miércoles, julio 29, 2009

ALIAGA: TRAS EL FUEGO, LA DESOLACIÓN

.
Esta es la "Muela (1) Cerra" totalmente calcinada. Si amplías la foto podrás observar en la parte inferior algunas ramas verdes que han sobrevivido. (Cerra es también, curiosamente, mi segundo apellido...)


Esqueletos de pinos verticales y calcinados sobre un mar ceniciento:
Puerto de MAJALINOS

Placa calcinada donde todavía se vislumbra el nombre
de la comarca a la que pertenece Aliaga:
CUENCAS MINERAS
.
Tras la tempestad, la calma. Tras el fuego, además de la calma, la desolación más absoluta. Esta es la sensación que se experimenta cuando te acercas con ansiedad temerosa a los lugares donde un cielo crispado vomitó cientos de rayos que provocaron unas llamas insaciables y rebeldes que alimentaron su hambre de destrucción durante seis largos días, arrasando los pinos, los abetos, el monte bajo, algunas casas de "La Cañadilla", pedanía de Aliaga, y muchos recuerdos de lugares y vivencias...Y lo que es peor, acabando con la vida de un abnegado bombero de la Diputación Provincial de Teruel...

Llegarán tiempos mejores y el color ceniciento del suelo reverdecerá con los albores de otras primaveras...Lo dicen los más optimistas. Otros, con los surcos del tiempo marcados en sus rostros, se preguntan si sus vidas se prolongarán hasta la llegada de ese milagro...
.
(1).- Cerro escarpado, alto y con la cumbre plana

martes, julio 28, 2009

"EL VIAJE DEFINITIVO" (Juan Ramón Jiménez)


Juan Ramón Jiménez es un grandísimo poeta, pero no me gusta como persona por la vida triste y amarga que dio a su esposa, Zenobia Camprubi. La anuló como mujer y se aprovechó miserablemente del amor y entrega que ella le profesó durante toda su vida. Ahí están sus diarios póstumos, como prueba testimonial de lo expuesto.

"El pusilánime, hipocondríaco, depresivo y neurasténico poeta se habría hundido en un pozo sin fondo" sin la entrega de su esposa, mujer abnegada y generosa como pocas. Zenobia fue para Juan Ramón todo: su musa, agente, traductora, secretaria, enfermera...

He grabado el poema "Viaje definitivo". Siempre me ha conmovido por su belleza sencillez, cercanía, melancolía y profundidad...(El sonido es aceptable con auriculares, pero flojea el volumen sin ellos. Es un problema técnico que no sé cómo resolver. Se admite colaboración...)



sábado, julio 25, 2009

ALIAGA: EL RIESGO DE DEVASTACIÓN TOTAL, CONJURADO

Vista aérea de los pinares de Aliaga, pasto de las llamas

Tras cuatro días de incendio devastadoramente progresivo, la evolución de los fuegos de las localidades turolenses de Corbalán, Alloza, Los Olmos, Valdeltormo, Morés y Mazaleón ha permitido reforzar los efectivos aéreos y terrestres que están actuando sobre el foco más intenso que es el de Aliaga donde ya son más de 7.000 las hectáreas de pinares calcinados. El cielo de esta localidad, mientras escribo estas lineas y desde esta mañana, se ve surcado por un incesante ir y venir de helicópteros y aviones.

La sensación de que éste es el principio del fin anhelado se va abriendo paso a paso. Epicuro ya se lo dijo hace siglos a un joven que quería suicidarse: “ A un presente nublado, sucede muchas veces un día soleado”

Al operativo hoy desplegado por el Departamento de Medio Ambiente del Gobierno de Aragón, hay que sumar la colaboración de efectivos de la Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana y Asturias, además de efectivos del Ejército (UME). A todos los miembros especializados en estos difíciles menesteres que vienen colaborando en este titánico esfuerzo por conjurar este incendio infernal hay que agradecerles el ímprobo esfuerzo llevado a cabo y rendirles tributo merecido. La contemplación de sus caras tiznadas y uniformes ahumados evidencian la labor heroica que vienen desarrollando.

Tiempo habrá para analizar la eficacia y la logística llevada a cabo. Hacer conjeturas sin datos son especulaciones que no proceden...todavía.

