAICA PARRA: EL JUSTICIERO Y GUERRILLERO ORTOGRÁFICO

Leo en “El País” (21-VIII-09) que un vasco de Vitoria, Pablo Zulaica, ha iniciado una especie de “cruzada” por la buena acentuación en el centro de la Ciudad de México.

“¡Todo me desbordó; ya hay gente haciendo lo mismo en Argentina y en Perú!”, dice sorprendido Pablo Zulaica, de 26 años, autor del “Programa de reinserción de acentos en la vía pública”.

La campaña consiste en colocar pegatinas en forma de acentos en los anuncios que adolecen de su ausencia y acentos tachados donde sobran. También es autor de un blog muy instructivo (http://acentosperdidos.blogspot.com) donde explica el porqué y la normativa de las correcciones.

“Siempre pido permiso para pegar los acentos y si no veo muy dispuestas a las personas en cuestión se los dejo para que ellas mismas los peguen”, comenta Zulaica, que lo mismo ha corregido anuncios de campañas políticas como las patrullas mexicanas que sin excepción todas dicen “POLICIA”.

Tales errores son harto frecuentes porque no son pocos los que piensan que las mayúsculas no se acentúan. Craso error. Las letras mayúsculas llevan tilde si les corresponde según las reglas dadas. La Academia de la Lengua nunca ha establecido una norma en sentido contrario.

Y la utilidad de los acentos no es cuestionable: ayudan a pronunciar la palabra elevando la intensidad de la sílaba acentuada y en algunos casos contribuyen a aclarar el significado de las mismas palabras que pueden llevar o no tilde.

Afortunadamente, la lengua castellana sólo tiene un tipo de tilde y las reglas de acentuación, salvo escasas excepciones, son relativamente sencillas.
.
Enhorabuena a Pablo Zulaica y que cunda el ejemplo

lunes, agosto 24, 2009

ALIAGA: LAS CAMPANADAS DE LA DISCORDIA INCIPIENTE DEL RELOJ DE LA TORRE DE LA IGLESIA PARROQUIAL

El tema tiene relativa trascendencia, pero estamos en plena etapa vacacional y no toca todavía abordar los asuntos que sí preocupan. Tiempo habrá para ello.

En Aliaga (Teruel), como en otras muchísimas localidades de la “piel de toro”, hay un reloj en la torre parroquial y las horas suenan mediante el tañido de las campanas tanto de día como de noche. Suenan las horas, que se repiten, y las medias horas. El sonido llega a todo el núcleo urbano y a algunos lugares con intensidad. Siempre ha sido así, pero resulta que por primera vez se oyen algunas voces discordantes que reclaman, todavía en voz baja y mirando con recelo a un lado y a otro, que se silencien dichas campanadas para que el descanso, sobre todo nocturno, sea más sosegado y placentero. Lo curioso del caso es que el reloj colgado de la torre lleva varios años estropeado marcando indefectiblemente las seis...Hora un tanto prosaica, por cierto.

Para comprobar hasta qué punto este tema provoca preocupación o indiferencia colocamos el PULSÓMETRO en los “Porches de Correos” y hacemos la pregunta pertinente a los que acuden por allí mediante una selección sociológica medianamente representativa:

¿Qué opina-s del tañido de las campanas para dar las horas durante el día y la noche?

De las diferentes respuestas, seleccionamos las más repetidas y, por ende, más representativas:

1.- ADOLESCENTE: “Me la trae floja y me la suda. Yo duermo como un lirón y ni me entero”

2.- PERSONA MAYOR QUE VIVE EN EL PUEBLO: “Me parece muy bien. Siempre ha sido así y no tiene por qué cambiarse. Forma parte de la tradición y de la identidad de este pueblo. Para muchos las campanas hacen las veces de despertador y si no suenan las echamos en falta. Los que están en contra no son del pueblo, se trata de veraneantes que no tienen ningún derecho a meterse donde no les llaman. Si no les gustan, ya saben lo que tienen que hacer...”

3.- PERSONA NACIDA EN EL PUEBLO, PERO QUE VIVE EN UNA CAPITAL: “Se podría complacer a todos mediante una decisión salomónica: que callen las campanadas por la noche y que suenen durante el día...”