Mentalmente estoy preparado para contemplar un paisaje dantesco, porque todo ha sucedido en torno a los casi últimos 20 km. de la carretera que transito cuando vengo de Barcelona y retorno. De los pinares que suavizan el mal estado de esa carretera entre Ejulve y Aliaga me temo que va a quedar un espectáculo desolado e irreconocible. Ojalá esté equivocado y toda esta pesadilla haya sido fruto de un mal sueño...

NOTA: Agradezco en el alma las muestras de solidaridad recibidas y lamento que las limitaciones técnicas de Internet Móvil no me permitan ser más generoso.


jueves, julio 23, 2009

ALIAGA INCENDIADA = IDENTIDAD PERDIDA

Foto: El País (24-VII-09)

Foto: Heraldo de Aragón (23-VII-09)

La paz, el sosiego y el cielo impoluto que vienen caracterizando a este pueblo desde hace muchos años ha desaparecido como por ensalmo. La foto panorámica que coloqué días atrás en la cabecera de esta bitácora hoy resulta idílica ante la evidencia dispar de la realidad reinante...

Llegué el pasado martes por la tarde y me encontré con un calor inusitado que acabó desencadenando una tormenta estruendosa acompañada de agua y granizo. El apagón eléctrico que provocó duró hasta altas horas de la noche en parte del pueblo. Las velas de adorno, únicas en la casa, consumieron su encanto y colorido en un santiamén. Ante la perspectiva de una noche eterna, el recurso de irse a la cama a deshora parecía la solución. En estas circunstancias uno no puede evitar trasladarse con la mente a épocas pasadas donde lo que ahora es la excepción, entonces era la norma. Cuando Morfeo comenzaba a adueñarse de la voluntad consciente, de nuevo se rompió la tregua con el estallido de otra tormenta seca que, aunque de escasa duración, nos dejó más que acongojados ante la proliferación de una locura de fuegos de artificio acompañados de una “mascletá” de rango valenciano.

Al despuntar el día, tras escasas horas de tregua sosegada, ruidos de sirenas, coches de la Guardia Civil y del Gobierno de Aragón pasan veloces por la calle Mayor. Hélices frenéticas de helicópteros amarillos y algún avión panzudo contra incendios surcan el cielo con el azul mancillado por nubes falsas de humo. Toda esta menestra sonora, convulsiva y aliñada con un viento infernal, impropio de estos lares, va desgajando de forma lastimera ramas y más ramas de mis entrañables chopos cabeceros, alfombrando de verde el polvo del camino junto al río extenuado con escasa y estancada agua.

Esta no es mi Aliaga. Algún maleficio misterioso me la está cambiando...Pienso que el envanecimiento de los que amamos esta tierra ha desatado envidias encontradas en fuerzas de la naturaleza acólitas de dioses rivales de los propios...

Por la noche, en un momento en que se recobra la luz, los medios, sobre todo la TV autonómica de Aragón, dan cumplida información sobre lo sucedido. Los responsables confiesan que el incendio está descontrolado y que el viento impide trabajar a los medios aéreos. Si añadimos que los coches de bomberos no pueden acceder a la mayoría del frente en llamas...la incertidumbre se agudiza más, si cabe... De comunidades vecinas, Cataluña, Valencia, Castilla, etc. no cabe esperar refuerzos porque están sufriendo parecidas devastaciones. Sólo queda la esperanza de que con el nuevo día, amaine el viento, bajen las temperaturas y los expertos puedan llevar a cabo su trabajo con mejores resultados.

En el pueblo de Aliaga, salvo el cielo más gris, el calor poco natural y los aromas a combustión lejana, la vida sigue su curso. Los altavoces siguen informando de los vendedores ambulantes que ofrecen sus mercancías y de algún acto cultural programado para esta semana.