4.- VERANEANTE: “Las campanadas son un incordio. Tenían sentido cuando la mayoría de la gente trabajaba en el campo y carecía de reloj. Hoy, en el siglo XXI, no tienen razón de ser. Molestan y no dejan dormir con tranquilidad”.

Como puede observarse, el resultado muestra un abanico de respuestas que podría darse idéntico ante infinidad de propuestas de opinión: el pasota, el conservador guardián de las tradiciones, el conciliador que nada entre dos aguas, el innovador o rupturista....Casi todos.

De momento, así están las cosas. Se informará cuando se produzcan novedades...

miércoles, agosto 19, 2009

ALLEPUZ, PUERTA DEL MAESTRAZGO: Nueva tecnología para tender la ropa.


Hemos venido a visitar la nueva Hospedería de Allepuz ubicada en un palacio del siglo XVI que ha sido restaurado con gusto exquisito. Tanto el restaurante como las habitaciones y el resto de las dependencias están a gran altura. Para este municipio de la comarca del Maestrazgo en la provincia de Teruel, no tengo la menor duda, será muy provechosa dada su proximidad a la estación de esquí de Valdelinares.

La localidad de Allepuz se halla aferrada a la ladera del cinglo que da al valle que conforman los ríos Alfambra y Sollavientos, abierto al cierzo, desde donde se contempla un paisaje de prados, bancales, chopos, sargas, enebros, endrinos, espinos y zarzales. La altura, casi 1500 m., es superior a la de muchos pueblecitos pirenaicos. El interior de la iglesia parroquial barroca de La Purificación se encuentra anclado en el tiempo, tal como la dejaron los “rojos” durante la guerra civil, nos comenta un cura que se halla de paso. En las afueras, la pequeña ermita de Loreto del siglo XVII muestra ufana la reciente restauración que la ha dejado como un primor.

Del pueblo bello y pintoresco con restos arquitectónicos, testimonio de un esplendor histórico, selecciono una fotografía curiosa, divertida y original. Me gustaría que alguno de los visitantes me ayude a interpretar esta peculiar manera de “tender la ropa” delante de la puerta de entrada a la casa e invadiendo la vía pública...
.

sábado, agosto 15, 2009

LA "GILDA" ORIGINAL: EN LA TECHUMBRE DE LA CATEDRAL DE TERUEL



Un amigo de Aliaga, V. V., me muestra la reproducción que está llevando a cabo de algunas imágenes de la techumbre de la catedral de Teruel y me quedo fascinado al descubrir figuras que me pasaron totalmente desapercibidas con motivo de una visita guiada que hice años atrás. Durante los tres años que viví de estudiante en Teruel, la techumbre siempre me pareció un artesonado lóbrego de madera que dada la altura no permitía distinguir el más mínimo detalle. Sí, es cierto, por aquel entonces no estaba por la labor... Mis intereses eran ajenos a esa obra, hoy Monumento Nacional, que tanta valoración está mereciendo actualmente.

Las figuras que descubro ahora son de carácter profano y que nada tienen que ver con la acostumbrada iconografía religiosa. Dicha techumbre, que data del último tercio del siglo XIII, presenta algunas peculiaridades que me llaman poderosamente la atención. Ya es curioso, de por sí, la escasa proporción que dentro de la decoración de esta techumbre alcanzan las imágenes sagradas. El carácter cósmico de la cubierta que cierra el ámbito sagrado lo pone en relación con el firmamento o cielo desde un punto de vista real y simbólico, significado que se corrobora con la presencia de las numerosas estrellas.

Sin negar la temática religiosa que tiene su correspondiente parcela de protagonismo, me llama la atención el tratamiento mucho más amplio que alcanzan las imágenes y los ciclos parciales de carácter profano relacionados con la representación de la sociedad de la época y sus actividades: la realeza, la caballería villana, el clero y el común.

Por lo que se refiere al común o pueblo llano y a sus diferentes oficios y actividades, merecen destacarse la representación de carpinteros, pintores, músicos, juglares y danzarinas y del trabajo de la mujer, así como la presencia obsesiva de numerosas cabezas. Alegorías, metáforas, temas dudosos: la lucha del hombre con el animal, concordia-discordia, Venus-vista, cabezas humanas, supuesta fiesta nupcial, lecho y lujuria, hombre...