Hoy jueves me he levantado decidido a verificar por mí mismo la evidencia de los hechos. En buena compañía tomamos el coche y nos dirigimos a lo alto de Camarillas desde donde se vislumbra la misma panorámica que encabeza esta bitácora sin más cambio que una humareda compacta en la lejanía. Retomamos el coche y nos trasladamos a la carretera que conduce a Pitarque. Desde el altozano se contempla una nube de humo que recuerda el hongo pavoroso de algunos experimentos nucleares. Pequeños focos de humo se vislumbran sobre las incontables montañas dando información fidedigna de la proliferación descontrolada del incendio. Descontentos con las imágenes tan lejanas decidimos acercarnos al foco del incendio en busca de esa instantánea que transmita lo que ocurre sin necesidad de tantas palabras. Al llegar a la abandonada Central Térmica abandonada desde hace años, la Guardia Civil nos impide el paso. Aquí se hallan reporteros de las cadenas de TV, “La Sexta” y “Antena 3”, empleados de la Central de Cogeneración Eléctrica que se lamentan de que no acepten voluntarios, el alcalde de Aliaga que nos informa a todos de que ya son más de 4.000 las hectáreas de pinares calcinadas del término municipal de Aliaga, la muerte de un conductor de una motobomba en Corbalán, la consigna de evitar víctimas a todo trance... aunque desaparezcan más miles de hectáreas de bosque. Esto es secundario para los dirigentes de la extinción. Mientras, la amenaza de las llamas se sigue extendiendo. Ahora es Pitarque la cercada por las llamas, localidad colindante con Aliaga. La única esperanza es que amaine el viento para que esta catástrofe que dejará una funesta huella indeleble siga alcanzando mayores proporciones...
.

NOTA: MI VIEJO PORTÁTIL Y EL KIT INTERNET MÓVIL, ANTE LA ESCASA COBERTURA, NO ME PERMITEN COLGAR MIS FOTOS Y EL ACCESO A OTRAS BITÁCORAS ES TAN DESESPERADAMENTE LENTO QUE, POR UN TIEMPO, ME VERÉ PRIVADO DE CONTESTAR COMENTARIOS Y DEVOLVER VISITAS. MIS DISCULPAS. SON LIMITACIONES TÉCNICAS DIFÍCILES DE SOLVENTAR. UN ABRAZO PARA TODOS

domingo, julio 19, 2009

LARGO ES EL OLVIDO


Negras predicciones del Ministerio de Sanidad empozoñan la luz y atemperan la calima de este estío, antesala de un otoño cargado de incertidumbres...

La reflexión existencial se impone en estas circunstancias (escuchad la tenue grabación: mejor con auriculares...)






Pero mañana, afortunadamente, un nuevo amanecer portará consigo esperanzas renovadas que harán sumir en el olvido las sombras del ayer.

Gracias a la fragilidad de la memoria y al sol que renace cada día, la vida es más llevadera...

jueves, julio 16, 2009

MI CASA IDEAL


Las imágenes expuestas ni son de mi casa ni de mis sueños. Están sacadas, cómo no, de Google... (Además yo suelo tener los libros ordenados, aunque luego no sepa encontrar el que busco...)

Sin desconsiderar todas las exquisiteces y sofisticaciones que pudieran hallarse en una casa ideal o de ensueño, yo no la concibo acogedora, cómoda y confortable si no abundan en sus paredes las estanterías con libros y unos cuantos cuadros colgados. Una casa sin ninguno de estos dos ingredientes me parece incompleta. Todo lo demás, sin ser baladí, es secundario. Dicho así no es aventurado decir que las casas con las que tengo placenteros sueños tienen mucho de biblioteca y bastante de sala de exposiciones. Mucho mas reducidas, claro. Hasta creo que, con tales elementos más el añadido de un buen equipo de música y un amplio y confortable sofá, podría afrontar la soledad con la certeza de no perecer en la frialdad sombría de sus brazos...
.
Sin embargo, y esto me sucede en plena vivencia onírica, uno de los cuadros que cuelga en la pared del salón es de la artista británica Emin Tracey, autora de “My Bed”, a la que ya dediqué una entrada que generó comentarios encendidos de repulsa. Por eso, no sólo no me gusta el cuadro, sino que intento deshaceme de él. En algún momento parece que consigo vender el dichoso cuadro, causante de mis pesadillas, a unos estrafalarios escoceses que tienen una sala de exposiciones en Glasgow, y compro con el importe algo que mejora el mobiliario de mi casa soñada: una cama convencional y un P.C. o...¿es un MACINTOSH?
.
Esta última y enigmática parte del sueño me tiene ciertamene confundido. No sé qué pensar...

lunes, julio 13, 2009

CUEVAS TROGLODITAS DE MATMATA (Túnez)


La cueva se ha venido utilizando desde los albores de la humanidad por grupos de población que aprovechaban las condiciones del medio natural en el que directamente excavaban su vivienda.