Abordar todo esto me supera y no entra dentro de mis previsiones. Sólo quiero hacer referencia a un detalle muy concreto – el título no es gratuito – que me ha llamado poderosamente la atención: algunas figuras femeninas. En concreto, la que ilustra esta entrada, y aun siendo del siglo XIII, me ha parecido que su figura, el cimbreo insinuante del talle y de las caderas, así como la mirada invitadora no se halla muy lejos de la divina Gilda que interpretó Rita Haywort... La ausencia de guantes le impide iniciar el striptease, pero no hay que olvidar que estamos en el siglo XIII y en lo alto de una catedral....

Seguramente que esta asociación es fruto de mi calenturienta imaginación y carezca de fundamento, pero de lo que no tengo la menor duda es que en esta época medieval y en tierra de fronteras, como era el caso de Teruel, no todas eran ñoñas y mojigatas...

P.D.: En realidad toda esta entrada, en apariencia irreverente, ha sido un subterfugio para llamar la atención sobre esta extraordinaria obra que nos enorgullece a los teruelanos y a los turolenses sin distinción.

Bibliografía:

http://www.almendron.com/arte/arquitectura/techumbre/techumbre.htm

jueves, agosto 13, 2009

LA DOCILIDAD ABORREGADA DEL PARLAMENTARISMO VIGENTE


PSOE y PP: Los dos grandes partidos políticos de este país tienen muchas cosas en común, pero una de las que más me hastía es la falta de espíritu autocrítico. No recuerdo ningún debate parlamentario – últimamente huyo de ellos como alma que lleva el diablo - en el que un participante o portavoz de uno de dichos partidos reconozca la bondad de la exposición de un oponente. Ni unos ni otros asumen errores. Todos hacen alarde, otra penosa coincidencia, de una disciplina castrense. Siguen a pies juntillas las directrices de sus órganos de dirección. Pobre del que se salga del guión pretrazado... Y encima se llama a eso debate... Monólogo tras monólogo es lo que acaece una y otra vez en los mal llamados debates parlamentarios. Llevar la contraria sistemáticamente a lo que manifieste el oponente es consigna que siguen “ovejilmente” unos y otros. Que hagan autocrítica en la intimidad tampoco me sirve...

Uno que tiene frecuentes dudas sobre la manera de abordar los conflictos sociales se asombra de la convicción incuestionable que manifiestan los representantes de la ciudadanía. Me gustaría que las sesiones parlamentarias plantearan polémicas reales, que diesen ejemplo en el uso de la libertad de expresión y que la conciencia personal de los portavoces esté mínimamente en consonancia con lo que expresan. En este hipotético supuesto, los debates serían auténticos y podrían llevar a cabo una función pedagógica que hiciera menos necesario impartir una disciplina de educación para la ciudadanía. Pero entre el rebaño parlamentario no se vislumbra una “oveja negra” ni por asomo.

De los partidos pequeños no digo nada, salvo que son de la misma cuerda que los mayoritarios. Darán o quitarán la razón en función de sus intereses partidistas y acaban vendiendose al mejor postor...

Los parlamentarios, no es un secreto, están bien retribuidos, pero pobre del que tenga ideas propias ajenas a la disciplina partidista y se salga del rebaño de borregos... Tiene los días contados, además de mi simpatía, siempre y cuando expresen con honestidad y respeto lo que piensan en conciencia...

Quién diga que esta modalidad de democracia no es mejorable es que se está lucrando con la misma, se le ha secado el cerebro o es un pasota redomado. Las alternativas existen, pero pocos son los interesados en romperse los “cascos” buscándolas...

lunes, agosto 10, 2009

MI SOLEDAD: SONETO Y GRAGEA

Mi concepto de la soledad nada tiene que ver con el hecho de estar solo, sin compañía... La soledad que podría aterrarme es la que conlleva no amar y no ser amado. Y cuando me refiero al hecho del amor, no sólo lo hago extensible a la condición humana. Se puede amar a personas, animales, paisajes, libros, música, actividades, cosas... Hago esta aclaración porque tanto el soneto primerizo como la gragea hacen referencia a una soledad que, aunque coyuntural, muy bien puede catalogarse de placentera y hasta...deseada.

SONETO A ESTA SOLEDAD:


La soledad, amiga que me adora,

amortigua el efecto turbante

que me desalma a cada instante

con fuerza singular y predadora.


La soledad, discreta y veladora,

comparte mi intimidad diletante

y me provoca el interrogante

del porqué de su razón protectora.


Suaviza con templanza mis fatigas,

serena el bullicio de mis penas

y llena de sentido mis descansos.

.

Transforma en florecillas mis ortigas

y conduce la sangre de mis venas

en busca de quimeras y remansos.


GRAGEA A LA MISMA SOLEDAD:


Mi fiel y tierna amante,

guarida pétrea de mis

secretos más íntimos,

descanso de mis fatigas,

árnica de mis penas y

compañera de mis asuetos.


A tu lado, mi ambición

aspira al logro desmedido

de sueños imposibles de paz

y ficticias quimeras...


De esta guisa es...

mi soledad


P.D. ¿Podrías decirme cuál de las dos composiciones te parece menos...mala? GRACIAS

jueves, agosto 06, 2009

LUMBALGIA: REMEDIO CONTRASTADO


Estoy pasando unos días bastante despegado de mi bitácora y de las demás. La dificultad técnica, dada la precariedad de mis recursos, de ir poco más allá de colgar alguna entrada ilustrada con fotos de escasa calidad me obliga a espaciar las visitas. Echo de menos responder a los comentarios de los amigos y acceder a sus últimas publicaciones. Entrar en los espacios de algunos, y no entiendo por qué ocurre con unos y no con otros, es un auténtico calvario por la lentitud exasperante que, las más de la veces, acaba con ese fatídico mensaje azulado “Internet Explorer no puede mostrar la página web”... Esto me hace sentir incómodo y por eso bajo el ritmo. Al menos así no doy trabajo. Podría colgar el letrero de “Cerrado hasta finales de agosto”, pero me resisto... Siempre me ha gustado más abrir que cerrar puertas... Tiempo habrá, tras el período vacacional, para reanudar el ritmo habitual que, en algunos momentos se convierte en una obligación más, pero... grata. El día que esto se convierta en una pesadilla estresante, un servidor de Vdes. “plega i tanca la barraca”, como se dice en “català”...

Ayer pasé un día de los más movidos de mi estancia en Aliaga. La "Asociación de J. y P". finalizó una semana plena de actividades lúdicas y culturales con una espléndida comida y un baile de sociedad en el Polideportivo. En compañía de dos amigos poetas también aporté un granito de arena participando en un Recital entrañable que llevamos a cabo el pasado sábado en el Salón de Actos de la Casa Consistorial. Tras la comida y degustando algún que otro orujo fresquito “Ruavieja” con y sin hierbas aromáticas, amén de unas cuantas maltas de cebada “Damn” (Catalunya) y “Ámbar" (Aragón) que “tanto monta, monta tanto...” la cosa se fue animando de tal manera que, a pesar de una lumbalgia que vengo arrastrando desde hace algunos días, me lancé a la pista en grata compañía a bailar de forma un tanto desenfrenada todo el repertorio retro de una orquestilla incansable y muy marchosa: pasodobles, boleros, rancheras, sevillanas, salsa, cha cha chá, valses y hasta un tango. Por cierto que con este último me hice un lío con las piernas propias y ajenas y de poco monto un número dándonos de bruces con el suelo... Menos mal que la cosa no fue a mayores... porque el número de mirones ávidos de incidencias, cómodamente sentados en torno a la enorme pista, triplicaba con creces al de los bailarines nostálgicos de los años cincuenta, sesenta...”El baile ha de ser agarrado – decía un mirón entrado en años – y no esas mariconadas de ahora
.
La lumbalgia, y lo atribuyo al orujo compostelano y a la malta de cebada catalanoaragonesa, desapareció como por ensalmo. La prueba es que hoy, tras el retorno al “Ibuprofeno” y a la vida cotidiana, ésta ha vuelto a recobrar su lozanía...
.
Ayer, sin duda, fue el día más grato de mi estancia en Aliaga: de mi retina y de mi memoria se borraron los bosques devastados por las llamas y, además y como colofón, me tocó el “Bingo”. El primero de mi vida.
.
P.D. Expongo las marcas sin ánimo publicitario ni de lucro. Lo hago por si alguno con inflamación del nervio lumbago quiere verificar la bondad de tal receta...