Las llamadas viviendas trogloditas están excavadas en los montes de Matmata (Túnez) Se trata de pozos cuadrados o circulares de hasta diez metros de profundidad que conducen a un patio central al que dan las distintas dependencias: cocina, habitaciones, graneros... El objetivo es la isotermia, una temperatura estable durante todo el año. Como si fuesen, lo que hoy llamamos, edificios inteligentes, pero naturales, sin artilugios tecnológicos, y que existen ya desde hace siglos en pleno desierto del Sahara y en otras latitudes. Las habitaciones son amplias, encaladas y el techo en forma de bóveda. Algunas familias las muestran a los turistas a cambio de algunos dinares. Los habitantes de esta zona son mayoritariamente bereberes. En todas las casas, en la puerta, tienen pintada la mano de Fátima y algún animal, generalmente peces, para protegerse del “mal de ojo”. Aunque la sequía es lo que caracteriza a esta comarca, años atrás varias de estas viviendas sufrieron inundaciones por causa de unas lluvias un tanto torrenciales.
.
.
Estas viviendas pasan desapercibidas y el entorno en que se hallan es como un paisaje lunar, motivo por el que fue elegido para rodar los exteriores de la película "La Guerra de la Galaxias". En algunas de ellas se han enclavado algún restaurante y hasta un recinto hotelero.

No hay necesidad de visitar Túnez con el objetivo de descubrir esta modalidad de vivienda troglodita. En la ciudad de Granada (España) las cuevas habitadas se localizan al este del casco urbano, dando lugar a los barrios trogloditas de Sacromonte, S. Miguel, Barranco de la Zorra, Cuevas del Beiro, etc. que, en su día, formaban un grupo reducido y muy miserable. Tras varias décadas de deterioro, en los últimos años se han revalorizado algunas de ellas, sobre todo en el Sacromonte granadino, siendo utilizadas para uso residencial turístico. En algunas también se celebran espectáculos de flamenco.



miércoles, julio 08, 2009

CARTAGO: Muerte, destrucción y sal

Baños de Antonino sobre los restos de Cartago

El turista nostálgico, como es mi caso, aun a sabiendas de que las “huellas” de la cultura cartaginense son prácticamente inexistentes, se sorprende pesaroso cuando comprueba por sí mismo la rotunda escasez, por no decir muestra testimonial o nimiedad, de las mismas. Afortunadamente, Túnez posee otras poderosas razones para ser visitado, pero el que polarice su atención en los restos de la cultura cartaginense sólo encontrará múltiples legajos de la historia de su existencia marcada por el odio hacia Roma y las míticas guerras púnicas que mantuvieron incesantemente y algunas piedras recicladas para menesteres que dieran gloria a sus verdugos: romanos y árabes.

“Delenda est Cartago” (“Cartago debe ser destruida”). Catón solía terminar todos sus discursos con estra frase allá por el año 150 a.C. No se trataba de vencerla. Se trataba de destruirla, de arrasarla, de borrarla de la faz de la Tierra para siempre, sus piedras, sus ciudadanos, e incluso su recuerdo debía desaparecer. Y el punto de vista de Catón era suscrito por buena parte de los romanos. Roma odiaba a Cartago. Pero Cartago también odiaba a Roma como jamás en toda la Historia dos naciones se han odiado. Los ciudadanos de ambas urbes, dueñas ambas de extensos territorios más allá de sus muros, creían firmemente que merecía la pena que su ciudad se hundiera en el infierno si conseguía arrastrar a la otra con ellos. No había rivalidad o enemistad. Había un odio irracional cuyos ecos aún nos llegan nítidos tras más de 2000 años
.


Palació presidencial junto a las ruinas de Cartago

Catón no vivió para verlo, pero Cartago, capital de la nación púnica, fue arrasada con una minuciosidad tal que los arqueólogos sólo han conseguido encontrar pequeños restos de lo que antaño fuera la mayor y más rica ciudad del Mediterráneo. Los magníficos edificios fueron primero incendiados, luego demolidos y para finalizar la tarea sus cimientos fueron arrancados. Habían sido necesarias tres guerras púnicas para que Roma pudiera vencer a Cartago y sobre sus restos empezara a construir una nueva ciudad para el imperio.

Cártago, convertido en un páramo por los romanos, fue sembrado con sal para que nada volviera a crecer allí y cualquier resto de la esplendorosa cultura cartaginesa fue perseguido y exterminado. Incluso quisieron borrarla del Libro de la Historia...

"A fuego había sido creada... A fuego fue destruida"

Trascurrieron ochocientos años desde la primera destrucción de Cartago hasta que los árabes, luego de varias batallas contra los bizantinos, echaran abajo la vastísima ciudad. Una vez más Cartago fue brutalmente demolida, pero esta vez los árabes no usaron la tierra de la disputa sino sólo las piedras, para fundar, unos kilómetros hacia el sur, la nueva ciudad de Túnez y para erigir la majestuosa mezquita de Kairouán, el cuarto sitio de peregrinaje más importante del Islam


Mezquita de Kairouán

Pero ya no hay que temer al poder romano, porque en 1985, luego de 1200 años sin guerras, los alcaldes de Roma y Túnez firmaron el simbólico decreto que puso oficialmente fin a la rivalidad. Me pregunto por el origen genético y racial del alcalde de Túnez...

Hoy el pasado romano es claramente visible en los Baños de Antonino o las cisternas romanas y las ruinas de casas púnicas han aparecido en los alrededores de la Catedral de San Luis, mientras el presente de Cartago son modernas mansiones de la clase pudiente tunecina, rodeadas de vegetación con vistas al mar y el palacio presidencial vedado a los fotógrafos, aunque alguno puede disparar su cámara digital de forma furtiva y precipitada.

BIBLIOGRAFÍA:
Goldsworthy, A. (2002) Las guerras púnicas. Barcelona: Ariel.
Gracia Alonso, F. (2006) Roma, Cartago, Íberos y Celtíberos. Barcelona: Ariel.
Mira Guardiola, M.A. (2000) Cartago contra Roma. Las guerras púnicas. Madrid: Aldebarán Ediciones
José I. Lago, CARTHAGO

martes, julio 07, 2009

SINGULARIDADES DE TÚNEZ


Un narghile (o una narguila) es una pipa de agua tradicional para fumar. También se le conoce como cachimba, hookah, narguile, shisha o kalyan. Se usa principalmente en el Norte de África, desde Marruecos hasta Egipto. Elige un sabor y chupa con fruición. Después me explicas tus sensaciones...



Muchas puertas exteriores en Irán tienen dos aldabas. En Túnez, sin embargo, acostumbran a tener tres. ¿Qué función pueden desempeñar cada una de ellas? (Abstenerse de responder los que ya habéis estado en este país. ¿eh?)


Bañista musulmana en las piscinas del Hotel “LELLA BAYA” de Hammamet (Túnez): ¿Qué piensas de esta imagen y qué imaginas que pensará ella de los demás bañistas con atuendos tan dispares?


En Túnez – lo mismo podríamos decir de otros países, Cuba, Corea del Norte... – abundan las grandes pancartas públicas con la efigie de su presidente, Ben Alí, ¿Se puede hacer alguna lectura de esta especie de culto a la personalidad?

sábado, julio 04, 2009

SIDI BOU SAID: EL CIELO EN LA COSTA TUNECINA


Vista del mar verdeazulado desde lo alto de Sidi Bou Said

Calle principal

En lo alto de un acantilado que domina el Golfo de Túnez, a pocos kilómetros de Cartago, se alza el bello pueblo de Sidi Bou Said. Un lugar que parece haberse desprendido del cielo. Un pueblo en el que reina majestuoso el color AZUL, envuelto por una mágica luminosidad. La vista sobre el mar con su gama verdeazulada le da una placidez llena de armonía. El blanco de las fachadas, el verde de algunas palmeras, jazmines, buganvillas y mimosas que asoman curiosas sobre las tapias de los jardines y el olor dulzón y penetrante que se desprende de las mismas, así como el añil de sus puertas y ventanales con celosías cuajadas de flores completan esta exposición de vivos contrastes cromáticos. Todo este conjunto fascina y seduce por la magia que desprende.

El pueblo, considerado santo por los musulmanes, se ha convertido en un lugar frecuentado por artistas, músicos, poetas y escritores. Es también visita obligada para turistas. Y está considerada como la gran joya árabe-andalusí. El aroma de la empinada calle principal y más aún el de sus aledañas sabe a jazmín, a miel, a menta a canela y a cuero repujado de camello. Alguna chilaba, casquete tunecino y el haik que cubre la cabeza de escasas mujeres mayores nos recuerdan que estamos en un país magrebí, pero mucho más europeizado que los vecinos Argelia y Libia.

La espina dorsal de Sidi Bou Said son sólo dos calles y unos cuantos callejones sin salida. Unas y otros están adoquinados, empinados y resultan tortuosos de caminar por el sol generoso que se cierne sobre nuestros hombros. Las escasas calles, en sus vueltas y revueltas por las esquinas, están limpias y muy cuidadas. Virtudes éstas que no abundan en el conjunto del país tunecino. A ambos lados de la calle principal, docenas de tiendas de todo tipo, bazares y pequeños talleres, donde se puede ver a los artesanos trabajar el grabado y el repujado de platos y objetos de cobre y latón. Las inconfundibles jaulas de todos los tamaños abundan por doquier. Los vendedores llaman la atención de los turistas preguntando por su nacionalidad para utilizar la lengua que les corresponda. Son políglotas avezados en el arte del regateo, práctica habitual en las transacciones comerciales no siempre aceptadas de buen grado por los europeos de piel más sonrosada y blanquecina. Tras confesar a un vendedor nuestra nacionalidad “blaugrana”, acabamos comprando tres reproducciones en miniatura de sus famosas puertas. El regateo ha sido arduo y tras ser tachados de catalanes agarrados llegamos a pensar ingenuamente que hemos hecho una buena compra. Al día siguiente, en una tienda de precio fijo de Hammamet, hallaremos las mismas puertecitas-espejo por la mitad de dinares tunecinos que pagamos en Sidi Bou Said.

Café “El-Alia”

El café “El-Alia”, llamado por los colonizadores franceses "Café des Nanttes" (según leo en la Guía) se encuentra en la calle principal y se le reconoce, a falta de cartel, por el acceso en forma de escalera con terracitas exteriores. Está decorado con esteras, predominan los colores verdes y rojos de las columnas y techos. Mesas bajitas alrededor del salón y en el centro una de mayor tamaño con una gran vasija de metal. Nos acomodamos en la terraza todavía desierta y desde donde se tiene una panorámica privilegiada de todo el pueblo y las azoteas encaladas de las casas. La cámara digital echa chispas de tanto trajín... Tomamos el consabido té con piñones y menta. Del interior sale un olor de tabaco aromático de la pipas de agua o “shishas”. Leo en la fuente mencionada que en este café se celebraron tertulias de escritores como Simone de Beauvier, Jean-Paul Sartre, Oscar Wilde, André Gidé, Maupassant, y también de pintores y arquitectos de renombre universal. Detrás del café se vislumbra el minarete enhiesto e inmaculado de la Mezquita y un mausoleo de un personaje que dio nombre a esta localidad.

Las puertas o portones, también pintados de azul, claveteados de negro, al igual que las tres aldabas y cerraduras, con sus diseños geométricos sobre la madera constituyen el santo y seña de esta bella localidad. El azul, color de la buena suerte en el mundo musulmán es la peculiaridad cromática que da identidad propia y singular a este hermoso rincón mediterráneo.

Una pareja de jovnes ¿autóctonos? se levanta presurosa cuando perciben la amenaza de nuestra cámara digital

En el pasado remoto pudo haber en este enclave un faro ¿púnico?, que acabaría siendo enterrado por la civilización romana para acabar convirtiéndose en una especie de fortín que protegía esta costa africana.

Al finalizar la visita, tras esquivar a vendedores que no llegan a la impertinencia de otros, nos encontramos con compañeros de viaje que han optado por el otro café tan famoso o más que el “El-Alia”. Se trata del Chaabane”, colgado sobre el acantilado a la salida de la población, que ofrece unas vistas espléndidas sobre la costa de Cartago. Cuando comentamos las mutuas experiencias, parecemos exagerar las virtudes de uno y otro como si de una competición cafetil se tratase...